Beatriz Navas: “Es prioritario dotar de cierta estabilidad al sector y para ello es importante que este año las ayudas al cine no vuelvan a sufrir un retraso”

- Publicidad -

La directora general del ICAA hace balance de sus primeros meses en el cargo y los retos para 2019

-Publicidad-

El 18 de julio tomó posesión la nueva directora general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA), Beatriz Navas, que sustituía en el cargo a Óscar Graefenhain.  Navas llegaba al organismo cinematográfico en un momento delicado, con las convocatorias de ayudas generales y selectivas todavía en el aire, debido al retraso en la publicación de la nueva Orden. Posteriormente tuvo que tomar decisiones drásticas como reducir la cuantía máxima de las ayudas Generales a la que se podía optar por película, que pasaba a un millón de euros, frente a 1,4 millones de euros de las anteriores convocatorias. Ahora, la directora general también está pendiente de que los Presupuestos Generales del Estado de 2019 salgan adelante, aunque no parece un objetivo sencillo. Si finalmente se aprueban las cuentas, el ICAA disfrutará de una situación un poco más desahogada que la vivida en 2018, pero solo un poco, porque las ayudas a la Amortización seguirán siendo un lastre.

El Gobierno presentó en enero en el Congreso de los Diputados el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2019, que comenzaba así una difícil tramitación parlamentaria. En las cuentas provisionales de 2019, las políticas culturales se incrementarían en un 9,7 por ciento respecto a 2018. Destaca el aumento de 14 millones de la transferencia al Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales destinada al Fondo de Protección de la Cinematografía.

En el programa de Cinematografía, que contaría con una dotación para 2019 superior a los 100 millones de euros, destaca esa dotación del Fondo de Protección a la Cinematografía por importe de 85 millones de euros, lo que supone un incremento del 20,1 por ciento respecto a 2018. Esto significa además que el programa de cinematografía en su conjunto para 2019 crecería por encima del 16 por ciento, puesto que el año pasado, el programa total de Cinematografía contó con una dotación de casi 86 millones de euros una cifra similar a la 2017. Concretamente, los PGE 2018, destinaron al cine un total de 85,68 millones de euros, frente a los 84,86 millones de 2017. La dotación del Fondo de Protección a la Cinematografía para 2018 fue de casi 71 millones de euros, exactamente 70,76 millones de euros, y de 70 millones en 2017.

El Fondo de Protección a la Cinematografía de 2019 mantendría, en caso de aprobarse los presupuestos las líneas de ayudas del ejercicio anterior y se recuperarán y crearán otras nuevas. Las que se mantienen son las Generales para la producción de largometrajes sobre proyecto; Selectivas para la producción de largometrajes sobre proyecto; Producción de cortometrajes sobre proyecto; Producción de cortometrajes realizados; Ayudas a la participación en festivales y Ayudas a la distribución nacional del cine español. Las nuevas convocatorias para este años son las de Desarrollo de proyectos de largometraje; Producción de películas de animación; Proyectos en nuevos formatos y Ayudas a la distribución internacional del cine español. La nueva Subdirectora de Fomento del Cine, Silvia Anoro, ya avisó que uno de los deseos del ICAA era lanzar en 2019 nuevas convocatorias de ayudas.

Además, en 2019, por último año, se financiarán con cargo al Fondo la otra mitad de las ayudas a la amortización de largometrajes cuyo estreno comercial se haya producido antes de 31 de diciembre de 2016, que asciende a unos 32 millones de euros. Si finalmente salen adelante los presupuestos, también está previsto destinar en 2019 mayores recursos para apoyar e impulsar las producciones cinematográficas en las distintas lenguas del Estado.

En el desglose del programa de cinematografía para 2019 destacan los mencionados 85 millones de euros para el Fondo de Protección a la Cinematografía, que es de donde salen las diferentes convocatorias de ayudas al cine. Los gastos de personal del ICAA en 2019 se irían hasta 7.276.820 euros, frente a los 6,8 millones de euros de 2018. Se destinan también 164.000 euros a Ayudas y premios a la cinematografía a través de las comunidades autónomas y la Fundación privada Sitges Festival Internacional de Cinema de Catalunya recibiría, según los presupuestos de 2019, un total de 125.000 euros.

Toma de posesión de Beatriz Navas, en julio pasado

Las ayudas a la cinematografía a través de corporaciones locales se cifran en 400.000 euros. El Festival de Málaga recibiría 100.000 euros, el de San Sebastián 1,1 millones de euros y el de Huelva para la celebración del festival y cancelación del pasivo acumulado un total de 161.460 euros. Por su parte, el Festival Internacional de Cine de Las Palmas se llevaría una subvención de 40.000 euros. Para las ayudas a la organización de festivales y mercados cinematográficos nacionales e internacionales se destinan 155.000 euros.

La Fundación Cultural Oficina Media España para promover la participación de la industria audiovisual española en los programas europeos recibiría 100.000 euros, mientras que la Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales para sus actividades (CIMA) lograría 20.000 euros y la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para gastos de funcionamiento, un total de 180.000 euros.

La directora general del ICAA, Beatriz Navas ha comentado a Audiovisual451 los retos a los que se enfrentará el ICAA en los próximos meses y ha hecho balance de sus primeros meses de gestión la frente del organismo.

Audiovisual451: ¿Qué balance hace de estos primeros meses de gestión al frente del ICAA?

Beatriz Navas: “Hago un balance positivo porque el ICAA ha conseguido sacar adelante unas ayudas muy esperadas por el sector con muy poco margen de tiempo. Para ello ha sido fundamental el compromiso y la responsabilidad ejemplar del equipo, así como de los miembros de la comisión. Además, estas ayudas pudieron beneficiarse de un aumento del fondo en más de 17 millones de euros, que resultaban fundamentales para hacer frente al 50 por ciento de las ayudas a la amortización de las películas estrenadas hasta 2016 y al número previsible de proyectos que se iban a presentar, que contaban con una puntuación alta y que dejar fuera hubiera sido perjudicial para el sector. Pudimos responder a la emergencia de la situación y las ayudas quedaron bastante repartidas”.

“Por otro lado, Filmoteca Española ha emprendido un nuevo rumbo con Josetxo Cerdán y hemos diseñado un plan integral de transformación que esperemos que empiece a dar frutos en 2019; se ha creado la figura de la presidencia de Ibermedia y España la ostentará de manera interina hasta mayo; y he podido sentarme con buena parte del sector y conocer las inquietudes y desafíos que les preocupan. Y personalmente estoy contenta de formar parte de un Ministerio de Cultura que ha participado en la bajada del IVA al cine, ha aprobado un primer paquete de medidas del Estatuto del Artista, defiende los derechos de los autores en España y en Europa y avanza en la lucha contra la piratería. Sin duda, queda trabajo por hacer. En ese sentido, el ecosistema audiovisual evoluciona tan deprisa que hace falta crear instrumentos que respondan a las necesidades y retos que presentan los creadores, la industria y los públicos”.

A451: ¿Y cómo valoraría el año 2018 para el cine español en plena temporada de premios?

B.N: “Los estrenos del 2018 ofrecen un panorama bastante estimulante del cine español por la heterogeneidad de los proyectos que han tenido una buena respuesta en taquilla, en festivales o de crítica. Usemos como ejemplo los premios que se entregan en el arranque de año. Las películas nominadas en los Forqué, Feroz o Goya, incluyen thrillers políticos y thrillers mesetarios como ‘El Reino’ y ‘Todos los saben’; comedias de carácter social como ‘Campeones’; la historia de amor novedosa y sorprendente de ‘Carmen y Lola’; la victoria de la autenticidad frente a la dicotomía ficción-documental en ‘Entre dos aguas’; un exquisito drama con tintes trágicos como ‘Petra’; superhéroes ibéricos en ‘Superlópez’; el cine en primera persona de ‘Apuntes para una película de atracos’; cineastas emergentes que se orientan hacia la ciencia ficción (‘Sin fin’), el drama intimista (‘Viaje al cuarto de una madre’), la reflexión sobre la contemporaneidad (‘Ana de día’), y un documental con vocación de cine de espías o viceversa (‘Mudar la piel’); entre muchas otras cosas. Y que me disculpen las personas que están detrás de las que no menciono”.

El ministro de Cultura, José Guirao, y Beatriz Navas

A451: ¿Qué opina del hecho de unos pocos títulos recauden el 90 por ciento de todo lo recaudado por el cine español en 2018?

B.N: “En este tema influyen muchos factores, como el tipo de películas que se hacen cada año, el fin de semana que se decide para su estreno….y, por supuesto, la promoción. Hay películas españolas que se estrenan con una campaña de promoción y publicidad mucho mayor que otras, porque hay televisiones o plataformas involucradas y/o capacidad financiera para ello. Pero lamentablemente no es la situación de todas. Si ya resulta complicado levantar la financiación para la producción de una película, reservarse una buena partida para la fase final también lo es y no hay que perder de vista que realizar campañas de este tipo son realmente caras. A lo que hay que sumar que no solo se compite con otras películas nacionales sino con los potentes estrenos de otras nacionalidades. Tenemos que encontrar la manera de sacar el máximo provecho de las nuevas tecnologías para promocionarlas y llegar a distintos tipos de públicos”.

A451: En caso de que el Gobierno sea capaz de sacar nuevos presupuestos ¿cómo variaría la dotación del fondo de cinematografía y en concreto de las ayudas?  

B.N: “En la propuesta presupuestaria para 2019 el fondo se incrementa un 20 por ciento, pero a día de hoy solo tenemos prorrogado el presupuesto de 2018, por ello es mejor ser cauto. Por otro lado, la cantidad dedicada a cada ayuda dependerá tanto del presupuesto final como de los compromisos pendientes. Todavía tenemos que pagar en 2019 los 32 millones de euros del 50 por ciento de las ayudas a la amortización, con lo que cerramos ese ciclo, y las anualidades correspondientes a los segundos y terceros pagos de las ayudas generales que se solicitaron en 2017 y 2018. Es decir, que descontadas estas cifras podremos estimar el presupuesto disponible y el reparto”.

A451: Entonces, las últimas ayudas a la amortización seguirán siendo un lastre en 2019 ¿no es así?

B.N: “Exactamente”.

A451: El año pasado se rebajó la cuantía máxima de las ayudas generales de 1,4 millones de euros a un único millón ¿está previsto mantener esta medida en 2019?

B.N: “Pues también dependerá de los presupuestos”.

“Hago un balance positivo porque el ICAA ha conseguido sacar adelante unas ayudas muy esperadas por el sector con muy poco margen de tiempo. Para ello ha sido fundamental el compromiso y la responsabilidad ejemplar del equipo, así como de los miembros de la comisión”

A451: Desde el ICAA se ha informado que también en 2019 sería bueno realizar algunos cambios en de la propia Ley de ayudas y la Orden que la desarrolla ¿qué cambios están previstos y cuáles son las motivaciones?

B.N: “Para el ICAA es prioritario dotar de cierta estabilidad al sector y para ello es importante que este año las ayudas no vuelvan a sufrir un retraso como el año pasado y recuperar más de una convocatoria. Por eso, los cambios que queramos hacer no pueden demorarse mucho, deberían estar para principios de febrero que, como imaginaréis da poco margen. Seguro que realizaremos cambios de aquellas partes del texto que han dado lugar a distintas interpretaciones, pero estamos en el proceso de decidir en función del calendario si incluimos o no algunos de los cambios leves o sustanciales reclamados en los últimos meses o si los desarrollamos con tiempo y los dejamos para 2020”.

A451: También se habló de instaurar nuevas líneas de ayudas a desarrollo ¿va a ser posible finalmente su puesta en marcha?

B.N: “Esto depende de tres factores: presupuesto, tiempo para desarrollar las nuevas líneas y, sobre todo, posibilidad de ampliar el equipo para hacer frente a las nuevas líneas.

A451: Es cierto que en 2018 las convocatorias se lanzaron con mucho retraso debido a la nueva Orden, pero ¿cuándo está previsto lanzar las convocatorias este año?

B.N: “Tenemos en mente recuperar las fechas de siempre: primavera y verano, pero no es fácil asegurarlo y no quiero tener que desdecirme”.

A451: ¿Qué conclusiones ha podido extraer del modelo FASA que han impulsado principalmente los productores catalanes desde PROA?

B.N: “El modelo FASA presenta una propuesta para aumentar el fondo de protección de financiación pública con la suma de otras fuentes de financiación. Es un tipo de modelo que está en la línea de modelos de otros países, pero sin precedentes en el nuestro. Sin tradición en este sentido, primero hay que establecer un diálogo entre todos los involucrados en el sector, pero no para llevar a cabo el modelo FASA, sino para poder compartir una visión del modelo que queremos para nuestro país. Hay que generar un espacio neutral y cómodo de diálogo y que el modelo que se cree sea fruto de un consenso, de una apuesta y compromiso común”.

“Hay películas españolas que se estrenan con una campaña de promoción y publicidad mucho mayor que otras, porque hay televisiones o plataformas involucradas y/o capacidad financiera para ello. Pero lamentablemente no es la situación de todas. Si ya resulta complicado levantar la financiación para la producción de una película, reservarse una buena partida para la fase final también lo es y no hay que perder de vista que realizar campañas de este tipo son realmente caras”.

A451: Por cierto, ¿cuál será la estrategia a seguir con la Filmoteca este año 2019?

B.N: “Desde la incorporación de Josetxo Cerdán se ha trabajado por encontrar un horizonte nuevo para la Filmoteca Española que necesita poner en marcha un plan integral de transformación. Este plan pasa tanto por dotarla de una estructura sólida como por diseñar y compartir un proyecto propio del siglo XXI, paralelo a los cambios del cine. Esperamos que empiece a dar sus frutos este mismo año, pero será un plan que inevitablemente habrá que hacer por fases y llevará tiempo, pues no solo depende de la voluntad del ICAA y del Ministerio sino de la capacidad de la administración para llevarlo a cabo”.

A451: ¿Cómo valora la situación actual de la piratería audiovisual en España?

B.N: “Los estudios de la Coalición de Creadores reflejan una tendencia descendente de la piratería en España. A este descenso ha contribuido todo el paquete de medidas legales que desarrolla el Gobierno, las multas ejemplares que recientemente ha empezado a poner el Ministerio, la colaboración con los autores y entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual, así como la aparición de una mayor oferta audiovisual legal en Internet, que es también una buena noticia. Atajar la piratería es una prioridad en el Ministerio y va a  poner en marcha iniciativas, como campañas y acciones de sensibilización para todo tipo de públicos –especialmente los jóvenes- sobre este tema”.

“Para el ICAA es prioritario dotar de cierta estabilidad al sector y para ello es importante que este año las ayudas no vuelvan a sufrir un retraso como el año pasado y recuperar más de una convocatoria. Por eso, los cambios que queramos hacer no pueden demorarse mucho, deberían estar para principios de febrero que, como imaginaréis da poco margen. Seguro que realizaremos cambios de aquellas partes del texto que han dado lugar a distintas interpretaciones, pero estamos en el proceso de decidir en función del calendario si incluimos o no algunos de los cambios leves o sustanciales reclamados en los últimos meses o si los desarrollamos con tiempo y los dejamos para 2020”.

A451: ¿Y la entrada de nuevos agentes para la financiación de películas como son las plataformas online como Netflix? ¿Han pensado en regular esto de algún modo?

B.N: “En este momento estamos trabajando en la transposición de la directiva audiovisual que regulará este tipo de servicios en nuestro país y su contribución al fomento de la producción y promoción de las obras europeas. Sin duda, supondrá un marco de referencia y un cambio. Su papel en la financiación de películas está siendo al mismo tiempo un alivio y una preocupación por el cambio de modelo. También me toca recabar impresiones al respecto”.

A451: ¿Existen reuniones periódicas con representantes de la producción, distribución y exhibición?

B.N: “Diariamente tengo reuniones con personas del sector de distintos ámbitos, así que todavía combino las reuniones de primera toma de contacto con segundas reuniones para ver avances en las propuestas que hacen al ICAA”.

El organigrama del ICAA ha sufrido cambios en los últimos meses. Silvia Anoro ha sustituido a María Maldonado en la subdirección General de Fomento de la Industria Cinematográfica y Audiovisual y Rafael Cabrera ha sido cesado ¿cómo afectarán estos cambios al día a día del ICAA?

B.N: “Afortunadamente la transición en la subdirección de Fomento fue rápida y eficaz porque Silvia Anoro lleva en el ICAA muchos años y se conoce muy bien los procedimientos. Echo la vista atrás y no me imagino que hubiera sido posible salir adelante sin ella. Aunque tampoco sin la respuesta del resto del equipo de esa subdirección, de la de promoción o contabilidad. Además, que Silvia Anoro conozca bien la subdirección va a permitir que se introduzcan mejoras en el funcionamiento interno. Ha llegado el momento de trabajar estrechamente con las personas que llevan tiempo en el Instituto para responder a las necesidades propias, que también las hay y son muchas. Me han llegado con propuestas desde el primer día”.

A451: ¿Y quién sustituirá ahora a Rafael Cabrera en la Dirección de Políticas de Marketing y qué cambios se atisban en este área?

B.N: “Confío en que próximamente se incorpore la nueva persona. Estamos pendientes de cuestiones administrativas. La idea es reforzar la promoción internacional”.

“El modelo FASA presenta una propuesta para aumentar el fondo de protección de financiación pública con la suma de otras fuentes de financiación. Es un tipo de modelo que está en la línea de modelos de otros países, pero sin precedentes en el nuestro. Sin tradición en este sentido, primero hay que establecer un diálogo entre todos los involucrados en el sector, pero no para llevar a cabo el modelo FASA, sino para poder compartir una visión del modelo que queremos para nuestro país. Hay que generar un espacio neutral y cómodo de diálogo y que el modelo que se cree sea fruto de un consenso, de una apuesta y compromiso común”.

A451: El Ministro de Cultura informó en el Senado de que ya se encuentra en fase muy avanzada la elaboración de un convenio promovido por el ICAA, con el ICEX, Turespaña y la Spain Film Commission para llevar a cabo de manera coordinada y conjunta “proyectos y acciones que contribuyan al fomento de rodajes cinematográficos y producción cinematográfica y de televisión en España y, por tanto, traer rodajes extranjeros a nuestro país” ¿podría comentar en qué fase está esta iniciativa y cuáles son sus líneas maestras?

B.N: “Como dices estamos en contacto los cuatro organismos para poder poner en papel esa colaboración tan necesaria para dinamizar la atracción y promoción de los rodajes en España. Hay voluntad y ganas por parte de todos, pues somos conscientes de la oportunidad que supone para el sector y el país. Hay voluntad política y mucho trabajo por hacer”.

“Los estudios de la Coalición de Creadores reflejan una tendencia descendente de la piratería en España. A este descenso ha contribuido todo el paquete de medidas legales que desarrolla el Gobierno, las multas ejemplares que recientemente ha empezado a poner el Ministerio, la colaboración con los autores y entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual, así como la aparición de una mayor oferta audiovisual legal en Internet, que es también una buena noticia. Atajar la piratería es una prioridad en el Ministerio y va a  poner en marcha iniciativas, como campañas y acciones de sensibilización para todo tipo de públicos –especialmente los jóvenes- sobre este tema”.

A451: Finalmente ¿Qué otros retos se fija el ICAA para 2019? 

B.N: “Me gustaría avanzar en cuestiones pendientes como el cine en las aulas, fortalecer las coproducciones con Iberoamérica y Europa e introducirse en nuevos mercados internacionales,  una mejor internacionalización de nuestro cine, la formación de nuevos profesionales y reflexionar sobre el papel del ICAA en el contexto actual de multiplicidad de pantallas y narrativas audiovisuales, por señalar algunos de estos retos….nada más y nada menos”.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.