La falta de especialización de los órganos judiciales y la lentitud de los procesos lastran la lucha contra la piratería

Terceros Encuentros Informativos Audiovisuales Iberoamericanos

La Casa de América de Madrid ha acogido un nueva edición de los encuentros informativos audiovisuales iberoamericanos, en esta ocasión bajo el epígrafe ‘Nuevas formas de piratería audiovisual. ¿Es posible combatirlas?’. El tercer encuentro organizado por EGEDA y la Casa de América ha analizado las nuevas formas de piratería audiovisual y las fórmulas para combatirlas de la mano de Octavio Dapena, responsable del Departamento de Antipiratería de EGED y Damián Fuentes, director general de Safe Creative.

Octavio Dapena y Damián Fuentes

Dapena comenzó su intervención con el anuncio de una gran noticia para el sector, el bloqueo de varias webs con contenidos fraudulento de todo tipo: películas, series, videojuegos, música, libros… ordenado hace unos días por un juez. El responsable Antipiratería de EGEDA se ha disculpado por no poder decir todavía el nombre de las páginas ya que el proceso sigue abierto y el abogado defensor de los presuntos piratas ha recurrido ese bloqueo.

Para Dapena, la importancia de esta noticia radica en la aplicación de medidas cautelares por parte del juez en un proceso que en ocasiones duraría 15 meses. “Las medidas deben ser eficaces, efectivas y urgentes porque las obras audiovisuales tiene una vida corta y a medida que pasa el tiempo va perdiendo valor. Se ha demostrado que existen soluciones como implementar estas medidas cautelares, independientemente de que siga la instrucción”, ha comentado. El director gerente de EGEDA espera que otros jueces se sumen a esta línea de actuación que no tiene que impedir que el procedimiento siga siendo garantista. “El sector exige rapidez, decisiones inmediatas”, ha dicho.

Según Dapena no existen fórmulas mágicas para eludir la piratería pero ha querido resaltar tres aspectos que a su juicio son fundamentales. En primer lugar que exista una oferta legal y accesible, en este sentido, el responsable Antipiratería de EGEDA cree que se han hecho grandes avances al respecto en los últimos años. También cree que se ha avanzado mucho en la divulgación y concienciación sobre pirtatería, sobre todo a nivel de medios de comunicación, instituciones y partidos políticos y éste sería el segundo punto reseñable: “Vemos como las élites políticas han tomado conciencia de la piratería porque se han dado cuenta de que atañe a toda la sociedad. Pero insisto, la prioridad debe ser la rapidez de la medidas, porque, por ejemplo la concienciación en las aulas, aunque es muy importante, sus resultados se verán dentro de años”.

En tercer lugar, hay que contar con una regulación eficaz, un aspecto que también se ha mejorado bastante últimamente, aunque todavía mantiene lagunas importantes. “Yo no estoy conforme de cómo se ha desarrollado el procedimiento administrativo que ha sido prácticamente inocuo. Desde que se interpone una denuncia, en dos meses como mucho debería ser posible la retirada de contenidos piratas y el bloqueo de webs, pero la realidad es bien distinta porque la media está entre 300 y 400 días”, ha explicado Dapena que ha añadido que tienen depositadas sus esperanzas para que esta situación cambie con el nuevo equipo del Gobierno “esperamos que se dote de más recursos a la Comisión de Propiedad Intelectual para que puedan acelerar las medidas”, ha declarado.

En cuanto al procedimiento penal, debería destinarse sólo a los casos más graves, aunque para Dapena, la mayoría de los casos de piratería en España son graves. El director gerente de EGEDA ha finalizado su exposición señalando otro de los grandes problemas, la falta de especialización de los órganos judiciales, “creemos que hay que crear unidades especializadas en vulneración de la propiedad intelectual dentro de la propia fiscalía”.

Por su parte, Damián Fuentes ha incidido en la necesidad de aplicar la ley: “las herramientas jurídicas actuales creo que son suficientes pero no se emplean como se debe”. Fuentes ha expuesto varios casos que obstaculizan enormemente la acción de la justicia, por ejemplo, cuando un dominio se registra fuera de España porque se necesita una comisión rogatoria internacional que demora el proceso seis meses solo para empezar a saber quién está detrás de ese dominio. “Creo que se deberían estar cerrando webs de oficio. Ahora existe un problema con el ánimo de lucro, porque hay webs que ofrecen contenidos piratas que no insertan publicidad, pero eso no significa que no se sigan vulnerando los derechos de propiedad intelectual”, ha manifestado el director general de Safe Creative.

Fuentes ha mostrado nuevas formas de piratería a través de ejemplos como la plataforma Mobdro, el entorno Kody que dan acceso a señales de televisión de todo el mundo en streaming. También ha alertado sobre la defraudación a través de redes sociales como Facebook, donde se suben todo tipo de obras audiovisuales y en páginas de subastas como Milanuncios. “Yo estoy convencido de que en este país solo funciona el palo y la zanahoria, hay que aplicar todo el peso de la ley. El gran problema de la lucha contra la piratería es que los operadores judiciales no se lo creen, no lo visualizan como un problema real. Si los agentes jurídicos no se lo creen no vamos a evitar la sangría de la propiedad intelectual”, ha concluido Fuentes.

-Publicidad-