Hacer volar a ‘Superlópez’ merece un premio Goya: Mejores Efectos Especiales

Tras varios años persiguiendo el sueño, Zeta Cinema, con el apoyo de Mediaset España y Movistar+, hizo realidad la película de ‘Superlópez’ el pasado 2018 y el trabajo duro ha tenido recompensa: además de 12,5 millones de euros recaudados en la taquilla española, Lluís Rivera y Laura Pedro han recibido el Premio Goya a Mejores Efectos Especiales.

Los dos profesionales se impusieron a los equipos de ‘El Reino’, ‘Errementari (El herrero y el Diablo)’ y ‘La sombra de la ley’, nominados en la misma categoría. Y es que hacer volar a ‘Superlópez’ es una proeza pocas veces vista en el cine español.

La superproducción española de 2018 se rodó durante 11 semanas en Barcelona bajo la dirección de Javier Ruiz Caldera. Con un presupuesto de unos 7 millones de euros, Dani Rovira se ponía en la piel del superhéroe nacional, parodia de Superman y obra de Jan en 1973. Y todo el equipo se volcaba para estar a la altura de las expectativas: “Se buscan soluciones desde todos los departamentos cuando te enfrentas a una película así. Creo que ‘Superlópez’ es una prueba de que los recursos se pueden optimizar y que también es posible de que este tipo de películas se pueden producir en España” aseguraba Lluís Rivera tras recoger el galardón.

Laura Pedro y Lluís Rivera, Premio Goya a Mejores Efectos Especiales por ‘Superlópez’.

Para Rivera, hacer volar a Superlópez se convirtió en el principal reto de la producción: “Los vuelos han sido lo más complicado, es un efecto muy complejo, además, cuando tú ya tienes la técnica afinada y el actor está colgado, listo para rodar una escena, llega iluminación, llega postproducción, y empiezan a retocar lo que les afecta a ellos, es decir, un cable que pasa por delante de la cara del actor, por ejemplo.” Según Rivera, el rodaje de ‘Superlópez’ fue “una negociación constante” con Dani Rovira volcado en el proyecto.

Por su parte, Laura Pedro, que reivindicó la figura de la mujer en el mundo de la postproducción, mayoritariamente masculino, señaló el robot como su máximo quebradero de cabeza en ‘Superlópez’. Pedro, con 28 años, es un buen ejemplo de cómo la industria española está dando entrada a nuevos talentos de cualquier disciplina.

Satisfechos desde el principio con su trabajo, ambos reconocen que lo más importante es que “la gente vaya al cine y disfrute de la cultura”.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.