David Matamoros: “En ‘El año de la plaga’ varios inversores nos pidieron un giro a la comedia para tener más posibilidades que el género puro”

Publicado por

⇒ David Matamoros, productor y guionista de ‘El año de la plaga’

El 17 de mayo se estrena en los cines españoles la comedia fantástica ‘El año de la plaga’, producida por Zentropa Spain y Neo Art Producciones. Se trata del cuarto largometraje como director de Carlos Martín Ferrera, que debutó con ‘Zulo’ en 2015. El filme esta protagonizado por Iván Massagué, Ana Serradilla y Miriam Giovanelli, junto a Silvia Abril, Brays Efe y Canco Rodríguez.

David Matamoros.

‘El año de la plaga’ es la adaptación de la novela apocalíptica homónima de Marc Pastor, con más de 10.000 ejemplares vendidos en España y cuyos derechos también han sido adquiridos en países como Italia, Alemania, Francia, República Checa, Hungría, Turquía, Corea, Portugal, Reino Unido y Estados Unidos. Pastor participa en el guión junto a Miguel Ibáñez Monroy y los productores de Zentropa Spain David Matamoros y Ángeles Hernández. Antes de su estreno comercial en España, la película ha viajado por los festivales como el de Sitges, Guadalajara, en México, el BIFF, San Sebastián de Terror, Trieste IFF y la Muestra ScyFy de Madrid.

Tras romper con Irene, los amigos y compañeras de trabajo de Víctor se empeñan en encontrarle una nueva novia. Pero él no quiere olvidarla, incluso cuando aparece su expareja, Lola. De repente, Irene llama, nerviosa, a Víctor y le pide ayuda: la gente a su alrededor se comporta de modo diferente, como si hubieran perdido los recuerdos y las emociones. Influenciado por sus películas y series favoritas, Víctor no es capaz de ofrecer una explicación racional a lo que está pasando, pero toma fuerzas y decide convertirse en el héroe que nunca fue para Irene e ir a rescatarla. Todo se complicará aún más cuando sus amigos deciden ayudarle.

Los productores de la película son David Matamoros, Antonia Nava, Ángeles Hernández, Peter Rogiers, Samantha Guillén y Adrián Bazán. Miquel Prohens se ha encargado de la fotografía, Poncho Toledo de la música, Eva Calviño es la directora artística y Olga Rodal la diseñadora de vestuario. El montaje es obra de Elena Ruiz y Ana Charte. Alba Guillén y Alba Pesas son responsables del maquillaje y la peluquería, mientras que Agost Alustiza y Jorge Juárez han hecho el sonido directo y Wouter Beckers el diseño de sonido. El productor y guionista David Matamoros ha contado a Audiovisual451 los detalles de la producción.

Audiovisual451: Una película en la que llevas muchos años trabajando, estuvo ya en Toronto Lab en el año 2013…

David Matamoros: “Sí, esta película fue elegida para el Toronto Lab, en el año 2013. Los derechos de la novela fueron adquiridos un poco antes. Y desde entonces hasta ahora”.

A451: Esto denota que su financiación no debió ser sencilla ¿no es así?

D.M: “Cualquier financiación de una película es compleja, pero en este caso se juntaron varios factores que alargaron todavía más el proceso. Por un lado, en esos años tanto en el ICAA como en el ICEC hubo problemas con las ayudas, cambios o directamente dejaron de convocar. También hubo un cambio importante en el mercado, con la fuerte irrupción de plataformas VoD internacionales, que dictan ahora otras reglas de juego. Además, esta película conllevaba un desarrollo largo, porque se trata de la adaptación de un libro, y queríamos que fuera lo más fiel a su espíritu. Un libro se puede permitir explorar muchos rangos a la vez: el drama, la ciencia ficción, la comedia, el thriller… pero las películas tienen que ser más concretas, porque son sólo 90 minutos. Ahí nos encontramos con que cuando empezamos el desarrollo, el cine de género funcionaba muy bien en España, era apetecible, pero la comedia empezaba a imponerse, como al final ha sido. Varios inversores nos solicitaron un giro hacia la comedia porque iba a tener más posibilidades que el género puro y duro. Todo esto demoró el proceso”.

A451: ¿Cuántos años han sido finalmente?

D.M: “Hemos estado unos cuatro años levantando la financiación del filme”.

A451: Sin embargo, al final, la estructura de producción de la película parece sólida…

D.M: “Todas las películas las piensas de una manera al principio y acaban de otra. La idea inicial de esta película era muy diferente y, como te digo, los cambios del mercado nos llevaron a otra cosa. Los primeros que creyeron en la película fueron los responsables de TV3, después entró el ICEC, aunque en su caso costó más por cambios normativos que introdujeron. En el caso del ICAA, en una primera convocatoria no entramos, nos quedamos a las puertas de las ayudas, y al año siguiente entramos bien. Ese año en el que quedamos fuera de las nuevas ayudas del ICAA fue catastrófico para nosotros, porque necesitábamos al ICAA para poder seguir adelante y esto nos obligó a retrasar todo un año. Además, TVE decidió no entrar en el proyecto, creo que nos perjudicó el hecho de que el guión presentado en ese momento era más de género que de comedia, como es ahora. Precisamente ese año que paramos lo utilizamos para replantear el proyecto. También encontramos unos socios magníficos en Bélgica. Ha sido un gustazo trabajar con Bélgica, su sistema de incentivos fiscales funciona muy bien, son muy transparentes, humildes y trabajadores, realmente ha sido una relación espectacular. También encontramos unos socios en México. Sí, creo que la película está bien armada financieramente, no tanto como nos hubiese gustado, pero fue suficiente para poder hacerla”.

A451: ¿Con qué problemas tuvisteis que lidiar?

D.M: “El gran problema actual del cine español, a raíz de la crisis económica, es que se ha destruido la clase media del cine, aquellas películas que antes se hacían con 2,5 millones de euros. No eran películas diseñadas por una cadena para romper la taquilla, pero tampoco era cine de autor con cierto riesgo narrativo. Estaban entre esos extremos. Ese cine era muy importante para la industria, creaban industria, más puestos de trabajo y en unas condiciones laborales más dignas que las de ahora. Eso ha desaparecido. Eran también una entrada directa de los nuevos talentos de las escuelas de cine. Realmente, es tipo de películas al final era el que más repercutía en la sociedad. Este periodo lastimoso de crisis y de errónea visión política ha conseguido acabar con este cine medio. En este escenario, estas películas medias que estaban en fase de desarrollo cuando pasó esto tuvieron que optar por dos cosas, por no hacerse o por hacerse con unos parámetros menos ambiciosos, convertirse en un cine más independiente”.

A451: ¿Cuál fue el presupuesto entonces de ‘El año de la plaga’?

D.M: “Nosotros conseguimos menos de medio millón de euros en las ayudas del ICAA. Nuestro presupuesto para ‘El día de la plaga’ fue de alrededor 1,8 millones de euros, un poco por encima de lo que estamos invirtiendo ahora”.

A451: Por cierto, tanto Ángeles Hernández como tú aparecéis también el los créditos como guionistas, además de productores ¿a qué se debe?

D.M: “Es un trabajo que venimos haciendo habitualmente. Por ejemplo, ya intervenimos en el guión de ‘Vulcania’, lo solemos hacer, es nuestra manera de trabajar. Es cierto que esta es la primera ocasión que aparecemos en los créditos como guionistas, son muchas horas de trabajo y no es una manera de reconocer la parte creativa del productor, porque te aseguro que es un trabajo que no está pagado”.

A451: ¿Cómo gestionasteis ese retraso de un año? ¿Hubo cambios en el equipo?

D.M: “Claro, cuando hay un retraso tienes que hacer renuncias de todo tipo, tanto de equipo técnico como artístico. Como te he dicho, la película que empezamos a mover es muy diferente a lo que tenemos ahora. Pasar de ciencia ficción con un tono dramático a la comedia te permite también jugar con el casting, te abre nuevas posibilidades. Además, te encuentras con el problema de las series, que son un asidero mucho estable para los actores y los técnicos. Muchas veces uno de los grandes problemas es encontrar talento disponible para el cine. No le puedes pedir a un actor que venga a trabajar cinco semanas si está en una serie, es difícil. Los cambios o los retrasos a veces también se convierten en oportunidades, un ejemplo es el de Iván Massagué, con el que posteriormente hemos rodado otra película como ‘El Hoyo. También hemos descubierto a Brays Efe, con el que me gustaría trabajar en el futuro. Silvia Abril quizá no encajaba muy bien en el primer planteamiento de la película y luego con el giro a la comedia sí tenía mucho más sentido, los retrasos a veces tienen esas cosas”.

A451: Hay actores mexicanos ¿el motivo fue la coproducción?

D.M: “Sí, los actores mexicanos están por exigencias de la coproducción. El papel de Ana Serradilla, como Irene, en un principio era para una actriz española, pero los convenios de coproducción exigen ciertos porcentajes. Yo no tengo muy claro que este tipo de tratados bilaterales o convenios multilaterales de coproducción sean muy acertados en su desarrollo para la producción. Creo que hay que reflexionar si están pensados para ayudar a las obras. En este caso no influye nada que el personaje de Irene lo interprete una mexicana, dentro de este triángulo amoroso, no afecta a la historia y además creo que viene bien porque refuerza la visión real de Barcelona como un lugar multicultural”.

A451: Como en el cine de ciencia ficción de los años 50 hay una crítica soterrada en la película…

D.M: “Curiosamente, uno de los referentes de ’El año de la plaga’ es una película como ‘La invasión de los ultracuerpos’ que en su momento quería criticar el comunismo y aquí, sin embargo, lo que se denuncia es la actual alienación de la sociedad, que en nada tiene que ver con el comunismo. Es una crítica a la sociedad actual, por ejemplo, parecemos extraterrestres, nos relacionamos mediante dispositivos móviles, ahora existe un salto brutal entre generaciones”.

A451: ¿En algún momento tenías la sensación de estar haciendo un remake?

D.M: “No pensábamos nunca en hacer un remake, nuestra idea era divertirnos jugando con el cine de género. Incluso los personajes bromean sobre eso, hablan en un momento de estar en un remake. Hay momentos que están inspirados en estas películas de ciencia ficción clásico, en el cine de Spielberg… Creo que es una especie de ‘Stranger Things’ y está todo nuestro universo de los ochenta, ese cine de aventuras y con parodia que tanto nos gustaba. Nunca quisimos hacer un remake de ‘La invasión de ls ultracuerpos’ porque novela de Marc Pastor es ya otra cosa”.

A451: La película se ha podido ver en diferentes países antes de su estreno comercial

D.M: “La película ya ha viajado mucho por Festivales. Se estrenó el año pasado en el Festival de Guadalajara, pasamos por el Festival de Bruselas y después por Sitges. También hemos estado en el certamen de cine fantástico de San Sebastián, también en Trieste…”

A451: ¿Cómo fue acogida por el público en los diferentes pases?

D.M: “Teníamos mucho respeto en México porque su humor es muy diferente, sin embargo se pasaron toda la película riendo, eso nos dejó muy tranquilos. En Bruselas funcionó también muy bien, Silvia Abril allí es conocida. En Sitges la gente de a pie nos trasmitió buenas sensaciones, lo que nos dio confianza en la película. Esta acogida en Sitges nos guió para saber cómo debíamos atacar la película para su estreno en España”.

A451: ¿Y cómo será?

D.M: “Estrenaremos en alrededor de 80 pantallas, con una campaña bastante tradicional. Estamos tranquilos, lo que venga de España va a ser un regalo, ha sido tanto tiempo…”

A451: Pero no es una película sencilla de vender ¿no es así?

D.M: “Es verdad, no es fácil vender esta película porque no es una película de género al uso y tampoco es pura comedia. Nos gusta mucho poder experimentar con géneros y mezclarlos. Comienza como una comedia social, hay un momento en que da un giro más hacia el cine fantástico y hay un tercer giro más dramático. Esa combinación es peligrosa porque hay que tener muy claro cómo posicionar la película. Para nosotros es una comedia fantástica y así tratamos de venderla”.

A451: ¿Qué será lo próximo?

D.M: “Acabamos de terminar el montaje de ‘El hoyo’, estamos muy contentos, una nueva apuesta por un nuevo realizador como de Galder Gaztelu-Urrutia y un género complicado como es el fantástico-social. Estamos también acabando ‘Isaak’, que hemos dirigido Ángeles Hernández y yo. Además estamos inmersos en dos películas de animación: ‘Hana y los Monstruos’, producida junto a Ángeles Hernández; que empezamos a rodar en verano, y una coproducción animada con Argentina y Perú titulada ‘Dalia y el libro rojo’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.