Coproducciones con sentido, en San Sebastián

La agenda profesional del Festival de Cine de San Sebastián del 23 de septiembre ha incluido entre las actividades que rodean al Foro de Coproducción Europa-América Latina una mesa redonda sobre, como no, coproducción, con tres casos prácticos referidos a películas que participan en el certamen.

Impulsada por AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) y moderada por Rodrigo Guerrero, de Ítaca Films (Colombia), la mesa llevaba como título ‘Coproducciones entre Europa y América Latina. 3 casos prácticos’.

El primer caso de estudio analizado ha sido la coproducción de Argentina, España y Francia ‘Paulina’, dirigida por Santiago Mitre y producida por La Unión de los Ríos (Argentina); Telefónica Studios-Telefe (España-Argentina) y Full House (Francia). El filme, que se presenta este año en el certamen donostiarra dentro de la sección ‘Horizontes Latinos’, contó con un presupuesto de 1,2 millones de dólares. En opinión de Axel Kuschevatzky, máximo responsable de Telefónica Studios-Telefe, lo más importante a la hora de acometer una coproducción es tener un esquema claro para que el modelo no afecte a la narrativa de la película. Kuschevatzky añadió además que sería bueno que se instalase en Latinoamérica la cultura de realizar precompras, algo prácticamente inexistente en la región actualmente.

mesa-copro-ss-2015-d2
Rodrigo Guerrero, Mariela Besuievsky, Jacques Bidou y Marianne Dumoulin.

La segunda coproducción analizada ha sido ‘Eva no duerme’coproducida por JBA Production (Francia); y Tornasol Films (España). Mariela Besuievsky, de Tornasol y que además participa en la productora argentina Haddock Films, ha explicado que inicialmente ‘Eva no duerme’, dirigida por Pablo Agüero, tuvo un planteamiento de producción mucho más ambicioso pero ante las dificultades para conseguir la financiación necesaria en España y Francia se optó por una producción mucho más humilde, “el director dio la vuelta a las adversidades para contar la historia de otra manera y creo que esto benefició a la película”, comentó la productora.

El presupuesto inicial previsto era de 2,5 millones de euros, pero según explicó el productor francés Jacques Bidou, “hoy en día es imposible hacer una película como ésta con ese presupuesto, quizá con 1,5 millones de euros, sí. Sin embargo, el panorama ha cambiado mucho en los últimos años y finalmente decidimos hacerla con 800.000 euros, una locura para una película como ‘Eva no duerme'”, reconoció.

La postproducción de ‘Eva no duerme’ se llevó a cabo íntegramente en Francia y está previsto su estreno en España para el próximo mes de noviembre, aunque todavía no se ha decidido la cifra de copias. “En los últimos años se han cerrado muchos cines y el panorama de distribución en España ha cambiado mucho. Estrenaremos en grandes ciudades con pocas copias, cuidando mucho su lanzamiento e intentado impulsar el boca-boca”, dice Besuievsky. La película posteriormente se estrenará en Francia y hay posibilidad de que también llegue a las salas de Bélgica, Suiza e Italia. En Argentina se estrenará justo después del Festival de Mar del Plata (del 30 de octubre al 7 de noviembre), donde participará también el filme.

mesa-copro-ss-2015-d1
Rodrigo Guerrero, Guadalupe Balaguer, Nicolás Brevière y Fernando Franco,

Al igual que ‘Eva no duerme’, ‘El apóstata’, de Federico Veiroj compite por la Concha de Oro del 63º Festival de San Sebastián. Se trata de una producción de España Uruguay y Francia en la que participan las productoras Ferdydurke (España), Local Films (Francia) y Cinekdoque (Uruguay). Según contó el director y montador Fernando Franco, ahora también productor de obras ajenas, en un primer momento, ‘El Apóstata’ se trató de financiar de una manera convencional pero ante la imposibilidad de llevarlo a cabo, el director de ‘La herida’ decidió entrar en la producción con su compañía. “La película estuvo a punto de no hacerse”, reconoce Franco. Ni el  ICAA ni el Programa Ibermedia quisieron apoyar la película, “cada vez es más complicado conseguir ayudas del ICAA e Ibermedia porque la competencia es mayor, con proyectos muy sólidos. No creo que la desecharan por su temática”, apunta Guadalupe Balaguer.

El filme se rodó en Madrid por exigencias del guión y su coste de producción rondó el millón de euros. El montaje lo llevó a cabo el propio Fernando Franco también desde Madrid, excepto tres semanas que se desplazó a Montevideo. El tratamiento de color también se hizo en Uruguay y las mezclas en Francia.

La coproducción con Francia fue casi una casualidad. Local Films entró en la película como distribuidor con un mínimo garantizado que posteriormente pasó a ser una aportación directa a la producción. “Decidimos buscar una distribuidora más grande para Francia y nuestro mínimo garantizado se convirtió en un aporte a la producción, nos convertimos en productores”, confiesa Nicolás Brevière.

Para Guadalupe Balaguer coproducir es muy enriquecedor, “aunque no siempre es positivo para todas las películas”. Fernando Franco abundó en la idea: “yo he vivido como montador ecuaciones de coproducción imposibles, sin ningún sentido. Mi miedo es cómo hacer orgánico algo que a veces no puede ser”, concluye.

 

-Publicidad-