Productores de ‘Desenterrando Sad Hill’: “Toda la gestión de los derechos audiovisuales ha sido bastante peor que conseguir las entrevistas”

Publicado por
Guillermo de Oliveira y Luisa Cowell, productores de ‘Desenterrando Sad Hill’

El documental ‘Desenterrando Sad Hill’ se estrena el 19 de octubre justo después de haber vivido un fin de semana repleto de éxitos, con distinciones en el Festival de Sitges y en Almería Western Film Festival. El filme no es un homenaje a la obra que Sergio Leone estrenó en 1966, ‘El bueno, el feo y el malo’, con la que concluía la trilogía del dólar, que se inició con ‘Un puñado de dólares’ (1964) y un presupuesto de producción de 200.000 dólares, continuó con ‘La muerte tenía un precio’ (1965) y puso fin con la mencionada ‘El bueno, el feo y el malo’, la obra cumbre del denominado ‘spaghetti western’, ya con un gran presupuesto de 1,3 millones de dólares.

Guillermo de Oliveira

‘Desenterrando Sad Hill’ es un homenaje a lo poco que tiene de realidad el cine, a un grupo de fans empeñado en demostrar que en las películas no todo es un campo de sueños, que hay fisuras por donde se puede meter la mano para tocar esa realidad. En este proyecto han colaborado además celebridades como el actor Clint Eastwood, el director y productor estadounidense Joe Dante, el compositor Ennio Morricone, el líder del grupo Metallica, James Hetfield, y el director español de cine Álex de la Iglesia.

Luisa Cowell y Ennio Morricone

En octubre de 2015, un reducido grupo de fans de la película ‘El bueno, el feo y el malo’, acuden a la localización de la escena final de la película en Burgos. Tras 49 años abandonado y cubierto por la vegetación estos voluntarios pretenden desenterrar y devolver el mítico cementerio de Sad Hill a la vida. La noticia vuela y durante meses gente de toda Europa acude cada fin de semana para participar en la reconstrucción del lugar. ‘Desenterrando Sad Hill’ explora los sueños y las motivaciones de los fans pero también la forma en la que el arte, la música y la cultura tocan a las personas, hasta llegar a convertirse para ellos en una auténtica experiencia de búsqueda y transcendencia.

Luisa Cowell, durante el rodaje

Antes de por Sitges y Almería, el documental pasó por los festivales de Tokyo (World Premiere), Santa Barbara (Premiere en Estados Unidos) y Buenos Aires (Premiere Latinoamericana). ‘Desenterrando Sad Hill’ está dirigido por Guillermo de Oliveira, que es también productor junto a Luisa Cowell. Zapruder Pictures y Sadhill Desenterrado A.I.E. producen la película que ha contado con la participación de la Junta de Castilla y León y la distribución de ConUnPack. Los dos productores han hablado con Audiovisual451.

Audiovisual451: ¿Cuándo os dais cuenta de que hay material para una película?

Guillermo de Oliveira: “Me imponía mucho hacer un largometraje porque no manejaba la narración de 90 minutos y estoy más cómodo en 10 minutos. Yo sabía desde el principio que aquí había una historia, pero trabajaba para llevarla a un gran corto documental. Cuando se produce el cincuenta aniversario de ‘El bueno, el feo y el malo’ y tenemos ya las entrevistas con Clint Eastwood, Ennio Morricone… Es decir, tenemos esa parte del recorrido, nos damos cuenta que no quedaba más remedio de hacer un largometraje porque todo no cabía en un corto”.

Luisa Cowell: “Todo el agosto de ese verano Guillermo no dijo ni una palabra pero ya en septiembre la decisión fue rodar un largometraje”.

A451: ¿Cuando os enteráis de lo que está sucediendo en Burgos y cuando empieza la producción?

G.O: “Yo conozco la existencia del cementerio de Sad Hill a finales de 2014. Pero la Junta de Castilla y León no les da permiso para empezar a cavar para desenterrarlo hasta septiembre de 2015. Antes de que comiencen los trabajos yo me voy a grabar el terreno, son esas primeras imágenes con dron, que muestran el cementerio después de 48 años de abandono. Después voy cada dos fines de semana o así grabando para ver cómo iba creciendo la cosa. En paralelo empiezo a pedir entrevistas con gente que podía aportar algo a la historia. Para mí seguía siendo un corto documental, muy bueno. Desde septiembre de 2015 ha sido un no parar, no sé los viajes que he hecho al cementerio”.

A451: ¿Qué os llevó a ese crisol de personajes que aparecen entrevistados en el documental?

L. C: “Una vez que empezamos con las entrevistas, cada una nos abría la puerta a otros personajes. Nos damos cuenta que sería interesante hablar con profesionales que estuvieron involucrados en la producción de la película, también pensamos en fans de Sergio Leone y de esta película en concreto. Es precisamente cuando se empiezan a solicitar estas entrevistas con la gente más famosa cuando me involucro más. Esto nos llevó casi hasta el 50 aniversario de la película, porque la entrevista de Clint Eastwood la conseguimos prácticamente una semana antes de esa celebración”.

A451. ¿Cómo fueron estos meses de búsqueda?

L. C: “No se podía planificar mucho durante muchos meses, porque directamente nos colgaban el teléfono”

G. O: “Nos decían, el señor Eastwood está rodando ahora ‘Sully’ y no puede atender a nadie. Luego estaba en la postproducción, en la promoción… nunca podía. O Metallica está con su nuevo disco… Al final lo conseguimos y nos damos cuenta que ya teníamos algo importante. Después decidimos hacer un par de entrevistas más que nos servían para dar cemento a la historia, como puede ser la de Joe Dante. Cuando estás tan empapado y tan metido en el tema eres como una esponja. Nos enteramos que ‘Metallica’ empieza todos sus conciertos con el tema de ‘El éxtasis del oro’ de Morricone y proyectando las imágenes. Me entero también que para Joe Dante los tres minutos de llegada del personaje de Tuco entre las tumbas en ‘El bueno, el feo y el malo’ son los tres minutos mejores de la historia del cine… Todo fue un poco así, siendo muy perseverantes y llamando muchas veces. Curiosamente, muchas de los contactos los encontramos haciendo búsquedas en Google”.

A451. ¿Y la entrevista a Eastwood, como se gestó?

G. O: “Con Eastwood llamamos a su productora Malpaso Productions, nos dijeron que enviásemos un fax, sí un fax También Morricone nos pidió un fax. No nos contestaron de la oficina de Eastwood y seguimos insistiendo hasta que conseguimos un e-mail y partir de ahí fue más sencillo, pero costó mucho. Tienes que preparar muy bien lo que vas a decir para no pasarte o quedarte corto”.

A451: Más sencillo sería Alex de la Iglesia ¿no es así?

G. O: “Alex de la Iglesia había hecho ‘800 balas’ y creemos que podía aportar algo, aunque a él no le gustaba tanto Leone, como los westerns españoles”.

Clint Eastwood

A451. Alguno se escaparía…

“El único que no conseguimos fue Tarantino, después de dos años persiguiéndole. Creo que no fue posible porque no llegamos directamente a él, como nos ocurrió al principio con Eastwood o Morricone. Son gente que está muy protegida”.

A451: ¿Cómo se organizaron las entrevistas?

L. C: “A todos los sitios nos desplazamos para entrevistar a los personajes excepto a Eastwood. Fuimos a Roma a entrevistar a Morricone, fuimos a Los Ángeles a entrevistar al líder de Metallica, también a Joe Dante en otro viaje. Con Clint Eastwood mandamos la lista de preguntas a su equipo y ellos se encargaron de grabar las respuestas. También los técnicos italianos los hicimos en Roma”.

 

G. O: “En la mayoría de los casos iba yo solo y reclutábamos a alguien en destino para abaratar los costes de producción. En otras ocasiones también viaja Luisa conmigo”.

Joe Dante

A451: ¿Cómo se ha financiado la película?

L. C: “La financiación se ha armado por tres vías. Primero con recursos propios nuestros, sobre todo al principio y al final para completar la película. Luego hicimos un crowdfunding que fue muy bien, logramos 45.000 euros y creo que el objetivo inicial era de 30.000”

G. O: “Fundamentalmente ese dinero del crowdfunding se destinó a la compra de derechos de imagen y música. De hecho, un tercio del coste del documental se ha ido en derechos”.

James Hetfield

A451: ¿Cuál es el procedimiento para adquirir estos derechos?

G. O: “El hecho de que fueran tan caros me limitaba para poder usarlos pero es que además no quería que fuera un making of. Por eso, casi todo lo reservamos para la parte final, para que esa escena de la que hablamos durante todo el documental el espectador tenga la recompensa de verla. Me parecía que tenían más valor los archivos fotográficos que llevaban enterrados cincuenta años… El clip final tiene tantos derechos involucrados que cuesta un pastón”.

L. C: “Es que no solo es conseguir las imágenes de la película, también tienes que conseguir la autorización de Clint Eastwood, la música que te cubre el mundo, pero tienes que ir a otro sitio para conseguir los derechos de España e Italia… Es una locura. En la música tienes que obtener derechos del compositor y la grabación, uno en Italia y otro en España… Toda la gestión de los derechos ha sido bastante peor que las entrevistas”.

G. O: “Pero si teniéndole a él en el documental hemos tenido más problemas para conseguir la música de Morricone que para conseguir una entrevista con Clint Eastwood. Y eso que en los derechos siempre pagábamos y nunca barato”.

Álex de la Iglesia

A451: Volvamos a la financiación…

L. C: “La otra vía fue una subvención de la Junta de Castilla y León de 25.000 euros y la reinversión de ventas internacionales. Por ejemplo, vendimos el documental en Japón y ese mínimo garantizado lo hemos reinvertido”.

A451: Film Factory es vuestro agente de ventas ¿no es así?

L. C: “Sí, Film Factory es nuestro agente de ventas internacionales ahora, pero la venta en Japón fue previa a que ellos entraran. Fuimos al Festival del Tokio y allí nos contactó el Grupo Toho y les vendimos los derechos. Ese dinero lo reinivertirmos”.

A451. ¿Cómo ha sido el proceso de venta en España?

G. O: “En España nos ha costado un año conseguir un festival y un distribuidor para estrenar la película”

L. C: “También vamos hacer una edición cuidada de Blu-Ray y DVD, que incluirá un libro de anécdotas de producción y saldrá a finales de año. También saldremos en VoD, después trataremos de venderlo a alguna televisión”.

A451: ¿Cuánto material de rodaje se juntó al final?

G. O: “Como iba con la idea de hacer un corto documental no creas que grabé tanto material, era bastante económico. No tenía cien horas de metraje, no, aun así, al final con todo podríamos tener unas 25 ó 30 horas”.

A451: Como en casi todos los documentales, el montaje debió alargarse mucho…

G. O: “El montaje nos llevó nueve meses. Dividimos la historia en dos líneas temporales: 1966, el rodaje de ‘El bueno, el feo y el malo’ y la reconstrucción 50 años después. Con esto nos salían unas 52 unidades temáticas que queríamos contar. Por ejemplo, la voladura del puente. Veíamos quien había hablado de la voladura en todas las entrevistas… Lo localizábamos y armábamos la secuencia y entrábamos en recursos”.

A451: Antes de Sitges el documental ya ha viajado por el mundo ¿cómo ha sido esta trayectoria?

G. O: “La premier europea ha sido en el Festival de Sitges, pero anteriormente el documental se programó en Tokio, en San Bárbara, en Buenos Aires y también en Colombia. La acogida ha sido maravillosa, porque ‘El bueno, el feo y el malo’ llegó a todo el mundo. Creo que el único país donde no se estrenó fue en China. En Japón fue una locura y yo era muy escéptico sobre cómo iba a funcionar en Asia, porque una película con varios idiomas, con subtítulos en inglés y en ese caso en japonés…”

A451: Y ahora ¿cómo continuará?

“Tras Sitges, acudió al Almería Western Film Festival y después llegará a la salas de cine. Nos ha costado entrar en España y ahora se junta todo”.

A451: ¿En cuántas pantallas se podrá ver?

G. O: “Creo que se estrenará entre 10 y 15 salas, pero se sigue luchando… Madrid, Barcelona, Burgos, Valladolid, Vigo, Bilbao, Palma de Mallorca… Sabemos que es un mes malo para estrenar teniendo en cuenta la avalancha de cine español y todavía más para un documental, que siempre tienen más dificultades para hacerse hueco. Habría sido más sencillo estrenar en julio o en marzo, pero condicionan mucho los festivales”.

L. C: “Guillermo es gallego y yo soy mallorquina, por eso en Vigo y Palma tiene que estar”.

A451: ¿Crees que los documentales no se valoran en España y eso es una dificultad añadida para su estreno?

G. O: “No creo que sea tanto porque el documental esté mal valorado, es más porque es nuestro primer largometraje y no conocemos bien como funciona la industria, lo hemos ido descubriendo en los últimos meses. Nosotros teníamos claro que para ir a cines debíamos pasar antes por un festival y no tuvimos suerte hasta que surgió en Sitges. No queríamos mal gastar la bala de los festivales, todo el mundo nos decía que si nos elegían fuera para una sección competitiva. Dejamos pasar Seminci por ese motivo. Sitges tiene un gran componente cinéfilo y por ahí entró muy bien. El director, Ángel Sala, había visitado el cementerio de Sad Hill en febrero”.

A451: ¿Para cuándo el segundo largometraje?

G. O: “El segundo largometraje te puedo asegurar que no será un documental, me ha dejado exhausto todo el tema de los derechos, aunque sea más relajado en cuanto al rodaje, porque no estás condicionado a unas pocas semanas. El documental tiene un componente nada agradecido de trabajo muy frustrante, consigues las entrevistas pero no avanzas en otras cosas, como los derechos o la distribución que es muy complicada. Además, yo siempre lo que he hecho es ficción, esto ha sido un accidente que se ha cruzado en mi vida. Ahora que ya tengo confianza en hacer un largo, creo que el siguiente paso es hacer un largo de ficción. Llevo varios meses trabajando en un guión basado en hechos reales. Es un proyecto complicado y sé que nos va a llevar tiempo levantarlo, pero al final saldrá, aunque sea dentro de cinco años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.