Iberoamérica, en busca de un mercado cinematográfico común que se resiste

Publicado por
Presentación del Anuario del Cine Iberoamericano 2017

Las consultoras Media Research & Consultancy y Barlovento Comunicación han presentado en la Casa de América de Madrid el Anuario del Cine Iberoamericano 2017, un informe que ofrece datos estadísticos de la industria audiovisual en la región. Durante la jornada se han analizado además en sendas mesas redondas las tendencias de contenidos y los modelos de financiación del cine iberoamericano.

Fernando Labrada, presidente de Media Research & Consultancy, ha sido el encargado de presentar los cifras principales del mercado audiovisual iberoamericano. El contexto del informe es un mercado global de 21 países con 676 millones de habitantes, con solo dos estados con un PIB per cápita por encima de los 30.000 dólares (Puerto Rico y España). Cabe señalar que en diez países del entorno iberoamericano la asistencia media a las salas de cine no llega ni a una vez por habitante al año. El drama es el género más habitual en las producciones, aunque esa querencia no se ve plasmada en la taquilla donde domina como siempre la comedia. El segundo género más habitual en iberoamérica es el documental, según el Anuario 2017.

Otra de las conclusiones del informe es la escasa cuota de mercado de las producciones locales. Así, en solo tres territorios latinoamericanos la cuota de mercado del cine nacional estuvo el año pasado por encima del diez por ciento: en España (17,4 por ciento), Argentina (12 por ciento) y Perú (10 por ciento).

El espacio Iberoamericano es el cuarto productor mundial de cine, con un total de 892 largometrajes en 2017, solamente superado por India, con casi 2.000 títulos; la Unión Europea, con 1.676 películas producidas el año pasado y China, con 970. Esto significa que Iberoamérica supera a Estados Unidos, que produjo 821 largometrajes en 2017. Sin embargo, existe un desequilibrio claro entre producción, distribución y también en los resultados económicos, porque el cine norteamericano representa el 27,3 por ciento de la cuota de mercado mundial, seguido de China con un 20 por ciento, mientras que Iberoamérica está por debajo del 10 por ciento.

La película Iberoamericana de más éxito en 2017 fue la comedia brasileña ‘Hazlo como hombre’, con más de 4,4 millones de espectadores, seguida de la película de animación española ‘Tadeo Jones 2: El secreto del rey Midas’ y del filme mexicano ‘Three Idiots’, con casi 3,6 millones de entradas vendidas y 2,7 millones, respectivamente. El cuarto lugar es para la producción también mexicana ‘Me gusta, pero me asusta’, con más de 2,6 millones de espectadores y en el quinto puesto el filme animado peruano ‘Condorito: la película’, con 2,4 millones.

En la sexta posición aparece la segunda producción española en el ranking, ‘Perfectos desconocidos’, que en 2017 registró casi 2,4 millones de espectadores. Y es que España es el país que más títulos coloca en el ‘Top 50’ Iberoamericano, con un total de 17, seguido de México con 11, Brasil con 10, Perú con seis y Argentina con cinco. Los cincuenta filmes iberoamericanos de más éxito en 2017 sumaron casi 60,2 millones de espectadores. Solo un filme superó los cuatro millones de espectadores, otro más estuvo entre tres y cuatro millones, un total de ocho títulos tuvieron entre tres y dos millones, trece entre dos y un millón y 21 películas entre un millón y medio millón de entradas vendidas.

En este ‘Top 50’ iberoamericano la comedia domina con 31 títulos, seguida a gran distancia del thriller, con siete y el drama con seis. Además en el ranking hay tres películas de animación y dos de ellas en el ‘Top 5’. El informe señala que el fondo Ibermedia solo está presente en una película del ‘Top 50’ Iberoamericano. Cabe destacar también que este medio centenar de largometrajes solamente hay tres coproducciones entre países latinoamericanos y 12 entre Latinoamérica y terceros países. Argentina es el país que más coproducciones realizó en 2017, con un total de 60, seguida de España con 42.

En la primera Mesa Redonda, que ha analizado las tendencias de los modelos de financiación en el cine iberoamericano, han participado Mabel Klimt, socia del área de Cultura, Deporte y Entretenimiento de Andersen Tax&Legal; Javier López Blanco, productor de Tornasol Films y Jesús Prieto, consejero de Crea SGR. La moderación ha corrido a cargo de Ángel Durández, productor cinematográfico y vicepresidente de la Fundación Euroamérica.

La segunda Mesa Redonda, sobre tendencias de los contenidos en el cine iberoamericano, ha estado compuesta por Fernando R. Lafuente, Directivo de la Fundación Ortega/Marañón y escritor; Juan Carlos Lossada, gestor cultural y experto en cine iberoamericano; Antonio Saura, productor y director general de Latido Films; Ricardo Vaca, presidente de Barlovento Comunicación y moderada por Fernando Lara, exdirector del ICAA, periodista y escritor.

Javier López Blanco ha puesto el foco en algunas de las asignaturas pendientes del cine iberoamericano. “Hacemos películas en español y portugués, producimos más de 800 películas al año pero no existe un verdadero mercado iberoamericano, somos 500 millones de habitantes separados por un mismo idioma y no se puede hablar de una cinematografía común”, ha apuntado.

Para el productor de Tornasol el mercado iberoamericano pertenece a Estados Unidos, que además determina los gustos del público y marca las pautas de distribución, “esa es la realidad y las autoridades deberían pensar cómo combatirla”, ha manifestado. En opinión de López Blanco, la cooperación entre los diferentes territorios tampoco es fácil, porque las coproducciones chocan con las normativas locales que priman el gasto en cada territorio y no permiten acometer producciones más ambiciosas. Ese mismo argumento fue defendido por Mabel Klimt, que además comentó que los acuerdos de coproducción obvian los incentivos fiscales y al final los productores se decantan porque las coproducciones sean solo financieras para no tener problemas.

Las subvenciones han sido otro de los factores analizados. Javier López Blanco cree que en España no hay un plan detrás de las ayudas, “no se plantean objetivos concretos como puede ser elevar la cuota de mercado o fomentar la distribución de cine nacional”, ha explicado. Además, para el representante de Tornasol España ya no puede estar en la “liga europea de las producciones de 10 millones de euros”, porque con el sistema actual de ayudas no se puede elegir siquiera la fecha de rodaje: “No somos socios fiables para Europa, no estamos cumpliendo con nuestro papel de liderazgo”, ha dicho.

Jesús Prieto ha declarado que el sector siempre tiene un sentimiento de culpa por las subvenciones: “somos un sistema subvencionado, como tantos otros sectores industriales, es inevitable, no tenemos que tener ese sentimiento de culpa porque las ayudas públicas son necesarias”, aseguró el representante de Crea SGR. Prieto ha destacado en su intervención la figura de la Sociedad de Garantía Recíproca como instrumento clave en la financiación del cine español. También ha apuntado que en EGEDA están trabajando en la puesta en marcha de una plataforma de Crowdfunding para el cine iberoamericano, destinada a proyectos de entre 50.000 y 300.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.