Raúl García: “La gran sorpresa ha sido descubrir la calidad de la animación que se hace actualmente en Latinoamérica”

- Publicidad -
Raúl García, director de cine de animación

El animador, director y productor de cine de Animación Raúl García ha volado desde su casa de Los Ángeles hasta Tenerife para ser uno de los jurados de los primeros premios Quirino de la animación iberoamericana, cuya gala de entrega se celebró el pasado 7 de abril en la isla. 

Raúl García

En mayo volverá a Canarias, pero esta vez a la isla de Gran Canaria, como un de los ponentes invitados al Summit, Conference and International Film Festival of Animation, Visual Effects and Videogames ANIMAYO, que se celebrará del 2 al 5 de mayo. Allí impartirá la masterclass “Raúl García, una vida animada”, junto a la productora y periodista Rocío Ayuso que llevará a cabo la conferencia “Rocío Ayuso entrevistando a Hollywood”. También realizarán el taller “Acting para animación”.

Raúl García ha trabajado en empresas como Kandor Moon, Kandor Graphics, Disney, Paramount y es cofundador de R&R Communications. Fue el primer animador europeo en entrar en los estudios Disney. Es miembro de la Academia de los Oscar y actualmente combina su trabajo en R&R Comunicación promocionando el cine español en Los Ángeles con su trabajo como director y productor de animación. Ha sido animador en largometrajes internacionales como ‘Asterix y la Sorpresa del Cesar’, ‘La vuelta al mundo de Alvin y las ardillas’ y ‘En busca del valle encantado’. Su trabajo en ‘¿Quién engañó a Roger Rabbit?’ le abrió las puertas como animador en los estudios de Walt Disney donde estuvo nueve años. Fue animador de personajes de clásicos modernos como ‘La bella y la bestia’, ‘Aladdin’, ‘Rey león’, ‘El Jorobado de Notre Dame’, ‘Hércules’ y ‘Pocahontas’. También ha dirigido filmes como ‘El lince perdido’ y ‘Extraordinary Tales’ y ha publicado dos libros sobre técnicas de animación. Actualmente cuenta con seis proyectos de animación en diferentes fases de desarrollo y enseña su oficio en instituciones docentes como La Salle College of the Arts en Singapur, U-TAD en Madrid y UTADEO en Bogotá (Colombia). Audiovisual451 ha querido conocer los próximos pasos de uno de los animadores españoles más internacionales.

Audiovisual451: ¿Cómo ha sido la experiencia de ser jurado en los primeros Premios Quirino?

Raúl García: “La gran sorpresa ha sido descubrir la calidad de la animación que se hace actualmente en Latinoamérica, algo que hasta hace muy poco era impensable. De pronto, ha sido gratificante comprobar que existe esta industria emergente en países que hasta ahora no tenían ninguna tradición en animación”.

A451: ¿Que cinematografías te han sorprendido?

R.G.: “Por ejemplo, Brasil, que tiene ahora una producción audiovisual muy interesante que ha estado dormida. Creo que parte de este resurgir en Brasil tiene que ver con el éxito de la película brasileña ‘O menino e o mundo’, que ha despertado un mundo de creatividad que de otra forma no hubiese aflorado. Creo que la nominación al Oscar le ha sentado muy bien a Brasil, porque a raíz de ahí han dado luz verde a muchos más proyectos”.

A451: ¿Y qué otros territorios destacarías?

R.G.: “Hay otras particularidades. Por ejemplo, en México hay producciones que se hacen para el mercado local y no viajan y otras hechas con vocación internacional. México es un país que ha pasado de producir seis películas de animación en los últimos 40 años, a producir seis en un solo año. También Colombia cuenta con una película en los Premios Quirino cuando antes prácticamente no se conocía su sector de animación”.

A451: ¿Qué tipo de técnicas prevalecen en la región?

R.G.: “Sí es cierto que en cuanto a técnicas prefieren cosas como Flash, que ofrecen una animación muy limitada, esto creo que tiene que ver con la disponibilidad de dinero y tiempo. Si bien hay bastante producción de animación es cierto que en formación de animadores quizá estén un poco más retrasados, por eso optan por técnicas más sencillas”.

“Yo creo que España, en animación, tiene los ojos más puestos en Europa y por tanto los proyectos que se producen aquí tienden a ser mucho más internacionales.”

A451: ¿Qué diferencias hay con España?

R.G.: “Yo creo que España, en animación, tiene los ojos más puestos en Europa y por tanto los proyectos que se producen aquí tienden a ser mucho más internacionales. Otra diferencia es que mientras que en Latinoamérica la animación parte ahora de la recuperación de sus mitos culturales, de explorar las leyendas y las historias nacionales, en España no hay esa curiosidad por investigar en nuestras leyendas para hacer una película de animación, hacemos películas más generalistas para una audiencia internacional, un cine que se fija más en los cánones narrativos del cine de Hollywood”.

Gala de los premios Quirino

A451: ¿Cuáles serán los próximos tus proyectos animados?

R.G.: “En estos momentos tengo seis proyectos de largometraje en diferentes fases de desarrollo. Como siempre, el gran problema es la financiación. Estoy trabajando un piloto para un largometraje, que será el primer paso para conseguir la financiación necesaria para sacarlo adelante”.

A451: ¿Cuál está más avanzado?

R.G.: “Se trata de una producción cien por cien estadounidense. Si no puedes competir en el mercado internacional con Pixar, Dreamworks… hay que buscar otras vías, por esa razón sigo experimentando con películas para adultos y seguir ese camino que ya abrí con ‘Extraordinary Tales’, aventura terror…”

A451. ¿Cómo se gestionará toda la producción?

R.G.: “El estudio central de esta producción estará en Los Ángeles, pero muchas otras partes se harán fuera. Por ejemplo el story board se está haciendo en Jamaica, en Barcelona, en Los Ángeles… El diseño de personajes en Salamanca, con David Rendo, y también en Los Ángeles… Lo que he conseguido es gestionar grupos de diferentes partes del mundo. Solo cuando el proceso de producción entra en la fase de animación más importante es cuando se centraliza más el trabajo. Cuando comience la producción de animación sí tendré que estar en el estudio principal para prepararlo todo.

Afortunadamente, el teletrabajo funciona muy bien en animación. Puedes estar en cualquier lugar del mundo y controlar las producciones. Cuando entras a tope en producción tienes que estar atornillado a la mesa y cuenta un poco más hacer viajes largos. Hoy en día puedo controlar el trabajo de un animador en Colombia, puedo dibujar y corregir encima de esas escenas y devolverlas. Con los presupuestos ridículos que manejamos no podemos permitirnos tener a todo el mundo en un mismo edificio realizando el trabajo, además el talento está disperso por todo el mundo”.

A451: ¿Qué tiempos se manejan para sacarlos adelante?

R.G.: “En un mundo ideal me gustaría tener ya un teaser para el próximo American Film Market y prevender la película para poder continuar con la producción. A partir de ahí, mi idea, con todo favor, sería terminarla en un año y medio, aproximadamente. Hay mercados más secundarios, por decirlo de algún modo, donde películas de bajo presupuesto pueden encontrar su lugar… en Oriente Medio, Asia, Europa del Este, África… Puedes prevender tu proyecto y conseguir entre todos la financiación necesaria para sacarlo adelante. Este proyecto que tengo más avanzado no es para un público masivo, es una película de género”.

A451: ¿Y qué hay de los demás proyectos?

R.G.: “El más avanzado es éste, y entre los otros cinco hay historias más encauzadas al cine familiar. Ya he desistido de ser mi propio productor, porque el esfuerzo de buscar la financiación y organizar la producción es muy grande y resta mucha energía. Además, llevo mucho tiempo fuera de España y no conozco bien el modelo de financiación de España, las subvenciones… Esa parte prefiero delegarla”.

A451: La formación es otra de tus actividades fundamentales, ¿no es así?

R.G.: “Siempre me ha gustado mucho el tema de la formación. Ahora La Salle College of the Arts en Singapur me ha dado la oportunidad de mejorar su programa de animación y llevo ya dos años trabajando con ellos, dando clases allí. Estamos intentando formar una nueva generación de animadores y realizadores que desde su segundo año de estudio comienzan a hacer cortometrajes. Les asesoro desde la historia, story board… Es un grado universitario de tres años, el primero se familiariza a los alumnos con el mundo de la animación y ya el segundo año se especializan en 2D o 3D y realizan su primera obra de un minuto. En el tercer año realizan su tesis, con una película de seis minutos”.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.