La industria de los rodajes satisfecha con las medidas del Gobierno, el sector de videojuegos, defraudado

- Publicidad -

Las ayudas al sector audiovisual para paliar los efectos de la pandemia mundial han tenido una respuesta positiva, en buena parte del sector audiovisual, pero no en toda. En concreto, tanto Spain film Commission, como la asociación PROFILM se congratulan de que se haya elevado el incentivo fiscal para la producción. En el extremo opuesto, el sector de videojuegos.

Sin embargo hay otros sectores, como el de videojuegos que se sienten defraudados. Una de las entidades más satisfechas por las medidas de choque del Gobierno es Spain Film Commission.

La patronal de las oficinas de rodajes de España, presidida por Carlos Rosado, señala que el 11 de mayo se reiniciarán los rodajes en España con un nuevo y favorable marco fiscal. Su comunicado dice lo siguiente:

-Publicidad-

El Gobierno español ha aprobado una excelente mejora en los incentivos fiscales para atraer rodajes  internacionales, a propuesta de Spain Film Commission y otras entidades del sector audiovisual español, que lo colocan entre los más competitivos del mundo.

El  Real Decreto-ley por el que se aprueban medidas de apoyo al sector cultural para hacer frente a la situación derivada de la COVID-2019, recoge en su Disposición final tercera, el incremento de los incentivos fiscales para rodajes internacionales.

El porcentaje de devolución aumenta del 20 por al 30 por ciento para el primer millón de euros y al 25 por ciento para el resto del gasto en España y eleva el límite máximo de reembolso a 10 millones de euros.

Con esta reforma, España se posiciona como un destino de rodajes  muy competitivo y rentable para la industria internacional y, entre ellas, la norteamericana.

Aunque el día 11 de mayo se autoriza el reinicio de los rodajes con medidas sanitarias estrictas, tan pronto como se reanude la actividad internacional y se abran los espacios aéreos y los mercados, tras el acuerdo del gobierno español, SFC presentará una oferta atractiva de gran interés. La crisis generada por el parón de los rodajes luego del decreto del Estado de Alarma, ha supuesto la suspensión de más de 300 rodajes en todo el territorio, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y el impacto económico para la industria audiovisual.

Deseamos destacar el papel del Sr. James Costos, como Embajador Honorario de SFC, quien envió al Presidente del Gobierno español una carta también firmada por el Presidente de la Comisión de Cine de España, Carlos Rosado, solicitando la adopción de  esta  importante medida que se une al anuncio del Ministro de Cultura de avanzar en la formación del Hub Audiovisual español que dará fortaleza  al sector audiovisual español.

En esta misma línea se manifiesta PROFILM, la asociación de empresas productoras de audiovisual internacional, que representa al 90 por ciento de las empresas españolas. La asociación que preside Adrián Guerra valora positivamente las mejoras de los incentivos fiscales aprobadas en el Real Decreto-ley por el que se aprueban medidas de apoyo al sector cultural para hacer frente a la situación derivada de la COVID-2019:

Desde su constitución en 2018, PROFILM ha trabajado para mostrar, desde la óptica de los profesionales de la producción y postproducción audiovisual, los beneficios que este tipo de proyectos internacionales podría llegar a generar.

El incremento del incentivo al 30 por ciento en el primer millón y al 25 por ciento del resto y sobre todo, la subida del límite de devolución a 10 millones de euros, supondrá que gran parte de una película o varios capítulos de una serie extranjera se pueda rodar en nuestro país. Así mismo, la rebaja a 200.000 euros del mínimo para que los trabajos de postproducción y preproducción puedan optar al incentivo, contribuirá a situar a la industria española del audiovisual en el lugar que se merece por experiencia y calidad demostrada.

La asociación agradece el respaldo del Ministerio de Cultura y Deporte y del ICAA en particular a las medidas propuestas por las productoras a las que representa PROFILM y nos ponemos a su disposición para continuar trabajando por mejorar la seguridad jurídica de los profesionales al nivel del resto de los países de nuestro entorno. Sólo así se logrará convertir a España en un referente del audiovisual internacional.

También muestran satisfacción desde la Federación de productores de animación y efectos visuales de España (Diboos): Queremos mostrar nuestra satisfacción por las nuevas decisiones del Gobierno para el ámbito cultural en el marco de la crisis económica causada por el COVID-19, ya que refuerzan la posición de nuestro sector como factor de atracción de inversión extranjera. Esperamos que esto marque una nueva tendencia para reforzar en el futuro la producción nacional de este tipo de contenidos con otras medidas que todavía falta por tomar.

Las medidas aprobadas ayer por el Gobierno, en especial las referidas a los incentivos fiscales, son una prueba fehaciente de que el trabajo coordinado entre los Ministerios de Hacienda y Cultura, con la inestimable labor del ICAA, junto a los agentes privados del sector da frutos positivos. En concreto, estas medidas suponen incrementar nuestra competitividad a corto plazo y atraer inversión extranjera creando puestos de trabajo cualificados y empleo joven, tan necesarios en este momento tan difícil, sin que signifique un desembolso para las arcas del Estado.

Además, suponen un gran paso en el camino de poner al sector de la animación y efectos visuales de España en la posición que se merece en el panorama internacional, equiparándonos a otros países de nuestro entorno. También suponen un refuerzo para los contenidos familiares, que son fundamentales para empujar el negocio de entretenimiento en el mundo audiovisual y del cine.

“La industria de la animación y efectos visuales, aunque tocada por la pandemia global del COVID-19 como el resto de los sectores culturales, ha demostrado su fortaleza y capacidad de recuperación en esta crisis”, afirma Nicolás Matji, presidente de Diboos.

Y es que a pesar del establecimiento del estado de alarma y el confinamiento general, las empresas del sector han seguido trabajando y manteniendo los puestos de trabajo en un porcentaje muy elevado. “Hemos podido pasar a teletrabajo con relativa facilidad porque somos empresas eminentemente digitales, acostumbradas a aprender e innovar constantemente”.

Además, se trata de un sector estratégico que funciona de motor de otros muchos implícitos en la cadena de valor, desde las jugueteras, licencias, merchandising o servicios auxiliares audiovisuales hasta los contenidos interactivos y digitales.

Es el momento, por tanto, para que los agentes implicados y las administraciones públicas cambiemos, juntos, el paradigma a nivel audiovisual de nuestro país. Las medidas publicadas hoy son un primer paso en este camino, y esperamos que en el futuro, a medida que la situación se normalice, vengan acompañadas de otras medidas igual de necesarias para nuestro sector. En concreto, la simplificación de los procesos de inversión e incentivos fiscales vía AIEs, la recuperación de las ayudas a las series de animación y a desarrollo por parte del ICAA o el establecimiento de un porcentaje mínimo de inversión en contenido de animación de productoras independientes en la futura transposición de la directiva europea sobre la obligación de inversión de canales de televisión y plataformas digitales.

Es nuestra responsabilidad también promocionar con más fuerza este nuevo marco de trabajo entre nuestros socios extranjeros en los principales foros y eventos del sector, tanto los que tienen lugar dentro como fuera de nuestras fronteras. Empezando por el Foro Quirino de la Animación Iberoamericana, que se celebrará el próximo mes de junio y donde podremos mostrar ya este potencial.

Diboos tiene su propia identidad, pero ha sabido trabajar en conjunto con el resto del sector audiovisual y cultural para hacer propuestas que marquen la diferencia. Desde la federación trabajaremos incansablemente para ser parte de la solución y, juntos, reactivar nuestro sector en estos momentos de crisis y contribuir a la recuperación económica de nuestro país.

En el extremo opuesto se encuentra el sector de videojuego, que siente que se le ha dado la espalda desde la administración. La Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV) lanzó un comunicado para expresar su malestar:

La industria española de desarrollo y producción de videojuegos ha recibido con decepción la noticia de que el Gobierno no ha tenido en cuenta a la producción española de videojuegos en las medidas propuestas por el sector para paliar el impacto de la crisis de COVID-19.

El Real Decreto-ley por el que se aprueban medidas de apoyo al sector cultural aprobado  por el Consejo de Ministros, pese a que reforma el artículo 36 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, no ha incluido a la industria del videojuego en la deducción por inversiones en producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales.

Se trata de una medida necesaria para impulsar la entrada de inversores nacionales e internacionales en los proyectos de videojuegos desarrollados en España y cuya gran eficacia ha sido ampliamente demostrada en el sector audiovisual, incluida la animación y los efectos visuales; tanto, que el Real Decreto-ley publicado hoy incrementa el porcentaje de deducción fiscal para estas producciones del 20 por ciento al 30  por ciento.

Además, otros países de nuestro entorno, como Francia, Italia y el Reino Unido han implementado desde hace años el incentivo fiscal del cual se benefician las empresas de desarrollo de videojuegos establecidas en estos territorios, incrementando su ventaja competitiva frente a España a la hora de atraer inversiones, proyectos, empresas y capital humano.

rodaje
Rodaje

El incentivo fiscal ha sido reclamado por el sector desde hace muchos años y es una de las medidas que siempre figura en el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos, publicado por DEV. Su aprobación en este momento difícil permitiría a la industria de desarrollo de videojuegos paliar el impacto de la crisis de COVID-19 que, según una encuesta al sector, podría provocar una pérdida directa a corto plazo de 90 millones de euros de facturación y una ralentización importante en el crecimiento anual del empleo, equivalente a 500 empleos que dejarían de generarse en 2020. Además, si la crisis sanitaria se alargara más de 3 meses, existe un riesgo de continuidad de negocio para el 46 % de la industria, es decir, 240 empresas. En este caso, se estima la pérdida directa de un tercio de la facturación y empleo del sector, es decir, hasta 270 millones de euros y 2.300 empleos.

DEV lamenta la falta de sensibilidad hacia el sector y reivindica la importancia de apoyar a la industria española de desarrollo de videojuegos ya que puede representar un motor importante de desarrollo económico y de atracción de inversiones para España en la fase de recuperación tras las medidas de contención por la crisis de COVID-19. Es una industria cuyos procesos productivos y metodologías de trabajo hacen uso de las más avanzadas tecnologías y el 85 % de las empresas ya hacía uso del teletrabajo antes de la crisis de COVID-19. Gracias al incentivo fiscal sería posible la puesta en marcha de importantes proyectos dirigidos a los mercados internacionales, donde se ha visto como el consumo de videojuego se ha incrementado de forma importante a lo largo de los últimos meses.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.