Olmo Figueredo: “Hoy la imagen no es la verdad, la pones en duda siempre”

- Publicidad -

Olmo Figueredo, productor y director de la serie ‘El Estado contra Pablo Ibar’

La serie documental de seis capítulos ‘El Estado contra Pablo Ibar’ tuvo su premier mundial en el pasado Festival de San Sebastián, en la Sección Zinemira. Allí también se conoció que la plataforma HBO había adquirido los derechos de este true crime para España y Portugal.

Dirigida y producida por Olmo Figueredo González-Quevedo, se trata de una producción de La Claqueta PC, La Cruda Realidad e Irusoin, un relato detallado del caso judicial de más de 25 años que llevó al español Pablo Ibar a ser condenado a muerte por un triple homicidio en Miramar, Florida. Los asesinatos fueron los primeros en la historia de Estados Unidos que se grabaron completamente en una cámara de seguridad doméstica, lo que convierte al caso en uno de los más comentados en la historia de Florida. El caso de Pablo Ibar fue reabierto en 2016, después de que la Corte Suprema de Florida dictaminase que había falta de evidencias en su contra.

Olmo Figueredo
Olmo Figueredo es cofundador de La Claqueta PC.

Los responsables de la serie han tenido acceso privilegiado al equipo jurídico de Pablo Ibar y ha seguido la evolución del juicio desde el punto de vista de todos los implicados: víctimas, familiares, abogados, fiscales, testigos, jueces, policías y, por supuesto, el acusado. Durante más de seis años de filmación, se han realizado entrevistas a 53 implicados y las cámaras del equipo documental han sido las únicas permitidas dentro de la sala del tribunal durante todo el proceso.

El resultado, más de 2.000 horas de rodaje, cientos de horas de archivos de video, audio y fotografías y miles de páginas de sumario judicial que han dado lugar a una apasionante y vasta serie documental de seis capítulos de 55 minutos cada uno. La serie cuenta con el apoyo de ETB y Canal Sur, mientras que Filmax se encarga de la distribución nacional e internacional. Olmo Figueredo (La Claqueta PC) cuenta a Audiovisual451 este largo camino emprendido hace ya más de un lustro.

-Publicidad-

‘El Estado contra Pablo Ibar’ es uno de los títulos del catálogo de Filmax en MIPCOM Online+.

Audiovisual451: ¿Cuánto tiempo lleva trabajando en la serie?

Olmo Figueredo: “Yo llevo trabajando en esta serie documental seis años”.

A451: ¿Y todo el material anterior?

O.F.: “Conseguir las imágenes y entrevistas más antiguas ha sido un trabajo intenso, en este sentido ha sido clave la generosidad de José Ramón Plaza, que hizo un documental sobre el caso de Pablo Ibar. Conseguimos todos los brutos de ese documental. Hemos tenido mucha suerte, porque hemos conseguido brutos de varios documentales hechos sobre Pablo en el pasado”.

A451: Pero es que se ven cosas que difícilmente se ven en otros casos de asesinato…

O.F.: “También es una suerte que todo sea en Florida, porque quizá es el estado más transparente de Estados Unidos a la hora de hacer consultas públicas sobre terceros. Yo puedo ir allí y revisar el historial de multas de tráfico de cualquier persona sin pedir permiso a esa persona. Esto significa que hemos tenido acceso a todos los materiales que forman parte de un sumario judicial, con mucho tiempo y aprendiendo cómo funciona el sistema judicial norteamericano”.

El estado contra Pablo Ibar
‘El estado contra Pablo Ibar’.

A451: Y no solo del juzgado…

O.F.: “Si a todo ese material exclusivo le sumas todo el tiempo que hemos estado grabando nosotros las vistas judiciales, año tras año. Todas las partes del caso nos abrieron las puertas y el juez no di un acceso exclusivo, porque éramos la única cámara permitida en el juicio de Pablo y si entraba otra cámara que no era la nuestra nosotros les pedíamos un fragmento”.

A451: ¿Cuánto tiempo han grabado?

O.F.: “Han sido cinco años grabando, terminamos en febrero pasado. Hemos entrevistado a 53 personas a las que hemos realizado centenares de entrevistas. La última entrevista fue a Pablo Ibar en febrero de este año”.

A451: Está claro que no es sólo un documental sobre un caso concreto…

O.F.: “Esto no es un documental sobre Pablo Ibar, es un documental sobre toda esa gente que vive alrededor de Pablo y este caso. Toda la gente que se ha visto arrastrada por un calvario judicial de 25 años”.

A451: Y que además sigue abierto…

O.F.: “Claro y esto es lo que resulta más injusto para todas las partes, que todavía no se haya cerrado. Las víctimas están convencidas de la culpabilidad y es también muy injusto para ellas que se reabra la herida una y otra vez. La familia de Pablo está convencida de su inocencia y también es muy injusto que no todo esté cerrado”.

A451: Con una perspectiva europea no es muy comprensible lo que ha pasado…

O.F.: “Al fin y al cabo sabemos muy poco de justicia, pero el concepto de la duda razonable, que es clave en este caso, es un tema muy complejo. Hay que estar convencido de que no hay duda de su culpabilidad. Tanto es así que incluso uno de los jurados se echó para atrás una vez de que el fallo dijo que era culpable. Eso deja claro que esa duda existe. Esto lo vimos muy bien en el clásico de Sindney Lumet, ’12 hombres sin piedad’.

A451: Pero la duda razonable yo creo que está más que clara…

O.F.: “La verdad no importa en este caso, nunca la sabremos, lo importante es la duda ¿existe o no existe esa duda en este caso? Yo a veces me pregunto si esto ocurre también en España, aquí hemos tenido casos muy mediáticos, como el de Rocío Wanninkhof, que han demostrado que no existe el sistema judicial perfecto, eso está claro. Pero desgraciadamente en el caso de Pablo Ibar esto se multiplica por el tiempo que lleva y el dineral que supone. Han sido cinco juicios y eso es carísimo”.

A451: Además, el supuesto compañero de Pablo en el triple asesinato fue absuelto por el mismo crimen…

O.F.: “Exacto, el que se supone que cometió el crimen con Pablo fue absuelto después y no se ha hecho ninguna otra investigación para saber entonces quien fue realmente el que presuntamente actuó junto a Pablo. Por otro lado, las víctimas también están convencidísimas de que, aunque fue absuelto, fue el que actuó junto a Pablo”.

A451: Me temo que la historia sigue viva y, por tanto, la serie también ¿van a seguir?

O.F.: “Claro que vamos a seguir. Han sido seis años de trabajo en los que hemos creado vínculos muy fuertes con los abogados, con la familia Ibar, admiro a su mujer y todo lo que ha hecho el padre de Pablo por su hijo, al que ha dado la vida dos veces. También he creado un vínculo importante con las víctimas, están muy agradecidas, porque hubo algunos medios de comunicación en España que no actuaron bien con ellas. Están resentidas porque, salvo excepciones, que también las ha habido, hubo medios que no se portaron bien con las víctimas. No puedes ir a Estados Unidos y que tu primera pregunta sea es por qué tienes sed de venganza y quieres que se le aplique la pena de muerte a Pablo Ibar para presenciarla. Son personas que han perdido a su hermana o a su padre. Yo creo que hay que escuchar a las víctimas, porque lo que buscan es justicia. Los medios debieron interesarse por todas las partes y sobre todo tendrían que haber estado allí”.

A451: Pero 25 años en la cárcel son demasiados si realmente eres inocente…

O.F.: “Yo estoy totalmente en contra de la pena de muerte y a favor de la reinserción, lo cual me lleva a que incluso si Pablo lo hubiera hecho debería ya estar fuera de la cárcel. Si lo hizo debe estar fuera y si no lo hizo, el daño que se le ha hecho es enorme. Pero insisto, no nos podemos olvidar de las víctimas”.

A451: Se ha dado voz a todos los implicados ¿fue difícil conseguirlo?

O.F.: “Una de las cosas más complicadas fue conseguir que hablasen los fiscales, ellos no querían participar porque dicen que siempre les ponen como los malos. Para mí esto no es una historia de blanco y negro, la realidad es que hay contradicciones, no hay una verdad única. Para mí era fundamental que estuvieran los fiscales en la serie, porque el espectador no es tonto y creo que tiene derecho a escuchar todas las posturas, fiscalía, policía, víctimas, familia Ibar, acusado, abogados… Todos esos testimonios al espectador le generan esas dudas que son fundamentales”.

A451: ¿Cómo trabajaron entonces la estructura del documental?

O.F.: “El documental está trabajado con esa estructura dramática, dando argumentos que pueden hacer pensar que Pablo es culpable y de repente una bofetada que abre la duda sobre su culpabilidad ¿Y si es inocente? Luego lo hacemos al revés, se dan los datos que hacer ver que es inocente y después una bofetada que también pone en duda esa inocencia. Ese creo yo que es el ejercicio que hay que hacer, que el espectador se convierta en un jurado más, uno de esos doce hombres y mujeres que están en el juicio de Pablo, con toda la información, y que después de escuchar a todas las partes saquen sus propias conclusiones”.

A451: Pero es que las imágenes y el sonido se parecen mucho a las de una obra de ficción…

O.F.: “Fue muy difícil convencer al juzgado, pero una vez que nos ganamos la confianza del juez, al que estamos muy agradecidos, allí trabajamos como en nuestra propia casa. Éramos uno más, pudimos colocar siete cámaras, microfonar a todo el mundo. Esto ha sido esencial porque nos ofrece un punto de vista pocas veces visto, las discusiones casi susurrando de los abogados, cuando se acercan la juez. Ha sido un privilegio que hemos querido regalar ahora al espectador, para que sientan que están dentro de juicio, que lo viven en primera persona. Es de las cosas que estoy más satisfecho”.

A451: Se habla de algo que sucedió en los años 90 y se muestra cómo ha evolucionado la tecnología audiovisual en todo este tiempo, la serie es todo un tratado audiovisual y casi social…

O.F.: “Es cierto, la película sirve para analizar la evolución del sector audiovisual en los últimos 25 años y cómo ha cambiado también la sociedad en este sentido. Eso fue una de las cosas más sorprendentes, el día que se pasó el vídeo de la cámara de vigilancia sobre el hecho, nosotros teníamos varias cámaras apuntando al jurado para recoger sus reacciones y no fue como imaginamos. Estamos en la era YouTube y estamos acostumbrados a ver imágenes de una crudeza brutal, en color, 4K, con sonido… Que en el año 1994 se grabase un asesinato durante 27 minutos, en el salón de una vivienda, era algo excepcional, también lo sería hoy, pero hoy ya hemos visto muchas otras cosas increíbles. Las imágenes de 1994 son en blanco y negro, a contraluz, con mucho grano y sin sonido. Y encima los tres fallecidos llevan 25 años muertos. De hecho yo creo que si la fiscalía no hubiese aportado la prueba del ADN, creo que el resultado sería muy diferente ahora, porque el vídeo ahora lo vemos con otros ojos. En 1994 el vídeo era la verdad, ahora es uno más, hoy la imagen no es la verdad, la pones en duda siempre”.

A451: Y no es lo único que ha cambiado, también hay avances científicos que influyen…

O.F.: “Es que después de 25 años las cosas han cambiado mucho, no solo eso, también, por ejemplo, la cadena de custodia de las pruebas. Entonces no se tenía en cuenta la transferencia de ADN que ahora defiende la defensa. El tiempo juega un papel muy importante, para todas las partes. Los hijos de la víctima no quieren seguir, quieren que condenen a Pablo a cadena perpetua, porque eso limitaría mucho la defensa posterior de Pablo. Ahora la familia de Pablo sigue buscando dinero para volver a recurrir y los hijos de la víctima querían parar ya”.

A451: ¿Pensaban que iban a estar tanto tiempo trabajando en la serie? porque imagino que no ha hecho más que engordar el presupuesto…

O.F.: “Esto es una producción independiente, cuando yo comienzo ninguna de las plataformas que hoy conocemos había llegado a España, esto es una producción que hemos hecho entre La Claqueta e Irusoin, en la que hemos arriesgado mucho, poniendo nuestros recursos encima de la mesa. Salvo ETB y Canal Sur, a los que estamos muy agradecidos, pero obviamente no cubre el presupuesto de una serie de este tipo que supera con creces el millón de euros. Lo hemos hecho a pulmón, convencidos de que teníamos una buena historia que puede interesar tanto en Estados Unidos como en Europa, por supuesto en España. Nuevamente ha sido una colaboración Norte-Sur, como fue ‘Cien años de oscuridad’ y ‘La trinchera infinita’, pero esto es un producto diseñado para plataformas”.

A451: Pero estar tanto tiempo con una historia tendrá cosas positivas ¿Cómo se han homogeneizado imágenes captadas a lo largo de 25 años, con diferentes formatos y medios?

O.F.: “Ha sido muy duró ir de forma independiente y más cuando se iba alargando tanto la historia. En muchos momentos me he agobiado pero teníamos que seguir adelante porque no había camino de retorno, sin embargo, desde el punto de vista de la dirección, para mí ha sido una liberación, porque hemos podido tomar decisiones creativas muy interesantes, por ejemplo, mostrar las imágenes en 4/3 tal cual, porque queríamos que los saltos temporales que vamos haciendo a lo largo de la serie fueran muy claros. Teníamos la posibilidad de ampliarlos y llevarlos a 16/9 pero no quisimos. Nuestra idea era dejar muy claro que esta es una historia de 25 años”.

A451: ¿Y el etalonaje?

O.F.: “Igualar el color ha sido un trabajo increíble, hemos tenido que tocar todas las fotografías, reconstruir muchas, hemos tenido que conseguir los vídeo mejorados que algunos estaban hechos por Disney. El FBI o la NASA trabajan en ocasiones con ellos. Pero dentro de esa búsqueda de la homogenización, para que al espectador no le choque, también estaba la idea de hacerle ver el paso del tiempo. Así podemos saltar del año 2000 al año 2016, también ese paso del tiempo se aprecia en los protagonistas de la historia”.

A451: ¿Cuánto ha llevado el montaje?

O.F.: “Solo el montaje nos llevó una año y medio. Ha sido una locura pero he tenido mucha suerte con el equipo, me he rodeado de amigos. El guion lo he trabajado con José Ortuño, con quien ya había trabajado en ‘Nacido en Siria’, ‘Animas’… también en mi primer documental. En el guión también han estado Jorge Bartolomé y Fátima de los Santos, que es también montadora en la serie, empezó con nosotros de becaria y ahora es una de las mejores de Andalucía. José Manuel Rocha se ha ocupado de la parte técnica y también hemos contado con el documentalista Hernán Zin, que es una figura fundamental para mí. Era fundamental contar con alguien de su perfil con el dominio y el oficio en el documental. Él ha actuado como realizador en toda la parte del juicio, ha sido una contribución fundamental a la serie en el propio rodaje, ha marcado dónde se debían situar las cámaras”.

A451: Aquí más que nunca se pone en valor la importancia de un equipo, que el audiovisual es un arte coral…

O.F.: “Yo siempre les recomiendo a todos los directores que produzco, luego ellos hacen lo que quieren, que no se firmen las obras como “una serie de…” o “una película de…” Yo creo que el audiovisual es el arte más coral. Yo firmo esta serie como “dirigido y producido” que es lo que he hecho, pero es una labor de equipo al cien por cien. Tener por ejemplo a Xavi Berzosa o a Carlos Rosado en la producción cuando me entraban las dudas e inseguridades era un privilegio. He podido contar con Ana Castañosa en Estados Unidos, con Silvia Vázquez en Sevilla… Si no fuera una obra tan coral, con tanta gente involucrada, esto hubiera sido imposible. Es más mérito de los demás que mío”.

A451: Parece que nada está hecho de cara a la galería, al espectáculo que al fin y al cabo prima ahora en la televisión…

O.F.: “Para mí hay una ética que es fundamental, mi mirada es mi mirada, esta serie es la mirada del director, todo el mundo puede opinar pero no puede tener voto. En este punto me gustaría agradecer la generosidad de todos los protagonistas en una historia tan sensible como ésta. Me han abierto las puertas de su casa y en muchos casos de su corazón, durante seis años. No sé qué opinarán pero yo he tratado de hacer el trabajo con el mayor respeto y rigurosidad posible. Dedicando tiempo, investigación… un tiempo que permite ir reanalizando las cosas. Esto es un True Crime y a mí me molesta que en este tipo de formatos se abran puertas al espectador que luego no conducen a nada, solo para mantener la atención. No me gusta esta fórmula y por eso hemos decidido que absolutamente todo lo que se habla en cualquier capítulo está conectado con los siguientes o anteriores”.

A451: ¿Esperaban ese final?

O.F.: “Cuando declaran a Pablo culpable en el último juicio, el juez me llamó y me dijo, “culpable, qué mala suerte, es un poco anticlimático para la producción”. A mí me sorprendió mucho que el juez pensase en términos de drama. Para él es otro caso más y entendía que yo venía buscando otra cosa, a mí me choco mucho porque yo nunca me lo planteé. Tenía claro que ningún final iba a ser feliz para todas las partes”.

A451: Y esto no ha parado todavía, parece…

O.F.: “Si esto sigue como parece, serán muchos años y seguirá siendo muy duro para todos los implicados”.

Próximos proyectos

A451: Dejando a un lado ‘El Estado contra Pablo Ibar’ ¿Qué puede contar de la serie ‘Nacho Vidal, una industria XXXL’, una de las primeras producciones originales de Starzplay en España?

O.F.: “La serie sobre Nacho Vidal es nuestra tercera colaboración con Bambú Producciones, la primera fue ‘En el corredor de la muerte’, donde fuimos productores asociados, también sobre el tema de Pablo Ibar, la segunda ‘El verano en que vivimos’. Siempre me gusta rodarme de amigos para trabajar y por eso cuando nos hicimos con los derechos de la historia de Nacho Vidal, los primeros con los que contactamos fueron ellos, creo que son brillantes”.

A451: También se han aliado con ViacomCBS International Studios para el desarrollo de la serie de ficción ‘Jamila’

O.F.: “Sí, con ViacomCBS estamos haciendo el codesarrollo de ‘Jamila’. Es un poco lo mismo, repetir con amigos. Con Beto Marini ya trabajamos en ‘Tu hijo’ y queríamos repetir y lo mismo con José Rodríguez, con el que hicimos ‘Adiós’, y creo que va a ser próximamente uno de los referentes del guion en España, como ya lo es Beto. Poder unir a los dos es un lujo. Estoy muy cómodo con el equipo de desarrollo que se ha montado, con una libertad creativa total, algo que me da miedo cuando colaboras con empresas tan grandes. Todo lo que proponen es súper constructivo”.

A451: ¿Y en cine?

O.F.: “En cine, para el año que viene tenemos el rodaje de ‘Secaderos’ de Rocío Mesa, que no pudimos rodar en agosto y la hemos pospuesto para junio del año que viene. El 6 de noviembre de este año estrenamos en cines ‘El verano que vivimos’ y el 26 de noviembre ‘El inconveniente’, una película que es un canto a la vida y creo que nos va a dar mucha alegrías, también a nivel internacional. Esperamos también que vaya bien en nominaciones de premios, porque se lo merecen”.

A451: ¿Y algo más para el año que viene?

O.F.: “Tenemos algunos proyectos más de cara a 2021. Estamos trabajando con Violeta Salama en su proyecto ‘Alegría’, que es una preciosidad. Es una coproducción con Clara Nieto, con la que ya colaboré en ’Tu hijo’ y ‘Adiós’. Es una historia sobre una boda sefardí en Melilla. Ya está RTVE y vamos a ver si podemos entrar en las ayudas generales. Hay varios proyectos más”.

A451: ¿Cómo ha afectado la pandemia a La Claqueta PC?

O.F.: “Tuvimos suerte, porque no nos ha pillado rodando. Estábamos en postproducción con algunas cosas y en preproducción. La postproducción la pudimos mantener todo el tiempo, por lo que la pandemia en ese sentido no nos afectó demasiado. Teníamos bastante inversión en P&A para ‘El inconveniente’, pero viendo como lo están pasando los exhibidores y los distribuidores y también en otras actividades fuera del audiovisual, otros amigos que se dedican a otros sectores como la hostelería o el turismo, no nos podemos quejar”.

A451: ¿Cómo ha sido la experiencia en San Sebastián en esta situación?

O.F.: “En Málaga ya nos dimos cuenta que se podían hacer las cosas bien. Es cierto que había poco ambiente en la calle y en San Sebastián ha pasado un poco lo mismo, pero la realidad es que la atención mediática que han tenido las películas, las series y los proyectos se ha multiplicado en un momento en que no hay eventos culturales. Yo solo puedo darles las gracias, porque su valentía ha demostrado que el cine es un sitio seguro y que tenemos que seguir adelante. Si hay que rodar, hay que rodar y si hay que celebrar festivales hay que hacerlo, con toda la seguridad, con protocolos, haciendo inversiones importantes en esa área. Hay que intentar seguir adelante”.

-Publicidad-