Rafael Gordon: “En mi época éramos cineastas más competentes, ahora son más competitivos y hay mucho mercachifle disfrazado de creador de cine”

-Publicidad-
Director, guionista y productor de ‘Todo mujer’

El 28 de abril llega a los cines ‘Todo mujer’, el testamento cinematográfico de Rafael Gordon, al menos así la ha definido el propio autor. Protagonizada por Isabel Ordaz, ganadora del Premio a Mejor actriz en el Scandinavian International Film Festival de Helsinki por este papel, ‘Todo mujer’ es una película que muestra el espíritu de superación y dignidad de la condición humana en tiempos de crisis.

Rafael Gordon

Pocos cineastas españoles son tan iconoclastas e inclasificables como Rafael Gordon, autor de teatro, director de cine y guionista, que nació en Madrid en 1946. En el año 1968 funda Producciones Rafael Gordon empresa con la que principalmente produce, escribe y dirige sus propios cortometrajes y largometrajes. Con menos de diez películas su carrera cinematográfica se extiende desde los años 70 del siglo pasado hasta nuestros días. En este tiempo ha dirigido filmes como la mencionada ‘Todo Mujer’ (2015); ‘Mussolini va a morir’ (2012); ‘Bellos Suicidios’ (2011); ‘La Mirada de Ouka Leele’ (2009), documental nominado a los Premios Goya y Premio de la Crítica Musical Cinematográfica; ‘Teresa, Teresa’ (2003), premio CEC; ‘La Reina Isabel en Persona’ (2000), premio CEC; ‘Cuatro locos buscan manicomio’ (1980) y ‘Tiempos de constitución’ (1978), su primer largometraje. Gordon ha hablado con Audiovisual451 sobre su último filme, ‘Todo mujer’, de la que también es autor del guión. Participan en la película Txepe Lara, como ayudante de dirección y director de producción, el director de fotografía David Omedes o el director artístico Cayetano Cabanyes, entre otros. Por su parte, Jorge Magaz se ha encargado de la banda sonora.

Audiovisual451: Ha definido ‘todo mujer como su testamento cinematográfico ¿cuál es la razón?

Rafael Gordon: “La razón fundamental es dual, por un lado está toda la burocracia necesaria para producir la película, poder estrenarla, todos los trámites en el ministerio de Cultura, las reuniones con televisiones o el vía crucis para presentar la película a los premios Goya. La burocracia siempre la he llevado fatal, puede conmigo. Creo que hay que tener 30 años para afrontar ese piélago de dificultades. Por otro lado, es que la sociedad está absolutamente desinteresada de cualquier película que aporte ideas. Ahora tienen que ser comedias o haber mucha acción, tiros, vamos, un show. La época en la que podías ir al cine y estaban en cartel Angelino Fons con ‘La busca’, en otro Mario Camus con ‘Los farsantes’ o Carlos Saura con ‘La caza’, todas películas con un nivel creativo extraordinario, no existe”.

-Publicidad-

A451. Entonces ¿qué cine de autor existe en España?

R.G: “Existe un tipo de cine que hacen los jóvenes que yo llamo “estético, estático”, un señor que pasea mucho, toma sopa, se mira mucho al espejo, llama por el móvil a su madre… y no pasa nada en la película. Y es que la sociedad tampoco aporta a la expresión dramática. Se puede hablar de malos tratos, del tema de la identidad sexual, la inmigración… pero son temas que están agotados. Que un genio como Berlanga haga algo como ‘El verdugo’ es muy difícil ahora, quizá una vez cada cinco años”.

A451: ¿Cree que hay que hacer cine pensando en el gusto de los espectadores o únicamente del autor?

R.G: “A mí me parece que tienen cabida los dos. En mi época éramos cineastas más competentes, ahora son más competitivos, no solo se hace películas para un determinado público, es para todo el mundo, con 300 copias, por eso se agarran a los géneros, que son universales. Ahora lo que se valora es ser famoso, ser un director famoso, lo que a Alfred Hitchcock le costó años conseguirlo hoy lo quieren conseguir con la primera o segunda película. En ese aspecto hay mucho mercachifle disfrazado de creador de cine”.

A451: ¿Con qué ayudas contaron para producir ‘Todo mujer’?

R.G: “No conseguimos ni un duro del ICAA, pero aparece su sello en la copia porque todo lo que se rueda en España tiene que llevarlo. La película fue autoproducida tras cinco años de lucha para conseguir el fondo económico para afrontar la película. Es una producción Rafael Gordon al cien por cien, yo no hago películas en cooperativas, me tratan muy bien los técnicos y las empresas de postproducción, pero todos cobran, todos están en nómina”.

A451: Entonces eso de capitalizar sueldos y micromecenazgo no se le pasa por la cabeza…

R.G: “Para mí eso es imposible, porque cuando capitalizas sueldos de técnicos o actores al segundo día te están llamando para decirte que les ha salido otro trabajo en el que les pagan, ya lo he probado, llevo haciendo cine desde el año 68”.

A451. ¿Es esta la razón de que pase tanto tiempo entre título y título o simplemente porque no tiene nada que contar en el cine?

R.G: “Es una buena pregunta, la verdad. Hay dos referentes en mi vida uno es Charles Chaplin que tarda justo cinco años entre película y película, al contrario que Woody Allen, que hace una película al año, por eso a Woody Allen le sale bien una película de cada cinco. Yo no podría hacer una película cada año, he intentado hacer cine comercial y creo que es la cosa más aburrida del mundo, no se lo deseo a nadie, es horroroso”.

A451: ¿Cómo fue el proceso de rodaje en Segovia?

“En la preparación soy exhaustivo, estuvimos ensayando con los actores dos meses, el rodaje fue en Segovia excepto un plano de una piedra que he querido meter en cuatro guiones que no he podido rodar, que está en Galapagar. Es un referente para mí, porque es una piedra gigantesca que se sostiene con el cinco por ciento de la base, es una metáfora de la vida como yo la entiendo”.

A451: Y es que sus películas están repletas de metáforas, como las de sus autores de cabecera…

R.G: “Lo más necio de los 90 años que pasamos por la vida es ir escuchando música mirando al suelo por la calle, sin reconocer la prodigiosa escenografía, sentimentalidad y lirismo de la vida, está en todo, en el ojo de un colibrí, en el trasero de una señora, en un niño pegando a su madre… en todo. Me gusta ser notario de lo que se siente y se ve”.

AV451: ¿Cómo se sortean las carencias presupuestarias para conseguir un buen acabado estético?

R.G: “Me gustaría que un jefe de producción actual me valora la película, que me dijese qué cree que ha costado. Yo siempre trabajo con una idea minimal, pero como Vermeer que no pinta caballos pero sí una mujer leyendo una carta al lado de la ventana para expresar un universo. Siempre que acabo una película me gusta comprobar que no falta nivel de producción, creo que se puede suplir a través de la astucia de la cámara y el proceso de montaje que no tienes el presupuesto de ‘Ben Hur’”.

A451. ¿Por qué se ha tardado tanto en estrenar la película comercialmente en España?

R.G: “Parecía que iba a ser más sencillo. Nos invitaron a un festival en Irlanda, también estuvimos en Marruecos, donde nos dieron un premio, también nos premiaron en México. Luego intentamos que la película pasase por los Goya, que es una lotería. Yo creo que esta película debió tener alguna nominación por ejemplo para la fotografía de David Omedes o la Interpretación de Isabel Ordaz. Luego están las fechas que considera la distribuidora más adecuadas, hay que entender que esto no es una película de Álex de la Iglesia que sale del laboratorio y va al cine”.

A451: Entonces el lanzamiento será muy limitado, ¿no es así?

R.G: “No creas que sale con pocas copias para el tipo de película que es. Se va a estrenar por lo menos en 17 capitales y en bastantes cines. Curiosamente está teniendo un eco extraordinario, estamos muy contentos. Menos mi primera película, ‘Tiempos de constitución’, del año 1978, que se estrenó en toda España y que hizo más dinero que alguna película de Saura, el resto no ha tenido tanto eco. Creo que la película entre el público, funciona”

A451: ¿Cómo sería esta película sin Isabel Ordaz?

R.G: “Sin ella esta película sería imposible, porque todas las otras actrices son maravillosas pero son estándar, tienen un juego de gestualidad de tres minutos y luego actúan en bucle. Isabel tiene doce bucles. Sin ella no lo hubiera hecho, me acuerdo de José Luis Borau, que dijo que no hubiera hecho ‘Furtivos’ sin Lola Gaos, suponiendo que alguien se acuerde hoy de ‘Furtivos’ y de Lola Gaos”

A451: ¿Tantos años produciendo no facilita las cosas?

R.G: “A mí me subvencionaron muy bien La mirada de Ouka Leele ‘, fue nominada al Goya y me quitó el premio una película de montaje. Yo decía: que gane el peor… y casi fue así. Yo estuve cinco años haciendo este documental que me ha dado muchas satisfacciones, logró el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos, que no son los Globos de oro, pero es que en este país todo lo que no sea silicona, alfombra roja y cosas así no se valora. Somos un país muy hortera, somos horteras desde la época de los romanos, no lo podemos evitar”.

A451: ¿Está previsto vender la película a alguna televisión?

R.G: “Es todo muy complicado, si digo lo que pienso de Televisión Española sigo en la lista negra y quiero salir de ella. No se pueden decir nombres. Se compra por lotes y si vas como productor individual a vender tu película, ni se molestan. Con el tiempo a cada uno le pone en su sitio. Ahora, algunos canales de televisión ponen cine español de los 40 remasterizados, quizá eso me suceda a mi dentro de 30 años. Yo creo que soy un cineasta póstumo. Toda mi generación está en el cielo, por eso trato de hacer películas que resistan el tiempo”.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.