‘Perdida’ – estreno en cines 10 de octubre

- Publicidad -

Gran éxito de crítica.

Tomando como punto de partida el recital del género del thriller que se convirtió en un éxito editorial de lectura obligatoria, nos llega la versión cinematográfica de ‘Perdida’, dirigida por David Fincher, una desbocada carrera a través de nuestra moderna cultura mediática que nos lleva hasta las oscuras y profundas líneas de falla de un matrimonio norteamericano, con todas sus promesas en las que no se puede confiar, sus inevitables engaños y su comedia negra como el azabache.

Perdida_PosterLa pareja situada en el centro del relato –el antiguo escritor neoyorquino Nick Dunne y su esposa y ex “niña guay”, Amy, que ahora tratan de llegar a fin de mes en un Medio Oeste que se halla en mitad de una recesión–, presenta todo el sinuoso contorno externo de la perfecta felicidad matrimonial contemporánea. Pero con ocasión de su quinto aniversario de boda, Amy desaparece y ese contorno se resquebraja formando un laberinto de fisuras. Nick se convierte en el principal sospechoso, envuelto en una niebla de comportamiento equívoco. Amy se transforma en el cacareado objeto de un frenesí mediático, mientras que su búsqueda (esté viva o muerta) se desarrolla ante los ojos de un mundo sediento de revelaciones.

Al igual que Nick y Amy personificaban la pareja romántica quintaesenciada, la desaparición de Amy presenta todos los indicios de un emblemático crimen doméstico norteamericano. Pero la desaparición de ella se convierte en una especie de laberinto de espejos en el que unos secretos tentadores y salvajes conducen a otros secretos salvajes y tentadores. Los acontecimientos que se desarrollan están repletos de sobresaltos y complicaciones, pero las dudas que permanecen son de las que, cortando con precisión de bisturí, llegan hasta el hueso: ¿Quién es Nick? ¿Quién es Amy? ¿Por qué formamos cualquiera de nosotros parte de matrimonios –y de una sociedad– edificados sobre una precaria base de imágenes proyectadas y disfraces?

El mundo físico de ‘Perdida’ refleja el estado interno de sus personajes –o quizá sucede a la inversa– con su retrato de una Norteamérica en época de recesión, llena de fachadas reconfortantes que, vistas más de cerca, se deshilachan por las costuras. El resultado es una especie de colección de cosas típicas de Estados Unidos pasadas por el filtro del cine negro; una perspectiva siniestramente hipnótica de sueños americanos fuera de lugar. Fincher construyó este mundo compuesto de extrañeza a intimidad con un equipo en el que ha confiado repetidamente, y que incluye al fotógrafo Jeff Cronenworth, al diseñador de producción Donald Graham Burt, a la diseñadora de vestuario Trish Summerville y al montador Kirk Baxter.

-Publicidad-

En cuanto al modo como la cámara y la iluminación se convirtieron en cómplices de la creación de dudas y sospechas en una película en la que proliferan las falsas apariencias, Cronenworth dice que “uno busca modos de tomar una pequeña ciudad tradicional y prosaica, y el hogar impersonal de una pareja, y transformarlos sutilmente en algo misterioso”.

El rodaje tuvo lugar en Cape Girardeau, una pintoresca ciudad del río Missouri a poco más de cien millas de San Luis, que hace las veces de Carthage, la ciudad natal de Nick que atraviesa una mala época económica. Donald Burt observa que la ubicación ofrecía muchas ventajas. “Todo lo de Cape Girardeau era perfecto: desde su mezcla de diferentes niveles económicos, pasando por sus edificios de época de los años sesenta, setenta y ochenta y sus centros comerciales construidos sin control, hasta disponer del río ahí mismo como ancla”, dice el diseñador. “Los habitantes también fueron muy amables y nos ayudaron mucho. La producción alumbró como una luz su notable generosidad”.

Dirección: David Fincher.

Año: 2014, Estados Unidos.

Reparto: Ben Affleck, Rosamund Pike, Neil Patrick Harris y Tyler Perry.

Producción: Arnon Milchan, Joshua Donen, Reese Witherspoon y Cean Chaffin.

Distribución: Hispano Foxfilm.

Estreno: 10 de octubre de 2014.

-Publicidad-