Félix Viscarret rueda su quinto largometraje: ‘Una vida no tan simple’, producido por Lamia y A Contracorriente

El rodaje de la nueva película de Félix Viscarret, ‘Una vida no tan simple’, ha arrancado hace unos días en Bilbao. El nuevo trabajo de Viscarret (‘Patria’, ‘Bajo las Estrellas’) es una comedia producida por Lamia y A Contracorriente Films con la participación de EITB, R Telecable y Movistar+ y con el apoyo del ICAA, el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra.

La distribución corre a cargo de A Contracorriente Films y está previsto que se estrene en 2022. Latido se encargará de las ventas internacionales. La película recibió 400.000 euros en las ayudas selectivas del ICAA del año 2018.

Se trata del quinto largometraje del director navarro: “’Una vida no tan simple’ gira en torno a personas que se han convertido en madres y padres sin sentirse demasiado preparadas para ello, y que se ven sumergidas en los pequeños desastres domésticos que implica compaginar la vida profesional y la vida con niños. No pueden callar esa voz en la mente que les dice que, estén donde estén, en el fondo lo están haciendo todo mal”, comenta Félix Viscarret, que también ha escrito el guión del filme.

- Publicidad -

Miki Esparbé da vida a Isaías, un arquitecto al que le quedan atrás los éxitos que obtuvo siendo una joven promesa. Álex García interpreta a su socio y mejor amigo, en crisis al negarse a entrar en la vida adulta, Olaya Caldera da vida a su mujer, agotada por compaginar con la mejor energía la maternidad con la vida profesional, y Ana Polvorosa, es compañera de parque de Isaías, a quien las preocupaciones por ser una buena madre le van a impedir darse cuenta de que se está enamorando.

“Una noche sentí que la imagen de unos padres acarreando a cuestas a sus hijos dormidos, cruzando los pasos de peatones de la ciudad, vacía a esas horas, podía ser una imagen potente y emotiva capaz de justificar cualquier lucha personal”, añade Viscarret.

A Isaías (40), le quedan ya muy lejos los premios obtenidos como prometedor arquitecto. Ahora pasa sus días entre su estudio de arquitectura, donde se lamenta frente a su compañero Nico, y el parque a la salida de la escuela, donde juegan sus hijos. Dondequiera que esté, Isaías siente que no está en el lugar que debería.

En la relación con su mujer Ainhoa se nota el paso de los años y lo agotadores que pueden ser los niños cuando son tan pequeños. A ella la vida con trabajo e hijos no le deja tiempo más que para soñar con descansar bien algún día. En esta vida siempre con la lengua fuera, Isaías entabla una creciente amistad con Sonia, madre de otro niño del mismo cole, que le va a mostrar que esto de criar a tus hijos y entrar en la vida adulta no es tan simple. Nunca lo ha sido.

-Publicidad-