Los niños siguen viendo la tele: la imagen real gana terreno a la animación

-Publicidad-

La explosión de los dispositivos digitales ha resultado ser un catalizador para el dinamismo renovado en los mercados internacionales del broadcast. Permite que circule una nueva oferta más diversa, crea nuevos usos y además ayuda a impulsar el consumo de contenidos en todo el mundo. Ningún sector se ha visto tan profundamente transformado por estos cambios como el de la televisión para niños. Mientras los niños de hoy en día no tienen suficiente con la televisión, la manera en la que consumen contenidos está cambiando rápidamente.Eurodata TV Worldwide desvela las últimas tendencias de consumo, los éxitos mundiales y locales en el mundo de la animación, con especial interés en las historias internacionales, en un nuevo Kids TV Report que coincide con la celebración de Cartoon Forum Touluse y MIPCOM Junior.

El consumo infantil se mantiene fuerte

Con nuevos modelos para recibir y enviar contenidos broadcast, la tecnología está evolucionando rápidamente y creando nuevas oportunidades, nuevas formas de consumo y solicitando nuevas maneras de medición de audiencia.

Con el desarrollo de la TDT han aparecido un buen número de nuevos canales disponibles, lo que debería impulsar el número de espectadores, incluidos los niños. La diversidad de la oferta de contenidos también puede dar una mejor respuesta a los deseos de cada uno de los targets televisivos que hay en una población.

La tecnología es crucial a la hora de consumir contenidos, que son cada vez más multiplataforma. Televisión, Internet y dispositivos móviles deberían permitir un buen número de nuevas oportunidades para ver los programas favoritos a cualquier hora, en cualquier lugar y en cualquier plataforma.

-Publicidad-

El auge de Internet, las nuevas tecnologías y los videojuegos no han distraído a los niños de la televisión. Los pequeños de hoy en día son, de nacimiento, multi-tarea y “early adopters”, es decir, son los primeros en acoger las últimas tendencias tecnológicas. Ellos esperan interactuar con sus contenidos y personajes favoritos en diferentes plataformas. Sin embargo, estos “cerebritos” tecnológicos están lejos de abandonar la televisión en favor de los nuevos aparatos y están pasando, de hecho, más tiempo frente al televisor.

Los resultados de audiencia de 2011 confirman la tendencia positiva de los últimos años: el tiempo que los niños pasan viendo la tele está aumentando en todo el mundo y especialmente en algunos países. En los principales territorios europeos (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido), el consumo de TV por parte de los niños ha aumentado nueve minutos de media desde 2008.

Esta tendencia general esconde comportamientos regionales y especificaciones locales. En general, el este y el sur de Europa tiene un consumo televisivo más elevado que los países del norte de Europa.

En la República Checa, los niños ven la tele dos horas y dos minutos al día de media (nueve minutos más que en 2010) mientras que los portugueses le dedican tres horas y cuatro minutos al día. Por su parte, los niños de Alemania son de los que menos tiempo pasan frente al televisor con una hora y 33 minutos, a pesar de que los menores de once años tienen pocas horas de colegio al día.

La tendencia alemana se acentúa en Finlandia, donde los pequeños de entre 4 y 14 años sólo dedican una hora y 18 minutos a la televisión, ocho minutos menos que en 2008. Dentro de ellos, el grupo de niños finlandeses de entre 4 y 9 años vieron la televisión una hora y 18 minutos en 2011, sólo un minuto menos que en 2008. El descenso se puede explicar porque la oferta televisiva finesa es más modesta que la de otros territorios. YLE2 es el principal emisor de dibujos animados y programación juvenil y el resto de canales del país están adoptando fuertes estrategias de contenido online que hacen que los pre-adolescentes se muden a la web TV.

Entre las novedades en la forma de consumo, el llamado Time Shifting Viewing (TSV), es decir, grabar programas para un visionado posterior, está provocando un aumento del tiempo de televisión en todo el mundo y algunas compañías de medición de audiencia están tomando en cuenta esta tendencia.

Tanto Francia como Italia empezaron a medir los datos del TSV en 2011, lo que contribuyó al aumento diario de consumo televisivo en esos países. Durante el pasado año, los niños franceses dedicaron dos horas y 18 minutos al día a ver la tele, lo que supone un aumento de seis minutos con respecto a 2010. Se trata del mayor aumento de los cinco principales países consumidores de televisión en Europa. En Italia, los pequeños se mantienen entre los grandes telespectadores europeos, con una media diaria de dos horas y 42 minutos, tres minutos más que en 2010.

Los grandes eventos deportivos de 2010 batieron récords de audiencia en todo el mundo, incluido el segmento de los niños. Así que, no resulta sorprendente que después de un gran aumento en 2010, el tiempo de visionado televisivo se haya regulado durante 2011 en algunos países. Sin embargo, las cifras no son significativamente más altas que en 2009. En Reino Unido, el consumo diario permanece en dos horas y 27 minutos, cuatro minutos menos que en 2010 pero diez más que en 2009. En España, con dos horas y 38 minutos, el tiempo que los niños pasan frente al televisor es todavía diez minutos más que en 2009, a pesar del pequeño descenso de 2011.

En Norteamérica, Estados Unidos ha impulsado el consumo diario con cinco minutos más que en 2011: la media entre los niños es de tres horas y 39 minutos al día. En la Canadá angloparlante los niños ven la tele tres horas y cinco minutos al día, dos minutos menos que en 2010 cuando los Juegos Olímpicos de Vancouver dispararon el consumo.

Finalmente, en Asia, la gran potencia en animación, los niños son devoradores de la pequeña pantalla. En 2011, los infantes chinos pasaron seis minutos más viendo la tele, hasta llegar a las dos horas y 43 minutos; en Japón, cinco minutos más hasta las dos horas y 44 minutos; en Malasia el consumo aumentó nueve minutos hasta las tres horas y 12 minutos.

Estos aumentos parecen deberse a dos factores: una mayor oferta de canales que despierta el interés por la televisión en directo, y la gran accesibilidad de la televisión en catch-up, que permite recuperar programas una vez que han sido emitidos de forma lineal.

Crece el dominio de los canales infantiles

La forma en que los niños consumen televisión y las plataformas que prefieren han cambiado profundamente por la revolución digital y el auge de las nuevas tecnologías.

La mayor parte del consumo infantil de televisión se produce hoy en día en los canales de TDT destinados específicamente a los niños, y las plataformas para ellos están arañando más y más el share de los canales generalistas.

No puede pillarnos por sorpresa que los niños, con una oferta limitada a ciertas horas del día en canales generalistas, opten por pasar más tiempo en canales que emiten las 24 horas las aventuras de sus personajes favoritos. Gracias a la multiplicación de canales especializados en niños, la programación para ellos ha aumentado en los últimos años. Sin embargo, se observa un decrecimiento de programas infanto-juveniles en los canales generalistas, que han conducido toda su oferta temática en sus nuevos canales. Es el caso de, por ejemplo, ITV1 en Reino Unido, que ha pasado de un 10 a un 3 por ciento de programas para niños para encajarlos en CITV, lanzado en 2006. Lo mismo ha sucedido en España con La 1 y Clan de TVE: el principal canal público apenas cuenta en su parrilla con programación infantil mientras que le dedica las 24 horas en su canal temático.

El mercado de la televisión para niños en Europa está evolucionando rápidamente con el auge de  las plataformas digitales temáticas, lo que da a los niños mayor oportunidad de ver lo que quieren. Cabe destacar que en Francia, España y Reino Unido el mercado de los “otros canales” ha aumentado de 20 a 30 puntos entre los niños, en su mayoría debido al nacimiento de nuevos canales específicos para ellos. Un buen ejemplo es Clan, que registraba en el primer semestre 2009 un 5,7 por ciento de share entre los niños de 4 a 14 años, mientras que en ese mismo periodo de 2011 esa cuota de pantalla ha aumentado hasta el 21,5 por ciento. Su máximo competidor, Boing ha acumulado un gran éxito en los últimos meses. Lanzado en septiembre de 2010, el canal infantil de Mediaset ha alcanzado casi un 6 por ciento de cuota en ese mismo grupo de edad.

Tiempo de clase, tiempo de ver la tele

Aunque el tiempo que los niños pueden ver la tele viene claramente marcado por los horarios escolares, se encuentran diferencias entre los países que responden a factores culturales. En países en los que los niños suelen comer en casa, como China, España y los Países Bajos, hay una segunda franja horaria con buena audiencia en la mitad del día. Por el contrario, el consumo en Estados Unidos permanece fuerte y constante durante todo el día, con un crecimiento más acusado desde las tres y hasta las ocho de la tarde. De hecho, en Estados Unidos el número de niños viendo la tele nunca cae por debajo de los dos millones, incluso en mitad de la noche.

Los canales para niños tienen su propio prime time

Los canales infantiles tienen estudiadas sus franjas horarias de mayor consumo. Si, como sucede en Polonia y Sudáfrica, los canales generalistas programan contenidos familiares por la noche, las señales para niños en esos países registran sus mejores shares a la hora del desayuno o después del colegio, cuando los niños tienen el control sobre el mando de televisión. Algunos canales temáticos para niños, como los ingleses, sólo emiten durante las horas del día.

Claramente, cuando los niños no tienen colegio, las tendencias cambian. La televisión se enciende más tarde en la mañana, pero el tiempo de consumo es mayor, incluso por las tardes. Muchos canales para niños se aprovechan de esta situación y registran algunos de sus mejores shares en las mañanas del fin de semana.

La supremacía de los shows familiares

Sería un error pensar que los niños sólo ven programas para niños. Los más pequeños de la casa se ven influidos por los gustos de sus padres y siguen sus preferencias por los deportes, los talent shows, los programas de variedades y las series. De hecho, además de la ficción juvenil de imagen real que domina con claridad entre todos los géneros, los shows familiares son los que más éxito tienen entre los niños.

En cuanto a géneros, los programas de talentos y los musicales dominan el ranking de muchos países. En Francia, el concierto ‘Dans L’oeil des enfoirés’ tuvo una gran popularidad con más de un millón y medio de niños y un share del 64,1 por ciento entre los niños de 4 a 14 años. En Alemania e Italia el concurso de Eurovisión y el Festival de San Remo reunieron a toda la familia frente al televisor con un 71,5 y un 43,9 por ciento de share entre los niños, respectivamente.

Los concursos son la esencia de la programación familiar y son especialmente apreciados por los niños. En Francia, conectan en prime time con ‘El precio justo’ y ‘La ruleta de la fortuna’, mientras que en Alemania ‘Wetten, Das…?’ fue el tercer programa más visto por los niños en la segunda mitad de 2011. Los concursos y realities con una parte de aventura, como ‘Survivor’, ‘Amazing Race’ o ‘I’m a celebrity… get me out of here’ también están muy bien posicionados entre los niños de Canadá, Francia y Reino Unido.

La preferencia de los niños por los eventos deportivos refleja la cultura local. En Canadá, cuatro de cada diez shows con más audiencia con niños durante la primera mitad de 2011 fueron eventos deportivos: la final de hockey pasó del 79 por ciento de share entre los niños hasta 11 años. La final de la NFL Super Bowl cumple la norma en Estados Unidos, y en España sucede lo mismo con el fútbol: la liga nacional, la europea y demás torneos.

Los formatos de talentos como ‘Got Talent’, ‘Idols’ o ‘The Voice’, la mayoría de ellos con versiones en cada país, atraen a diferentes grupos de población, incluidos los niños.

En lo que a ficción se refiere, los largometrajes en Navidad suelen batir récords de audiencia. Es el caso de películas de animación como ‘Madagascar’, ‘Ice Age’, ‘Ratatouille’ o ‘Shrek’, títulos que ocupan lo más alto del ranking a escala mundial en cuanto a audiencias de televisión. Sin embargo, los niños también ven con avidez imagen real: ‘Piratas del Caribe’, ‘Harry Potter’, ‘Solo en casa’ o ‘El pequeño Nicolás’ son muy seguidas por los más pequeños de la casa. Otros títulos de ficción seriada, no enfocados al público infantil, como son ‘House’ o ‘Modern Family’ también mantienen a los niños frente al televisor junto a sus padres. ‘Glee’ o ‘Doctor Who’ son otros favoritos de los jóvenes. El visionado de ficción de imagen real por parte de los niños les convierte en futuros consumidores de series, por ejemplo, los niños que hace unos años eran fan de ‘Hannah Montana’ o ‘High School Musical’ ahora siguen ‘Glee’.

En la mayoría de los países, las audiencias más altas entre los niños siguen siendo para shows familiares en canales generalistas. Cuando se trata de contenidos específicos para niños, las series de imagen real así como los factual y los formatos de entretenimiento están retando el predominio de la animación.

En un panel de trece países (Australia, Canadá, República Checa, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia, Rusia, Sudáfrica, España, Reino Unido y Estados Unidos) las series de animación dominan claramente el ranking de los programas para niños y representan el 64 por ciento de las entradas. Mientras tanto, la imagen real representa casi un cuarto de los shows de más audiencia en algunos países, con picos del 40 por ciento en Estados Unidos.

Las series de imagen real parecen ser un privilegio de Disney y Nickelodeon, los gigantes estadounidenses, excepto en el noroeste de Europa, donde las producciones locales son prósperas. Es también el caso de los factual y los programas de entretenimiento para niños, muy populares en Reino Unido y Países Bajos.

Estas preferencias están fuertemente condicionadas por la oferta, y donde los broadcasters emiten imagen real y programación sin guión, el entusiasmo por esos programas crece.

Además del desarrollo tecnológico y la creciente oferta de canales, el contenido sigue siendo el mayor conductor del éxito. Los niños no sólo ven dibujos animados y series juveniles de imagen real. También aprecian los programas familiares que incluyen concursos, series y eventos deportivos. Aun así, la animación sigue siendo predominante en la programación dedicada especialmente a niños en países como Australia, Francia, España, Polonia, Rusia, Italia, Sudáfrica y Estados Unidos.

El auge de las producciones locales

Fijándose en la televisión en general, no sólo en la de los niños, las tendencias internacionales muestran que los espectadores optan por producciones locales. Como un ejemplo, mientras  que Estados Unidos sigue liderando las ventas internacionales, pierde posiciones en el ranking de cada país. Más que programas universales, se aprecia una creciente globalización de esquemas narrativos y códigos generales. Esta tendencia se ilustra con el continuo éxito de formatos con y sin guion.

La animación, de todas maneras, puede ser la excepción que confirma la regla. Los dibujos animados suponen una menor representación que la gente real, y las voces se pueden doblar a diferentes lenguas con menor daño para la producción original. Por ejemplo, el manga japonés ha influido en la narrativa de Europa y América y se emite en países de todo el mundo con gran éxito.

La animación es un género con un enorme potencial de exportación, con menos especificaciones culturales y con mayor facilidad para el doblaje. Por ello, varios títulos han alcanzado lo más alto en muchos territorios.

Existe una tendencia retro que permite ver a los padres de hoy en día nuevas versiones de los dibujos animados con los que se criaron o las mismas versiones de hace treinta años. ‘Scooby Doo’, ‘Tom & Jerry’, ‘Gardfield’… y próximamente ‘La abeja Maya’. Sin embargo, las novedades como ‘Bob Esponja’, ‘Los Pingüinos de Madagascar’, ‘Hora de aventuras’ o ‘Phineas y Ferb’ causan verdadero furor entre los más pequeños.

En cuanto a imagen real, ‘Los magos de Waverly Place’, ‘iCarly’, ‘Victorius’… son las producciones de más audiencia.

Los programas locales también tienen su parte de la tarta: ‘Unser Sandmanchenn’ en República Checa, ‘Minijustiers’ en Francia, ‘Abney and Teal’ en Reino Unido, ‘GG Bond’ en China’…

Perspectiva

Es evidente que los pequeños adoran la televisión y su consumo no muestra signos de agotamiento, sin embargo, no hay que bajar la guardia ante las nuevas formas de consumo y los géneros que gustan a los niños. Con la proliferación de canales temáticos infantiles aumenta también el tipo de formatos a disposición de los pequeños espectadores.

La animación sigue dominando en todo el mundo. Con su gran capacidad para adaptarse a cada país, un buen puñado de producciones se ha hecho con el top del ranking de audiencia. Al mismo tiempo, se exportan las técnicas y códigos narrativos. Aun así, la animación comparte cada vez más la cuota de audiencia con series de imagen real y programas de corte familiar.

 

-Publicidad-

2 COMENTARIOS

  1. Hola David, me gusta mucho tu página, al final Hugo y yo te hemos convencido de que pongas algo de Hora de Aventuras en la página, ja ja ja Un saludo

  2. […] Que els infants consumeixen molta de televisió i que cada vegada passen més temps davant la pantalla no és cap novetat, si ho és, potser, que aquells continguts que més els agraden i entretenen són les peces fetes amb imatge real, com poden ser els grans esdeveniments esportius, els talent shows, programes de varietats, els concursos, o fins i tot els llargmetratges. És a dir, tenen preferència per aquells mateixos continguts que consumeixen els pares. Per sort, cada vegada més estan interessats en continguts de caire local Podeu llegir la informació aquí. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.