Comienza el rodaje del largometraje ‘Retrato de mujer blanca con pelo cano y arrugas’, dirigida por Iván Ruiz Flores y producida por Potenza

El pasado 25 de julio comenzó el rodaje del largometraje ‘Retrato de mujer blanca con pelo cano y arrugas’, dirigido por Iván Ruiz Flores y protagonizado por Blanca Portillo. Se trata de una producción de Potenza Producciones, junto a Amania Films y Atlantic Film Experience, que cuenta con el patrocinio de Liposomial, Muroexe y Cabreiroa y el apoyo de ICAA y la Comunidad de Madrid.

Junto a Blanca Portillo completan el reparto Carmen Esteban, Carlo D’ursi, Ana Wagener, Manuel Morón y la participación especial de Imanol Arias. El guión es obra del propio Iván Ruiz Flores junto a Ana González Gutiérrez y la producción corre a cargo de Carlo D’Ursi, David P. Sañudo, Agustín Delgado Bulnes, Elena Maeso, Gregorio Sacristán, Iván Ruiz Flores e Iñigo Hualde, que también se encarga de la dirección de fotografía.

La dirección artística es obra de Itziar Sagasti y el montaje de Julia Juániz. Por su parte, Roberto Roldán se ha encargado del sonido, Johana Trujillo del maquillaje y peluquería y Rocío Pérez Plá del vestuario. El filme participó en la cuarta edición de Ventana del Cine Madrileño y obtuvo 120.000 euros en las ayudas selectivas del ICAA del año 2018.

“‘Retrato de mujer blanca con pelo cano y arrugas’ es una película única, compuesta exclusivamente por 71 planos fijos, cada uno de ellos inspirados en un cuadro del pictorialismo danés, con una protagonista como Blanca Portillo y un reparto de primera liga que lo ha apostado todo en un proyecto arriesgadísimo. No es una película al uso”, confiesa a Audiovisual451 el productor Carlo D’Ursi.

Julia ha esperado toda su vida para poner fin a su labor como profesora de escultura y empezar a dedicarse a su vida y obra. Hoy ya puede hacerlo. Se acaba de jubilar. Su madre, Marina, anciana nonagenaria, es una mujer golondrina. Vive un mes en casa de su hija Julia y el siguiente en la de Juan y Esther, hijo y nuera. Así lleva ya casi tres años. Hastiada por la situación, y aprovechando la jubilación de Julia, Esther decide que no se quedará más en su casa.

Julia se ve obligada entonces a dejar nuevamente sus anhelos en espera para quedarse al cuidado de su madre. Para ayudarle contratará a Miguel, un experto cuidador, que se convertirá además en su confidente y su único amigo. Pero la convivencia entre madre e hija adopta formas que Julia no es capaz de moldear. Atrapada en la nueva situación, Julia tratará de encontrar una salida.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.