El filme solidario ‘El monstruo invisible’ de los Fesser amplía su campaña de crowdfunding para internacionalización y copias

Tras la puesta en marcha de la campaña de financiación colectiva en la plataforma Verkami de la película de Acción contra el Hambre: El monstruo invisible’, dirigida por Javier y Guillermo Fesser, ya se ha logrado el apoyo económico de más de 300 personas. Tras conseguir los 20.000 euros necesarios para la postposproducción del mediometraje, el reto queda ampliado ahora a 10.000 euros más para internacionalizar el proyecto, producir copias físicas y organizar proyecciones en colegios. Los nombres de los mecenas nombres figurarán en los títulos de crédito del filme, que se estrenará en otoño próximo.

«Creemos que este cuento narrado desde la mirada tierna y esperanzadora de dos niños en Filipinas conseguirá hacernos parar un momento y pensar qué cosas podemos hacer para acercarnos a un objetivo hoy por hoy factible: conseguir que ninguna niña y ningún niño del mundo vean su infancia rota por el monstruo de la desnutrición”, explica Carmen Gayo, Directora de Comunicación y Fundraising de Acción contra el Hambre.

Todos los que quieran participar en la segunda parte de reto pueden hacer su donación hasta el 20 de junio en www.elmonstruoinvisible.org, con recompensas variadas y acumulativas, desde la aparición en los créditos finales hasta un aperitivo con los hermanos Fesser tras el estreno.

- Publicidad -

El reto se amplía de los 20.000 euros ya conseguidos a 10.000 euros más para incluir la traducción y subtitulado en inglés (1.000), la producción de copias físicas para su distribución (2.000) y la difusión online y en sesiones de sensibilización en centros educativos y culturales (7.000). Con estos nuevos retos Acción contra el Hambre quiere hacer de ‘El monstruo invisible’ una creación colectiva que traspase fronteras y llegue a diferentes públicos.

Con la nueva suma nace una nueva recompensa. 300 euros es la cifra a donar para conseguir una camiseta y una taza exclusiva de la película, además de las demás recompensas acumulativas como son dos entradas a la premier con el equipo de realización y un cartel firmado por Javier y Guillermo Fesser (150 euros), una carta de agradecimiento personalizada (50 euros), una copia digital del cortometraje en exclusiva (25 euros) o la aparición del nombre que se elija en los créditos (10 euros).

“’El monstruo invisible’ nos está regalando la oportunidad de poner nuestra experiencia como cineastas al servicio de quienes no tienen voz, de los más desfavorecidos, de quienes ven limitadas hasta casi el infinito sus oportunidades en la vida al no tener cubiertas sus necesidades más elementales. Y queremos, a través del micro mecenazgo, ofrecerte a ti la posibilidad de participar en este proyecto, de ser parte del equipo. Queremos compartir la satisfacción que para nosotros supone poder ayudar a quienes más lo necesitan y la alegría de sentir que algo que SÍ podemos hacer para mejorar su situación. Queremos que este grito optimista y esperanzador contra el hambre crónica y la pobreza extrema que millones de seres humanos heredan injustamente de generación en generación, sea posible gracias a la colaboración de personas comprometidas como tú”, comenta Javier Fesser.

En la película, el padre de Amenudín siempre sonríe porque dice que “las personas alegres viven más”. Por eso, a sus ocho años, Amenudín pone su mejor sonrisa mientras trabaja en el vertedero de Papandayan, donde vive con su familia. Su primo Aliman, en cambio, perdió la suya cuando en la ciudad de Marawi empezaron a caer bombas del cielo. Ahora, Mientras Aliman pasa los días triste y cabizbajo en un campo de refugiados… Amenudin idea un plan para ayudarle a volver a sonreír.

“La película ‘El monstruo invisible’ se propone arrancar sonrisas a los espectadores… contagiándoles las que nos prestaron a nosotros Amenudín y sus amigos del basurero donde viven. Es una historia de ficción cosida con retazos de realidad donde los personajes se representan a sí mismos. Niños y adultos de verdad, con los que vas a encariñarte, que te arrebatarán el corazón primero y te lo partirán después; cuando te preguntes cómo podemos permitir ese hambre crónica que se esconde tras sus maravillosas sonrisas. Creemos que el primer paso para poder aportar soluciones consiste en visibilizar el problema. Y a esos niños vamos a querer ayudarles. Ese es el compromiso de nuestra historia”, añade Guillermo Fesser.

Hace ahora quince años, Javier Fesser iniciaba una trilogía de obra corta de ficción al rodar en Senegal ‘Binta y la gran idea’, sobre la educación de las niñas, que le consiguió una nominación al Oscar la mejor corto de ficción en 2007. Después vino ‘Bienvenidos’, sobre la brecha digital en los Andes y ahora se cierra la trilogía con una mirada sobre el hambre, que será estrenada en España el próximo otoño.

-Publicidad-