Las nuevas ayudas a la producción cinematográfica

- Publicidad -
Por Fernando Fernández Aransay, de VTF Abogados.

Como anticipábamos en un artículo anterior, a finales del año pasado se publicó la Orden del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, ECD/2796/2015, de 18 de diciembre, por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas previstas en el Capítulo III de la Ley 55/2007, de 28 de diciembre, del Cine.

- Publicidad -

DineroAunque la institución de pagos anticipados – 20 por ciento a la concesión de la ayuda, 50 por ciento al inicio de rodaje y 30 por ciento al reconocimiento del coste – debería mitigar las sempiternas dificultades de financiación líquida de las producciones cinematográficas, nuevos obstáculos han surgido a cambio. Siguiendo una tendencia que nació con gobiernos anteriores, la regulación actual exige ciertos mínimos presupuestarios y de viabilidad comercial que no están exentos de crítica.

En concreto, las ayudas generales exigen, como requisitos más significativos: (i) un coste mínimo de 1.300.000 € (400.000 € para documentales, 700.000 € para coproducciones); (ii) financiación garantizada de al menos el 35 por ciento presupuesto; y (iii) estreno simultáneamente en al menos 40 salas (20 para películas de menos de 2 millones de presupuesto, 7 para documentales).

Por lo que hace a las ayudas específicas, serán accesibles para películas: (i) con coste máximo de 1.800.000 €, (ii) con financiación garantizada de al menos el 10% del presupuesto; y (iii) estreno simultáneo o sucesivo en al menos 15 salas (10 para documentales).

Parece que la Administración Pública desea productos más competitivos en materia presupuestaria y financiera, reservando sus ayudas a aquéllos cuya viabilidad, sobre el papel, pueda parecer más afianzada. No obstante, son numerosas las voces críticas que señalan la necesaria preservación de la oferta cultural y la necesidad de distinguir calidad de cantidad, como argumentos opuestos a esta política.

El tiempo dirá si esta nueva regulación ayuda o constriñe el sector. Entre tanto, con la ley en la mano, habrá que adaptar las estructuras negociales y jurídicas de las producciones a estas normas.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.