‘Skyfall’, del clasicismo a la complejidad en el 50 aniversario de James Bond en el cine

Desde que Daniel Craig se hiciera cargo de James Bond en 2006, los productores no han hecho más que intentar dignificar la saga 007, darle verdadera profundidad y que cada película sea algo más que una excusa para el puro divertimento, pero sin olvidarse tampoco de esto. El clásico ‘director Bond’ Martin Campbell comenzó el giro y casi lo concluyó con ‘Casino Royale’, que de la noche a la mañana se convirtió en la película Bond más taquillera y alabada de la historia.

Dos años después, Martin Foster, conocido por títulos tan reconocidos como ‘Descubriendo nunca jamás’ o ‘Monster’s Ball’, entre otros, firmaba la compleja , ‘007: Quantum of Solace’, que daba otra vuelta de rosca más y ahora ‘Skyfall’ ha cerrado definitivamente el círculo, y nada más y nada menos que en el 50 aniversario de la saga. Para ello, los productores Barbara Broccoli y Michael G. Wilson han ido más allá, si esto era posible, y como ya hiciera Chrisopher Nolan con ‘El caballero oscuro’, con la que reescribió las películas de superhéroes, han descansado el peso de la producción en un director más valorado como autor en ambos lados del Atlántico que como creador de ‘blockbusters’: Sam Mendes.

La apuesta no ha podido ser más acertada porque el director británico autor de ‘American Beauty’ y ‘Camino a la perdición’ ha aceptado el reto pero sin menospreciar la esencia del agente 007, es más, en cierto modo ‘Skyfall’ es una vuelta al pasado en todos los sentidos, tanto para el personaje principal en la historia, como lo que significa como regreso al clasicismo de las películas de espías, mejor dicho de las películas de James Bond. Además de ser uno de los filmes más británicos de la saga, la particularidad del Bond de Mendes, que ya se atisbaba en otros títulos, es su vulnerabilidad, su alcoholismo explícito (tantos años tomando Dry Martini, agitado), su madurez para ser hombre de acción…

“Yo mantengo mi propia relación personal con Bond, comenzó cuando tenía unos 9 o 10 años, con el filme ’Vive y deja morir’. Da la casualidad de que vivimos tiempos en los que es posible hacer una gran, entretenida, glamurosa y escapista película que además tiene algo que decir sobre el mundo en que vivimos. Con las interpretaciones de Daniel en 007: Casino Royale y 007: Quantum of Solace, James Bond aparece nuevamente como un hombre real en una situación real. Me recordó a lo que sentí cuando veía las películas de Sean Connery”, explica Mendes.

Con un ritmo perfecto y sin abusar de los efectos especiales pero sin escatimarlos, Sam Mendes ha puesto el acento en la historia, en el pasado del personaje, en un guión cuidado y milimétrico repleto de diálogos y en unas interpretaciones memorables. Y es que cuando los productores se decantaron por Craig en ‘Casino Royale’ esta decisión ya era una auténtica declaración de intenciones: un actor británico con porte pero no exento de talento interpretativo. Ahora proponen como antagonista a otro actor de prestigio y camaleónico como Javier Bardem, que con su Silva ha entrado por la puerta grande en la iconografía de los villanos Bond. Incluso hay quien le sitúa como el mejor villano Bond de la historia, o al menos  en el pódium final. Lo cierto es que, como es costumbre, Bardem añade con su interpretación un grado más de calidad a la empresa.

“Un papel como este nos se construye solo con la experiencia de uno, lo primero que me atrajo del proyecto fue su guión tan detallado y con grandes escenas. Luego hablé con Sam y entonces aprecié las enormes posibilidades de la película y la complejidad del proyecto y del personaje de Silva. Ésta es mi primera gran superproducción y, sin embargo, a veces sentía que estaba en una película de bajo presupuesto con una gran libertad creativa. Sin duda ha sido un honor trabajar en ‘Skyfall’ y es una de las mejores experiencias tanto a nivel personal como profesional en mis 25 años de carrera”, comenta Bardem. Quizá esa sea la clave de esta nueva entrega Bond, la megaproducción con alma de cine ‘indie’ que no deja de ser un negocio familiar.

El actor español recuerda su primera experiencia en una sala de cine con James Bond “recuerdo ir a ver con mi padre ‘Moonraker’ (1979) y el personaje que a mi me atrapó no fue Bond, sino Tiburón, interpretado por Richard Kiel, creo que mi destino para recrear un villano estaba escrito”, reconoce.

Daniel Craig y Javier Bardem, en un momento del filme

Y es que ‘Skyfall’ es redonda de principio a fin, y precisamente sólo el comienzo y el final merecen que se pague una entrada. Los títulos créditos están a la altura de la historia de la saga en su 50 aniversario, son una verdadera obra maestra amenizada por la gran canción de Adele y el clímax final al más puro estilo western, es todo un homenaje la género, a ‘Río Bravo’, de Howard Hawks, con Albert Finney en las labores de Walter Brenan con escopeta recortada y todo. No hay duda que con productos así a la franquicia 007 le queda una larga vida por delante está más viva que nuca, o no, porque hacer algo mejor que esto va a ser muy difícil.

‘Skyfall’ es la vigésimo tercera película de James Bond y coincide con el cincuenta aniversario de la franquicia en el cine que comenzó con ‘James Bond contra el doctor No’. Para los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli, el aniversario conllevaba una gran responsabilidad: “es nuestro cincuenta aniversario y la vigésima tercera película Bond así que había más presión que nunca para hacer la mejor película Bond de todos los tiempos. Contamos con un reparto extraordinario, un equipo técnico increíblemente dotado, y un guión cargado de emoción,” comenta Wilson.

Por su parte, Broccoli insiste en que la relación y la historia de Mendes con la película Bond aportan un elemento personal desde el primer momento. “Con su conocimiento y su historia se identifica con los espectadores, sabe lo que funciona y lo que espera el público. Y francamente, es genial verlo en el plató”.

La película se ha estrenado este pasado fin de semana en 25 países y ha recaudado en total más de 60 millones de euros, 25 de los cuales se han registrado en Reino Unido, lo que la convierten en el filme más taquillero del fin de semana en todo el mundo. Se trata del largometraje Bond más taquillero tras ‘Casino Royale’ y ‘Quantum of Solace’. Las buenas críticas acompañan a ‘Skyfall’, que llegará a Estados Unidos el 9 de noviembre.

En esta ocasión la historia se sitúa tras el fracaso de la última y fatídica misión de Bond y revelarse la identidad de varios agentes secretos en distintos puntos del planeta, la sede del MI6 es atacada, obligando a M a trasladar su agencia. Debido a estos sucesos, su autoridad y posición se verán amenazados por Mallory, el nuevo Presidente del Comité de Inteligencia y Seguridad. Ahora, el MI6 se enfrenta a amenazas tanto externas como internas por lo que M decide acudir al único aliado en quien puede confiar: Bond. El agente 007 desaparece en las sombras con una única aliada: la agente de campo Eve. Juntos le seguirán la pista al misterioso Silva, cuyas letales y ocultas motivaciones están aún por desvelarse.

Junto a Daniel Craig y  Javier Bardem completan el reparto de ‘Skyfall’: Ralph Fiennes, Naomie Harris, Bérénice Marlohe, Ben Whishaw, Albert Finney y Judi Dench. El filme ha sido escrito por Neal Purvis, Robert Wade y John Logan. El filme es una producción de EON Productions de Albert R. Broccoli, Metro-Goldwyn-Mayer Studios, y Sony Pictures Entertainment. La película se estrena en España el 31 de octubre de la mano de Sony Pictures Releasing de España.

También se estrenan el 31 de octubre en España: ‘El profesor’, ‘El hombre de las mariposas’, ‘El ladrón de palabras’, ‘Sinister’, ‘Ralf König, el rey de los cómicos’, ‘Vulnerables’, ‘O Apóstolo’ y ‘Submarine’.

-Publicidad-

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.