Detenidas seis personas por la distribución ilícita de contenidos audiovisuales a través de Web TV

Publicado por

Agentes de la Policía Nacional, en un operativo que ha contado con el apoyo de EUROPOL, han detenido a seis personas en A Coruña, Jaén y Barcelona por la distribución de contenidos televisivos a través de Web TV. A través de una mercantil, ofertaban en más de 14.000 puntos de venta a nivel mundial un dispositivo que permitía el acceso ilícito a la señal de televisión de multitud de canales, algunos de acceso condicionado a pago.

El diseño y desarrollo técnico del terminal se realizaba en el laboratorio de I+D de la empresa, donde también se desarrollaban las aplicaciones con las que acceder a películas, series o eventos deportivos. La investigación se inició con la denuncia presentada por EGEDA por el acceso ilegal a contenidos audiovisuales, a la que posteriormente y tras nuevas averiguaciones se unieron MEDIAPRO y La Liga de Fútbol Profesional, al descubrirse que tras estas actividades se encontraba una mercantil con sede en Galicia que, además, estaba distribuyendo de forma ilícita la señal de televisión de multitud de cadenas televisión, muchas de ellas de acceso condicionado a pago.

La investigación permitió comprobar y certificar a través de herramientas de certificación digital que, efectivamente, comercializaba en grandes superficies y de forma masiva un dispositivo multimedia que permitía visionar de forma gratuita contenidos televisivos y audiovisuales infringiendo derechos de propiedad intelectual.

El diseño y desarrollo técnico del dispositivo decodificador se realizaba en el laboratorio de I+D en la empresa gallega, derivando la producción a China. Posteriormente, la distribución de los decodificadores –cuyo precio rondaba los 120 euros- se realizaba a través de grandes superficies o de sus propios canales de venta online. En el laboratorio I+D también se desarrollaban las aplicaciones que permitían el acceso ilícito a los contenidos audiovisuales canales de TV. Los contenidos televisivos y otros eventos deportivos, películas o series, se encontraban alojados en un servidor en Francia, si bien el control del mismo se realizaba de forma remota desde el departamento de I+D de la mercantil.

Los clientes recibían asesoramiento en un foro especializado que, a modo de servicio técnico y asesoramiento, les guiaba en la forma de visionar los contenidos ilícitos y desde el que se podía descargar el firmware necesario para actualizar la conexión con el servidor desde donde se emitían los contenidos.

Una vez descargada la aplicación e instalado el software el cliente podía acceder a cientos de canales de televisión, la mayoría condicionados a pago, y a listados ordenados de copias fraudulentas de obras audiovisuales emitidas por diferentes plataformas de pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*