Se estrena la ambiciosa ‘Yucatán’, la producción perfecta que este año parece no encajar en el cine español

Publicado por
Hablan los productores de una de las películas españolas más ambiciosas del año

El 31 de agosto, como colofón al verano, se estrena en España ‘Yucatán’ una de las producciones españolas más ambiciosas del año que supone el regreso a la comedia de Daniel Monzón. Se trata de una producción de Telecinco Cinema e Ikiru Films, con la participación de Mediaset España y Movistar+, que llegará a las salas de cine españolas de la mano de Hispano FoxFilm.

Edmon Roch, Ghislain Barrois, Luis Tosar, Rodrigo de la Serna, Daniel Monzón, Stephanie Cayo, Javier Ugarte y Álvaro Augustin.

Con estos mimbres nada podía hacer pensar que una producción con semejante estructura de producción se viese abocada a prescindir de las ayudas generales, si el tiempo no lo evita. Los productores están retrasando la calificación de la película, requisito imprescindible para su estreno comercial, hasta el límite para ver si es posible entrar finalmente en la convocatoria de ayudas generales, que se resiste y debería haberse publicado hace ya bastante tiempo. Pero los plazos dan ya la espalda a ‘Yucatán’, puesto que el miércoles 29 todavía no había sido publicada la convocatoria y de hacerlo el jueves 30 de agosto, que está por ver, ya sería prácticamente inviable su inclusión, porque la calificación de la película es ineludible para que se pueda ver masivamente a partir del viernes 31. Una vez que se califique y llegue a los cines las ayudas se desvanecerán definitivamente. Sería paradójico que ‘Yucatán’ se quedase fuera de unos apoyos diseñados fundamentalmente para títulos como este.

Daniel Monzón dirige en una secuencia del filme a Rodrigo de la Serna, Luis Tosar y Joan Pera

Monzón, de nuevo al frente del guion junto a Jorge Guerricaechevarría, dirige un reparto coral que nuevamente encabeza Luis Tosar, junto a Rodrigo de la Serna, Joan Pera, Stephanie Cayo y Toni Acosta. ‘Yucatán’ se ha rodado durante 11 semanas en diversas localizaciones de México, Brasil, Canarias, Marruecos, Madrid y Barcelona, incluyendo una travesía de dos semanas en alta mar por el Océano Atlántico, en un crucero real con pasajeros a bordo.

En la película, Lucas (Luis Tosar) y Clayderman (Rodrigo de la Serna) son dos estafadores, profesionales del engaño a turistas ingenuos en cruceros de lujo. Hace años trabajaban juntos, pero la rivalidad por Verónica (Stephanie Cayo), la bellísima bailarina del barco, les hizo perder la cabeza y dio al traste con su sociedad. Ahora trabajan por separado, Lucas en el Mediterráneo y Clayderman en el Atlántico. Ese fue el acuerdo. Pero un inesperado botín impulsa a Lucas a irrumpir en el barco de su exsocio, lo que convierte la exótica travesía de Barcelona a Cancún, pasando por Casablanca, Tenerife, Brasil y la selva de Yucatán, en un encarnizado duelo de tramposos sin ninguna regla, pero muchos golpes bajos…

Álvaro Augustin, Ghislain Barrois, Edmon Roch y Javier Ugarte son los productores del filme, con producción ejecutiva de Paloma Molina y Victoria Borràs. La dirección de producción ha corrido a cargo de Toni Novella y el propio Edmon Roch. Gran parte del equipo que colaboró con Monzón en ‘El niño’ están en la producción. Carles Gusi es el director de fotografía, la dirección de arte ha sido responsabilidad de Antón Laguna, Roque Baños ha compuesto la música, el montaje es obra de Mapa Pastor, Tatiana Hernández se ha ocupado del vestuario y Sergio Bürmann del sonido director. Los efectos especiales son de Raúl Romanillos y Ferran Piquer.  Los productores de ‘Yucatán’ han contado a Audiovisual451 las peculiaridades de una producción tan inusual. 

Audiovisual451: Vaya contratiempo el retraso de la convocatoria de ayudas generales… ¿Cómo ha afectado a la producción?

Ghislain Barrois: “Si eres un productor independiente al uso, con la incertidumbre de que no se convocan las ayudas generales te puedes plantear lo razonable, que sería levantar el pie y esperar a que se solucione para iniciar la producción. Pero nosotros no podemos levantar el pie porque entonces no cumplimos con la obligación de invertir el cinco por ciento de la facturación en cine, tenemos que producir sí o sí”.

“Esto nos lleva a una situación kafkiana con ‘Yucatán’, una película muy ambiciosa que hemos producido, estamos a punto de estrenar y no tenemos subvención ni sabemos si podremos optar a ella. Nos hemos gastado un dineral y contábamos con la subvención, aunque también sabemos que es una lotería porque estás compitiendo con otros. Esto genera un nivel de incertidumbre increíble. La película está rodada y ya está, no podemos hacer nada más”.

Álvaro Augustín: “Quizá otra posibilidad sería retrasar el estreno, pero también es una opción muy complicada para nosotros, porque tenemos que estrenar tres películas de aquí a fin de año y necesitamos espaciarlas para hacer una mejor promoción”.

G.B: “Imagínate el papelón que puede ser para nosotros retrasar el estreno, buscar una fecha que sea peor que la elegida, estrenamos en peores condiciones y encima no consigues la subvención. Nos tiramos del balcón directamente…”

A451: Ya habéis tenido otras experiencias negativas…

G.B: “No es la primera vez que nos pasa, con ‘El cuaderno de Sara’ ya no conseguimos subvención a pesar de tener un esquema de producción impecable, estuvimos dudando si retrasar el estreno y menos mal que no lo hicimos, al final nos salió bien porque fue un éxito, pero también la estrenamos a pelo, sin subvención”.

A451: Ahora estrenáis en agosto, un mes fetiche para vosotros…

G.B: “Sí, la verdad, el mes de agosto nos suele ir bien. Este año, además, hemos tenido el Mundial de Fútbol en los canales de Mediaset y esto nos ha permitido hacer mucha promoción de ‘Yucatán’, en los 64 partidos que se han emitido. Los hemos trufado de ‘Yucatán’ y parte de la decisión de estrenar en agosto ha sido precisamente por tener el Mundial. No solo son las películas, también es fundamental para nosotros la promoción, lo teníamos claro”.

A.A: “En Fox están lanzados creo que saldremos con unas 560 pantallas”.

A451: Es una de las propuestas más ambiciosas del año y eso intuye también en el nivel de producción y en la forma de hacerla…

A.A: “A nivel de producción es una película muy ambiciosa, con 11 semanas de rodaje y más de dos semanas de las mismas navegando en el crucero. La figuración de la película es la propia tripulación del crucero, que se cerró para nosotros, aunque no todo el trayecto. Unas semanas de empezar a rodar Pullmantur Cruceros, con los que llegamos a un acuerdo muy importante y nos han tratado fenomenal, nos avisaron de que había fletado el barco, aprovechando el viaje de vuelta y que había metido a 2.000 brasileños. Nos aseguraron que no habría ningún problema porque habían firmado un papel en el que aceptaban que se estaba rodando una película. Pero luego las cosas son diferentes, porque si contratas un crucero y te dicen que a la zona de piscina no puedes pasar porque están rodando, lo aceptas los dos primeros días, el tercero ya no pones tan buena cara y se genera un pequeño motín a bordo. Para nosotros tampoco fue sencillo, porque tienes planificado un trabajo en un determinado lugar del barco e intentas pasar a otro sitio y no puedes porque allí está la gente del crucero. No hay trampa, es el crucero navegando”.

A451: ¿Cómo se enfrenta uno a un rodaje así para que nada pueda salir mal?

A.A: “Un rodaje como este solo es posible si se planifica todo muy bien, Edmon Roch y Toni Novella (directores de producción) han hecho un trabajo estupendo, también la gente de dirección de arte y el equipo en general. Hay cosas del crucero que por tiempo o por comodidad se han rodado fuera, en plató. Por ejemplo, alguno de los números musicales, algún interior de camarote, porque los reales son muy estrechos y dificultan el rodaje”.

Edmon Roch: “Rodar en un crucero en marcha es sin duda una dificultad añadida, ya que si falta algo en medio del océano no lo vas a poder conseguir, si falla un dron, una cámara… tienes un problema. Tienes la ventaja de estar en el mejor plató del mundo, porque tienes a tu disposición todo lo necesario, menos en los camarotes, que son demasiado pequeños, y con el resto hay que tenerlo todo muy planificado por si falla algo, poder dar respuesta”.

“Quizá lo más complicado es que íbamos cruzando fronteras y, por tanto, pasando aduanas. Teníamos que pasar en cada aduana las cámaras o las luces como importaciones temporales, no es material del crucero. Eso sí fue un reto, conseguir en tiempo que los materiales del equipo saliesen y entrasen de los países por los que hemos pasado, que nada se quedase retenido en la aduana porque eso sí podía ser un verdadero problema”.

Javier Ugarte: “Es más, tuvimos suerte, porque empezamos el rodaje en Brasil y gracias a que tuvimos un día de descanso por el viaje antes de comenzar, pudimos iniciar a tiempo, porque el material no salía del puerto y eso que mandamos el contenedor un mes y pico antes. Sí salió el material que mandamos al aeropuerto pero el del puerto estaba retenido. Con ese día extra pudimos solucionar el problema después de mucha lucha. Una vez de rodar en Brasil con éxito tuvimos otra vez que enfrentarnos a la dificultad de pasar por la aduana todo el material para subirlo al barco y, casi no lo conseguimos”.

A451: Una locura de localizaciones…

E.R: “Hicimos: España, Brasil, Cabo Verde, España de nuevo, Italia y Francia por el Mediterráneo, volvimos a México pero pasando antes por las Islas Canarias, sin parar”.

A451. ¿Elc aso de Canarias tuvo que ver con las desgravaciones fiscales?

E.R: “En este caso rodamos en Canarias porque encajaba en la historia, no buscamos directamente los incentivos fiscales, una de las paradas de los cruceros es Santa Cruz de Tenerife. Eso no quita que parte de la financiación de la película pase por estos incentivos fiscales”.

G.B: “Pero tenía que ser algo orgánico, no íbamos a rodar en Canarias si la historia no lo pedía”

E.R: “Así es, en este caso es quizá donde mejor encajaba Canarias, rodamos Tenerife en Tenerife, no para recrear un paraje africano o algo por el estilo. El resto de localizaciones también es un crucero lógico y es el viaje habitual”

J.U: “Lo que estaba claro es que debía ser un viaje transatlántico, por la propia historia de la película. Los cruceros tienen zonas según cada época del año. Son el Caribe, Sudamérica y el Mediterráneo, según la época del año están en un sitio u otro y aprovechan estos traslados de los barcos para también hacer cruceros”.

A451: 11 semanas es mucho tiempo ¿cómo se mantiene tanto tiempo a actores tan solicitados?

E.R: “Es cierto, cuadrar las agendas de los actores con 11 semanas de rodaje y encima en un rodaje fuera de España es una complicación añadida, porque no se pueden escapar dos días para hacer otra cosa. Tienen que bloquear esas fechas y esto es parte del beneficio que supone poder hacer una película tan ambiciosa como ésta, hay que apostar muy fuerte para conseguir cosas que de otra manera sería imposible”.

G.B: “Pero yo creo que más que la logística es mayor reto fue que el equipo se llevase bien, porque si surgen tensiones en un rodaje como éste, todos encerrados en un barco, podía haber sido un infierno”.

J.U: “Pero en el barco, una vez que estás ahí, todo parece que marcha a favor si tienes buena climatología, porque las ventajas son muchas”.

A451: ¿Se rueda durante más tiempo por aburrimiento?

E.R: “No se rueda durante más tiempo, lo que pasa es que se optimiza más el tiempo de descanso, porque no tienes una hora y media para llegar a casa después del rodaje. Se creaba mucho compañerismo y vida social porque si ibas a un bar o a la piscina obviamente eran los espacios del barco. También el tema de habitaciones y catering en el barco lo tienes solucionado y eso es una gran ventaja”.

J.U: “Además, la tripulación nos ha ayudado mucho, están muy acostumbrados a manejar la logística. Tienen una celebración en la cubierta siete con una temática y lo organizan en tiempo record y al día siguiente cambian totalmente en otra zona. Se podrían adaptar perfectamente a trabajar en el mundo del cine”.

E.R: “Organizan a la perfección espectáculos, comidas, lavandería, excursiones…”

A451: ¿Cuál es el germen de esta locura?

G.B: “La idea inicial de la película la tuvo Javier Ugarte, cuando estaba en Telecinco Cinema. Nos dio durante mucho tiempo la tabarra para que hiciéramos la película. Finalmente encargamos a Jorge Guerricaechevarría un guión y pensamos en Daniel Monzón como director, con el que acabábamos de hacer ‘El niño’. Necesitábamos un productor y qué mejor elección que Edmon Roch, con el que ya habíamos hecho muchas películas y nos llevámos estupendamente. Lo mismo con el reparto. Pero los productores no estuvimos finos, porque si en ‘El niño’ había una moto de agua, aquí pasamos a un transatlántico. Siempre los directores quieren más (ríe). El resto es casi lo mismo que en ‘El niño’, gran parte del equipo técnico también ha repetido, fotografía, sonido, postproducción…”

A451: ¿Y la confección de un reparto internacional?

E.R: “Creíamos que el reparto debía ser muy coral, como es el mundo de los cruceros, y muy abierto a Latinoamérica para ofrecer ese crisol de la gente habla el mismo idioma pero con acentos diferentes. Fuimos buscando los actores que encajaban en cada personaje. En el caso de Rodrigo de la Serna le conocíamos pero no fue hasta que Daniel Monzón fue a Venecia a reunirse con él para contarle el proyecto cuanto tuvimos claro que debía ser Clayderman. También estuvimos en México, en Argentina en Perú buscando actores, nuestras directoras de casting Eva Leira y Yolanda Serrano han hecho un trabajo increíble”.

A451: ¿Cuánto tiempo ha llevado desde la idea de Javier Ugarte?

J.U: “Quizá hayamos estado tres años desde que pensamos hacer la película. Daniel Monzón se resistía un poco hasta que se embarcó en un crucero y se dio cuenta de que era un mundo aparte. Tenía otros proyectos encima de la mesa, pero cuando hizo ese viaje comenzó a interesarse mucho más por este universo tan particular. Nunca había estado en un crucero y en la primera toma de contacto surgieron ya muchas cosas que están en la película”.

E.R: “Una vez que se decide hacer una comedia dentro de un crucero Jorge Guerricaechevarría y Daniel Monzón se embarcan juntos para escribir el guión a cuatro manos”.

A451: ¿Llevar la historia a 2008 es para tener presente la crisis económica?

E.R: “Sí, el hecho de situar la historia en 2008 tiene que ver con contextualizarla en la crisis económica. Creo que venía muy bien para rematar el final”.

A451: Las comedias españolas son sinónimo de éxito en taquilla ¿serán principalmente comedias las producciones de Telecinco Cinema?

G.B  “Desde el punto de vista de Mediaset es importante tener un slate variado, luego los proyectos salen en el orden que salen, porque es muy complicado sacar cualquier filme adelante. Esta variedad es fundamental para la propia promoción, porque si tienes cuatro comedias un año, que es la cifra anual que manejamos de estrenos, la eficacia de la promoción no es tan buena. Nuestras campañas promocionales son tan brutales que el riesgo es que el público se llegue a cansar”

A.A: “Te aseguro que conseguir más de un millón de espectadores con títulos como ‘El cuaderno de Sara’ o ‘El secreto de Marrowbone’ me parece increíble, es un gran éxito. Estamos mal acostumbrados”.

A451: ¿Y qué hay del resto del año?

G.B. “Después de ‘Yucatán’ tenemos que estrenar un thriller negro con toques de humor como ‘Ola de crímenes’ y después cerraremos el año con el bombazo de ‘Superlópez’. Esperamos que tanto ‘Yucatán’ como ‘Superlopez’ se conviertan en dos de las películas del año. Podremos toda la carne en el asador en cuanto a promoción para que así sea”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.