El sector de exhibición español se estabiliza y saluda la rebaja del IVA en las entradas de cine

- Publicidad -

El pasado marzo, el Consejo de Ministros remitió  a las Cortes Generales el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018. El Pleno del Congreso aprobó en mayo el articulado y cada una de las secciones del proyecto. Una vez aprobado este articulado y las secciones pertinentes, se ha remitido el proyecto al Senado para iniciar una tramitación análoga a la del Congreso, en la que se presentarán enmiendas al articulado y las secciones que se debaten en ponencia y se votan, posteriormente, en comisión y en el Pleno del Senado.

Si el Senado no incluyese ninguna enmienda ni veta al proyecto, algo poco probable, los Presupuestos quedarían aprobados, pero en caso de que haya modificaciones o vetos tendrá que volver al Congreso para que en una nueva sesión plenaria decida si revoca los cambios o los mantiene. Lo dicho, esta hipótesis queda totalmente descartada a tenor de los acontecimientos acaecidos a principios de junio en la política española, con el triunfo de la moción censura contra el presidente del Gobierno del Partido Popular, Mariano Rajoy (Tras 180 síes, 169 noes y una abstención), y la llegada del nuevo ejecutivo socialista liderado por Pedro Sánchez que, no obstante, ante la dificultad de sacar adelante unas nuevas cuentas estatales, se ha comprometido a gobernar con estos mismos presupuestos. Ahora un velo de incertidumbre se cierne en la política española.

Fuente: AIMC

Entre otras novedades, los presupuestos, incluyen la tan ansiada rebaja del IVA del cine. La idea es que las cuentas se aprueben antes del verano. Después de muchas promesas en el nuevo marco de la política fiscal de los presupuestos se contempla que el tipo de gravamen de IVA aplicable al cine baje del 21 por ciento actual al 10 por ciento, el mismo que ya se aplicaba a los espectáculos en directo desde la entrada en vigor de los Presupuestos Generales de 2017. Eso sí, el cesado ministro de Hacienda del Gobierno del gobierno de Mariano Rajoy, el incombustible Cristóbal Montoro, lanzó un mensaje directo al sector de exhibición cinematográfica: “Si se baja el IVA no es para tener más beneficios, es para que vaya al consumidor, que se repercuta en el precio de las entradas”, aseguró. Esta misma idea ya había sido defendida en varias ocasiones por Óscar Graefenhain, director general del ICAA.

-Publicidad-

Hace prácticamente un año, que el ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno saliente, Íñigo Méndez de Vigo, en sesión plenaria de control del Gobierno en el Congreso de los Diputados, señalaba que la intención del Gobierno era bajar el IVA a las entradas de cine, eso sí, cuando se cumpliesen los objetivos de déficit. Parecía que el Gobierno escuchaba una de las reclamaciones del sector que parecía totalmente encallada. El pasado septiembre se producía una de los últimas acciones que reclamaban dicha rebaja fiscal también para el cine, por parte de la Unión de Asociaciones de las Industrias Culturales de España, una agrupación que representa a más de 4.000 empresas del teatro, música en directo, artes escénicas y cine.

Fuente: AIMC

Si el IVA ha sido el gran caballo de batalla de los últimos años para los exhibidores españoles, la piratería lo ha sido durante décadas y sigue siendo un dolor de cabeza, aunque un poco más leve en los dos últimos años. Y es que en 2017 la piratería digital experimentó en España por segundo año consecutivo un descenso en cifras absolutas. Este descenso demuestra lo que viene constatándose desde hace años, y es que la tendencia ha cambiado, tal y como dice últimamente con los datos de Alexa – página web de medición de audiencias- y se recoge en las estimaciones del Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2017 presentado en la Secretaría de Estado de Cultura en el que ha participado el director general de Industrias Culturales y del Libro, Óscar Sáenz de Santa María.

De los datos de visitas a las 250 webs más visitadas en España, recogido en el ranking de Alexa –web de medición de visitas-, se desprende que la piratería estaría en España en descenso. Así, entre el 1 de enero de 2017 y el 1 de marzo de 2018, en este ranking se observa que se ha pasado de tener 19 páginas piratas entre las 250 webs más visitadas en 2017, a 10 páginas en 2018 y sólo una parece tener vínculos identificados con España.

Así, en 2017 hubo 4.005 millones de accesos digitales ilegales a contenidos por valor de 21.899 millones de euros, lo que representa una disminución del 6 por ciento respecto a 2016, y una disminución acumulada del 9 por ciento respecto a 2015. Creció un 4,1 por ciento el lucro cesante para el sector, que llegó a 1.857 millones. Estos son algunos de los principales datos que recoge el Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2017, elaborado por la consultora independiente GfK y presentado por la Coalición de creadores e industrias de contenidos y LaLiga.

Fuente: AIMC

En medio de los vaivenes políticos y sociales, el sector de exhibición cinematográfico español mantuvo la tendencia económica de los últimos ejercicios. En 2017, la taquilla en los cines españoles descendió únicamente un 0,5 por ciento, es decir, se recaudaron en las 52 semanas cinematográficas que van desde el 6 de enero de 2017 al 4 de enero de 2018, solo 3,4 millones de euros menos que en todo 2016. Esto significa que la recaudación total del pasado año ascendió a más de 598,6 millones de euros, frente a los 602 millones de euros logrados en 2016 o los 575,2 millones de euros de 2015.

Esto significa un año prácticamente en plano a pesar que a mediados de año el sector se las prometía muy felices con un incremento entonces del siete por ciento, sin embargo, un verano aciago echó por tierra todo lo recorrido hasta entonces, aunque el impresionante acelerón de diciembre evitó una caída mucho más acusada. Echando la vista atrás, en 2015, la taquilla total en los cines españoles fue de 575,2 millones de euros, 23,4 millones de euros menos que ahora en 2017, mientras que en 2014 los cines españoles recaudaron algo más de 518 millones de euros, 80,5 millones de euros menos que el pasado año.

En el apartado de espectadores, en 2017 la cifra se redujo un 1,6 por ciento respecto al año anterior, hasta superar nuevamente los 100 millones, concretamente 1,6 millones de espectadores menos que en los 365 días de 2016. Cabe resaltar que los datos de 2017, son los segundos mejores desde 2010, solo superados por los casi 102 millones de entradas vendidas en 2016, pero, por ejemplo, por encima de los 96,1 millones y los 88 millones de 2015 y 2014, respectivamente.

El sector sigue apostando por la celebración de dos Fiestas del Cine anuales, una en primavera y otra en otoño, con el fin de promocionar el cine en las salas comerciales. Año tras año, estas promociones demuestran que el público está dispuesto a llenar los cines, pero también que el precio importa mucho. En la duodécima edición de la Fiesta del Cine, celebrada los días 8, 9 y 10 del pasado mayo de 2017, los cines españoles registraron un total de 1.510.428 espectadores, que fueron casi 123.000 espectadores menos que en los tres días de la decimotercera promoción celebrada en octubre pasado, que a su vez perdió casi un millón de espectadores respecto a la edición de otoño de 2016, la de más éxito de la historia hasta la fecha. Y es que esa XI edición de la Fiesta del Cine registró exactamente  2.598.958 espectadores durante tres días, convirtiéndose en la de mayor éxito de la historia, y un 28 por ciento más que la edición celebrada en noviembre de 2015.

Cabe señalar que la decimotercera edición de la Fiesta del Cine, la segunda celebrada en 2017, registró un total de 1.633.364 espectadores en octubre, unos 15.200 espectadores menos que en la primera del año 2018, que ya supera a las dos promociones celebradas el año pasado con sus 1.648.638 espectadores durante los tres días de duración.

Si la taquilla y hasta las promociones se han estabilizado en el mercado cinematográfico español, el parque de salas es otro de los parámetros que sufre pocos cambios en los últimos años. Y es que el parque de salas de cine se sitúa en España en torno a 3.500, con 16 pantallas menos en el último censo de este año, aunque se pierden 11.000 butacas. AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación), con la colaboración de los dos principales exclusivistas publicitarios del medio cine: 014 DS y Moviedis, se ha encargado de elaborar el vigésimo primer Censo de Salas de Cine, en el que aparecen las últimas tendencias del sector  en España.

El número de complejos cinematográficos en España se sitúa el 1 de abril de este año en 697, disminuyendo en dos locales (-0,3%) con respecto al anterior censo. En cuanto al número de salas/pantalla es similar al año anterior, aunque con 16 pantallas menos que en el anterior censo de abril de 2017 (-0.5%, pasando de 3.534 a 3.518, con 92 altas y 108 bajas). En lo que respecta al número butacas, se fija en 778.176, produciéndose una bajada de 10.954 (-1,4%). Si comparamos los datos con los registrados hace una década (2008), los descensos acumulados son significativos, tanto en locales (-11,2%) como en salas/pantallas (-12,4%) y butacas (-16,0%).

Si nos fijamos en las estadísticas del ICAA y dejamos a un lado AIMC, el último año que España superó las 4.000 pantallas fue 2012, donde concretamente se contabilizaron 4.003 y 841 complejos cinematográficos. En 2013 ya se registraron 3.908 salas y 777 cines. Un año después España contaba con 3.700 pantallas y 710 cines y en 2015 había en territorio español 3.588 salas cinematográficas en 711 recintos En 2016, según estos datos del ICAA, el parque de salas de cine nacional estaba compuesto por 3.554, en 721 complejos de exhibición, mientras que en el año 2017 completo, el ICAA señala que tuvieron actividad 3.618 salas cinematográficas en 739 cines, 64 salas  y 27 complejos más. Alguna diferencia se atisba respecto al censo de AIMC que en su caso va a de abril a abril. Así, con fecha de 1 de abril de 2017 se contabilizaban 3.534 pantallas y 699 cines, mientras que en abril del año en curso la cifra de salas de cine era 3.518, ubicadas en 697 recintos de exhibición. En definitiva, tomando ambas estadísticas el parque de salas nacional se mueve en los últimos ejercicios entre 3.500 y 3.600.

Volviendo a AIMC, la cifra de municipios con cine y la población que reside en ellos se han incrementado en los dos últimos años. El número de municipios que cuenta con, al menos, una sala de cine es de 454 (seis más que en 2017, y 17 más que en 2016), lo que supone un 5,6% sobre el total. Ello hace que, en promedio, existan aproximadamente 1,5 locales y 7,5 salas por municipio con cine. Un 62,4% de la población española (+1,2 puntos en relación a hace dos años) reside en uno de estos municipios con cine.

Por otro lado, hay 2.372 salas (67,4%) que se localizan en poblaciones mayores de 50.000 habitantes. Además, el 93,8% de las personas que viven en estos municipios tienen cine en su localidad, frente a los individuos de poblaciones menores de 50.000 habitantes donde sólo el 27,7% dispone de él.

Las comunidades con mayor número de salas son Cataluña (con 645), Andalucía (con 562) y Madrid (con 486) que, juntas, aglutinan prácticamente la mitad de las existentes en España. En cuanto al ranking por provincias, Madrid, con 486 salas, se sitúa en primera posición, seguida de Barcelona (441), Valencia (199), Alicante (196), Málaga (139), Sevilla (126) y Murcia (118).

España cuenta en abril de este año con 946 salas con capacidad para proyectar en 3D, lo que representa el 26,9% del total. Es la primera vez que se produce un descenso, aunque muy leve, de este tipo de salas (-0,2 puntos), resaltándose, de esta forma, un estancamiento que se inició en 2012 (sólo +59 pantallas 3D y +4,1 puntos en seis años). Aproximadamente la mitad de los locales (349, un 50,1%) tienen, por lo menos, una sala 3D en sus instalaciones.  En términos absolutos, las comunidades con más salas en 3D son: Cataluña (172), Madrid (162) y Andalucía (112). En el otro extremo, se encuentran Navarra (10 3D), La Rioja (10), Cantabria (9) y Ceuta y Melilla (1). En términos relativos, las comunidades donde existe un mayor porcentaje de salas 3D son Canarias (41,5%), Aragón (39,5%), Castilla y León (38,7%) y Asturias (36,9%). En el otro extremo se encuentran Andalucía (19,9%), Comunidad Valenciana (18,5%), Castilla-La Mancha (17,8%), Murcia (16,9%), Navarra (16,7%), y Ceuta y Melilla (12,5%).

Por otra parte, el proceso de digitalización de las salas de cine está prácticamente completado. De esta manera, toca a su fin la era de los proyectores de 35 mm, destinados a desaparecer o a convertirse en algo residual. En España existen 3.469 salas/pantallas con proyector digital, lo que ya supone el 98,6% del total, con un incremento de 666 pantallas y 22 puntos porcentuales en cuatro años. Si nos fijamos en el número de locales, 669 (es decir, un 96,0%) ya poseen, al menos, una sala digital y, entre ellos, 657 (94.3% sobre el total) han procedido a la digitalización completa de todas sus salas. La inmensa mayoría (96,4%) de los cines que no cuentan con ninguna pantalla digital son pequeños cines de sala única.

Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, La Rioja, Ceuta y Melilla son las comunidades que ya tienen el 100% de sus salas digitalizadas. No obstante, el resto de comunidades se encuentran todas por encima del 93%. Muy cerca de completar plenamente el proceso de digitalización se encuentran Cataluña (99,7%), Madrid (99,4%), Canarias (99,3%) y Castilla y León (99,0%). Además de Ceuta y Melilla, un total de 33 provincias cuentan con un parque de pantallas completamente digitalizado. Por el contrario, Galicia (93,3%), Murcia (94,9%) y Navarra (96,7%) son las comunidades autónomas que cuentan con una menor proporción salas digitales.  Es interesante señalar que un 54,7% y un 62,0% de la población española reside en municipios donde existe, por lo menos, una sala 3D/digital, respectivamente.

En los últimos años, según AIMC, se aprecia una ligera tendencia hacia la existencia de cines con menos pantallas y, a su vez, que cuentan con menos butacas en cada sala. La media de butacas por sala/pantalla es de 222 unidades (dos menos que en 2017 y tres menos que en 2014) y cada local tiene, en promedio, 5,0 salas (una décima menos que en el anterior censo y tres décimas menos que en 2014). En consecuencia, el promedio del total de butacas por local de cine (incluyendo todas las salas) también ha descendido, desde las 1.203 butacas de 2014 a las 1.131 actuales. En el caso de los cines de verano, el aforo por sala suele ser mayor, con 625 butacas de media frente a 212 de los convencionales. Sin embargo, el promedio de salas por local en este tipo de cines es inferior: 1,2 salas frente a las 5,5 de los convencionales.

Un 56,5% de los locales, es decir, un total de 394, cuentan con más de una sala/pantalla. Los cines con más salas del territorio español son Full HD Splau (28 salas) en Cornellá de Llobregat (Barcelona); Kinépolis Ciudad de la Imagen (24 salas), en Pozuelo de Alarcón (Madrid); Cinesa Las Rozas (24 salas), en Las Rozas (Madrid), y Kinépolis Valencia (24 salas) en Paterna (Valencia).  Otro dato relevante es el progresivo aumento del porcentaje de salas/pantallas en locales de 10 o más salas que ha pasado del 10,8% de 1998 a, prácticamente la mitad (48,7%) en 2018.

Existen aproximadamente 76 salas de cine por cada millón de habitantes, cantidad idéntica a la de la anterior entrega del censo de abril de 2017, pero 13 inferior a la cifra de hace diez años. Las comunidades que figuran con 85 o más salas por millón son: La Rioja (133), Navarra (93), Comunidad Valenciana (89), Cataluña (85) y País Vasco (85). Las provincias con mayor densidad son, por este orden, La Rioja, Soria, Girona, Tarragona y Alicante, que superan las 105 salas por millón de habitantes. En el lado opuesto, se encuentran las comunidades de Ceuta y Melilla (47), Extremadura (52), Asturias (63) y Baleares (64), y las provincias que cuentan con menor concentración de salas son Melilla, Teruel, Ourense, Jaén y Badajoz, que no superan las 50 salas por millón cada una de ellas. En términos de aforo, la densidad media es de aproximadamente 17 butacas por cada 1.000 habitantes, cifra similar a la del último censo de 2017 y cuatro butacas inferior a 2008.

El informe de AIMC toma como base el censo anterior (con fecha 1 de abril de 2017). Las unidades básicas analizadas en este censo son locales de exhibición, pantallas/salas y butacas, estableciéndose como referencia la situación a fecha de 1 de abril de 2018.

Por otro lado, el ICAA destaca que los meses más fructíferos para los cines españoles en 2017 fueron diciembre, julio y abril, por ese orden. En el último mes del año, propicio todos los años para romper la taquilla, se recaudaron casi 76 millones de euros y se registraron más de 12,2 millones de espectadores. En julio casi se alcanzaron los 59 millones de euros y los 9,7 millones de espectadores. En abril la taquilla se fue hasta 55,5 millones de euros y se contabilizaron nueve millones de espectadores.

En los datos oficiales del ICAA se observa también que 329 cines (un 45%) son cines con una única sala, 173 cines (un 23 %) son cines con más de 8 salas, 119 (un 16%) son cines con entre 6 y 8 salas, 81 cines (un 11%) son cines de 3 a 5 salas, y 37 cines (un 5%) son de 2 salas. Cabe destacar además el alto porcentaje en espectadores y recaudación de los cines con más de 8 salas (el 69% y el 70% respectivamente), respecto al total.

Asimismo, durante el año 2017 han tenido actividad 341 distribuidoras en España. Universal Pictures International Spain fue la distribuidora más taquillera en España durante 2017 con casi 21 millones de espectadores y cerca de 125,8 millones de euros recaudados con 70 películas, seguida de The Walt Disney Company, con 17,8 millones de espectadores y 106,1 millones de euros con 32 títulos y Warner Bros., que finalizó el año con casi 14 millones de espectadores y 86,2 millones de euros con 74 filmes estrenados.

Finalmente, el cine fue el medio en el que más creció la inversión publicitaria en 2017, dentro del apartado de medios convencionales. Y es que la inversión publicitaria en los cines durante 2017 ascendió a un total de 33,7 millones de euros, frente a los casi 30 millones invertidos por los anunciantes en 2016 o los 22 millones de euros de 2015. Esto significa que la inversión publicitaria en el medio cine se incrementó un 12,7 por ciento el año pasado respecto a 2016, esto supone 3,8 millones de euros más en 2017. Los analistas estiman que la clave de este nuevo aumentó estuvo en el segundo semestre del año. Cabe destacar, además que, respecto a 2015, el incremento en 2017 fue del 53,1 por ciento, según los datos del estudio de InfoAdex.

Esta tendencia se mantuvo en los primeros meses de 2018. El medio Cine logró en el primer trimestre de 2018 una cifra de inversión del 5,9 millones de euros, lo que se traduce en un incremento del 1,8 por ciento, ya que en los tres primeros meses de 2017 registró 5,8 millones de euros.

-Publicidad-