Marta Rivera, nueva Consejera de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, defensora de los incentivos fiscales para el cine

- Publicidad -

La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado la composición del Gobierno regional, cuya Vicepresidencia, consejería de Deportes, Transparencia y Portavocía ejercerá Ignacio Aguado. La toma de posesión de los integrantes del Ejecutivo madrileño se celebra el martes 20 de agosto, en una ceremonia en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional.

Marta Rivera (Lugo, 1970) ha sido nombrada Consejera de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid. Rivera sustituye en el cargo a Jaime Miguel de los Santos González, que estaba en el puesto desde mayo de 2018, después de ocupar la Dirección General de Promoción Cultural de la Comunidad de Madrid, desde el año 2015.

Licenciada en Ciencias de la Información y especialista en Comunicación Política por la Universidad Complutense, Marta Rivera ha trabajado en distintos medios de comunicación audiovisuales y escritos y ha desarrollado una larga carrera como novelista. Fue finalista del Premio Planeta y posee el Premio Ateneo Joven de Novela y el Premio Anaya de Literatura Infantil. Sus libros han sido traducidos a cinco idiomas.

-Publicidad-

Diputada por Madrid entre 2015 y 2019. Había revalidado su acta de diputada por la circunscripción de A Coruña en las pasadas elecciones del 28 de abril. En el Congreso era la portavoz del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Comisión de Cultura y portavoz adjunta en la Comisión de RTVE. También es Secretaria de Relaciones Institucionales de Ciudadanos.

Rivera ha sido siempre una firme defensora de los incentivos fiscales para el cine y quizá traslade algunas de sus ideas ahora a Madrid. En el año 2016 presentó desde Ciudadanos en el congreso la iniciativa ‘España, plató de Europa’, una Proposición No de Ley para atraer la grabación de producciones internacionales a nuestro país. Dicha propuesta apostaba por fomentar un sector que aporta “un tejido industrial paralelo, la creación de puestos de trabajo de calidad y el incremento en el sector servicios”.

Según la entonces presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso, las medidas más importantes a llevar a cabo serían “una mejora de las condiciones fiscales en España tanto para producciones nacionales como extranjeras, con un incremento que permita acercarlas a la media europea para competir en igualdad de condiciones, y la preparación de un catálogo de localizaciones y empresas para facilitar el trabajo a aquellos filmes interesados en rodar en nuestro país”. Rivera incidía entonces en el sector como fuente de empleo, para el que solicitaba medidas orientadas a la educación y la empleabilidad dentro del mundo audiovisual.

Asimismo, en las pasadas elecciones generales, el programa electoral de Ciudadanos abogaba por la aprobación una nueva Ley de Mecenazgo que reconociese y premiase a quienes invierten en el interés general. También apostaba por incrementar los incentivos fiscales, la flexibilidad en las donaciones y las medidas de reconocimiento no fiscales. Hablaba de reforzar los instrumentos para proteger la propiedad intelectual y luchar contra la piratería.

Específicamente sobre audiovisual, Ciudadanos aseguraba de nuevo en la campaña de las pasadas elecciones generales que apoyaría la producción de obras audiovisuales españolas y la atracción de rodajes extranjeros, estableciendo incentivos y facilitando los trámites administrativos de la producción audiovisual para estar a la altura de los entornos más competitivos de la UE. También preveía fomentar la coordinación entre el sector público y privado y la financiación y funcionamiento del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA), además de plantear realizar inversiones para la formación y capacitación audiovisual y de profesiones cinematográficas.

El partido de Rivera apostaba también por fortalecer la producción de videojuegos y fijaba su atención en el sector de animación. Incentivaría la inversión en España de las principales empresas del sector del videojuego en el ámbito internacional, incrementaría sus beneficios fiscales y fomentaría la internacionalización de la industria del videojuego española. También incidía en desarrollar una Estrategia de Internacionalización de la Cultura y la Lengua Españolas para dar a conocer a todo el mundo el valor de nuestro legado cultural. Se establecería un nuevo marco normativo de fomento de las industrias culturales que incluya una fiscalidad internacionalmente competitiva.

-Publicidad-