Disney+: Las ventajas de las cadenas de suministros de contenidos podrían crear o poner fin a la nueva plataforma

Por Bea Alonso, directora global de Marketing de Producto en Ooyala

Hace unos días Disney confirmaba fechas y precio de lanzamiento de su nueva plataforma, Disney + que según afirma el Wall Street Journal, se espera alcance entre 60 y 90 millones de usuarios para 2024. Indudablemente, el amplio catálogo de contenidos de Disney y Fox, así como nuevos programas de TV y películas, atraerán la atención del público, ¿pero será su catálogo lo suficientemente sólido para superar los 148,9 millones de usuarios de Netflix en los próximos 10 años?

Claramente este es el primer gran movimiento en la guerra de contenidos que está teniendo lugar en estos momentos. Hasta ahora hemos presenciado la gran inversión que está realizando Netflix en acuerdos para contenidos bajo licencia y contenido original, pero el hecho de que Disney esté entrando en acción para ser líder del sector no es una sorpresa. Es posible que las cadenas de suministros de contenidos de Disney puedan crear o poner fin a esta nueva plataforma.


Tanto inversores como consumidores esperan con mucho entusiasmo el éxito de este nuevo servicio de streaming, pero tengo algunas preguntas que podrían determinar si estarán preparados para los desafíos futuros.

1. ¿Tiene Disney la infraestructura necesaria para integrar todo su contenido, incluyendo Hulu y ESPN Plus, en una plataforma única e intuitiva?
2. ¿Puede Disney ofrecer una experiencia de primera categoría a sus usuarios para garantizar su fidelidad?
3. ¿Cómo manejará Disney sus activos a través de toda la organización?

En mi opinión, la cadena de suministros de contenidos de esta plataforma y la efectividad que demuestre hará que Disney lidere la industria. Netflix es reconocido por su experiencia de usuario final y sus colosales inversiones en contenido original, pero su gran diferenciador es su cadena de suministro, particularmente la habilidad de expandirla de manera rápida, localizada para cada región y eficiente en cualquier lugar y en todo momento. Una de las debilidades de Netflix es la inhabilidad de manejar la programación adecuada para niños de hasta 15 años – un área en la que Disney podría aprovechar para superarlos en esta guerra por los usuarios.

Todo se resume en elaborar una fábrica de contenido racionalizada: ejecutar una cadena de suministro de contenidos para evitar que los precios se eleven fuera de control. Debido a los aumentos de coste por usuario de Netflix a más de 140$ debido a una inversión exorbitante en marketing, claramente hay espacio para que otros tomen la delantera.

Disney tiene la oportunidad de mejorar su cadena de suministro de contenidos conectando y manejando todos sus componentes a través de la organización, incluyendo Hulu y ESPN Plus, y haciéndolo de la manera más flexible y orgánica posible. Por ejemplo, usando inteligencia artificial podrían reducir a la mitad el tiempo de localización regional de un contenido, y por consecuencia les permitiría un crecimiento más acelerado. La automatización puede ayudar a Disney a competir en la carrera por las armas de contenidos, ofreciendo un mayor volumen de contenido interesante en menos tiempo y a un menor coste.

Por otra parte, no debemos pensar que Netflix y los demás gigantes no intensificarán su trabajo para crear material de mejor calidad y menos repetitivo para competir contra Disney. Adicionalmente, podrían ponerse creativos presentando ofertas flexibles y económicamente atractivas. Con una cadena de suministros única en su género, fuertemente controlada y completamente conectada, Netflix comprende perfectamente cuáles son sus costes y a qué audiencia está llegando cada contenido. La visibilidad de este conjunto de datos les permite calcular los ingresos en la producción de contenidos, y ningún otro productor es capaz de hacerlo de esta manera.

Netflix puede ser la mayor amenaza, pero no dejemos de lado las plataformas de redes sociales o de streaming para videojuegos como, como Twitch. ¿En qué momento los consumidores serán forzados a elegir? ¿Se convertirán en una sociedad que consume maratones de series, y que va saltando de Disney a HBO (entre otros) cada mes? Hay que afrontarlo, el momento de elegir es ahora. Las plataformas de suscripción deben pensar detenidamente sobre el contenido y el precio que ofrecen para mantener la audiencia, en cambio, hoy en día las audiencias se inclinan hacia los proveedores que ofrecen flexibilidad para acceder a distintos servicios y paquetes.

Bajo mi punto de vista, esto es un fenómeno cíclico, el cual forma parte de la industria de la Televisión: se parte de algunas pocas empresas ofreciendo un amplio rango de contenido, hasta la multiplicación de las opciones y servicios, solo para volver a la consolidación del mercado. Estamos viendo un proceso similar en el ambiente del streaming de vídeo, con una creciente fragmentación (ahora con el inminente lanzamiento de Disney+, y eventualmente de Apple TV Plus), que concluirá en una inevitable consolidación otra vez.

Estamos presenciando el principio de la consolidación en Europa con grandes creadores de contenidos unificando fuerzas para ofrecer servicios OTT en conjunto, para poder así competir con los gigantes del streaming en términos de cantidad, calidad y coste. No me sorprendería que en algunos años se dé una “Spotifyzación” de los contenidos de vídeo, donde la audiencia no estará forzada a escoger un proveedor de contenido específico, y podrá elaborar sus propios playlists y favoritos con contenido de distintos proveedores.

-Publicidad-