Manifiesto sobre el Congreso del Cine Español en 2015

- Publicidad -

El pasado sábado, 27 de septiembre, el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón y la estudiante de la Universidad del País Vasco Naroa Gallego leyeron el manifiesto sobre el Congreso del Cine Español en 2015, que pretende reunir a la mayor parte de representantes y sectores del cine español para provocar una reflexión necesaria.

Manuel Gutiérrez Aragón
Manuel Gutiérrez Aragón

Ahora, profesionales y docentes deberán sentarse a organizar las bases del congreso, en el que se pretende reunir a todas las partes, hacer autocrítica, romper la tendencia de los últimos años de hablar del cine solo en términos de industria, de subvenciones o de descargas ilegales, terminar con el alejamiento del público hacia al cine español…

En el acto de presentación estuvieron presentes, Adriana Hoyos, por parte de CIMA, así como el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho; Borja Cobeaga (DAMA); Marichu Corugedo (Unión de Cineastas); Jorge Varela (ECAM); Kike Mailló (ESCAC); Josetxo Cerdán (Universidad Carlos III de Madrid), y Simón Peña (Universidad del País Vasco). El director del Festival de San Sebastián, José Luis Rebordinos, fue uno de los primeros en manifestar su opinión respecto de la iniciativa, que describió como “un diálogo sin exclusiones necesario, al que nadie debería negarse”.

Por su parte, Marichu Corugedo (representante de Unión de Cineastas) proclamó que nadie de la industria ni de los agentes culturales quedará fuera de este llamamiento, y Fernando Lara (ex director del ICAA y del Festival de Valladolid) felicitó a los promotores por la iniciativa.

-Publicidad-

MANIFIESTO – INICIATIVA PARA UN CONGRESO DEL CINE ESPAÑOL 2015

No cabe duda de que en los últimos años el cine español se ha agitado de tal modo que las coordenadas en las que se ubica actualmente nos obligan a repensarlo en su conjunto. Si bien es cierto que desde hace décadas el cine español vive en un estado de precariedad permanente, que se ha convertido en su estado natural, también lo es que hoy vivimos un momento único y particular. Los modos de producción, exhibición, distribución y promoción discurren por nuevos caminos marcados por la digitalización y tanto la industria cinematográfica como la sociedad española buscan las vías de adaptarse a la nueva situación. Mientras tanto, las formas de fomento y la promoción del cine español también están cambiando. Los poderes públicos proponen nuevos modelos de pensamiento de ambas que requieren, no sólo cambios legales, sino otros culturales. Y todo ello en un contexto de crisis que obliga a repensar la relación del cine con la sociedad.

La presente situación exige una reflexión conjunta y sin prejuicios de todos los agentes implicados en el proceso. Este es el momento de recapacitar en profundidad sobre el cine y el audiovisual español, aceptando su dimensión más amplia y generosa, entendiéndolo como industria, expresión artística y bien cultural. El cine, y más concretamente el cine español, es y ha sido diverso y queremos que siga siéndolo. Pero hoy, ante la avalancha de cambios que están aconteciendo, nos parece claro que dicha diversidad peligra o puede peligrar.

Sin duda se trata de una situación delicada, pero también de una situación en la que el abanico de oportunidades que se abre es amplio y por lo tanto hemos de aprovecharlo. Tomando todo ello en consideración, y dirimiendo cuestiones que en otros momentos han podido distanciar y dividir a los diferentes agentes vinculados al sector, hoy resulta más necesario que nunca fomentar un diálogo plural y transversal que permita elaborar una estrategia conjunta y pactada por todos los agentes implicados y con la que proyectar al cine español de manera definitiva en el nuevo horizonte de la complejidad audiovisual. Ha llegado el momento de proponer un encuentro en un espacio plural de debate y puesta al día de las ideas para la supervivencia de nuestro cine, tanto en términos culturales como industriales. Por ello creemos que es fundamental impulsar de forma colectiva la celebración de un Congreso con el ánimo de que participen en él todas las instituciones, asociaciones y colectivos que de una u otra manera participan de la cultura del cine.

Queremos que la iniciativa que hoy presentamos se perciba como un gesto que aúne voces y fuerzas de la más variada procedencia, y creemos que el Congreso resultante debería abordar cuestiones tan fundamentales como la relación del cine español con su público, la educación, la piratería, las nuevas formas de consumo, la igualdad de género, las relaciones con las instituciones y el marco legal, las vías de producción, exhibición y distribución, la formación, la promoción y difusión dentro y fuera de nuestras fronteras o el lugar que ocupan los diferentes agentes implicados (técnicos, actores, directores, distribuidores, profesores, programadores…) en el nuevo contexto del cine digital en nuestro país. Sus conclusiones y recomendaciones deberían ser el punto de partida para una revitalización del cine español en su sentido más general, proyectando un modelo válido para los nuevos tiempos, que logre sacar al cine de la confrontación política y suponga el inicio de un reencuentro fructífero con la sociedad civil.

Creemos que es el momento de dar un paso adelante y de aunar fuerzas. Compartamos puntos de vista y experiencias, discutamos un calendario y un procedimiento y comencemos a trabajar para lograrlo.

-Publicidad-

2 COMENTARIOS