Koldo Zuazua, el productor del momento

- Publicidad -
Koldo Zuazua, productor de ‘La herida’, ‘Violet’ y ‘Zipi y Zape y el Club de la Canica’

Koldo Zuazua es el productor del momento y profeta en su tierra. La casualidad ha querido que este guipuzcoano, nacido y criado en Donosti, cuente con tres producciones heterogéneas, en contenido y forma, tres largometrajes de diferente envergadura y temática, en la 61 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. En la Sección Oficial participa con ‘La herida’, opera prima del montador Fernando Franco; en Zabaltegi está presente con ‘Violet’, una coproducción de Estados Unidos y España, a la estela del mejor cine independiente ‘Made in USA’, dirigida por Luis Berdejo, y en el Velódromo de Anoeta se proyecta ‘Zipi y Zape y el Club de la Canica’, una gran producción española de aventuras.

- Publicidad -

Con más de una década de experiencia, sobre todo como director de producción, Koldo Zuazua ha intervenido en títulos como ‘Yo también’, ‘Caótica Ana’, ‘Chaika’ o ‘Pelota vasca’, además de en multitud de cortometrajes premiados en todo el mundo. Su currículum y reflexiones no hacen más que confirmar que tiene los pies en el suelo se mueve con igual soltura en una producción ‘low cost’ o en una película española de alto presupuesto.

Koldo Zuazua
Koldo Zuazua

AV451: ¿Cuándo decide incorporarse al proyecto de ‘La herida’?
Koldo Zuazua: “Mi primer contacto con ‘La herida’ fue hace unos tres años como jurado del premio Ciudad de Gijón, que era un premio organizado por el Ayuntamiento, creo recordar, en colaboración con la Asturias Film Commission. El jurado, donde yo participaba, tenía que evaluar varios proyectos cinematográficos y el premio consistía en 300.000 euros para rodar al menos parte de la película en la ciudad de Gijón. A mí el proyecto que más me gustaba era ‘La herida’, que no fue el ganador. A raíz de ello me puse en contacto con el director Fernando Franco, y con Fran Martínez de León a los que conocía de la ECAM, donde había coincidido con ellos. Les propuse colaborar en la producción con el fin de conseguir ayudas del Gobierno Vasco, una ayuda al desarrollo del ICAA, de la ETB, el Programa Media… Conseguimos una financiación suficiente para lanzarnos a la aventura. No contábamos con el presupuesto deseado pero era suficiente, pactamos con el equipo técnico y artístico unos sueldos prácticamente simbólicos para cuadrar el presupuesto”.

La relación del director y del propio Zuazua con la Escuela de Cinematografía y el Audiovisual de la Comunidad de Madrid ha marcado sin duda todo el proceso de producción de la película. Fernando Franco es antiguo alumno y actualmente Jefe de Especialidad de Montaje de la ECAM. El equipo de película situó su oficina de preproducción en las instalaciones de la escuela además de realizar los ensayos con los actores. También ele quipo usó las instalaciones de la ECAM como almacén de vestuario y arte, además de para la mezcla de sonido. ‘La herida’ ha contado entre sus productores con otros antiguos alumnos de la escuela como Roberto Butragueño, Manuel Calvo y Samuel Martínez. Del montaje se ha ocupado David Pinillos y el sonido ha sido realizado por Nacho Arenas. Por último, Ana Renedo ha sido responsable del maquillaje y peluquería y todos ellos son también antiguos alumnos de la ECAM.

'La herida'
‘La herida’

AV451: En definitiva ¿cuál ha sido el papel de la Escuela de Cinematografía de Madrid en la película?
K.Z: “Una de las entidades que ha colaborado en la película ha sido la ECAM. Antes incluso de que yo me involucrase en la producción de ‘La herida’, los responsables habían acordado con el anterior director de la Escuela, Fernando Méndez Leite, que la ECAM participase en la película ofreciendo algún tipo de infraestructura, platós, salas de edición, postproducción de sonido… Después nos reunimos con el actual director, Gonzalo Salazar-Simpson, que respetó todo lo acordado. Lo que hemos hecho realmente allí ha sido la preproducción de la película, hemos utilizado sus instalaciones para almacenar material, realizar los ensayos y las pre-mezclas de sonido. Sí, es cierto que prácticamente el 80 por ciento del equipo está compuesto por exalumnos de la ECAM, alguno incluso recién graduados”.

AV451: Todo ha sido muy rápido, creo que en febrero comenzó el rodaje y la película está lista para San Sebastián ¿cuántas semanas de rodajes fueron necesarias?
K.Z: “Rodamos durante 5 semanas, exactamente 25 días. Empezamos a mediados de febrero y concluimos a finales de marzo. Uno de los objetivos que nos marcamos era poder llegar a San Sebastián y esperar a que nos seleccionasen, a ser posible, en la Sección Oficial, como así ha sido. Con ello lo que buscamos es conseguir alguna otra televisión además de ETB, que entró sobre proyecto y fue fundamental para poder iniciar la producción. Estamos negociando con Canal +, tenemos las negociaciones muy avanzadas, y esperamos conseguir también la participación de TVE”.

AV451: ¿Y la postproducción, cuánto tiempo ha llevado?
K.Z: “La postproducción de imagen ha sido relativamente rápida. Puede parecer paradójico pero aunque la profesión del director sea el montaje audiovisual, la película está rodada con mucho plano-secuencia por lo que no llega ni a los 80 planos en su conjunto, ni un cortometraje tiene 80 planos. Es una película muy sencilla y la clave del montaje era definir perfectamente donde comenzaba y concluía cada secuencia. La toma buena ya venía marcada de rodaje, y se trabajaba con tomas muy largas, por lo que el montaje ha sido muy rápido. El montador ha sido David Pinillos, colega de Fernando Franco, y a las cuatro semanas de rodaje el montaje ya estaba prácticamente listo, luego ha habido que afinarlo. La postproducción de imagen se ha llevado a cabo en Madrid, también la edición de sonido, mientras que las mezclas se han realizado entre Madrid, en la ECAM, y el País Vasco. Curiosamente la postproducción de sonido nos ha llevado más tiempo que la de imagen, unas 9 semanas. La película la acabamos a finales de marzo y el montaje de imagen casi definitivo estaba listo en la primera semana de mayo”.

'Violet'
‘Violet’

AV451: ¿Cuál ha sido su verdadero rol en la película? Además de ser productor ¿se ha encargado también de la dirección de producción?
K.Z: “Sí, también he realizado la dirección de producción. Una vez que me involucré en el proyecto para participar financiación, al conseguir partidas en el País Vasco lo lógico era que a través de mi empresa se articulara toda la contratación de recursos y facturación. Decidí asumir yo el control y he estado muy encima de todo el proceso”. (Continúa)

AV451: El presupuesto de producción ronda los 900.000 euros ¿no es así?
K.Z: “Ahí estamos”

AV45: ¿Quién distribuirá la película en España?
K.Z: “Hemos llegado a un acuerdo con Golem para la distribución en España. Estrenaremos después del Festival de San Sebastián, el 4 de octubre. Será un estreno reducido, porque no es una película de gran público, es una película pequeña y debemos darle un trato particular muy cuidado. Queremos combinar el estreno en salas comerciales con una difusión más ‘alternativa’. Estamos valorando distintas iniciativas como se ha hecho con películas como ‘Mapa’ o la última de Jonás Trueba, ‘Los ilusos’. Una posibilidad es hacer recorrido por provincias, programar un evento en cada ciudad para que se llene la sala, aunque sea con un único pase, lo que resulta más efectivo. También hay festivales interesados en la película, Márgenes, Abycine… certámenes que apoyan el cine de autor propuestas más arriesgadas. También estamos estudiando cómo combinar esta distribución con el lanzamiento en plataformas de VoD. No tiene mucho sentido que en una película como ésta, entre el estreno en salas y en plataformas online transcurra mucho tiempo. Lo interesante es que el público tenga acceso a ella cuando tiene actualidad, no varios meses después. Tenemos que hablar con la distribuidora, pero no podemos hacer estreno simultáneo en salas e Internet porque al haber recibido una subvención pública la normativa marca una ventana de 3 meses. Es algo contradictorio para este tipo de cine, es una faena, pero vamos a intentar negociarlo”.

“Estamos estudiando cómo combinar esta distribución con el lanzamiento en plataformas de VoD. No tiene mucho sentido que en una película como ‘La herida’, entre el estreno en salas y en plataformas online transcurra mucho tiempo. Lo interesante es que el público tenga acceso a ella cuando tiene actualidad, no varios meses después. Tenemos que hablar con la distribuidora, pero no podemos hacer estreno simultáneo en salas e Internet porque al haber recibido una subvención pública la normativa marca una ventana de 3 meses. Es algo contradictorio para este tipo de cine, es una faena, pero vamos a intentar negociarlo”.

AV451: ¿Qué supone que el Festival de San Sebastián haya seleccionado ‘La herida’ para competir por la Concha de Oro?
K.Z: “Para mí especialmente supone mucho, porque yo soy de Donosti. He trabajado 5 años dentro de la organización del propio Festival, he formado parte de los jurados jóvenes… para mí el Festival de San Sebastián es una parte esencial en mi formación como cineasta. Estar en la Sección Oficial es un honor. Anteriormente estuve hace cinco años con la última ópera prima española que ha competido por la Concha de Oro: ‘Yo también’. Es muy emocionante, pero dejando a un lado mi relación personal y afectiva con el Festival, creo que para la película es una oportunidad de conseguir un posicionamiento mediático que nunca hubiera tenido, incluso si hubiera sido seleccionada en otro festival internacional de cualquier otra parte del mundo. Nos va a facilitar mucho el acceso a las televisiones, nos ayudará en la distribución y de cara a la Academia en la carrera a los próximos Goya. Estamos ahora diseñando la estrategia de ventas internacionales con Imagina International Sales, estar en San Sebastián quizá nos evita tener que estar llamando en muchas puertas. Vamos a ver a qué mercados acudiremos y qué festivales nos interesan a nivel internacional con el fin de dar la mayor difusión posible a la película y que las ventas internacionales se hagan en las mejores condiciones. Insisto, estar en San Sebastián son todo ventajas”.

zipi y zape
‘Zipi y Zape y el Club de la Canica’

AV451: También se presenta en San Sebastián, en este caso en la Secció Zabaltegi, la segunda película como director de Luiso Berdejo, ‘Violet’, de la que también es productor. Curiosamente se trata de una coproducción con Estados Unidos…
K.Z: “Con ‘Violet’ mi vinculación se remonta al origen, cuando la película era solo un tratamiento de guión. Tratamos de conseguir ayudas al desarrollo en España pero no fue posible y me alejé del proyecto. Luiso (Berdejo) vive desde hace un tiempo en Santa Mónica (California), donde desarrolla su actividad profesional como guionista. Después de la complicada experiencia que vivió con su primera película, ‘La otra hija’, protagonizada por Kevin Cotsner. Aunque no era una película de un gran estudio se le acercaba mucho y la industria le paso un poco por encima. Ahora quería enfrentarse otra vez a un filme mucho más personal, recuperando un poco el espíritu de sus cortometrajes. Empezó a rodarla por su cuenta y cuando prácticamente había terminado el rodaje me llamó para ver si me involucraba de nuevo en el proyecto, con el objetivo de convertirla en una coproducción española, porque hasta entonces había sido financiada desde los Estados Unidos. Conseguimos montar la coproducción y nos hemos comprometido en tenerla lista para San Sebastián. ‘Violet’ es una película mucho más de Luiso que mía, sinceramente, a diferencia de ‘La herida’, que aunque no estuve en la etapa inicial mi participación fue mucho más decisiva”.

AV451: ¿El presupuesto de ‘Violet’ es más reducido que el de ‘La herida’?
K.Z: “Manejan presupuestos parecidos, pero en ‘Violet’ la aportación española es más reducida. El presupuesto total ronda el millón de euros”.

“Para mí el Festival de San Sebastián es una parte esencial en mi formación como cineasta. Estar en la Sección Oficial es un honor. Anteriormente estuve hace cinco años con la última ópera prima española que ha competido por la Concha de Oro: ‘Yo también’. Es muy emocionante, pero dejando a un lado mi relación personal y afectiva con el Festival, creo que para la película es una oportunidad de conseguir un posicionamiento mediático que nunca hubiera tenido, incluso si hubiera sido seleccionada en otro festival internacional de cualquier otra parte del mundo. Nos va a facilitar mucho el acceso a las televisiones, nos ayudará en la distribución y de cara a la Academia en la carrera a los próximos Goya.

AV451: ¿Cuál es exactamente el porcentaje de participación de España en la película?
K.Z: “El 49 por ciento corresponde a España y el 51 por ciento restante a Estados Unidos. La compañía norteamericana es una productora muy pequeñita que se llama Tati Films. Su sede está también en Santa Mónica. El productor de Tati Films es Dario Troiani, un descendiente de italianos y catalanes. El reparto es casi todo español en él están: Junio Valverde, Leticia Dolera, Carlos Bardem, Miriam Giovanelli, Erik Palladino y el narrador es Ricardo Darín. La película es un 80 por ciento en castellano y un 20 por ciento en inglés”.

AV451: Estamos ante una película independiente desde el punto de vista norteamericano pero también español…
K.Z: “Si es una película muy ‘indi’. Ahora estamos buscando la participación de alguna televisión”.

Dejamos a un lado este tipo de cine más ‘pequeño’ y nos adentramos en otro título que también estará en San Sebastián y que puede considerarse una ‘superproducción’ española: ‘Zipi y Zape y el Club de la Canica’, en la que también ha participado como productor y director de producción…
K.Z: “Zipi y Zape’ es una iniciativa de Mod Producciones y Zeta Cinema. Yo colaboro habitualmente con Mod Producciones como trabajador externo, he sido director de producción de varios de sus últimos proyectos, desde 2009 creo recordar. Empecé mi colaboración con ellos con la serie de televisión ‘Crematorio’. Mi vínculo con Mod es extraordinario, estoy muy a gusto allí y mi trabajo es valorado. Estoy aprendiendo mucho de todos mis compañeros de Mod, es un lugar de trabajo muy grato, interesante y productivo. Sinceramente, para mi es una de las mejores productoras de España. En concreto ‘Zipi y Zape y el Club de la Canica’ es un proyecto personal del productor Fernando Bovaira y el director Oskar Santos. Yo entré en la producción para realizar todo el desarrollo y el presupuesto, pronto vimos la posibilidad de poder rodar parte de la película en el País Vasco y conseguir financiación allí. Además, gran parte del equipo es también de Euskadi, el propio director, el músico, el director de fotografía… Para mí ‘Zipi y Zape’ ha sido una experiencia muy enriquecedora, creo que es una película sorprendente, muy bien resuelta a todos los niveles. En total hemos estado unos dos años trabajando para sacarla adelante. Gran parte de ella ha sido rodada en Hungría, de hecho la película se ha rodado entre Hungría y Guipúzcoa”.

AV451: ¿Por qué se eligió Hungría como localización de una película basada en unos personajes como ‘Zipi y Zape’? ¿Quizá por razones presupuestarias?
K.Z: “Hay varias razones y el coste de producción, aunque importante, no es la fundamental. Estuvimos localizando en España durante un periodo muy largo, hay una escenario fundamental que es un castillo-internado que es prácticamente donde transcurre toda la historia. Nuestra intención desde el principio era rodar una película de aventuras descontextualizada, pero lo cierto es que la mayoría de las localizaciones que encontramos en España tenían un poso excesivamente ‘ibérico’, por definirlo de algún modo. Nosotros queríamos que fuera una película con un carácter más internacional, porque en nuestra opinión el elemento local podía restar cierta credibilidad al género. Estamos muy acostumbrados a ver películas de aventuras con un punto más de fábula, por influencia directa de Estados Unidos y nosotros no teníamos presupuesto para construir decorados espectaculares, porque se disparaban los costes. Empezamos a buscar por Europa del Este y en Hungría encontramos una mezcla muy interesante con construcciones tanto de la época del imperio Austro-húngaro, como de la Guerra Mundial. Estos lugares descontextualizaban la historia, nos ofrecían una riqueza que la película iba a agradecer mucho. Esta mal decirlo pero lo que conseguimos es que la película no pareciera española, lo que no deja de ser un valor de producción”.

Mi vínculo con Mod es extraordinario, estoy muy a gusto allí y mi trabajo es valorado. Estoy aprendiendo mucho de todos mis compañeros de Mod, es un lugar de trabajo muy grato, interesante y productivo. Sinceramente, para mi es una de las mejores productoras de España. En concreto ‘Zipi y Zape y el Club de la Canica’ es un proyecto personal del productor Fernando Bovaira y el director Oskar Santos”.

AV451: ¿Qué presupuesto se manejó en ‘Zipi y Zape y el Club de la Canica’?
K.Z: “La película ha contado con un presupuesto de 6 millones de euros incluyendo copias y promoción”.

AV451: Y tal y como está el cine español se trata de un presupuesto elevado…
K.Z: “Claro, pero no es un presupuesto alto para el tipo de película que es. Es una producción de género que tiene que competir con películas que tienen diez veces ese presupuesto, para que te hagas una idea nuestra competencia sería ‘Harry Potter’. Es muy difícil conseguir los mismos resultados visuales con la décima parte del presupuesto, pero el resultado es espectacular”.

AV451. ¿Cuál fueron los retos más importantes como director de producción?
K.Z: “La labor de localización ha sido fundamental, al igual que el diseño de producción. Toda la construcción de decorados fue muy complicada y sobre todo dar continuidad a estos decorados con los escenarios naturales, las localizaciones reales. Había que crear espacios de la nada y que tuvieran una lógica narrativa con los escenarios naturales. Juan Pedro Gaspar, el director de arte, ha hecho un trabajo extraordinario. Poder llevar a cabo esto, con el presupuesto que teníamos, sin duda ha sido uno de los grandes retos. También tuvo una gran complejidad el trabajo con los niños, ya que el 80 por ciento del metraje está dedicado a ellos. Todo el trabajo de casting y ‘coaching’ con los niños fue esencial, porque muchos de ellos nunca habían trabajado en cine. Éste ha sido un trabajo arduo pero muy gratificante”.

AV451: ¿Y en postproducción?
K.Z: “El trabajo de postproducción ha sido realizado por equipo de El Ranchito, con Félix Bergés a la cabeza. También han realizado un trabajo increíble, como el sonido y la música compuesta por Fernando Velázquez. Se trata de una banda sonora espectacular, muy de cine grande. Hemos contado con la colaboración de la orquesta de Televisión Española y ha sido un lujo trabajar con ellos. Gabriel Gutiérrez en la edición de sonido también ha hecho un trabajo espectacular”.

AV451: ¿Está previsto algún tipo de acción promocional durante el Festival que complemente la proyección en el velódromo de Anoeta?
K.Z: “Estamos trabajando con Fomento de San Sebastián, con la film office de la ciudad, que por cierto ha colaborado tanto en ‘La Herida’, como en ‘Zipi y Zape’, para realizar algunas acciones por la ciudad de cara a la película, como visitas guiadas a las localizaciones de ‘Zipi y Zape’ que son bastante curiosas. Yo, que soy de San Sebastián, algunas no las conocía y estaban muy cerca de donde he crecido. Te aseguro que son lugares muy peculiares”.

AV451: La película se estrena en octubre pero ya ha tenido recorrido por diferentes mercados cinematográficos de la mano de Film Factory ¿dónde se ha vendido ya la película?
K.Z: “La verdad es que la película ya ha sido vendida a bastantes territorios. Las primeras piezas se empezaron a mostrar en el mercado de Berlín, también estuvo en Cannes donde tuvo muy buena acogida. El hecho de ser una película en castellano y con niños, es decir, en imagen real, no hace que las ventas internacionales sean sencillas, la animación siempre se vende internacionalmente mucho mejor y este no es el caso. Sin embargo hay países europeos donde está teniendo una gran aceptación al igual que en Latinoamérica”.

AV451: ¿Cómo se hace para estar involucrado en tres proyectos tan distintos entre sí en el mismo año y además que los tres acudan al Festival de San Sebastián?
K.Z: “Yo no soy el responsable de estos títulos, solo soy una pata de la mesa que los sostiene, pero hay muchas más patas. En alguno mi participación es más activa que en otros y he estado presente en más fases de la producción. Por ejemplo, en la fase final de ‘Zipi y Zape’ prácticamente no estoy involucrado y estoy más involucrado en esa fase en ‘Violet’ o en ‘La herida’. Por ejemplo en el inicio de la producción de ‘Violet’ no estuve. En definitiva, vas serpenteando por la vida de las películas como puedes para sacarlas adelante”.

AV451: Imagino que va a tener un Festival de San Sebastián bastante movido…
K.Z: “De eso no tengo duda”.

AV451: ¿Cuál es su visión actual del cine en España? ¿Cuáles son sus problemas fundamentales?
K.Z: “Para mi hay un problema fundamental, que es la escasa aceptación que tiene el cine español por parte del público. El público español ha dado la espalda al cine, viene de atrás y no sé quién es responsable pero esto esta es la realidad. Hemos perdido esa vinculación con el espectador que es el alma motriz del cine, cualquier industria que no tenga aceptación en su lugar de origen es muy difícil de levantar. Además la exportación es muy complicada porque la industria mundial está dominada por Estados Unidos. El lugar natural de consumo del cine español debía ser España pero la cuota de mercado del cine español solo sube puntualmente cuando hay una o dos películas que realmente funcionan, mientras que el resto son inexistentes. Hay una divergencia absoluta en cuanto al cine que se hace y el cine que se ve. Es un asunto muy complicado y de difícil solución a corto plazo y no creo que haya un único responsable… existe un problema grave de educación. En Francia, que en mi opinión es un modelo a seguir, el cine se enseña en las escuelas, el dinero público se emplea en la Cultura con cierto orgullo y no existe rechazo por parte de la opinión pública. En España, sin embargo, está muy mal vista la política de subvenciones. Es muy difícil, sinceramente, las subvenciones en España son solo un pequeño sustento que no sostienen ni la industria ni la van salvar. Simplemente, si suprimen las subvenciones, la muerte del cine será más rápida. El modelo actual de subvenciones va a mantener el cadáver pero no irá más allá. Yo no soy muy partidario de las subvenciones a la producción, no creo que sean la solución. El sector está sufriendo una reconversión, como otros muchos sectores, y un tercio o la mitad de los profesionales deberán abandonar su trabajo en el cine y dedicarse a otra cosa. Además, de la reconversión económica estamos sufriendo una reconversión tecnológica, cambios de modelo de negocio, hábitos de consumo de los espectadores… Son muchas razones, muchos elementos los que se juntan”.

“Yo no soy el responsable de estos títulos, solo soy una pata de la mesa que los sostiene, pero hay muchas más patas. En alguno mi participación es más activa que en otros y he estado presente en más fases de la producción. Por ejemplo, en la fase final de ‘Zipi y Zape’ prácticamente no estoy involucrado y estoy más involucrado en esa fase en ‘Violet’ o en ‘La herida’. Por ejemplo en el inicio de la producción de ‘Violet’ no estuve. En definitiva, vas serpenteando por la vida de las películas como puedes para sacarlas adelante”.

AV451: Llevas más de una década realizando labores de director de producción y en todo este tiempo habrá sido testigo de un descenso considerable de los presupuestos…
K.Z: “Los presupuestos son más bajos, claro está, los profesionales cobran mucho menos, está proliferando un cine mucho más ‘underground’, low cost, la tecnología digital facilita desarrollar un proyecto tanto a nivel de producción como de postproducción, se democratiza la producción del audiovisual, contar historias se puede hacer con mucho menos dinero que hace unos años. Está muy bien, pero no todo puede ser este tipo de producción porque además la gente al final va a ver solo unos cuantos títulos. El cine no es solo producirlo, hay que distribuirlo y distinguirte entre un gran número de películas. En definitiva, es un periodo convulso que a veces es muy difícil de asimilar, vamos dando tumbos, no creo que nadie tenga una idea clara de hacia dónde vamos”.

AV451: Sin embargo usted no se puede quejar porque no para de trabajar…
K.Z: “Bueno, intento no parar. Habitualmente trabajo con Mod de una manera continuada como técnico externo, en ‘Zipi y Zape’ además he tenido la suerte de participar como productor y luego intento seguir desarrollando, de una forma muy humilde, otros proyectos pequeños de autor. Es un poco lo que hacía antes con cortometrajes, he dado un poco ese salto, pero manteniendo el espíritu, sin grandes pretensiones. El cine es un negocio de muy alto riesgo como para enfrentarse a grandes presupuestos hay que ser muy prudente. Yo soy un productor de perfil bajo, comencé haciendo cortos de una forma muy económica y extrapolar eso ahora al mundo del largometraje tiene un valor”.

“Los presupuestos son más bajos, claro está, los profesionales cobran mucho menos, está proliferando un cine mucho más ‘underground’, low cost, la tecnología digital facilita desarrollar un proyecto tanto a nivel de producción como de postproducción, se democratiza la producción del audiovisual, contar historias se puede hacer con mucho menos dinero que hace unos años. Está muy bien, pero no todo puede ser este tipo de producción porque además la gente al final va a ver solo unos cuantos títulos. El cine no es solo producirlo, hay que distribuirlo y distinguirte entre un gran número de películas.

AV451: Ha hablado de la revolución digital ¿estas tres producciones que presenta en San Sebastián han utilizado cámaras digitales?
K.Z: “No todas. Tanto ‘La herida’ como ‘Violet’ fueron rodadas en soporte fotoquímico, sin embargo ‘Zipi y Zape y el Club de la canica’ fue producida en digital, con una Red Epic”.

-Publicidad-

6 COMENTARIOS

  1. […] “Estuvimos localizando en España durante un periodo muy largo, hay una escenario fundamental que es un castillo-internado que es prácticamente donde transcurre toda la historia. Nuestra intención desde el principio era rodar una película de aventuras descontextualizada, pero lo cierto es que la mayoría de las localizaciones que encontramos en España tenían un poso excesivamente ‘ibérico’, por definirlo de algún modo. Nosotros queríamos que fuera una película con un carácter más internacional, porque en nuestra opinión el elemento local podía restar cierta credibilidad al género. Estamos muy acostumbrados a ver películas de aventuras con un punto más de fábula, por influencia directa de Estados Unidos y nosotros no teníamos presupuesto para construir decorados espectaculares, porque se disparaban los costes. Empezamos a buscar por Europa del Este y en Hungría encontramos una mezcla muy interesante con construcciones tanto de la época del imperio Austro-húngaro, como de la Guerra Mundial. Estos lugares descontextualizaban la historia, nos ofrecían una riqueza que la película iba a agradecer mucho. Esta mal decirlo pero lo que conseguimos es que la película no pareciera española, lo que no deja de ser un valor de producción”, explicó el director de producción Koldo Zuazua a Audiovisual451. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.