La Incubadora de la ECAM, un asidero para el desarrollo de largometrajes en España

- Publicidad -

Uno de los problemas del cine español es del escaso interés que en ocasiones se muestra a nivel institucional en el desarrollo de proyectos. Es cierto que hay algunas comunidades autónomas como MadridGalicia o Aragón, entre otras, que cuentan con líneas de apoyo al desarrollo, con distintas dotaciones, sin embargo, a nivel nacional, el ICAA apuesta más por subvencionar la producción pura y dura. De hecho, son muchos los productores y creadores en general que denuncian esta situación.

“Aunque existieron ayudas a desarrollo ahora no existen en las convocatorias del Ministerio de Cultura. Hay algunos gobiernos regionales que sí tienen ayudas a guiones, creo que hay un hueco ahí, por eso es tan útil una iniciativa como La Incubadora, donde además todos los proyectos seleccionados tienen  una gran calidad”, apunta el cineasta Borja Cobeaga.

Es cierto que en los Presupuestos Generales del Estado que se propusieron para 2019que luego no tuvieron el apoyo suficiente en el Congreso y, por tanto, no fueron aprobados, lo que dio lugar a la convocatoria de elecciones anticipadas, el Gobierno de Pedro Sánchez quiso paliar esta carencia de ayudas a desarrollo. El programa de Cinematografía de esos presupuestos desestimados contaba con una dotación para 2019 superior a los 100 millones de euros, con un total de 85 millones de euros para el Fondo de Protección a la Cinematografía, que es de donde salen las ayudas al cine, lo que suponía un incremento del 20,1 por ciento respecto a 2018. Ese hipotético Fondo de Protección a la Cinematografía de 2019 mantenía las líneas de ayudas del ejercicio anterior y se recuperaba y creaba otras nuevas. Se mantenían así las Generales para la producción de largometrajes sobre proyecto; Selectivas para la producción de largometrajes sobre proyecto; Producción de cortometrajes sobre proyecto; Producción de cortometrajes realizados; Ayudas a la participación en festivales y Ayudas a la distribución nacional del cine español.

Entre las nuevas convocatorias diseñadas en esos fallidos presupuestos estaban las de Desarrollo de proyectos de largometraje; Producción de películas de animación; Proyectos en nuevos formatos y Ayudas a la distribución internacional del cine español.  La directora general del ICAA, Beatriz Navas, comentó a Audiovisual451 a principios de año que la puesta en marcha de estas nuevas ayudas dependería de tres factores: “presupuesto, tiempo para desarrollar las nuevas líneas y, sobre todo, posibilidad de ampliar el equipo para hacer frente a las nuevas líneas”. Esperemos que en el nuevo escenario político, el ICAA tenga la capacidad para reactivar de nuevo estas líneas de apoyo. 

La ECAM celebró un acto para reunir a las dos promociones de La Incubadora hasta la fecha, junto a mentores y otros invitados.

“Creo la Administración debería tener en cuenta más a los creadores, hay muchas ayudas a la producción y creo que debería haber más a la creación. En mi opinión habría que recuperar las ayudas a la escritura de guiones, porque las ayudas no se pagan hasta que no hay un guión escrito y ese tiempo en que el guionista está trabajando, está invirtiendo su trabajo y tiempo en algo que no sabe si llegará a cobrar”, cuenta Cobeaga a Audiovisual451.

La escasez de capital destinado desarrollo es mucho más grave en otros sectores del audiovisual, así al menos lo ve el productor de animación Manuel Cristóbal:”Una de las grandes carencias del sistema español es la escasez de dinero para el desarrollo de proyectos. En el cine de imagen real los puedes solventar, más o menos, pero en animación el desarrollo es mucho más caro, no solo tienes el guión, tienes que desarrollar personajes visualmente, hacer un piloto… Creo que son necesarios sistemas de apoyo al desarrollo como existen en Europa, con cuantías importantes, dirigidos a productoras y con evaluación profesional, todo lo demás es una pérdida de tiempo. En mi opinión es erróneo apoyar solo los guiones o dar un apoyo para desarrollo de proyectos de 12.000 euros por proyecto, es absurdo, no sirve de nada. También me parece un error el sistema del ICAA que implicaba que, si no hacías la película, tenías que devolver el dinero percibido, o sea, los fondos de desarrollo. ¿Dónde está la ayuda entonces?”.

Mientras tanto, en esta panorama, surge una iniciativa como La Incubadora de la ECAM, como un asidero de primer nivel para el desarrollo de largometrajes en España. Este programa de desarrollo de largometrajes de la ECAM dirigido a productores, directores y guionistas emergentes residentes en España, ha seleccionado en su segunda edición cinco proyectos, la misma cifra que en 2018. Nuevamente, los cinco proyectos de esta segunda edición se repartirán 50.000 euros para la ayuda al desarrollo. “En realidad la experiencia de La incubadora para mi es llevar a un ámbito profesional lo que mis amigos hacen conmigo o yo hago con ellos, es decir, leer un guión y arrimar el hombro, echar un cable en la medida de lo posible. Es verdad que La Incubadora es un proyecto profesional que está muy bien estructurado orientado hacia la producción, la gestión de las ayudas, el márketing, las ventas internacionales o las relaciones con las televisiones… Pero en mi caso me centro en el desarrollo del guión””, explica el cineasta y mentor este año Borja Cobeaga.

Los títulos seleccionados ese año por ‘La Incubadora de The Screen son: ‘Ane’, dirigido por David Pérez Sañudo; ‘Cinco lobitos’, dirigido por Alauda Ruiz de Azúa; ‘Espíritu sagrado’, dirigido por Chema García Ibarra; ‘La mala familia’, dirigido por Nacho A. Villar y Luis Rojo, y ‘Matar Cangrejos’, dirigido por Omar Razzak. Entre los casi 200 proyectos de largometraje presentados en la convocatoria, la selección final fue determinada por un comité externo formado por Juan Mayne (Director de coproducciones y adquisiciones de España y LATAM en Netflix), Borja Cobeaga (guionista y director), Natalia Marín (directora y docente) y Brigitte Suarez (Senior Vice President en The Match Factory), que han trabajado sobre la preselección que el comité formado por Ana Puentes (guionista, analista de guion y productora), Carlos Ceacero (realizador y docente), Laura Rubirola (productora) y Gemma Vidal (program manager de La Incubadora).

Cada uno de los cinco proyectos recibirá 10.000 euros en concepto de ayuda al desarrollo, cuyo trabajo comenzó finales de febrero y finalizará el próximo mes junio. En estos meses, los responsables de los proyectos seleccionados han contado con el asesoramiento de expertos nacionales e internacionales y con mentorías de profesionales como Paco Plaza (director y guionista), Marisa Fernández Armenteros (productora asociada en la división de cine de Mediapro), Borja Cobeaga (director y guionista), Nahikari Ipiña (productora en Sayaka), Ibon Cormenzana (director y productor en Arcadia Motion Pictures) y Natalia Marín (directora y docente). Estos profesionales se han puesto al servicio de los proyectos para la mejora del guion, así como para estructurar la financiación y la búsqueda los socios coproductores. Estos encuentros se producen todos los meses, durante tres jornadas cada mes.

Borja Cobeaga

“Tenía muchas ganas de participar en La Incubadora desde que me enteré el año pasado de la existencia del proyecto, principalmente porque en España la parte de desarrollo suele estar desatendida, no hay apenas ayudas ni líneas de apoyo y menos cuando estás empezando. Seguro que a los responsables de los proyectos seleccionados les está ayudando, pero es que para mí también está siendo una gran experiencia”, reconoce la productora Nahikari Ipiña, una de las mentoras este año.

Como novedad, esta segunda convocatoria ha estado abierta tanto a operas primas como a segundas o terceras películas del director o directora y, además, la ECAM facilita a los equipos seleccionados no residentes en Madrid apoyo económico para sufragar parte de los gastos derivados de alojamiento y transporte. La iniciativa de La Incubadora cuenta también con la colaboración de Torino Film Lab Meeting Event, Rotterdam Lab (IFFR) y EAVE (European Audiovisual Entrepreneurs). Durante la I Edición de La Incubadora los proyectos seleccionados recibieron el asesoramiento de fondos internaciones y programas como MEDIA, Eurimages e Ibermedia, mercados como London Production Finance Market, Rome MIA Market, directores de festivales como Eva Sangiorgi (Viennale), distribuidores internacionales como Visit Films, New Europe Film Sales y Rise and Shine World Sales o compradores de contenidos de empresas como Movistar+, Netflix, TVE, A3Media y Telemadrid. En 2019 los asesores nacionales e internacionales serán de nuevo acordes con el perfil de los proyectos seleccionados.

“Digamos que La Incubadora nos facilita muchísimo el camino, el proceso de búsqueda de financiación o de mejora del guión. Es como poner un turbo al proyecto para poder hacerlo más grande, concentrar algunos procesos y acelerarlos”, asegura Manuel Calvo, productor de uno de los proyectos de este año.

El director y guionista Borja Cobeaga asesora en esta segunda edición de La Incubadora a dos proyectos, ‘Cinco lobitos’, dirigido por Alauda Ruiz de Azúa y ‘Ane’, dirigido por David Pérez Sañudo. “Son dos proyectos en fases muy diferentes. Cuando empiezo a trabajar en ‘Ane’, es un proyecto que ya está muy avanzado, pero todavía había que pulirlo. Lo que hago en este  caso es comentar las fortalezas y debilidades e intentar que los guionistas traten de mejorar el guión o por lo menos lo hagan más ‘producible’, otras veces más claro…”

Nacho Vigalondo, junto a Nahikari Ipiña

‘Ane’,de David Pérez Sañudo es un drama, producido por Katixa de Silva (Amania Films) y el guión es obra de David Pérez Sañudo y Marina Parés Pulido. En este largometraje, después de los altercados provocados por la detención de dos presuntos miembros de ETA en un local de juventud, una mujer descubre que su hija adolescente, con quien ha tenido una violenta discusión horas antes, no ha ido a dormir a casa.

“’Cinco lobitos’ estaba menos avanzado y en este caso hablamos más en términos generales del guión y de la película en sí. Aquí, había mucho más camino por recorrer en la mejora del guión”, apunta el coguionista de ‘Ocho apellidos vascos’.  Escrito y dirigido por Alauda Ruiz de Azúa, ‘Cinco lobitos’ es también un drama que ahora están intentando dulcificar sus guionistas. La película está producida por Manuel Calvo (Encanta Films), ayudante de producción de las últimas películas de Pedro Almodóvar, incluyendo ‘Dolor y gloria’ y que ahora también prepara la nueva película de Daniel Guzmán. En ‘Cinco lobitos’, tras su reciente maternidad, Paula se encuentra desbordada y se refugia en casa de sus padres. Al caer su madre enferma, Paula se verá obligada a cuidarla y hacerse cargo de la casa viviendo una vida similar a la que vivió su madre a su edad.

“La experiencia está siendo increíble, entras con un proyecto, que en nuestro caso estaba recién salido del horno, con una primera versión de guión, y de repente te encuentras en un lugar donde se pone ese guión en cuestión y lo trabajamos con un guionista como Borja Cobeaga, mientras que a nivel de producción nos guía Marisa Fernández Armenteros de Mediapro. Al mismo tiempo recibimos visitas de profesionales de las televisiones, mercados… Todo esto nos pone en contacto con la industria real, de una manera muy directa y, a mi modo de ver, muy eficaz”, explica Calvo, que tiene muy claro que el proyecto saldrá mucho mejor de lo que entró.

Calvo explica cómo es el funcionamiento de la iniciativa y los resultados que esperan: “Cada mes tenemos sesiones con los mentores, aunque en mi caso, con Marisa Fernández Armenteros, sigo en contacto a menudo para contar novedades sobre el proyecto. Cada vez que tenemos la reunión con Borja Cobeaga tenemos que traer una serie de deberes hechos sobre el guión, que se habían fijado en el anterior encuentro y ahora se revisan. La evolución en los cinco meses es muy importante, en las cinco sesiones de tres días que tenemos, en todos los aspectos: guión, producción ejecutiva, contactos… Creo que de aquí saldremos mucho más preparados para enfrentarnos a la industria real y al mercado”.

‘Ane’

El productor de Encanta Films confiesa que en el plano de financiación la película aún está en una fase muy embrionaria: “No hemos querido mover el proyecto demasiado hasta no tener un guión más cerrado. Ahora creemos que ya podríamos mover el guión para empezar con la financiación, aunque también queremos hacer algunos cambios para dar un tono de comedia, conseguir un cierto giro hacia un humor que quite densidad al contenido. En eso estamos trabajando para verlo después con Borja Cobeaga. Yo creo que esta versión menos dramática nos permitirá empezar a moverlo para la financiación”.

‘Cinco lobitos’ es el primer proyecto de largometraje Alauda Ruiz de Azúa, que ha dirigido cuatro cortometrajes multipremiados en todo el mundo y además ha realizado multitud de spots publicitarios de primeras marcas. Alauda Ruiz de Azúa, además de directora de publicidad, es productora. “Estoy muy tranquilo en ese sentido, conozco a Alauda hace más de 15 años, nos conocimos precisamente en la Escuela de Cine y tenemos muchos gustos en común. He producido todos sus cortos desde que salió de la Escuela y siempre teníamos como objetivo de embarcarnos en un largometraje”, señala Calvo.

Pero tras La Incubadora, comienza lo realmente difícil para Calvo y su equipo: “Por la propia naturaleza del proyecto, porque más del 60 por ciento se tendrá que rodar en un pueblo costero del País Vasco y Alauda es de allí, tiene todo el sentido buscar un coproductor vasco. Una vez que salgamos de La Incubadora la idea sería buscar ese coproductor vasco y empezar a concurrir a ayudas tanto del ICAA como del Gobierno Vasco, además de ayudas internacionales como las del programa MEDIA. También nos gustaría intentar estar en otros laboratorios de desarrollo internacionales y en foros de coproducción. Este es el objetivo a medio plazo. También sería bueno buscar un agente de ventas, un distribuidor… para tener más armado el proyecto de cara a esas ayudas del ICAA y del Gobierno Vasco”.

Los responsables de ‘Cinco lobitos’ se plantean rodar a finales de 2010: “Queremos dedicar sobre todo a desarrollo este año y presentarnos a las ayudas institucionales ya a mediados de 2020, con eso y todo el proceso previo de búsqueda de financiación en televisiones, búsqueda de distribuidor… Nos gustaría plantear el rodaje para el otoño del año próximo. Al tono de la película también le viene bien esa época del año”, concluye Calvo.

En el apartado de producción, una de las mentoras es Nahikari Ipiña que está centrada en asesorar el proyecto ‘Espíritu sagrado’, escrito y dirigido por Chema García Ibarra y producido por por Leire Apellániz y Ion de Sosa (Apellániz & De Sosa).  “Cada proyecto se trabaja de manera diferente en La Incubadora porque va en función de la fase en que está el proyecto y su tipología. En el caso de ‘Espíritu sagrado’ es ficción y tiene un componente importante de ciencia-ficción, que es lo que he hecho normalmente, ficción y cine de género. Me encanta el proyecto y seguro que voy a hacer un seguimiento hasta que lo vea en la pantalla. Este es un primer paso muy importante pero seguro que la película va a salir adelante. La Incubadora es una gran iniciativa no sólo para jóvenes talentos, aunque lleves más tiempo en la industria creo que también es muy positiva. A mí me hubiese encantado participar en algo así cuando empezaba, cuando estás perdida y no tienes los contactos de mucha gente ni conoces las fuentes ni las claves de la financiación. Aquí puedes recopilar toda esa información y definir lo que más le interesa a tu proyecto, los socios más adecuados, los mercados a los que ir…”, cuenta Ipiña a Audiovisual451.

En el filme de Chema García Ibarra, mientras media España busca a una niña desaparecida, la asociación de aficionados a la Ufología “Ovni-Levante” prepara su noche de avistamientos. José Manuel, obeso mórbido y miembro, guarda un secreto: el destino de la humanidad depende de él. García Ibarra e Ion de Sosa han dirigido ‘Leyenda Dorada’, cortometraje que ha participado en la pasada Berlinale.“Lo que estamos haciendo sobre todo con ‘Espíritu sagrado’ es trabajar la parte de la financiación, búsqueda de inversores y los mercado más interesantes. Yo voy viendo con ellos en qué punto están y cómo pueden ir armando la financiación para poner en marcha la producción. En este caso está en desarrollo, pero con el guión totalmente cerrado. Más que meternos en el plan de rodaje nos fijamos en el calendario de la producción. También hay otros asesores externos que vienen a la ECAM para dar una charla y aportan su experiencia y les asesoran sobre mercados o las gestiones con las televisiones”, comenta Ipiña.

‘Espíritu sagrado’

Por su parte, ‘La mala familia’ es otro drama dirigido por Nacho A. Villar y Luis Rojo y producido por Javi Tasio (BRBR, Garlic y Japónica Films). Los guionistas son Nacho A. Villar, Luis Rojo y Frank Lucas. La película se sitúa en 2018, periferia de Madrid. Andrés, Natanael y Johansson van a ingresar en prisión por un delito cometido hace cuatro años. Tres adolescentes juntos en una huida hacia la libertad. Finalmente, ‘Matar cangrejos’, escrito y dirigido por Omar Razzak y producido por: Manuel Arango (Tourmalet Films). Han declarado ilegales las casa-cuevas de un pueblo del litoral canario. Sus ancianos habitantes deben enfrentarse a esta situación: Nieves lucha por lo que considera que le pertenece; Ceferino, en cambio, enseña a sus nietos cómo cazar cangrejos.

La Incubadora forma parte del programa The Screen, que acoge iniciativas destinadas al impulso del tejido audiovisual español, dirigidas a la Comunidad ECAM (alumnos, Alumni y profesores) y también, como es el caso de La Incubadora, abiertos a profesionales de todo el sector.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.