La Escuela Dentro Cine para jóvenes sin oportunidades busca consolidarse en Cineteca Madrid

Tras un taller piloto celebrado entre mayo y junio de 2019, la escuela Dentro Cine se define como la alternativa formativa al margen del academicismo teórico para jóvenes de 16 a 23 años que parten de una situación de desventaja social, con el doble objetivo de formarles en la práctica y el lenguaje cinematográfico, y de dotarles de herramientas de diálogo, autoexploración, empoderamiento y conocimiento.

Se trata de una iniciativa de Cineteca Madrid y Matadero Madrid, ambos espacios pertenecientes al Área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid y gestionados por Madrid Destino, en colaboración con la red de centros del programa ASPA (Apoyo Socioeducativo y Prelaboral a Adolescentes), a través del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid. Con sede en Cineteca y Matadero, el proyecto tiene un desarrollo de seis meses entre enero y junio de 2020.

El proyecto cuenta además con el apoyo de la Fundación Banco Sabadell, dedicada a fomentar el talento joven y a promover actividades de divulgación, formación e investigación en los ámbitos educativo, científico y cultural, y de la Fundación Balia, dedicada a apoyar a menores en riesgo de exclusión social a través de programas socioeducativos.

Esta iniciativa, que fue ensayada el año pasado con un programa piloto de un mes de duración, parte de un planteamiento innovador que une el conocimiento y aprendizaje cinematográfico desde la pura acción, alejado de cualquier academicismo, con el convencimiento de que el cine es una poderosa herramienta de empoderamiento, un lenguaje para encontrarse y encontrar a otros. En palabras del cineasta Pedro Sara y la psicóloga Violeta Pagán, docentes responsables de la Escuela, Dentro Cine es “un proyecto experimental de educación artística y humanística que parte del conocimiento práctico, que da voz a quienes no la tienen y les hace protagonistas de sus propios relatos”.

La Escuela Dentro Cine se desarrolla siguiendo una metodología pionera que parte de tres premisas: crear, filmar, despertar. Desde el punto de vista de la creación, la escuela integra a los y las jóvenes participantes en un equipo de rodaje para crear guiones, dramatizar vida, filmar y sonorizar. Utilizando la metodología ‘aprender haciendo’, Dentro Cine favorece el uso de herramientas creativas para desarrollar habilidades artísticas, expresar emociones y despertar vocaciones profesionales. Con esta premisa, el proyecto educativo de Dentro Cine busca obtener resultados tangibles y a corto plazo, que favorezcan la reflexión en torno al arte como forma de crecimiento y generen impacto social.

Pedro Sara y Violeta Pagán Navarro, dinamizadores de la Escuela, hablan de ‘un cine para curar heridas’, y diseñan este taller partiendo de los planteamientos de Paulo Freire en la Pedagogía del Oprimido y de las teorías de Augusto Boal en su Teatro del Oprimido, trabajando con herramientas del psicodrama y buscando una dinámica formativa basada eminentemente en la práctica, alejada del academicismo teórico y de la ortodoxia formal. A las vertientes artística y pedagógica del proyecto, se suma la terapéutica, perspectiva desde la que Dentro Cine se define como ‘escuela’, entendida como el lugar donde las personas se reúnen para aprender y generar posibilidades de cambio personales y sociales. La experiencia creadora, entre la acción y la reflexión, coloca así el cine al servicio de la liberación permanente y de la humanización de las personas.

Dentro Cine cataliza este proceso de aprendizaje compartido, técnico y humano, en la creación de una película que podrá verse en Cineteca Madrid, previsiblemente, en el otoño de este mismo año. El taller, que se articula en función de un equipo de rodaje, asigna los diferentes roles entre los participantes que van rotando en el desempeño de las diferentes funciones integradas en el rodaje. De este modo, los y las integrantes de la escuela, tienen la oportunidad de desarrollar y conocer las funciones de cada uno de los perfiles profesionales que forman el conjunto, así como las dinámicas de relación interna para el buen funcionamiento del rodaje.

El proceso incorpora así un claro componente de creación colectiva del que nacerá la película, síntesis del proceso y altavoz de un relato plural y único, en la que el alumnado de Dentro Cine ha empezado ya a trabajar con la colaboración y el asesoramiento de los profesores invitados. A lo largo del curso la escuela cuenta con 12 profesores invitados que llegan desde los diferentes oficios de la industria cinematográfica. El guionista Carlos Quíntela, el técnico de sonido Sergio Fernández, el montador Sergi Díez o la directora María Pérez, entre otros profesionales, aportarán el conocimiento adquirido en sus trayectorias profesionales y sumarán sus voces a un proyecto en el que la colectividad se resignifica a ambos lados de las cámaras.

Como antecedente a la consolidación del proyecto, Cineteca Madrid inició su colaboración con la red de centros ASPA y el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid en la celebración de un taller piloto entre mayo y junio de 2019. En este ensayo, Dentro Cine puso a prueba su metodología de enseñanza con un grupo de jóvenes que se implicaron en el rodaje de una película de la que serían artífices totales.

Desde el guion y los contenidos hasta la dirección artística, pasado por el manejo de luz, sonido y cámaras, los participantes del piloto Dentro Cine, con la dirección y el acompañamiento de Pedro Sara y Violeta Pagán, crearon la película ‘Las edades sensibles a la luz’, que fue estrenada a competición en el Festival Internacional de Cine de Gijón. Tras su estreno, la película sigue su recorrido internacional de la mano de la distribuidora Freak. Este año estará presente en el festival de cine de Málaga en el marco del Encuentro Documental Málaga Docs 2020.

La metodología de Dentro Cine comienza a gestarse en 2016 con la creación de la escuela UNOCINE, escuela de cine pionera en su dedicación al trabajo con menores en riesgo de exclusión que se desarrolla en el centro de menores de Salamanca ‘Casa Escuela Santiago Uno’, referente internacional de educación con menores tutelados.

-Publicidad-