La emoción está servida: se hace efectivo el cierre de canales de TDT

- Publicidad -

El cierre de Xplora, Nitro, La Sexta 3, Nueve y La Siete se hace efectivo esta medianoche. Hablar de una nueva era de la TDT en España resulta algo exagerado, aunque sí se esperan cambios notables, sobre todo para algunos canales, dado que alrededor de un 6,7 por ciento de la audiencia y un pellizco de la inversión publicitaria están en juego. Nadie es adivino ni puede predecir qué pasará en los próximos meses, pero es inevitable pensar en las posibles consecuencias que tendrá la desaparición de estas cinco señales, a las que hay que sumar el cese de emisiones de AXN en TDT de pago, el de Intereconomía, Marca TV y MTV España, por nombrar sólo algunas de las últimas víctimas que se ha cobra una desorganizada televisión en abierto en nuestro país.

Ahora, quien busque cine en abierto acudirá a Paramount Channel, aunque oferta de cine nunca falta en los canales de siempre: ‘La película de la semana’ de La 1, ‘El peliculón’ de Antena 3, cine a las 22 horas casi todos los días en La 2, películas comerciales en los autonómicos de FORTA, de vez en cuando una emisión en Telecinco, ‘El Blockbuster’ de Cuatro, ‘El taquillazo’ de La Sexta, cine también en 13TV… hay hasta 8Madrid TV, un canal local de cine eminentemente español en la capital.

Cierre canales TDT
Adiós a Xplora, Nitro, La Sexta 3, Nueve y La Siete.

El espectador masculino que quiera factual, documentales y, de alguna manera, enloquecer con la doble voz en inglés y español casi continuamente sonando, sintonizará Discovery MAX y Energy, y hasta podrá seguir Xplora en Internet.

Y quien quiera reposiciones de la ficción de Mediaset España, que es básicamente de lo que se ha compuesto la parrilla de Nueve y La Siete en su corta existencia, podrá cambiar a FDF, el canal temático de TDT más visto, y a Divinity, que ha anunciado nuevos estrenos a partir de esta semana.

-Publicidad-

Por no hablar de la propuesta que no cesa en la televisión de pago, esa que ha perdido en España más de 625.000 abonados en los últimos dos años.

Tan pronto tenemos demasiados canales como los queremos todos, aunque para muchas personas que forman el audiovisual español hubieran sido creados solamente para vender publicidad.

En definitiva, oferta televisiva seguirá habiendo de sobra, más aún en un país con la población moderada que además importa muchísima producción extranjera. Atresmedia y Mediaset España, máximos afectados por el cierre de canales, tendrán que concentrar ahora la programación contratada en el resto de señales, lo que para algunos productores se traduce en menos espacio para nuevos programas. ¿Acaso los dos marcogrupos estaban llenando esas parrillas que desaparecen con producción original? En los famosos 18 meses de incertidumbre que el sector televisivo ha vivido hasta conocer el destino final de la sentencia del Tribunal Supremo tampoco ha habido grandes novedades genuinas en estos canales. Y cuesta creer que estas empresas no supieran desde hace meses qué canales iban a conservar y a cuáles iban a dar carpetazo. Si tenían claro que Neox iba a continuar, ¿por qué no ha seguido apostando por shows como ‘Tonterías las justas’? La Academia de Televisión lleva años reclamando a las televisiones que cedan pequeñas franjas de esos canales “secundarios” a jóvenes creadores con el fin de que tengan una oportunidad, conozcan las tripas del negocio y se experimente en ambos sentidos. La respuesta ha sido tan tímida que casi se puede decir que inexistente.

Incoherente podría decirse que es el hecho de que hasta hace poco se estuviera hablando de que un país como España, con 47 millones de habitantes, no pudiera asumir 33 canales de televisión en abierto, y que ahora parezca que su cierre es una debacle y un acto cruel frente al espectador. Tan pronto tenemos demasiados canales como los queremos todos, aunque para muchas personas que forman el audiovisual español hubieran sido creados solamente para vender publicidad. No cabe duda de que las empresas de televisión han hecho una inversión en esas señales que ahora desaparecen y que varios puestos de trabajo caerán. Sin embargo, tanto Atresmedia como Mediaset España seguirán concentrando la mayor parte de la audiencia y de la inversión publicitaria. ¿Que deberán estar más alerta para mantener sus cuotas? Perfecto. Un poco de competencia siempre viene bien, ¿o ya nos hemos olvidado de lo tedioso de la liga de fútbol, siempre en manos del Real Madrid o el Barcelona? La televisión no tiene por qué ser un feudo de unos pocos.

La emoción está servida.

Y aquí no acaba todo porque la amenaza de cierre continúa sobre otros ocho canales por otro recurso presentado por Infraestructuras y Gestión 2002, la misma empresa que ha conseguido que el concurso de TDT se declarase nulo. Por no hablar del agujero económico prohibido que acumula RTVE, la revolución de las autonómicas con sus deudas y su modelo de gestión, el auge del consumo fuera de la emisión lineal, y la piratería, que sigue provocando que los videoclubs online sigan sin ser negocio en España.

Resumiendo: nadie sabe nada.

-Publicidad-

1 COMENTARIO