Belén Bernuy: “Se pueden hacer películas con una factura impecable con presupuestos ajustados, optimizando los recursos”

Publicado por

[box type=”tick” style=”rounded”]Productora de ‘Cuando dejes de quererme'[/box]

El 16 de febrero Begin Again estrena en España ‘Cuando dejes de quererme’, opera prima de Igor Legarreta, protagonizada por los argentinos Flor Torrente y Eduardo Blanco, junto a Miki Esparbé, Eneko Sagardoy y Joaquín Climent y Antonio Dechent.

Belén Bernuy

Se trata de una coproducción hispano-argentina de Centuria Films (España), Cuando Dejes de Quererme AIE (España) y CEPA Audiovisual (Argentina), con la participación de TVE, la colaboración de Elipsis Capital, y el apoyo del ICAA, que concedió más de 350.000 euros en la convocatoria de ayudas selectivas de 2016.

Igor Legarreta debuta como director con ‘Cuando dejes de quererme’, pero eso no significa que no tenga experiencia detrás de la cámara. Entre sus últimos trabajos, figura la dirección de la segunda unidad del largometraje ‘Autómata’ (Gabe Ibáñez) para Green Moon y la dirección de la segunda unidad del largometraje ‘Zipi y Zape’ (Oskar Santos) para Mod Producciones.

Belén Bernuy fundó en 1993 la productora Centuria Films y comienza su andadura con dos cortometrajes de Miguel Albaladejo: ‘Cachorro’ y Sangre ciega’ (nominado a los Goya en 1993). A partir de ahí lleva a cabo en 1999 su primer largometraje en coproducción con Alta Films, ‘Marta y alrededores’ y durante 8 años se convierte en productora ejecutiva en Alta Producción (Alta Films) participando en coproducciones como ‘Rencor’ y ‘Te doy mis ojos’. En 2006, pone en marcha la primera película de producción propia de la compañía: ‘La noche de los girasoles’. A finales de 2009 estrena el documental ‘Garbo, el hombre que salvó al mundo’, producido por Centuria Films en coproducción con Ikiru Films y Colosé Producciones, que es galardonado con el Premio Goya. En 2014 coproduce con Producciones Embrujadas, ‘La pantalla herida’, largometraje documental dirigido por Luís María Ferrández, y recientemente ha estrenado el largometraje ‘El debut’ de Gabriel Olivares.

En ‘Cuando dejes de quererme’, Laura (Flor Torrente) vive en Buenos Aires con su padrastro Fredo (Eduardo Blanco). Siendo tan sólo una niña, ella y su madre se marchan del País Vasco, tras supuestamente ser abandonadas por su padre. Con esa historia zanjada, un día recibe una llamada desde España: el cuerpo de su padre acaba de ser encontrado bajo tierra en un bosque cercano. Las pruebas forenses han sido claras: Félix Careaga (Eneko Sagardoy) murió hace más de 30 años asesinado de un disparo en la nuca. Laura decide volar a España y así enterrar a su padre y cumplir el deseo no satisfecho de su madre de esparcir sus cenizas en su tierra natal. Belen Bernuy ha contado a Audiovisual451 los detalles de la producción del filme.

Audiovisual451: Se ha pre-estrenado la película en varias ciudades ¿cómo ha sido la acogida del público?

Belén Bernuy: “La primera vez que proyectamos la película con público en Bilbao, la gente salió encantada. La verdad es que estoy muy contenta con el resultado, ha sido una maravilla trabajar con Igor y todo el equipo. Además de su talento tiene muchísima capacidad de trabajo. Por ejemplo, previamente trabajó mucho la película con el director de fotografía, sobre todo para tratar de optimizar al máximo los recursos que teníamos. En mi opinión la película en pantalla parece mucho más de lo que ha costado realmente, esa es la manera de trabajar que me gusta e insisto, se ve en pantalla”.

A451: ¿Cuál has sido el presupuesto real?

B.B.: “El presupuesto, no lo tenemos cerrado del todo, pero estará alrededor de 1,8 millones de euros. Gracias a la coproducción con Argentina, contamos con su esfuerzo y el rodaje allí fue fantástico. Se pueden hacer películas con una factura impecable con presupuestos ajustados y optimizando los recursos, lo que hay tiene que verse en pantalla”

A451: La historia predisponía a la coproducción con Argentina ¿estaba previsto desde el origen?

B.B.: “La coproducción con Argentina no fue desde el inicio y eso que la historia es cierto que era proclive. Pero los recorridos para la financiación de una película son largos y cambiantes. Siempre que hago coproducciones busco compañeros de viaje ideales, que conozca previamente y tenga plena confianza en ellos. Esto es como un matrimonio y hay que tenerlo muy claro. Al principio pensamos en producir con nuestros medios y buscar un coproductor en el País Vasco, pero surgió la posibilidad de coproducir con Andrés Longares y Felicitas Graffo de la productora argentina CEPA Audiovisual, que siempre han apostado por películas con un perfil muy parecido a las de Centuria Films”.

A451. Imagino que el reparto fue uno de los quebraderos de cabeza…

B.B.: “El reparto es muy amplio, con muchos secundarios con mucha importancia en la historia. Nos gusta siempre cuidarlo mucho y trabajando con Igor, todavía más. Entre los actores principales Eduardo Blanco estaba muy claro desde el principio, pero la clave era buscar a la protagonista argentina. Al final hicimos un casting muy exhaustivo y elegimos a Flor Torrente, nos enamoramos todos de ella. Eneko Sagardoy, reciente ganador del Goya, también lo elegimos en un casting, porque entonces no era conocido, luego, con otros nombres como pueden ser Joaquín Climent y Antonio Dechent, estaba muy claro, obviamente no era necesario casting. Pienso que el director de casting es fundamental en una película, aunque el director sea el que decida”.

A451: Igor Legarreta debuta como director de largometrajes, pero su debut es un tanto especial, porque ya tiene una gran experiencia detrás de la cámara…

B.B.: “Me ha pasado otras veces, no sé si es intuición, pero con solo tratar a un director, con hablar con él sobre la película, me doy cuenta si va a ser capaz de llevarla a cabo y si es el ideal. Con Igor lo tuve claro como anteriormente me pasó con Jorge Sánchez Cabezudo en ‘La noche de los girasoles’. Ha sido el mismo proceso y no he equivocado”.

A451: ¿Cuántas semanas de rodaje fueron necesarias y como se repartieron?

B.B.: “Rodamos durante seis semanas, bueno seis y media, porque hicimos unas tomas previas, durante la última semana de preparación con la segunda unidad. Cinco semanas transcurrieron en el País Vasco. Nuestra base estaba en San Sebastián y desde ahí viajábamos a las diferentes localizaciones. Luego estuvimos una semana en Buenos Aires, donde hicimos la parte del hospital, el apartamento de la protagonista, el laboratorio… También rodamos allí la sede de la aseguradora, aunque en la historia está en Durango”.

A451: ¿El rodaje en el País Vasco proporcionó mejores incentivos fiscales?

B.B.: “Hoy no es posible producir cine en España sin una AIE. En nuestro caso, aunque rodamos en el País Vasco, nos hemos beneficiado del incentivo fiscal nacional. Era más complicado para nosotros encontrar inversores vascos. Pienso que el camino es producir cine de esta forma, con una AIE, la tendencia es esa, la financiación privada es hacia donde debemos ir, porque las ayudas cada vez son más complicadas y más reducidas”.

A451: ¿Qué obstáculos se encontró en el camino?

B.B.: “Lo más difícil son siempre los pasos previos, encontrar la financiación. Como también soy directora de producción yo siempre estoy deseando llegar al rodaje. Lo más difícil y lo más bonito es encontrar un buen equipo, rodear al director de un equipo de calidad y tener una estrategia de producción equilibrada, con eso ya tienes mucho trecho recorrido. Yo estoy muy contenta de lo que hemos conseguido porque, en mi opinión, hay que dimensionar bien los proyectos y lo hemos hecho, que el presupuesto se corresponda con lo que exige el director y la película”.

A451: En plena efervescencia por la reivindicación de la igualdad de género en el cine, parece que cada vez hay más películas producidas por mujeres y no se habla demasiado de ello…

B.B.: “Estoy muy de acuerdo en que hay muchas películas producidas por mujeres y de eso no se habla demasiado. Te aseguro que nos cuesta mucho, como mujer productora creo que nos cuesta más sacar los proyectos adelante, hay que reivindicar nuestro trabajo. Incluso en ocasiones me da la sensación que incluso los bancos nos ponen más trabas a las productoras que a los productores”.

A451: ¿En cuántas pantallas se estrenará la película?

B.B.: “La película no sabemos la cifra exacta pero creo que es estrenará con alrededor de un centenar de copias. También está previsto estrenarla en Argentina en torno al mes de mayo”.

A451: ¿Se ha cerrado ya el estreno en Argentina y otros territorios?

B.B.: “Acabamos de cerrar el acuerdo con el agente de ventas internacional, la empresa argentina Making Cine, y esperamos que la película empiece pronto su recorrido. La Berlinale puede ser un buen punto de partida. Estuvimos en Ventana Sur a finales del año y la acogida fue muy, buena, tuvimos muchas ofertas y hemos podido elegir”.

A451: ¿Qué otros proyectos maneja actualmente?

B.B.: “Tengo varios proyectos muy avanzados, también estoy trabajando en un nuevo proyecto con Igor. Ahora mismo estoy trabajando en el documental de Felipe Vega ‘Los ojos de Carlos’, sobre el fotógrafo almeriense Carlos Pérez-Siquier”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.