‘Focus’ – estreno en cines 27 de marzo

De los escritores de ‘Crazy, Stupid, Love’.

Will Smith interpreta a Nicky, un experto en las artes de la distracción que se enamora de Jess (Margot Robbie), principiante en las artes del hurto. Mientras Nicky le enseña a Jess los trucos del gremio, ella se acerca demasiado, hasta que él corta la situación de forma abrupta. Tres años después, la mujer que había encendido una llama en él (ahora convertida en una experimentada femme fatale) vuelve a aparecer para encender de nuevo la llama en Buenos Aires, en medio de un circuito de carreras de gran importancia. En medio del último y peligroso plan de Nicky, Jess logra desconcertar todos los planes de Nicky… e incluso al mismísimo Nicky.

FOCUS cartel‘Focus’ está escrita y dirigida por Glenn Ficarra y John Requa (‘Crazy, Stupid, Love’). Denise Di Novi (‘Crazy, Stupid, Love’) se encarga de la producción, y Charlie Gogolak y Stan Wlodkowski ejercen como productores ejecutivos.

Will Smith y Margot Robbie protagonizan ‘Focus’, una película de hurtos con un toque sofisticado en la que la acción empieza desde el principio, y se incrementando exponencialmente según avanza el metraje. Las grandes dotes de carterista con que cuenta Nicky le llevan desde el frío Nueva York hasta la soleada Nueva Orleans y una de las ciudades más bellas de Sudamérica: Buenos Aires. Situada durante el partido más importante del año y en medio del competitivo mundo de las carreras de coches, todo junto es la fórmula infalible para lograr una película repleta de acción, aventuras y amor.

En palabras de Smith: «Me encantó ‘Crazy, Stupid, Love’, así que en cuanto me enteré de que John y Glenn estaban trabajando en un nuevo guion hice todo lo posible para participar de alguna manera en él. Cuando lo leí supe que aunaba de forma brillante la comedia, el drama, la psicología y la intriga. Ha sido una película muy exigente desde el punto de vista interpretativo. Como actor, me inspiró tener ante mí un reto así».

- Publicidad -

Robbie destaca: «El guion captó al instante mi atención. Era divertido y dramático, con escenas emotivas que te llegaban a lo más profundo pero también un intrincado argumento que te engancha. Pasan muchísimas cosas, tanto a primera vista, como mirando un poco más a fondo. Me pareció brillante que esta pareja de ladrones pueda enamorarse en un mundo en el que no cabe que algo así ocurra, en el que la confianza no es más que una herramienta para manipular personas, para robarles».

‘Focus’ tiene lugar en tres ciudades bien distintas y conocidas en todo el mundo: Nueva York, Nueva Orleans y Buenos Aires. Afortunadamente, los directores pudieron rodar en las tres, empezando por Luisiana. Las secuencias rodadas en Nueva Orleans se diseñaron específicamente para resaltar las partes de la ciudad preferidas de los directores, especialmente el Barrio Francés, y la directora artística Beth Mickle estuvo encantada de tener tanto material con el que trabajar: «La ciudad rebosaba sabor, corazón y texturas. Es un lugar extremadamente auténtico. Ha sido un placer no tener que ocultar su arquitectura, sino incluso poder resaltarla». A pesar de que pudieron rodar en un estadio profesional real, tuvieron que inventarse una liga de fútbol americano y los equipos que participaban en ella, además de todo tipo de carteles, merchandising y todo eso que un aficionado esperaría ver por la ciudad y en el campo mismo. La publicidad ya existente en los alrededores del campo se modificó por ordenador en la fase de postproducción.

A pesar de que la secuencia del circuito de carreras tiene lugar en Buenos Aires, parte de esas escenas se rodaron en el NOLA Motorsports Park de Avondale, a 20 minutos del centro de Nueva Orleans. Se hizo así porque, según la propia Mickle: «El famosísimo Autódromo de Buenos Aires no se encuentra en el mejor estado. Vivió su mejor época en los años ’50 o por ahí, pero no ha acogido ninguna carrera desde 2009». Los coches IndyCar que aparecen en la película pertenecen a los equipos Bryan Herta Autosport, Andretti Auto Sport y el coche Midas del equipo Rahal Letterman Lanigan Racing, del que David Letterman es copropietario. Por suerte, hubo muchas cosas que se pudieron hacer en Buenos Aires, un lugar en el que Requa y Ficarra llevaban años queriendo rodar.

El equipo de Mickle también tuvo que casar la localización con el Hotel Park Hyatt, antiguo Palacio Duhau, que hizo las veces del hotel de Nicky. En palabras de la propia Mickle: «La arquitectura parecía encajar bastante bien, pero Glenn y John me dieron unas directrices claras: haz que parezca moderno. Son unos de los directores más visuales con los que he trabajado. Sin duda entienden el estilo arquitectónico y querían que encontrase una forma de traerlo a este siglo, reflejar Buenos Aires de la forma en que aúna tan hermosamente lo viejo y lo nuevo. Sabía que tendríamos el trabajo listo para nosotros, pero esa era parte de la diversión».

Algunas de las decisiones creativas más divertidas de Mickle tenían que ver con la incorporación de colores en cada escenario, sobre todo en el de Buenos Aires. «Los colores tenían que evocar un entorno mágico y alegre», explica la diseñadora. A Mickle le encantó trabajar con el equipo local que se encargó de ayudarla a incorporar elementos autóctonos, como yarn bombing, un arte urbano similar al grafiti, pero en el que se usa lana en lugar de pintura.

La Boca, con sus particulares casas de metal brillantes pintadas con los colores del arcoiris cubriendo las calles, nos sirvió para establecer un llamativo paisaje en las escenas de acción y también grabamos en el mercadillo de San Telmo y en el Faena. «El Faena es una antigua fábrica de ladrillos que ahora se ha convertido en un flamante hotel cuya decoración interior roza lo extravagante», insinúa Mickle. El equipo de producción sacó provecho del paisaje, en concreto de los tapices de unicornios y de la fuente dorada con forma de corona que surgía de la piscina, convirtiendo así el hotel en el reino de McEwen, dueño del equipo de carreras.

Para representar el tono y reflejar el desarrollo del personaje de Nicky en cada fase de la historia, Mickle también hizo uso de diferentes gamas de colores. «La progresión de los elementos visuales de la película tenía que reflejar la progresión del personaje de Nicky. En Nueva York, donde comienza la historia, el paisaje es frío y aislado, así que utilizamos piedra, cristal y metal para dar una sensación de desapego», comenta Mickle.

«En Nueva Orleans, donde Jess pasa a formar parte de su vida y la ciudad tiene mucha vida, la gama también se vuelve más orgánica, con elementos de vegetación, cielos anaranjados, morados y rosas. Los colores se tornan más cálidos a medida que Nicky comienza a abrirse. Después, ya en Buenos Aires, donde se vuelve más vulnerable y está más expuesto, los colores revelan todo su esplendor. La arquitectura es mucho más divertida y los elementos visuales comienzan a reflejar este mundo misterioso y romántico».

Dirección: Glenn Ficarra y John Requa.

Año: Estados Unidos, 2015.

Reparto: Will Smith, Margot Robbie, Rodrigo Santoro y Gerald McRaney.

Producción: Charlie Gogolak y Stan Wlodkowski.

Distribución: Warner Bros.

Estreno: 27 de marzo de 2015.

-Publicidad-