La cifra de espectadores en Europa se incrementó un 1,6 por ciento en 2016 superando los 1.260 millones

Publicado por

The International Union of Cinemas (UNIC), la confederación que agrupa las principales asociaciones de empresarios de exhibición europeas, entre ellas la española FECE, y que reúne a entidades de un total de 36 territorios, ha presentado los resultados estimados del mercado cinematográfico europeo en 2016.

Los datos definitivos estarán disponibles en la próxima primavera, sin embargo, las primeras estimaciones indican que el año pasado fue positivo para los cines en la mayoría de los países de Europa. En los estados miembros de la Unión Europea que tienen datos disponibles la cifra de espectadores aumentó un 1,6 por ciento en comparación con 2015, mientras que en los 36 territorios que ampara la UNIC el incremento fue del 2,6 por ciento, superando los 1.260 millones. Aunque muchos títulos locales tuvieron éxito, el grueso de la taquilla estuvo en manos de producciones internacionales como la nueva entrega paralela de la saga galáctica por excelencia: ‘Rogue One: una historia de Star Wars’, la recreación del universo Harry Potter en ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’ y filmes de animación como ‘Zootropolis’, ‘Mascotas’ o el nuevo capítulo de ‘Ice Age: ‘El gran cataclismo’.

En Francia la cifra de espectadores creció un 3,6 por ciento respecto a 2015, hasta 212,7 millones, lo que supone la segunda mejor marca de los últimos cincuenta años. También Rusia registró importantes aumentos, con un 9,6 por ciento más de recaudación que el año anterior (48.479,7 rublos en 2016) en y un 10,1 por ciento más en su cifra de entradas vendidas (192,1 millones), consolidándose como el segundo territorio más importante de Europa con más de 190 millones de espectadores.

En España se rebasó la simbólica marca de los cien millones de espectadores, destacando el éxito de la producción autóctona aunque rodada en inglés y con un reparto internacional ‘Un monstruo viene a verme’. La taquilla cinematográfica en España según el estudio de la UNIC, creció alrededor de un 6 por ciento: 605,5 millones de euros y los espectadores un 7,2 por ciento, 101 millones. En Italia también el producto local ayudó a que el año acabara en positivo, en este caso dos títulos fueron los principales responsables: ‘Quo Vado?’ y Perfetti Sconosciuti’. Así la recaudación se elevó casi un cuatro por ciento respecto a 2015 (661,8 millones de euros) y la cifra de espectadores un 6,1 por ciento (105,4 millones). En Portugal, el incremento de la taquilla y los espectadores fue del 2,2 por ciento (76,7 millones de euros y casi 15 millones de espectadores).

Por el contrario, en Reino Unido aunque la taquilla cinematográfica aumentó un 0,5 por ciento (1.246,6 millones libras), superando el record de 2015, la cifra de espectadores descendió un 2,1 por ciento, hasta 168,3 millones. Este hecho se explica al éxito sin precedentes de ‘Spectre’ y ‘Star Wars: el despertar de la fuerza’ en 2015, un hecho que no se pudo repetir el pasado año. Una tendencia similar se observó en Turquía, donde la taquilla, dominada por la producción local, creció un 2,2 por ciento (696,2 millones de liras) y la cifra de espectadores bajó un tres por ciento (58,6 millones).

Muy alejado de estos resultados estuvo Alemania que no fue capaz de repetir el histórico 2015. El año pasado los largometrajes alemanes no funcionaron como sí lo hicieron de manera espectacular un año antes y eso desembocó en una caída de la taquilla del 12,4 por ciento, hasta algo más de 1.000 millones de euros y una pérdida de espectadores del 13 por ciento respecto a 2015. (121,1 millones). Algo parecido sucedió en Austria, con descensos de taquilla del 2,4 por ciento hasta 132,8 millones de euros y del 5,2 por ciento en espectadores (15 millones) y en Suiza, con un 9,4 por ciento menos de recaudación, unos 207,7 millones de francos suizos y 7,2 por ciento menos de espectadores en 2016 (13,7 millones).

En los países escandinavos el mercado cinematográfico estuvo también animado por la producción autóctona. Esto dio lugar a que en Suecia los cines recaudaran un 6,3 por ciento más (1.931,7 millones de coronas) y vendieran un 4,2 por ciento más de entradas (17,8 millones) o que en Noruega la taquilla se incrementase un 11,7 por ciento (1.375,2 millones de coronas) y un nueve por ciento los espectadores (13,1 millones).

La tendencia opuesta siguieron Dinamarca y Finlandia, presos de los escasos resultados de sus producciones locales. En el primer caso la recaudación descendió un 6 por ciento (1.127,5 millones de coronas) y un 5,1 por ciento los espectadores (hasta los 13,5 millones) y en el segundo se contabilizó un 0,8 por ciento menos de recaudación (90,3 millones de euros) y un 1,8 por ciento menos de espectadores (8,6 millones).

En Europa Central y del Este el aumento de la asistencia al cine ha sido considerable. El caso más afortunado es el de Polonia, que vivió su mejor año histórico con un 17,6 por ciento más de recaudación (967,5 millones de Zlotys) y un 16,5 por ciento más de espectadores (52,1 millones). Este mejor año para el mercado cinematográfico polaco fue impulsado por tres filmes nacionales entre los cinco más taquilleros. Lo mismo ocurrió en Eslovaquia, aunque en su caso el crecimiento es mayor: un 23,5 por ciento la taquilla cinematográfica (hasta 29,3 millones de euros) y un 23,8 por ciento los espectadores (5,7 millones). Igualmente en la República Checa, con un 20,5 por ciento más de recaudación (2.011 millones de coronas) y un 20,6 por ciento de espectadores (15,6 millones), registrando estos dos países las subidas más significativas de todos países analizados por la UNIC en 2016.

Otros territorios de Europa Central y del Este muestran cifras positivas. En el caso de Bulgaria incrementó su taquilla el año pasado un 5,5 por ciento hasta 48,4 millones de levs y vendió un 3,7 por ciento más de entradas (5,5 millones). En Hungría la taquilla crece un 13,1 por ciento (19.840 millones de forintos) y un 12,1 por ciento los espectadores (14,6 millones) y en Rumanía, un 10,2 por ciento la recaudación (228 millones de leus) y un 7,5 por ciento los espectadores (12 millones). En Estonia, Letonia y Lituania se observan incrementos. En el primer caso, un 13,5 por ciento más de recaudación (17,7 millones de euros) y un 6,1 por ciento más de espectadores (3,3 millones); un 10,7 por ciento más de taquilla (hasta 12,4 millones de euros) y un 5,5 por ciento más de espectadores (2,5 millones) en Letonia, mientras que en Lituania los cines recaudaron casi un 15 por ciento más (17,7 millones de euros) y vendieron un 9,8 por ciento más de entradas vendidas (3,7 millones).

Con estos datos, la asistencia media en los 36 territorios de la UNIC fue de 1,6 veces por habitante al año, lo que supone un incremento del 0,1 respecto a 2015. Francia e Irlanda son los territorios con una media de asistencia por habitante más elevada, 3,3 veces.

Según la UNIC, acudir a una sala de cine se ha convertido en una experiencia diversa e inmersiva. Los cines europeos fueron de los primeros de la industria en comprometerse con la digitalización. En la última década, los cines ubicados en los territorios de la UNIC, junto al sector de distribución, invirtieron más de 1.500 millones de euros en la transición digital de sus salas.

La introducción de la tecnología digital ha generado un cambio total en el panorama cinematográfico. Las enormes mejoras en la calidad del sonido y la proyección, una mayor flexibilidad en la programación y las estrategias innovadoras para la participación del público continúan transformando la experiencia y atrayendo a un número creciente de espectadores. También se ha incrementado de forma considerable el número de películas que se proyectan cada año.

En este panorama, los exhibidores europeos grandes y pequeños continúan adoptando acciones y tecnologías innovadoras para atraer al público. A medida que el cine se convierte en una experiencia cada vez más conectada digitalmente, el sector compite con mejores armas contra otras opciones de ocio online disponibles para los consumidores. Varios estudios confirman que alrededor del 80 por ciento de los europeos visiona trailers de películas en medios online. Además, el 87 por ciento de los espectadores cinematográficos utilizan su teléfono móvil después de ver esos trailers. El papel de las redes sociales en la promoción del cine va en constante crecimiento, así, más del 50 por ciento de los asistentes al cine hablan en redes sociales de su experiencia antes y después de la sesiones a las que asisten.

Para obtener una mejor comprensión del cliente, los cines de toda Europa están desarrollando actualmente una gran variedad de programas y herramientas de análisis de datos. Los planes de fidelización de clientes, así como nuevas formas inteligentes de reclutar espectadores están en el núcleo de muchos de estos esfuerzos. El objetivo es poder personalizar lo más posible la oferta cinematográfica para cada cliente a través del correo electrónico, las redes sociales o con mensajes SMS’s, posiblemente siempre con ofertas vinculadas al precio. Los proveedores de servicios de análisis de datos estiman un aumento de entre el diez y el veinte por ciento en la venta de entradas si los programas de análisis datos se implementan con la experiencia apropiada para cada usuario. Estas nuevas innovaciones basadas en el análisis de datos transformarán también la relación entre los exhibidores y los distribuidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.