Mónica Regueiro: “‘Llueven vacas’ cuenta una historia necesaria pero complicada de vender”

Publicado por
Mónica Regueiro, actriz y productora de ‘Llueven vacas’

Una de las cosas que no han cambiado en el Festival de Málaga es el carácter trasgresor y comprometido de su segunda sección en importancia, ZonaZine. Este año el apartado dedicado a un cine menos convencional y que agrupa miradas nuevas tiene entre sus propuestas la opera prima  del actor y guionista Fran Árraez. ‘Llueven vacas’ es una producción de Producciones[Off] con Trisquel Escena y The Zombie Company y cuenta con un reparto que estaría al alcance de muy pocos y menos en una película de unas dimensiones tan reducidas desde el punto de vista de la producción, no por ambición creativa. 

El equipo de ‘Llueven vacas’. Foto: Pipo Fernández. Festival de Málaga

‘Llueven Vacas’, que también la primera incursión en la producción audiovisual de la actriz Mónica Regueiro, está basada en el libro homónimo escrito por Carlos Be y que narra el horror de la violencia machista. De la necesidad de universalizar la historia de Be surge la idea de que diferentes actores y actrices interpreten a los dos mismos protagonistas. Así, Fernando y Margarita están interpretados por Maribel Verdú, Victor Clavijo, Laia Marull, Secun De La Rosa, Gloria Muñoz, Pedro Miguel Martínez, María Barranco, Asier Etxeandía, Mónica Regueiro, Sergio Peris-Mencheta, Gemma Charines, Eduardo Noriega y Carmen Mayordomo, esta última interpretando el papel de Coral.

En la película, Fernando y Margarita son un hombre y una mujer, una pareja que vive en un hogar en el que él manda y ella obedece. De estos roles establecidos nace un juego perverso en el que Fernando es libre de proponer y modificar la realidad a sabiendas de que su esposa acatará sus decisiones incondicionalmente.Margarita y Fernando llevarán este “juego” hasta sus últimas consecuencias. Las cifras de la violencia de género en España ascienden a casi 900 víctimas mortales y más de 53.000 mujeres maltratadas en los últimos 13 años. Por desgracia estos números continúan creciendo, puesto que, en lo que va de año ya ascienden a 19 las víctimas de violencia machista en nuestro país. Esta cruda y triste realidad es la que quiere mostrar para golpear conciencias la película de Fran Árraez. Audiovisual451 ha hablado con la actriz y productora del filme Mónica Regueiro.

Audiovisual451: La película muestra la lacra social de la violencia machista pero de una forma poco convencional, ‘Llueven vacas’ no es una película fácil de vender ¿Cómo te lanzas a producir el filme y por qué de esta manera?

Mónica Regueiro: “En primer lugar porque creemos que es una historia muy necesaria. Conseguimos que todos los actores se implicasen en el proyecto precisamente por la historia que cuenta, que está basada en un texto teatral de Carlos Be, que tiene un lenguaje muy personal y propio, pero creo que el mensaje es muy claro e insisto, hay que contarlo porque falta mucha concienciación social. A las cifras de violencia machista me remito, en este trimestre son las peores de los últimos 13 años. Es muy necesario contarlo y a la vez creo que va a ser muy complicado venderlo”.

A451: ¿Que referentes usasteis? 

M.R: “Creo que hace tiempo que no se tocaba este tema en cine de una manera tan directa. Hay películas referentes como ‘Te doy mis ojos’, precisamente protagonizada también por Laia Marull. Cuando el director le ofreció el papel en un primer momento lo desestimó porque no quería hacer otra película sobre el maltrato, pero después, cuando leyó el guión cambió de opinión porque se dio cuenta que no tenía nada que ver con ‘Te doy mis ojos’”.

A451. ¿Cómo se ha montado la financiación de la película?

M.R: “Hasta el Festival de Málaga ha sido autoproducción, totalmente a pulmón, no contamos con ningún tipo de apoyo de instituciones o televisiones, pero esperamos tenerlos. Tampoco cuando nos lanzamos a producirlo pensamos que íbamos a estar en Málaga, este Festival fue la primera puerta que tocamos y se nos abrió. Esperamos que ahora se abran muchas más… apoyo institucional, de la industria. Creo que la película debe tener visibilidad”.

A451: ¿Pero utilizasteis algún tipo de campaña de micromecenazgo?

M.R: “No hicimos ningún tipo de campaña de micromecenazgo, la aportación económica principal la hice yo como productora de la película y contamos con la capitalización de los sueldos de todo el equipo, sin esto no hubiera sido posible. Ni en mis mejores sueños pensé que iba a poder reunir un reparto semejante, a todos yo creo que les atrapó la historia. Parte del elenco lo conocía el director, otra parte yo y poco a poco fuimos haciendo el puzle.  A todos los que se lo proponíamos decían que sí. Fue una sorpresa maravillosa, cualquier productor mataría por tener un reparto así”.

A451: ¿Cómo fue el rodaje con estos actores tan solicitados?

M.R: “Intentamos rodar de la forma más práctica, con el fin de robarles el menor tiempo posible a todos los actores.  Condesamos los ensayos y evitamos que implicase un sobresfuerzo para ellos, porque técnicamente tampoco nos lo podíamos permitir, tenía que ser algo muy sencillo. Por eso se desarrolla en un único espacio, lo que creo que además contribuye a crear la atmósfera cargante de la historia. Esa parte teatral buscada nos permitía un rodaje más sencillo. Cada secuencia por pareja de actores fueron dos días de rodaje, nos ajustamos a las agendas tanto del equipo técnico y artístico. Ten en cuenta además que el rodaje tenía una gran carga emocional, fue un proceso duro”.

AV451. ¿Por que no tratar el tema con una historia más convencional?

M.R: “Es muy intenso lo que se cuenta y los actores se dejaron la piel en cada secuencia. Hay que tener en cuenta que las interpretaciones son las que aportan la parte realista a la historia. La historia es atemporal, no se identifica con nada concreto, todo lo contrario. Mostramos que es una historia universal, por eso lo interpretan diferentes actores de diferentes edades, porque esta es una problemática que no entiende de edades ni clases sociales, para todos, por desgracia es universal. Formamos las parejas buscando que no fueran lo que el público esperaba, precisamente por eso, para mostrar que esto es un problema que nos afecta a todos. Creo que todas las parejas funcionan perfectamente”.

A451. ¿Hubo espacio para la improvisación en un texto tan teatral?

M.R: “El director nos dejó mucha libertad para dar nuestra visión del problema a través de los personajes, porque creía que eso enriquecía el texto. Los seis actores y seis actrices tratamos de dar los matices que nosotros creíamos, dentro de que era un texto muy literario, pero era muy importante aportar realismo para llegar al público”.

A451: ¿Como ha sido la postproducción para poder llegar al Festival?

MR: “La postproducción ha sido una carrera de locos para poder estar en Málaga. Fuimos muy apurados y creo que fue el proceso más complicado, contamos con menos tiempo de lo que nos hubiese gustado, pero este es un primer paso. Han contactado ya varios festivales con nosotros y creo que en ese sentido tendrá más recorrido”.

A451: ¿Qué os gustaría conseguir a partir de ahora?

M.R: “Lo que no tenemos es distribución, nos gustaría que Málaga nos ayudase a encontrar distribuidora para que la película tenga una difusión adecuada y necesaria. También estaría bien que se implicase alguna televisión, aquí arrancamos este camino”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.