Integrar el cine en el sistema educativo español debe ser una prioridad de Estado

Publicado por

La Academia de Cine ha organizado la jornada ‘Cine y Educación’ con el objetivo de analizar y debatir sobre la necesidad de integrar el cine en el sistema educativo español, como objeto de estudio, recurso didáctico y medio de expresión. La jornada recogió el sentir de los implicados en la alfabetización mediática y trazó el plan a seguir para integrar el estudio del cine en las aulas.

Durante la jornada se han llevado a cabo varias ponencias, la primera de ellas sobre el estado de la cuestión en la actualidad, en la que han participado Mercedes Ruiz, maestra, psicopedagoga y coordinadora de la red social Cero en Conducta; y el coach educativo y escritor José de la Peña.  “Sin emoción no hay aprendizaje. Los profesores tenemos que emocionarnos para emocionar a nuestros alumnos”, defendió Ruiz, que desgranó las demandas de toda estas iniciativas. Que la Academia constituya un lugar de encuentro; tomar conciencia de que los alumnos hoy en día son consumidores y productores audiovisuales; que las autoridades faciliten el trabajo a los profesores para que estos no incumplan la legislación de derechos de autor; una asignatura de audiovisual consensuada con los profesionales del cine y la televisión; que ir al cine se convierta en una salida cultural como es la visita a un museo… fueron algunas de las reivindicaciones, que solo serán posibles “si las instituciones públicas fijan una agenda”.

Por su parte, De la Peña, resaltó que hay muchas películas que explican mejor que cualquier teoría conceptos que se tratan en las aulas. “Todos los cambios en la educación son muy lentos, pero cuando impactan, lo hacen en muchas generaciones”, defendió.

Durante la primera conferencia, uno de los conceptos puestos sobre la mesa fue el de las licencias no comerciales. Hace un par de años, EGEDA, la entidad de gestión de derechos de los productores audiovisuales españoles, presentdó un acuerdo pionero en España con la Universidad Complutense de Madrid, con el fin de fomentar y difundir el cine entre el personal docente y los alumnos, además de proteger los derechos de propiedad intelectual de creadores y los propios profesores y alumnos de la Facultad de Ciencias de la Información de la universidad madrileña.

El acuerdo se articulaba en varios escenarios de actuación. En primer lugar EGEDA, junto a la Motion Pictures Licensing Corporation que reúne a los principales estudios de Hollywood,  otorgaba a la Facultad de Ciencias de la Información una novedosa ‘licencia educativa’ (www.egeda.es/EGE_LicenciaEducativaEGEDA.asp) que permite exhibir y comunicar a su alumnado y al personal docente, dentro de las instalaciones, obras del repertorio de los productores españoles y norteamericanos siempre con finalidad educativa y cuando se haya adquirido previamente un soporte legal. El acceso a las producciones es ilimitado y en contraprestación el centro docente abona un tarifa plana reducida. 

En la segunda conferencia se han tratado las experiencias de éxito que se han desarrollado fuera de España, en concreto en Francia, el único país europeo con un pacto estatal para llevar el cine a las aulas y cuyos resultados han sido expuestos por la gestora cultural Maryse Capdepuy. La gestora cultural ha explicado que por el programa de cine en las aulas francés pasan cada año 850.00 alumnos de entre 3 y 11 años. Los alumnos van a ver una película cada trimestre y trabajan sobre ellas entre dos y cuatro horas. Cabe señalar que estas sesiones para jóvenes estudiantes nos son gratuitas, ya que cada alumno paga 2,50 euros. En el país vecino, el 11,5 por ciento de los alumnos participan en programas de educación y cine y tienen sesiones dentro del horario escolar, durante las cuáles trabajan con material diseñado para ayudar al docente y acuden a charlas con los cineastas. Además, en 2015 dos tercios de los franceses de más de seis años han ido una vez al cine, o sea, 39 millones de personas, y los jóvenes de menos de 25 años cuentan con descuentos en las entradas.

Por su parte, Peter Andermatt, Managing Director Media España, ha señalado que Europa se encuentra e un momento crítico en este asunto “en Europa hemos llegado tarde al apoyo de la educación de audiencias”. El máximo responsable de la oficina Media en España ha asegura que muchos países van a pasarlo más sí no se pone remedio pronto en esta alfabetización cinematográfica: “Los niños españoles pasan 10 horas mirando pantallas y si no somos capaces de utilizar nuestra herencia cultural para la educación esto va a repercutir en toda la sociedad. Hay estudios que dicen que cuanto más bajo es el nivel cultural menos se vota en las elecciones”. Andermatt ha vuelto a poner como ejemplo a Francia, donde la excepción cultural es una cuestión de Estado: “todos envidiamos a Francia porque han sido capaces de cerrar un pacto estatal sobre cine y educación”, ha comentado.

Uno de los programas europeos sobre educación audiovisual destacados es CinEd, un proyecto de cooperación que tiene como objetivo acercar el cine de autor a niños y jóvenes de entre 6 y 19 años. CinEd propone una colección de grandes películas europeas disponibles de forma gratuita para ser proyectadas en sesiones educativas y sin finalidad comercial. El objetivo del programa es que niños y jóvenes descubran la riqueza del cine europeo de autor y aprendan a disfrutarlo.

Cada película de la colección se acompaña de materiales pedagógicos específicos que proporcionan las herramientas necesarias para un descubrimiento activo, creativo y reflexivo del cine. Además, CinEd organiza formaciones específicas para el profesorado.

El objetivo de la iniciativa este año es llegar a los 2.500 alumnos españoles, para crecer hasta los 10.000 el próximo año y multiplicar hasta los 50.000 en 2019. Se trata de una iniciativa idónea para aquellas localidades con menor oferta cultural.  Una de las recomendaciones es la celebración de las proyecciones en espacios adecuados y fuera del aula ordinaria, así como la presencia de un experto que introduzca la película y un coloquio posterior para motivas las primeras reflexiones.

Todas las películas de la colección han sido seleccionadas por su alto valor expresivo y artístico. Con ellas, los estudiantes podrán conocer y analizar un cine que ya forma parte del patrimonio cinematográfico y artístico europeo. CinEd permite, además, abordar de forma transversal otros contenidos curriculares, compartir las experiencias generadas a través de un blog colaborativo y conocer y trabajar las lenguas europeas.

Las películas son accesibles a través de una plataforma online y pueden ser proyectadas de manera gratuita en salas o espacios culturales que garanticen unas condiciones de calidad adecuadas. Con ello se motiva que niños y jóvenes valoren la experiencia de disfrutar el cine colectivamente, y se fomenta la actividad educativa de espacios de exhibición y entidades culturales. Los derechos de exhibición –educativa y no comercial– de todas las películas han sido adquiridos por un periodo de entre tres y cinco años. El objetivo de sus promotores es que el programa tenga el máximo alcance posible y, especialmente, que llegue a aquellos lugares que cuentan con una menor o a veces inexistente oferta educativa cinematográfica.

CinEd es un proyecto de cooperación europea liderado por el Institut Français (París). En España, lo organiza la Asociación A Bao A Qu, que trabaja junto a nueve organizaciones de Bulgaria, Finlandia, Francia, Italia, Portugal, República Checa y Rumanía. A Bao A Qu es una asociación cultural sin ánimo de lucro fundada en Barcelona en 2004. Se dedica a la ideación y el desarrollo de proyectos que vinculan creación artística y educación, entre los que destacan los dedicados al cine. Entre ellos, además de CinEd y Cine en curso, también está Moving Cinema, un programa que coordinan y lideran a nivel europeo.  Todos los detalles en cined.es.

Asimismo, Andermatt puso también el foco en la  barrera que ha roto EGEDA con las licencias educativas a las que se pueden adherir los productores españoles para que sus películas se disfruten en las aulas sin que los centros educativos inclumplan la legislación de derechos de autor.

La jornada ha echado el cierre con las intervenciones de Lola Salvador, guionista y presidenta de la Asociación de Enseñantes de Cine ENCINE; Ángel Gonzalvo, coordinador de Un Día de Cine. Gobierno de Aragón; y Carlos Reviriego, adjunto a la dirección y director de programación de la Filmoteca Española, que abordaron las líneas a seguir en el futuro. Lola Salvador abogó por iniciar una hoja de ruta que desemboque en un pacto para que el cine llegue a las aulas en las mejores condiciones posibles.

El acuerdo de la comunidad educativa, los padres, los alumnos, los festivales, la administración, filmotecas, Film Comissions etc. es lo que pidió Gonzalvo en su intervención, que propuso establecer un corpus de películas ‘imprescindibles’ donde no falten las españolas, las dirigidas por mujeres y las que reflejen la diversidad; así como que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte asuma los derechos de exhibición no comercial. Gonzalvo instó a lograr una base común en todas las comunidades para impulsar un modelo de forum escolar sobre cine. El docente afirmó que es necesario educar para las artes, disfrutar del cine en el cine y ver el cine como un valor en sí mismo, además de como seña de identidad. En opinión del coordinador de la iniciativa Un día de Cine en Aragón, hay que enseñar a ver el cine y también a hacerlo, incluyendo la formación del profesorado. Por le programa formativo Un dia de cine del Gobierno de Aragón han pasado en el último año 14.000 estudiantes de 121 centro educativos y se han llevado a cabo 131 sesiones en 36 salas de cine diferentes, con un total de 500 profesores implicados.

Con el ánimo de convertir la Filmoteca en un lugar para captar las nuevas audiencias, Reviriego adelantó que el Cine Doré articulará una forma estable para que los centros educativos visiten el centro, una actividad que hasta ahora se realizaba de forma intermitente. Otra de las iniciativas que se pondrá en práctica será un Cineforum extraescolar que permita acercarse a la historia del cine “en una sala que garantiza la mejor forma de exhibición posible de las cintas”. Como cierre se pidió a los asistentes que hagan llegar todas las iniciativas y sugerencias a la organización de la jornada para que posteriormente crear una agenda sobre Cine y Educación en España que la Junta Directiva de la Academia se encargará de presentar ante el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

También participaron en las jornadas Fernando Lara, Pablo de la Chica, director de The Other Kids; el productor Manuel Cristóbal; Eduardo Cardoso, cortometrajista y coordinador de AulaCorto; Alfonso Gutiérrez Martín, corresponsable del III Congreso Internacional de Educación Mediática; el productor Manuel Serrano; Héctor García, presidente de Cineduca; o Helena Fernández y Nuria Díaz de la asociación cultural Las espigadoras. La directora de la Filmoteca española, Ana Gallego; la productora Chelo Loureilo; Ángeles San Gabino, directora de FECE; Estela Artacho, presidenta de FEDICINE; Gabriel Castaño, del Festival Cibra; y Begoña Soto y Cristina Silvestre, representantes de la Unión de Cineastas, entre otros, estuvieron también presentes en el evento.

Un comentario

  1. Pingback: El cine en las aulas, cada vez más cerca | | Audiovisual451

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.