Zinebi 57 entregará su segundo Mikeldi de Honor al cineasta finlandés Aki Kaurismäki

El Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao (ZINEBI), que celebrará su edición número 57 entre el 13 y 20 de noviembre, hará entrega del segundo Mikeldi de Honor de esta edición al cineasta finlandés Aki Kaurismäki, en reconocimiento por el personalísimo estilo que ha sabido desplegar a lo largo de toda su filmografía, por el hondo sentido ético y estético que impregna cada una de sus imágenes y por el carácter, a la vez local y universal, de su penetrante observación de la condición humana.

aki-h
Aki Kaurismäki

La entrega del galardón tendrá lugar el próximo 20 de noviembre, en el Teatro Arriaga, en el transcurso de la gala de clausura de ZINEBI 57, que dará comienzo a las 20:00 horas. Aki Kaurismäki (Orimattila, Finlandia, 1957) fue el tercero de los cuatro hijos de una familia de clase media que vivió en siete ciudades diferentes antes de que él pudiera completar la Secundaria. Pese a que tanto Aki como Mika, su hermano mayor, mostraron muy pronto su interés por el cine, fue rechazado en la Escuela de Cine de Finlandia y empezó Periodismo en la Universidad de Tampere mientras Mika estudiaba cinematografía en Munich. Poco después, los dos hermanos crearon su propia productora, Villealfa Oy. El primer trabajo de ambos fue ‘El mentiroso’ (Valehtelija, 1981), un mediometraje dirigido por Mika y protagonizado por el propio Aki. El éxito obtenido por esta película en los circuitos de la cinefilia local finlandesa le permitirá iniciar su carrera profesional con la adaptación de un clásico de la literatura universal como Crimen y castigo (Rikos ja rangaistus,1983).

Tras esta prometedora opera prima llegarán algunas comedias disparatadas, realizadas con el mismo tono crítico y a menudo expresionista que va convirtiéndose en uno de sus rasgos de estilo más característicos, como el largometraje ‘Calamari Union’ (1985) y el cortometraje ‘Rocky VI’ (1986), muy poco antes de filmar uno de los trabajos más sobresalientes de toda su carrera, ‘Sombras en el paraíso’ (Varjoja paratiisissa, 1986), con el que participó en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes y en el Festival Internacional de Cine de Toronto. Esta película es la primera de la llamada Trilogía del proletariado, formada además por ‘Ariel’ (1988), premiada en el Festival Internacional de Cine de Moscú, y ‘La chica de la fábrica de cerillas’ (Tulitikkutehtaan tyttö,1990), que le deparó el aplauso unánime de la crítica europea. Con estas tres obras cobra forma definitiva y se desarrolla uno de los leit-motivs argumentales que atraviesan toda su filmografía: la fatalidad. Y es que, sus personajes luchan como pueden para evitar su derrota o al menos paliar sus efectos; son siempre eternos perdedores empeñados en mantener su dignidad.

Su reconocimiento como uno de los maestros del cine contemporáneo a nivel mundial tuvo lugar con ‘Los vaqueros de Leningrado van a América’ (Leningrad Cowboys go America, 1989), y sobre todo, con ‘El hombre sin pasado’ (Mies vailla menelsyyttä, 2002), que se alzó con el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes y es la segunda entrega de su nueva Trilogía de los perdedores, integrada también por ‘Nubes pasajeras’ (Kauas pilvet karkaavat, 1996) y ‘Luces al atardecer’ (Laitakaupungin, 2006). Desde comienzos de los 90, y durante toda esa década, la obra de Aki Kaurismäki fue abriéndose a otros escenarios europeos.

Por el estilo muy seco y lacónico de su trabajo en la dirección de actores y por el distanciamiento que caracteriza la puesta en escena de sus películas, Aki Kaurismäki ha sido comparado con cineastas tan eminentes como Robert Bresson y Jean-Pierre Melville. Contrariamente a ellos toques de humor cada vez menos disimulados afloran en sus construcciones dramáticas. Es un sentido del humor que opera como respuesta a la fatalidad y permite la aparición, de la otra gran clave del cine de Kaurismäki: el optimismo. Así puede entenderse el desenlace de su último largometraje hasta la fecha, ‘Le Havre’ (2011), que muestra la peripecia de un limpiabotas de gran corazón. Tampoco en esta ocasión el explícito contenido político de todo el cine de Aki Kaurismäki logra ensombrecer la profunda dimensión humanística y emancipadora de la reflexión de este cineasta.

El primer Mikeldi de Honor anunciado por la organización de Zinebi 57 es el del director de fotografía bilbaíno Juan Ruiz AnchíaAdemás de en el certamen del país vasco, el cineasta finlandés Aki Kaurismäki recibirá un homenaje en el Festival internacional de cine Curtocircuíto, que se celebra del 6 al 11 de octubre en la ciudad de Santiago de Compostela.

-Publicidad-