Lasalle: “Estamos dando los pasos adecuados para alejar la sombra de inestabilidad presupuestaria en la política cultural”

- Publicidad -

El secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, compareció el pasado 6 de octubre en la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados para informar de los presupuestos del ejercicio 2015, relacionados precisamente con las competencias de Cultura y en particular del sector cinematográfico, entre otras actividades.

Para el Secretario de Estado se trata de “unos presupuestos que reflejan por primera vez un escenario de recuperación como consecuencia del empeño del Gobierno para ir alejando a España de la incertidumbre ocasionada por la crisis financiera y económica. En este sentido creo que estamos en condiciones de confirmar lo que dije hace un año, que lo peor en términos presupuestarios había pasado y que por primera vez en esta legislatura comienza una reactivación del apoyo público a la cultura con un incremento en su balance. Puede afirmarse que se ha producido por fin un cambio de tendencia. Con los números delante, los presupuestos del Estado para la función Cultura en 2015 suben un 4,3 % respecto a 2014”.

José María Lasalle
José María Lasalle

En lo que respecta al cine, Lasalle comentó: “el presupuesto del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales para 2015 será de 53,1 millones de euros, lo que representa un incremento respecto al pasado ejercicio de un 4,47 %, por encima por tanto de la función Cultura dentro de los Presupuestos Generales del Estado. La partida más significativa del presupuesto del ICAA será la destinada al Fondo de protección de la cinematografía, que asciende a 36.580.000 euros. Aquí hay un cambio notable de tendencia con un incremento con respecto al año pasado de un 8,5 %. Este fondo está destinado a atender principalmente las ayudas a la amortización que tratan de cubrir parte de los costes de producción de los largometrajes. Este sistema de ayudas, como he avanzado en otras ocasiones, se encuentra sometido a un proceso de reflexión y cambio a partir de las propuestas desarrolladas en el marco de la comisión sobre el nuevo modelo de financiación de la cinematografía y el audiovisual. Como prioridad para el próximo ejercicio estamos trabajando por tanto en el cambio del modelo de ayudas, principalmente para pasar del modelo vigente de ayudas a la amortización, que se entregan tras dos años del estreno de una película, a un modelo de ayudas a priori similar al de países de nuestro entorno”.

En este punto, el Secretario de Estado de Cultura comentó además el crédito extra concedido hace unas semanas para hacer frente  a las ayudas a la amortización de 2012. “Se ha aprobado un suplemento de crédito de 30 millones de euros para hacer frente al pago de las ayudas de amortización de las películas estrenadas en 2012. A esto hay que añadir 2 millones de euros que estamos tramitando con cargo al remanente del ICAA y otros 700.000 euros de diversos créditos de la propia Secretaria de Estado de Cultura adicionales para el referido fondo”.

-Publicidad-

Además, Lasalle explicó otras mediad de apoyo al cine como la inauguración del Centro de conservación y restauración de fondos fílmicos de la Filmoteca Española, “su inauguración tendrá lugar a corto plazo una vez concluido el traslado de la totalidad de los fondos fílmicos a la nueva sede en Boadilla. El centro se ha convertido ya desde su planificación en una referencia internacional gracias sobre todo a la dedicación y cualificación de los profesionales, que desde estas nuevas instalaciones pueden continuar avanzando en la investigación de sistemas pioneros para el tratamiento de nuestro rico pero tremendamente delicado patrimonio fílmico”, comentó.

Respecto a la promoción exterior, el responsable de Cultura señaló que “se canalizará, como ya se ha hecho anteriormente, a través de las ayudas a festivales y mercados de cine más relevantes. Estas ayudas se mantienen prácticamente sin variación en este proyecto de presupuestos, a excepción de la partida del Festival de San Sebastián, que pasa de 900.000 euros a 1.100.000, es decir un 22,2 % más con respecto al ejercicio anterior”.

“No les niego que queda un largo camino por delante, pero tampoco puedo esconder que confío plenamente en que estamos dando los pasos adecuados para alejar definitivamente la sombra de inestabilidad presupuestaria que se ha proyectado sobre la política cultural dependiente del Estado en los últimos años”, concluyó en su primera intervención ante la Comisión.

El parlamentario del Grupo Socialista Torres Mora le reprochó que sacase pecho en la situación actual, poniendo el acento en la reconversión tecnológica, la piratería, el IVA cultural y la compensación por copia privada: “nuestra cultura sufre tres crisis. Sufre una crisis que es el fruto de un cambio tecnológico; es una crisis que necesita una política que podríamos llamar de reconversión industrial, la reconversión de un sector que aporta al PIB más que la agricultura y que genera más de medio millón de empleos. El sector necesita unos presupuestos dirigidos a ayudar a la cultura a reconvertirse, a afrontar los desafíos de todo tipo que están suponiendo las nuevas tecnologías, incluida la protección contra la piratería, pero no solo para protegerla de los efectos perversos del cambio tecnológico, sino también para ayudar a la cultura a aprovechar todas las oportunidades que ofrece el  cambio tecnológico. Una segunda crisis que sufre el sector cultural es la misma crisis que el resto de los  sectores económicos; una crisis que afecta a la demanda porque la gente tiene poco dinero para gastar. A pesar de los esfuerzos del sector por ser más competitivo, le resulta muy difícil cuando al precio del cine o del teatro se le añade un 21 % de IVA. Estos presupuestos no rebajan el IVA de la cultura, como venimos pidiendo insistentemente en el Congreso, en el Senado y en todas partes. Estos presupuestos no ayudan a salir de la crisis a la cultura. Dígale al señor Montoro, si lo ve algún día, que una buena iniciativa de mecenazgo cultural sería bajar el IVA cultural del 21 % al 8 %. Ya verá cómo el sector se lo agradece y todas las personas que aman la cultura también. Es más, sinceramente, en este tema no han sabido aprovechar el potencial económico de la cultura como motor para salir de la crisis y para que crezca el empleo. A veces, para aprovechar ese motor o para ponerlo en marcha no hace falta dinero, hace falta tomar algunas medidas políticas. La tercera crisis, la que más duele, es la actitud de su Gobierno, es verdad que unos casos más que otros, pero a efectos prácticos para la cultura el resultado es el mismo. Sé cómo piensa usted, pero permítame que en honor a lo que le dije la primera vez que compareció usted en esta legislatura, no distinga entre usted y su partido. El señor Rajoy tomó posesión el 21 de diciembre de 2011. El día 30 de ese mes, ustedes publicaron en el BOE un real decreto por el que, de hecho, se cargaron la compensación por la copia privada. De los 110 millones anuales que iban a parar al sector cultural pasaron a 5. En una semana tomaron una decisión que asfixiaba a la cultura y también asfixiaba a su organización corporativa. Quebraban así económicamente a la cultura, por lo que cabe deducir que lo hacían para quebrarla políticamente. Ese objetivo no ha dejado de estar presente en la legislatura”, afirmó Torres Mora.

En respuesta, José María Lasalle aseguró que “La Ley de Propiedad Intelectual está abordando esa crisis del cambio tecnológico. No es una cuestión presupuestaria la que va a salvar ese cambio tecnológico, sino que ese cambio se salvaguarda con la regulación que contempla la Ley de Propiedad Intelectual, a la hora de cómo identificar la compensación en el ámbito digital y, por tanto, operando profuturo. En ese ámbito profuturo, lo que está operando ya, siguiendo las directrices del informe Vitorino, es la copia licenciada. Esta ley incorpora la copia licenciada, es decir, el horizonte normativo que va a tratar de dar seguridad jurídica al desarrollo de los contenidos digitales y a la explotación de los derechos de propiedad intelectual en la red, va a tener ya un instrumento que a medio y largo plazo está identificando cuál es el escenario de seguridad jurídica, y atribuyendo a los autores y a las entidades de gestión la capacidad para negociar en representación de los autores cómo gestionar la compensación; además en un marco que me parece tremendamente importante, precisamente en el seno de ese cambio tecnológico al que usted hacía referencia; en un marco adaptado a las necesidades que el mercado de los derechos de propiedad intelectual, especialmente en los contenidos digitales, exige, que es la transparencia. la transparencia en los repertorios de obras que representan las entidades de gestión. Transparencia en las cuentas, que evite situaciones de opacidad en el reparto de las cantidades que, por el reparto de obras huérfanas, se distribuyan entre los socios; por ejemplo, como hace la ley, incorporando a la asamblea para que controle a los órganos ejecutivos y determinen cómo afrontar los repartos de obras huérfanas. Transparencia en la determinación final de las tarifas y la posibilidad, absolutamente razonable en un mercado que busque establecer equilibrios, que establezca equidistancias de justicia entre usuarios y titulares, de una negociación susceptible de arbitraje por parte de la propia comisión de la propiedad intelectual; es decir, de crear un escenario de racionalización del mercado de derechos de propiedad intelectual que, en el ámbito del entorno que va a identificar el futuro tecnológico de los contenidos digitales y la explotación de derechos de propiedad intelectual que va a tener lugar en ese campo, se va a dar en los próximos años. Pero además, lo hace nuestra legislación sobre la base de un dato, y es que la posibilidad de que la Unión Europea articule una legislación común para todos los países en este campo va a ser extraordinariamente dificultosa. Por de pronto, porque la competencia de la propiedad intelectual ha salido del ámbito del comisario de Cultura para que caiga en
el ámbito del comisario de Nuevas Tecnologías, y por tanto la posibilidad de establecer criterios favorecedores de los sectores culturales va a ser extraordinariamente compleja en el futuro. Una de las cosas que se deducen precisamente de las reuniones formales e informales de los Consejos de Ministros de la Unión Europea es esa, la incertidumbre que profuturo se plantea en el seno de la Unión Europea y la posibilidad de que el informe Vitorino quede absolutamente desdibujado en la interpretación que les he planteado y que creo que es tremendamente novedosa en la propia defensa de los derechos de propiedad intelectual”.

Torres Mora lanzó una propuesta de acuerdo en pro del sector cultural: ” creo que usted y su partido, su Gobierno, tienen una magnífica oportunidad de llegar a un acuerdo todavía en el Senado con el sector de la cultura, por supuesto un acuerdo que sea en beneficio del sector de la cultura y de la sociedad española en general, pero, como digo, ustedes tienen una magnífica oportunidad. Además, sabe que si son capaces de llegar a ese acuerdo con el sector de la cultura nosotros, los socialistas, le acompañaremos en el acuerdo”.

-Publicidad-