‘Hablar’, un plano secuencia de la España del verano de 2014

[box type=”tick” style=”rounded”]Pedro Hernández, productor de ‘Hablar'[/box]

Joaquín Oristrell inaugura el 17 de abril la decimoctava edición del Festival de Cine Español de Málaga con su última película: ‘Hablar’, con la que el director regresa a la competición de este certamen tras el éxito cosechado con ‘Sin Vergüenza’ (Biznaga de Oro a Mejor Película y Biznaga de Plata al Mejor Guión). Producen Aquí y Allí Films y Sabre Producciones, con el apoyo de Producciones Cristina Rota y de CANAL+.

El propio Joaquím Oristrell y la profesora de interpretación y actriz Cristina Rota son los promotores de ‘Hablar’, los verdaderos artífices de este proyecto cinematográfico-teatral, donde un grupo de actores y actrices de primera línea de la cinematografía y la escena española son llamados a participar como el centro motor del desarrollo argumental de la película. Todo el filme se desarrolla en un recorrido de 400 metros que empieza en la salida del Metro de Lavapiés y termina en el escenario de la Sala Mirador, en el corazón del viejo Madrid. Según sus creadores, ‘Hablar’ es una comedia dramática que destila ironía, de corte intimista y naturalista, una sucesión de pequeños relatos orquestados por Oristrell.

Rodada en un día en un único plano secuencia de 78 minutos de duración y en continuidad, ‘Hablar’ es un viaje entre el teatro y el cine que transcurre en el popular barrio de Lavapiés de Madrid, en una calurosa noche de agosto. 20 personajes en plena crisis económica, política y existencial hablan, discuten, ríen, lloran, amenazan, susurran, gritan, roban, se citan, se enfadan, se abrazan y proponen al espectador una reflexión sobre el inmenso poder de la palabra.

hablar-foto-d
‘Hablar’

Los actores que dan vida a los personajes son Juan Diego Botto, Raúl Arévalo, Marta Etura, Miguel Ángel Muñoz, Sergio Peris-Mencheta, Estefanía de los Santos, María Botto, Goya Toledo, Antonio de la Torre, Mercedes Sampietro, Carmen Balagué, Secun de la Rosa, Nur Levi, Alex García, Melani Olivares, Petra Martínez y Juan Margallo, entre otros.

‘Hablar’ no sólo se convierte en una metáfora de la realidad española en el verano de 2014, también es la gran metáfora del cine español, un sector cultural que no atraviesa su mejor momento pero que los profesionales que lo integran siguen adelante a pesar de esta precariedad. Pedro Hernández (Aquí y Allí Films) produce su tercera película tras el éxito de ‘Magical Girl’.

Audiovisual451: ¿Qué te motivó a embarcarte en un proyecto tan singular como ‘Hablar?

Pedro Hernández: “Aproximadamente en el mes de mayo del año pasado, José Sámano, de Sabre Producciones, me llama para comentarme que Joaquín Oristrell junto con Cristina Rota le han propuesto producir un largometraje para rodar en verano de ese mismo año. Nos reunimos y nos cuentan un poco su idea, que de inicio era rodar una película que tenían pendiente desde ‘Los abajo firmantes’, donde de alguna manera querían juntar a muchos actores de la escuela de interpretación de Cristina Rota en un único plano-secuencia y donde la localización podía ser el barrio madrileño de Lavapiés, porque allí está el Centro de Nuevos Creadores y la sala Mirador. A mí personalmente me encantó el proyecto y con estos ingredientes, empezamos a trabajar”.

Pedro Hernández
Pedro Hernández

AV451: ¿Qué recuerdas de esas primeras reuniones?

P.H: “Recuerdo que no existía un guión concreto, sí que existía un título, ‘Hablar’, y muchas propuestas de actores. Tanto Aquí y Allí Films como Sabre Producciones nos comprometimos en aportar la cantidad necesaria que asegurar los costes de rodaje de la película, asumiendo además por parte del director, el equipo artístico y por supuesto las productoras diferir nuestros salarios ”.

AV451: ¿Volvemos al cine guerrilla?

P.H: “No, nunca pensamos en cine de guerrilla, sino en una propuesta de cine diferente. Tampoco es una película exageradamente barata, su coste aproximado de producción fue de unos 300.000 euros. Lo que si es verdad es que, como los tiempos de desarrollo eran tan reducidos, no podíamos llevar a cabo los procesos habituales de financiación de una película, por lo que tuvimos que recurrir una vez más a financiación privada. Sí que es de agradecer la apuesta de María Rubín y su equipo de Canal +, que una vez más, como en ‘Magical Girl’, tuvo la valentía de incorporarse a esta arriesgada aventura desde sus inicios…”

“Se montó un equipo de producción genial, encabezado por Marta Sánchez, como directora de producción. La mayoría de los integrantes del equipo de producción fueron propuestas de Joaquín Oristrell, profesionales que ya habían trabajado anteriormente con él. Esto hizo que existiera una gran confianza y complicidad entre ellos que en mi opinión era fundamental para encarar este tipo de rodaje. Contra lo que pueda parecer no era un equipo reducido, ten en cuenta que cada historia que va enlazando la película había un ayudante de dirección, hay 19 actores protagonistas y aproximadamente 11 historias, ya que algunas se comparten. Nadie tiene un papel principal ya que todos los actores están al mismo nivel. En total, podríamos estar en rodaje entre 50 y 60 personas. Un equipo mucho mayor que en ‘Magical Girl’, por ejemplo. Pero tiene su lógica, todo tiene que estar muy controlado al tratarse de un único plano secuencia”.

AV451: ¿Cómo desarrolla finalmente la producción?

P.H: “A principios de agosto cerramos todo el plan de rodaje y rodamos a finales de mes. Rodamos dos días, cuatro tomas, dos y dos, y seleccionamos finalmente la última, que fue en la que todo estaba más engrasado. Hubo ensayos previos, pruebas en el recorrido y de interpretación. Joaquín (Oristrell) trabajó mucho previamente con los actores y mientras trabajaba con ellos iba desarrollando el guión, donde cada actor se implicó también en la generación de cada personaje. El director les dio cierta libertad creativa para definir los personajes previamente. En el rodaje el guión estaba cerrado y no cabía apenas la improvisación. Nosotros cortábamos las calles lo que nos permitía la Ley, pero al final el rodaje estaba abierto, si pasaba una ambulancia o una moto, no podías hacer nada, teníamos que intentar incorporar al rodaje esos posibles imprevistos”.

'Hablar'
‘Hablar’

AV451: ¿Cómo de complicado fue montar un rodaje en el centro de Madrid?

P.H: “Fue igual de complicado o de fácil que cualquier otro rodaje. Rodamos el último fin de semana de agosto de 2014, suponiendo un momento más tranquilo para el barrio, pero al final Lavapiés es un barrio que tiene la misma actividad independientemente del momento del año”.

AV451: ¿Cómo se estructura a nivel organizativo un rodaje tan especial como éste?

P.H: “Todo el equipo ha hecho un trabajo estupendo, hay figuras claves como el ayudante de dirección, Javier Soto; la directora de producción, Marta Sánchez mencionada anteriormente, o el director de fotografía, Teo Delgado, que además se ocupó de operar la cámara Sony F55 al hombro. El responsable de sonido directo fue Carlos Bonmatí, que hizo también maravillas. Ellos eran los que se chocaban con los bolardos durante el rodaje, a veces parecía que iban bailando salvando obstáculos. Dentro de la locura del rodaje, cada escena tenía que estar muy medida. No hay un montaje final, la cámara se mueve siguiendo a los actores. Cada toma duraba unos 78 minutos, por lo que a nivel físico fue muy duro para muchos miembros del rodaje, es algo tremendo, hay una tensión que no se da en otro tipo de producción. Me parece milagroso que las cuatro tomas terminasen, que no se tuvieran que interrumpir. Sobre todo recuerdo esa tensión, algo que seguro nunca voy a volver a vivir y me gustaría resaltar la gran generosidad que han tenido los actores que intervienen, les encanta su trabajo, disfrutan actuando y eso se nota.”

AV451: Da la impresión que el riesgo extremo ha sido un compañero de viaje en esta producción ¿no es así?

P.H: “En nuestra concepción de la película entendíamos que iba a tener fallos, porque planificar una película en tres meses y rodar en dos días es muy complicado. Pero íbamos más allá, correr ese riesgo y hacerlo lo mejor posible. Hay quien dirá que la película es irregular, pues claro ¿cómo no va a serlo? Si lo hubiéramos rodado en un plató, con todo mucho más controlado, a lo mejor esa posible irregularidad no existía. Podíamos haber rodado durante tres meses, muchas más tomas y quizás ni aún así una hubiera salido cien por cien perfecta. ‘Hablar’ es real, nuestra pretensión era seguir a un conjunto de personas por las calles de Madrid y mantener una tensión de principio a fin con un elenco espectacular y eso lo hemos conseguido. Uno de los mayores regalos que me llevo ha sido conocer a este grupo de actores, que quieren seguir ejerciendo su profesión por encima de cualquier limitación que tenga la industria en el momento actual. Nadie sin esa pasión hubiera aceptado participar en una locura como ésta.. Que todas estas personas hayan asumido ese riesgo y lo hayan disfrutado tanto con esa tensión, es lo mejor de esta producción”. (Continúa).

Un momento del rodaje
Un momento del rodaje

AV451: Teniendo en cuenta un único plano ¿Qué me puedes contar de la postproducción?

P.H: “La postproducción ha sido relativamente sencilla, la corrección de color y efectos los ha realizado el gran equipo de New Folder. Además del etalonaje habitual, se borraron algunas sombras y se trabajó con algunas máscaras. La postproducción de sonido se llevó a cabo en el estudio La Bocina, que también son geniales. La copia final estuvo lista el pasado mes de octubre, aproximadamente”.

AV451. ¿Qué supone para el filme abrir un festival como Málaga?

P.H: “Para nosotros era muy importante que el Festival de Málaga eligiese la película y más aún que fuera el filme de inauguración. Siendo una película que no nació con un carácter muy comercial, era muy interesante estar en un certamen más orientado al público que a la crítica. Esperamos que la selección en el Festival de Málaga nos abra las puertas a una buena distribución nacional, internacional y ventas a televisiones…”

AV451: ¿Es ‘Hablar’ una película de denuncia social?

P.H: “No pretendemos que la película se vea como un filme de denuncia, sí creemos que refleja la España del verano de 2014 y además en un barrio como Lavapiés, pero no es una película que reivindique nada, es una película social porque trata personajes reales, pero sin intención política. La conexión con ‘Los abajo firmantes’ es que a los que participaron en ese rodaje se les ocurrió un proyecto en la que una locutora de radio recibía llamadas de cada uno de ellos interpretando un personaje. Éste fue el germen de ‘Hablar’”.

AV451: ¿Qué papel desempeña Cristina Rota en este proyecto?

P.H: “Cristina Rota es la madre “profesional” de muchos de los actores y ha trabajado mucho con ellos para preparar sus personajes. Sin ella y sin sus tres hijos, Juan Diego Botto, María Botto y Nur Levi, ‘Hablar’ no hubiera sido posible. Son el alma de este proyecto”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.