La cifra de espectadores cinematográficos se redujo un 3,3 por ciento en Europa durante 2018

- Publicidad-

La Unión Internacional de Cines (UNIC), el organismo que representa a las principales asociaciones de exhibidores europeos, incluyendo la federación española, y a varios circuitos cinematográficos ha presentado los datos estimados del mercado cinematográfico en Europa durante el año 2018.

El año pasado la asistencia al cine en Europa se redujo aproximadamente un 3,3 por ciento, hasta superar los 1.250 millones de espectadores y por cuarto año los 8.000 millones de euros de recaudación. En aquellos territorios de la UE donde hay datos disponibles, la cifra de espectadores decreció un 2,9 por ciento, con un total de 950 millones de entradas.

Factores como el cálido verano y el Mundial de Fútbol contribuyeron decisivamente en la caída de la asistencia en varios de los principales territorios europeos. La taquilla en Europa fue impulsada principalmente por blockbusters internacionales, como ‘Los vengadores: Infinity War’, ‘Bohemian Rhapsody’, ‘Los increíbles 2’, ‘Mamma Mia! Una y otra vez’ y ‘Hotel Transilvania 3’.

A pesar de registrar una caída muy leve del 0,1 por ciento en los ingresos, los cines del Reino Unido disfrutaron de un récord histórico de espectadores con 177 millones, la cifra más alta desde 1970. Del mismo modo, los cines polacos atrajeron a casi 60 millones de espectadores, lo que supuso un aumento interanual del 5,5 por ciento, impulsado por por tres producciones locales como ‘Kler’ y ‘Kobiety Mafii’. Aún más espectacular fue el caso de Rumanía, que casi cuadruplicó la asistencia al cine de los últimos diez años, con un récord 14,5 millones de espectadores en 2018, mientras que la taquilla se incrementó un 12,5 por ciento.

En Turquía, los cines contabilizaron más de 70 millones de espectadores por segundo año consecutivo, con un récord de 62,9 por ciento de cuota de mercado para las películas nacionales, y con la producción local ‘Müslüm’ a la cabeza.

Francia experimentó una disminución de espectadores del 4,3 por ciento, pero los cines franceses todavía consiguieron reunir a 200 millones de espectadores y una gran cuota de mercado para las películas nacionales de casi el 40 por ciento, con tres películas en los cinco primeros puestos del ranking de taquilla. Una tendencia similar se observó en España, con un 1,9 por ciento menos de taquilla y un dos por ciento menos de espectadores, con aproximadamente 100 millones de espectadores. Rusia, después de superar a Francia en 2017 como el primer territorio europeo, logró su segundo mejor año, a pesar de reducir sus espectadores un 5,7 por ciento y con la película autóctona ‘Dvizhenie vverkh’ liderando la taquilla.

Alemania, Austria y Suiza tuvieron bajadas significativas. En el caso de Alemania, la taquilla se redujo cerca de un 15 por ciento y los espectadores un 14 por ciento. En el caso de Austria la caída de la recaudación fue del 9,5 por ciento y del 11,4 la cifra de espectadores. En Suiza, la taquilla se redujo un 12,6 por ciento y se vendieron un 13 por ciento menos de entradas de cine.  Estos tres mercados sufrieron por la escasez de títulos nacionales e internacionales de éxito.

También registraron descensos importantes Italia con una caída de los ingresos de 5 por ciento y de casi el 7 por ciento de espectadores; Grecia, con un 7,7 por ciento menos de recaudación y un 7,4 por ciento menos de espectadores y Portugal, donde los cines perdieron un 4 por ciento de su taquilla respecto a 2017 y un 6 por ciento de espectadores.

En los países nórdicos la suerte fue desigual. En Dinamarca la taquilla creció un 5,1 por ciento y los espectadores un cuatro por ciento y en Noruega un 9,1 por ciento la recaudación y un tres por ciento la venta de entradas de cine, con especial protagonismo en ambos territorios para las producciones nacionales, situadas en los primeros puestos del ranking, incluyendo la película danesa ‘Journal 64’. Después de un récord de 2017 y a pesar de lograr un 22,7 por ciento de cuota de mercado para el cine nacional, Finlandia sufrió una disminución de espectadores del 8,2 por ciento.  Por su parte, los cines suecos vivieron un año más o menos estable, con una disminución de apenas el uno por ciento en la taquilla y los espectadores.

Con las excepciones de territorios como Eslovaquia, donde la taquilla se redujo un 4,3 por ciento y los espectadores casi un 11 por ciento, y Bulgaria, con un 9,2 por ciento menos de taquilla y un 12,1 por ciento menos de espectadores, la mayoría de los países de Europa del Este y Central vivieron un buen año cinematográfico durante 2018. La república Checa, por ejemplo, registró un incremento del 13,2 por ciento de su taquilla de cine y del 7,3 por ciento de espectadores. En Hungría la taquilla creció un 4,8 por ciento y los espectadores un dos por ciento, y en Lituania la recaudación en los cines superó a la del 2017 en un 9,8 por ciento y los espectadores en casi un cinco por ciento. Algo parecido ocurrió en los países balcánicos, en Croacia la taquilla se elevó un 7,8 por ciento y los espectadores un 1,4 por ciento y en Serbia, la taquilla se incrementó cerca de un 20 por ciento en 2018, con un 18 por ciento más de espectadores.

La asistencia media al cine en la mayoría de los territorios europeos se mantiene estable en torno a 1,5 veces al año. Destacan Francia e Irlanda con 3,2 y 3,3 veces al año, respectivamente. Los países con una mayor cuota de mercado para el cine nacional fueron, por este orden, Turquía (62,9 por ciento), Francia (39,3 por ciento) y Polonia (35,5 por ciento).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.