Balagueró: “La complejidad de la postproducción tuvo que ver con el hecho de ser una coproducción, se repartió por varios países”

Publicado por

[box type=”tick” style=”rounded”]Jaume Balagueró, director de ‘Musa’, su noveno largometraje[/box]

‘Musa’ es el noveno largometraje dirigido por el especialista en cine de género Jaume Balagueró y su enésima colaboración con Filmax, la marca española por excelencia en este campo. Escrita por el propio Balagueró junto a Fernando Navarro. ‘Musa’ es la adaptación de la novela “La dama número trece” de José Carlos Somoza, que se ha rodado en inglés durante nueve semanas en Irlanda, Bélgica y España.

‘Musa’ es un thriller sobrenatural producido por Castelao (España), Fantastic Films (Irlanda), Frakas Prods. (Bélgica), The Jokers Films (Francia) y Muse Film AIE. Cuenta también con el apoyo del fondo Eurimages, Coficine y de los operadores RTVE, Movistar y TV3. Se trata de una coproducción internacional liderada por España, producida por Carlos Fernández y Laura Fernández (España), Brendan McCarthy y John McDonell (Irlanda), Jean-Yves Roubin (Bélgica) y Manuel Chiche (Francia).

Jaume Balagueró (izquierda), durante el rodaje de ‘Musa’, junto al actor Christopher Lloyd.

La vocación internacional del filme se plasma también en su reparto internacional, que está integrado por Elliot Cowan, Ana Ularu, Franka Potente, Manuela Vellés, Christopher Lloyd, Leonor Watling, Joanne Whalley, Sam Hardy, Mark Fitzgerald, Stella McCusker, Yennis Cheung, Eve Maher, Eve Connolly, Ciaran McGlynn, Lawrence Stanley, Tighe Wardell y Carlos Lasarte.

La dirección de fotografía corre a cargo de Pablo Rosso, el diseño de producción es obra de André Fonsny y los directores de arte son Didac Bono y Damien Draven. Catherine van Bree es  la jefa de vestuario y Guillermo de la Cal se ha ocupado del montaje. Los efectos especiales de maquillaje son responsabilidad de Montse Ribé y David Martí de DDT y la empresa también española Cúbica se ha encargado de los efectos visuales. La banda sonora del filme ha sido compuesta por Stephen Rennicks y Michael Lemass es el autor del sonido.

En la película, tras la repentina y trágica muerte de su novia, el profesor Samuel Solomon tiene una recurrente pesadilla en la que una mujer es asesinada. La misma mujer que aparece todas las noches en su mente es hallada muerta en idénticas circunstancias a las de su sueño. Investigando, Samuel conoce a Rachel, una joven que asegura haber soñado con el mismo asesinato. Juntos, harán todo lo posible para descubrir la identidad de la misteriosa mujer, sumergiéndose en un oscuro mundo para intentar averiguar la verdad.

El maestro del terror nacional Jaume Balagueró, autor de obras como ‘Darkness’, ‘Frágiles’, ‘Mientras duermes’ y autor, junto a Paco Plaza, de la saga ‘[REC]’, ha contado a Audiovisual451 las motivaciones de esta película, que suponen su regreso a la producción cinematográfica en inglés.

Audiovisual451: En el ADN de Filmax está el cine de género y tú llevas colaborando con ellos desde tus inicios ¿cómo has visto evolucionar esta colaboración?

Jaume Balagueró: “Deben ser ocho o nueve películas, prácticamente todas. Empecé a preparar mi primera película, ‘Los sin nombre’, con otro productor independiente, Joan Ginard, y cuando la película empezó a tomar forma nos dimos cuenta que necesitábamos un partner más importante. Empezamos a buscar y fue Filmax la que apostó por nosotros. A partir quedé vinculado con la empresa por amistad con Julio y Carlos Fernández y todas las películas las fui realizando con ellos. Películas que buscaban una proyección internacional, rodadas en inglés e incluso hicimos una película como ‘Darkness’, con participación de Miramax, con los hermanos Weinstein y hasta ahora, con ‘Musa’”.

A451: La vocación internacional parece intacta pero ¿fue concebida está película desde el principio para su rodaje en inglés con un reparto internacional?

J.B: “Bueno, fue dimensionándose como proyecto porque la novela en la que se basa la película es en español y sucede en España. Sin embargo, es un tipo de historia que se podía mantener en España o cambiar a otro marco, como así hicimos. Lo cierto es que no lo teníamos claro en ese momento y dependía del tipo de producción que se iba a llevar a cabo, si finalmente era una producción cien por cien española o una coproducción internacional. El diseño de la producción fue clave, finalmente se optó por una coproducción con Irlanda, Bélgica y Francia y esto fue el detonante para hacerla en inglés”.

A451: ¿Cómo fue tu intervención en la gestación de la coproducción?

J.B: “El tema de financiación lo delegó, no entiendo mucho, pero sí estoy al tanto porque siempre va a influir en la parte creativa. Al decidir que se rodaba en inglés necesitábamos un elenco más internacional porque además se iba a rodar en Irlanda y Bélgica. Todo esto, sin duda, afecta creativamente”.

A451: ¿Cómo se llega a este reparto multinacional con actores británicos, alemanes, españoles, norteamericanos…?

J.B: “El hecho de ser una coproducción internacional está claro que condiciona el reparto, porque la propia coproducción exige tener actores españoles, irlandeses o belgas… No es obligatorio, pero sí puede ser un condicionante. Lo que pasa es que también la historia lo permitía, porque, por ejemplo, el marco inicial donde sucede esta película es una universidad muy conocida que es el Trinity College de Dublín y en un centro como este hay muchas nacionalidades. Podíamos tener una estudiante española, aunque no lo marcamos mucho, pero si había un ligero acento no pasaba nada, funcionaba perfectamente. Tenemos también un actor estadounidense como Christopher Lloyd y en este caso también está justificado porque el personaje también lo era. También una alemana como Franka Potente, que habla un inglés impecable y además hace de profesora de literatura antigua. La historia justifica esa variedad de nacionalidades”.

A451: También te has rodeado de muchos españoles en el equipo técnico…

J.B: “Se da la circunstancia que el nivel de nuestros técnicos es indiscutible y está a la altura de los mejores del mundo, eso es bien conocido también fuera. El nivel técnico de nuestras películas en impecable. Intenté mantener el mayor número de técnicos españoles, sobre todo los jefes de equipo, aunque también fue inevitable trabajar con técnicos de los países en los que rodamos. Los profesionales de Irlanda y Bélgica también eran muy buenos, la verdad”.

A451: Fueron nueve semanas de rodaje ¿cómo se repartieron?

J.B: “Aproximadamente tres semanas y media en Irlanda, casi tres semanas en Bélgica y el resto, todo interiores, en Barcelona”.

A451: ¿Qué secuencias recuerdas como las más complicadas en este rodaje tan viajero?

J.B: “Por cuestiones técnicas ninguna entrañó especial complicación, fueron más complicaciones artísticas. Sobre todo recuerdo algunos casos donde la intensidad emocional era muy importante. Por ejemplo, toda la parte final de la película, los últimos diez minutos, son radicalmente extremos a nivel emocional y además son giros insólitos en la historia. Fueron momentos complicados para mí y los actores y a la vez para todo el equipo. Pero no fueron momentos negativos, todo lo contrario. También hay una escena hacia el final de la película con Franka Potente que fue muy dura también emocionalmente”.

A451: ¿Cuánto tiempo llevó la postproducción y cómo se diseñó desde el punto de vista de la coproducción?

J.B: “Precisamente la complejidad de la postproducción tuvo que ver con el hecho de ser una coproducción, porque se repartió por varios países. Lo cómodo es hacerlo todo aquí, alrededor de casa. Viviendo en Barcelona es muy factible porque cuenta con todos los servicios de élite para hacer la postproducción de una película. Al final no fue extremadamente larga, terminamos de rodar en febrero y la película estaba lista para mostrarla en el Festival de Sitges de este año, el 7 de octubre, unos ocho meses. Sí es cierto que hay muchos efectos digitales, que llevan su tiempo y son laboriosos y todo esto se llevó a cabo en Barcelona. El diseño de sonido se hizo en Dublín y tuve que viajar varias veces allí, para concluirlo también en Barcelona con el diseñador de sonido irlandés. La parte de etalonaje se hizo en Bélgica, donde también tuve que ir varias ocasiones. Aquí es cuando empiezas a notar lo que es una coproducción, más que en el rodaje, porque rodar al final es como una aventura. En la postproducción te das cuenta de los viajes que tienes que hacer y que en otras circunstancias te ahorrarías. No se puede decir que son viajes inútiles, porque tanto el sonido como el color son muy buenos, pero creo que si lo haces todo aquí evitas esos viajes y todo hubiera sido igual de maravilloso”.

A451: ¿Cuál es el presupuesto del filme?

J.B: “Unos cinco millones de euros. La participación mayoritaria de España en la película es del 58 por ciento, Irlanda cuenta con un 17 por ciento, Bélgica un 15 por ciento y Francia un 10 por ciento, aproximadamente”.

A451. El 10 de noviembre ‘Musa’ se estrena en España ¿hay previsto otros estrenos internacionales?

J.B: “La película está vendida a multitud de territorios. No sé exactamente las fechas de estreno, pero la película se prevendió muy bien”.

A451: ¿Con cuántas pantallas debutará en España?

J.B: “Con unas 225 copias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.