2013 como el año en el que la industria de la TV mira al 4K

- Publicidad -

Deloitte cree firmemente que en 2013 la industria de la televisión se enrolará en la próxima generación de la Alta Definición: 4K, que ofrece cuatro veces más la resolución de la HD estandar. Puede que pasen entre 18 y 36 meses hasta que las emisiones broadcast estén preparadas técnica y comercialmente, pero 2013 debería ser el año que marque de manera definitiva la entrada del 4K en el mundo de la televisión.

- Publicidad -

pixelesLa consultora señala varios hechos para argumentar el futuro cercano del 4k. Así, asegura que alrededor de 20 modelos de televisores 4k deberían estar a la venta a finales de 2013, y de la misma manera, habrá contenidos disponibles en esa resolución, principalmente taquillazos. También proliferarán las cámaras profesionales y semiprofesionales con tecnología 4k, y se debería aceptar nuevos estándares, incluido un nuevo HDMI. También es probable que comiencen los primeros test por parte de los broadcasters, que estarían disponible en modo comercial en la temporada 2014-2015.

La demanda por parte del usuario de mayores calidades de imagen no sólo en televisores, sino también en otros dispositivos, es un de los motivos por los que la industria mira hacia el 4K. Otro factor influyente es el tamaño cada vez más grande de los televisores, que necesitan un mayor número de píxeles para ofrecer una imagen nítida, así como las videoconsolas, que tienen cada vez procesadores más y más potentes y unos videojuegos con unos gráficos espectaculares. En 2013, se prevé que un ordenador con suficiente GPUs pueda trabajar con televisores 4K, y en un futuro cercano las siguientes generaciones de videoconsolas traerán de fábrica el 4K.

El paso al 4K no debe tomarse a la ligera por el coste que supone para todos los agentes implicados en el mercado televisivo y para el usuario final

Se espera que los píxeles sean difíciles de ver de cerca en un televisor 4K, y que sean totalmente invisibles a un metro de distancia. En un televisor de 80 pulgadas, la HD estandar vista a tres metros presentaría una imagen pixelada. Así que, se necesita una tecnología capaz de cubrir mayores tamaños de pantalla con perfecta nitidez.

Como suele suceder con las nuevas tecnologías que surgen, se espera que los usuarios con mayor poder adquisitivo sean los primeros en hacerse con televisores 4K en 2013. La mitad de los 20 modelos que se creen disponibles en el mercado a lo largo de este año debería costar menos de 10.000 dólares, de manera que vaya decayendo hasta que un televisor de unas 50 pulgadas cueste menos de mil dólares dentro de cinco años.

Sin embargo, el contenido disponible para los llamados early adopters en este 2013 será grabado porque no existen todavía planes para comenzar emisiones en 4K en directo. El cine, en este caso, sería el verdadero driver, ya que muchos títulos de 2011 y 2012 ya se han rodado en 4K. Unos 50 largometrajes se han proyectado en 4K y muchas películas rodadas en 35 mm se pueden escalar a 4k. Otro punto a favor de los contenidos en 4K es la aparición de discos de Blu-ray de 200 Gigas de capacidad, suficiente para una película comprimida en 4K.

Por otro lado, el contenido en streaming es todavía un reto porque se necesitaría una conexión de medio giga por segundo. Descargar una película en 4K sin comprimir podría tardar días en una conexión de banda ancha de 7,5 megas.

Clave en 2013 será que los broadcasters empiecen las pruebas de 4K, después de unas grabaciones iniciáticas realizadas el pasado año. Los radiodifusores deberán encontrar el equilibrio entre minimizar los requerimientos de la banda ancha y maximizar la experiencia de usuario. Por ejemplo, en deportes el ratio de frame sería de 120Hz para no ofrecer imágenes borrosas. Desafortunadamente, el deporte sería un contenido muy atractivo para emitir en 4K, pero también conlleva un mayor bit rate y complica mucho las emisiones.

Y es que el paso al 4K supondría un coste significativo para broadcasters, productores, fabricantes de televisores, propietarios de infraestrucutras y espectadores. No se debe tomar a la ligera. Por ejemplo, un radiodifusor tendría que invertir entre 10 y 15 millones de dólares en adaptarse al 4K, con las cantidades bajando a medida que pasan los años. Además, el usuario necesitará un nuevo set-top-box capaz de soportar el estandar de compresión HEVC, con mayores discos duros.

Pero el verdadero cuello de botella para el 4K está en el ancho de banda. Las emisiones por satélite serían las mejor situadas y de hecho, se esperan las primeras pruebas en 2013. Las compañías de IPTV deberían considerar el impacto del 4K en el caso de que desplieguen fibra óptica.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.