Juan Antonio Vigar: “Nuestra particularidad es que somos un festival generalista”

- Publicidad -

El Festival de Málaga fue el primero en suspender temporalmente su 23ª edición, el pasado 10 de marzo por la crisis sanitaria, solo tres días antes de su inauguración. Meses después, ya con la pandemia como invitada involuntaria y aparentemente bajo control, el consejo de administración de Festival de Málaga, reunido el viernes 6 de junio por videoconferencia, aprobó por unanimidad el Plan director de la 23ª edición, que se celebra del 21 al 30 de agosto, tras el aplazamiento del certamen en marzo debido a al coronavirus.

Este documento, que recoge la hoja de ruta del Festival en sus nuevas fechas y adaptado a las condiciones de seguridad e higiénico-sanitarias que sean de aplicación, se someterá a conocimiento y valoración de las autoridades sanitarias.

Juan Antonio Vigar
Juan Antonio Vigar

Según explicó al consejo el director de Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, “la organización no ha dejado de trabajar en la búsqueda de nuevas fechas y nuevo modelo para llevar a cabo el certamen, adaptado a las circunstancias provocadas por la crisis del coronavirus”.

El Festival sitúa finalmente estas fechas del 21 al 30 agosto, una vez que la Feria de Málaga ha sido suspendida. Una ampliación de las fechas inicialmente previstas que el propio consejo de administración ha considerado necesaria para dar cabida a la programación del Festival en sus distintos espacios, limitados en su uso por los periodos necesarios para la realización de los indicados procesos higiénico-sanitarios. Contará para ello con la mayoría de las cintas seleccionadas para marzo.

-Publicidad-

El Plan director constituye la hoja de ruta actual del Festival y se complementa con un Plan de producción técnico, documento en el que trabajan todos los departamentos del Festival para llevar a cabo la 23ª edición en condiciones óptimas y en un modelo adaptado a las circunstancias y la normativa.

El objetivo es hacer un festival amable y seguro en el que primará el cine (exhibición) sobre el evento social, con supresión de encuentros colectivos, actos lúdicos y cualquier otra actividad que suponga aglomeración de público. Se adapta así el ‘modelo’ a las circunstancias convirtiéndolo en ‘formato’. En esas fechas las salas de exhibición estarán abiertas con restricciones de aforo y aplicando importantes medidas higiénico-sanitarias. El Festival seguirá ese formato, convirtiendo los teatros en cines y aplicando las mismas medidas que se impongan a estas.

Entre las numerosas medidas que prevé el Festival en cuanto a sus contenidos y seguridad:

  • Reprogramación de contenidos, centrados prioritariamente en las películas incluidas en las distintas secciones oficiales a competición, que se proyectarán en espacios cerrados en los que es más fácil controlar el respeto a las medidas de seguridad.
  • Reducción del número de espacios donde se desarrolla el festival.
  • Anulación de encuentros colectivos, actos lúdicos y toda actividad susceptible de aglomeración de público.
  • Sustitución de la tradicional alfombra roja con público a las puertas del Teatro Cervantes por un gran photocall para medios de comunicación en un espacio que reúna las condiciones adecuadas para la seguridad y el correcto desempeño de los profesionales.
  • Aplicación en su caso de las restricciones de aforo según la normativa sanitaria vigente mediante una venta selectiva de localidades.
  • Limpieza y desinfección de las salas entre proyecciones, así como aseos y espacios comunes.
  • Disponibilidad de mascarillas y gel hidro-alcohólico en accesos.
  • Emisión en directo de presentaciones y programación específica en grandes pantallas situadas en espacios de referencia de la ciudad.
  • Proyección al aire libre de una parte de la programación, siguiendo el modelo de ‘Cine abierto’, con pantallas gigantes en grandes espacios.
  • Potenciación de la comunicación online con público y prensa, eliminando folletos informativos, programas de mano, etc.
  • Eliminación del soporte físico y papel, tanto en material para prensa, acreditaciones, entradas, etc. Se fomentará la venta online de entradas y el pago con tarjeta en taquilla.
  • Información detallada a medios y público, a través de los medios oficiales del Festival (web, redes sociales, WebTV, app, pantallas, etc), de las medidas de seguridad adoptadas y manual de buenas prácticas en la cobertura y asistencia a actos y proyecciones.
  • Adaptación de los eventos con medios (ruedas de prensa, junkets, photocall, etc) a las medidas de seguridad, tanto en la elección de espacios como en su realización, de acuerdo a la normativa sanitaria de aplicación.
  • Organización del público en los espacios comunes, accesos a taquillas y salas de manera que se respete la distancia de seguridad.
  • Formación del personal en las medidas de seguridad. Se les facilitará equipos de protección adecuados a su puesto.

Tres razones fundamentales llevan a defender la necesidad de celebrar la 23 edición en agosto:

  1. Lo presencial es esencial: el de Málaga es un festival de público y prensa y, aunque con algunas limitaciones este año en el primer aspecto, no queremos dejar de abonar esta identidad, asentada y valorada. Por ello es fundamental esta dimensión presencial, de encuentro con el sector y el público, de promoción de las películas en salas y de dinamización socioeconómica para el sector y la ciudad.
  2. Necesario apoyo al sector audiovisual: por sus características intrínsecas, el sector audiovisual se ha visto afectado como pocos por la crisis del coronavirus. Si antes el apoyo del Festival de Málaga era fundamental tanto en el ámbito nacional como en el internacional, ahora lo es mucho más. Por ello, el Festival ha mantenido sus ayudas a la producción; ha trasladado al formato online su Área de Industria MAFIZ, más compleja por los viajes internacionales; y adapta el modelo de esta 23 edición, en un gran esfuerzo de organización ampliamente celebrado por todos los agentes del sector.
  3. La cultura no es un gasto, es una inversión: un festival de cine –como la cultura, en general- dinamiza una sociedad desde el punto de vista socioeconómico, generando riqueza, empleo, desarrollo empresarial y un importante retorno de imagen de marca para la ciudad.

El consejo de administración del Festival está formado por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (presidente); la concejala delegada de Cultura, Noelia Losada (vicepresidenta); los vocales Gemma del Corral, María Rosa Sánchez y Carlos Conde (por parte del Grupo del PP del Ayuntamiento de Málaga); Lorena Doña, Pablo Orellana y María del Carmen Sánchez (PSOE) y Nicolás Sguglia (Adelante Málaga) y el secretario, Jorge León Gross. Audiovisual451 entrevistó al director del Festival de la costa del Sol, días antes de anunciar las fechas definitivas de manera oficial.

A451: Debió ser muy duro tomar una decisión así, a tres días del comienzo…

Juan Antonio Vigar: “Como puedes suponer aplazar un festival a tres días de su inicio fue una decisión muy dura y compleja de tomar. En aquel momento, el 9 de marzo, no había una limitación, no había restricciones para la celebración de eventos de este tipo. Pero nosotros intentamos aplicar el principio de responsabilidad, teniendo en cuenta la complejidad que suponía todo el tema de viajes y desplazamientos, tanto de profesionales de España como de fuera. También tuvimos muy en cuenta la evolución que iba tomando la situación sanitaria lo que nos llevó a ser responsables con la situación y aplazar el festival”.

A451: El tiempo les ha dado la razón…

J.A.V: “Es cierto, la evolución de la situación nos dio la razón, tomamos la decisión correcta”.

A451: ¿Pensaron en cancelar definitivamente como tantos otros?

j.a.v: “Nunca hemos pensado en cancelar el certamen”.

A451: ¿Cómo fueron los días posteriores al aplazamiento?

J.A.V: “Por ver la parte positiva, esta decisión tuvo una vertiente que nos pareció muy importante a nosotros, como fue el apoyo y la solidaridad del sector. Nos trasladaron su disposición en la medida en que fuéramos capaces de celebrar el festival en otras fechas. La mayoría de los responsables de las películas de la Sección Oficial de marzo nos transmitió este apoyo”.

A451: Sería un subidón esa reacción del sector…

J.A.V: “Esto nos animó mucho y en estas semanas hemos recuperado la ilusión para ver cómo nos enfrentamos a la edición de este año”.

A451: ¿Cuál es la situación ahora?

J.A.V: “Viendo un poco como va evolucionando la pandemia, lo que queremos hacer es transformar el modelo que todo el mundo conoce del Festival de Málaga, que aúna la parte de exhibición de películas e industria con la parte de evento social, para convertirlo en un formato adaptado a la situación”.

A451: Fuera entonces algunas de las señas de identidad del Festival de Málaga ¿no es así?

J.A.V: “Lo que va a primar fundamentalmente en este nuevo formato es la exhibición de películas, será un formato de cine. Esto significa que vamos a descartar todo lo que sea evento social, es decir, alfombra roja, fiestas… todo lo que supone aglomeración de público. Entendemos que todavía queda bastante tiempo para llegar a una situación en la que estos eventos sociales sean posibles”.

A451: ¿Cuál será la piedra angular del Festival de este año?

J.A.V: “Centraríamos todo nuestro interés en todas las películas que forman las secciones oficiales a competición, aligerando la programación de secciones paralelas, proyecciones especiales y de todo aquello que, de alguna manera, consideremos que no es prioritario en el momento actual”.

A451: El certamen siempre ha estado muy conectado a la ciudad y a sus ciudadanos ¿cómo se va gestionar?

J.A.V: “Es cierto que nuestra conexión con la ciudad es muy estrecha y si no vamos a tener eventos sociales en la ciudad, si los ciudadanos no van a poder vivir en directo todo lo que estamos haciendo, por lo menos nos gustaría que lo pudieran vivir con la emisión de todos los acontecimientos que se produzcan tanto en el Teatro Cervantes como en las distintas sedes, en grandes pantallas ubicadas en el centro histórico de Málaga”.

A451: Entonces ¿no habrá nada para el público en general?

J.A.V: “Además, complementaríamos las proyecciones de la Sección Oficial con proyecciones nocturnas en formato de cine de verano que es muy querido en Málaga, en playas, parques y grandes espacios al aire libre. Cumpliendo siempre los requisitos y las medidas de seguridad, distanciamiento social y de higiene. Con esto lo que perseguimos es que la ciudad viva el Festival todo el día completo”.

“Por cierto, todos los años tenemos un programa de cine de verano en la ciudad para los meses de julio y agosto (‘Cine abierto’), que el año pasado hizo disfrutar del cine a más de 60.000 personas. Este sería en resumen el nuevo formato del Festival de Málaga para 2020”.

A451: ¿Pero estarán en Málaga los equipos de las películas participantes para presentarlas?

J.A.V: “Sí, por supuesto, habrá invitados para presentar las películas a competición, no vemos ningún inconveniente para que eso suceda. Con la vuelta a la nueva normalidad, están permitidos los desplazamientos entre provincias. No debería de haber ningún problema para que podamos traer a los invitados a Málaga”.

A451: ¿Cómo se harían esas presentaciones?

J.A.V: “En lugar de una alfombra roja, haríamos un gran photocall, porque nuestro esfuerzo se centraría en dotar de un gran espacio para que la prensa pueda trabajar con todas las medidas de seguridad requeridas. Esa es la idea, proyecciones con presentación de las películas a la prensa por parte de los equipos”.

A451: Será más difícil traer invitados de la otra parte del charco…

J.A.V: “Así es, tienes toda la razón. Evidentemente, es más complejo y entendemos que es muy difícil que se puedan hacer viajes desde Latinoamérica a España en esas fechas. Por esa razón, los equipos y los responsables de las películas iberoamericanas de la competencia oficial estarán presentes a través de videoconferencias, vía streaming. No vamos a forzar la situación, ya lo damos por hecho, porque podemos conocer cuál será la evolución de la situación en España pero no creo que esté acompasada con el resto de países”.

A451: ¿Cómo afectará a las actividades de industria?

J.A.V: “Como bien sabes, el gran volumen de viajes internacionales al festival tiene que ver con el MAFIZ, el área de industria. Conscientes de que esto no era posible, de la misma manera, hemos empezado a desarrollar el MAFIZ de este año también en modo online. Hasta ahora hemos hecho ya dos actividades, el Málaga Work in Progress (WIP)y el Málaga Festival Fund & Co-production Event (MAFF) y nos quedarían los Spanish Screenings – Málaga de Cine, que es el mercado de cine español. Nuestro objetivo, que ya hemos hablado con ICAA e ICEX, es hacerlo online pero no en agosto, sino en noviembre”.

A451: Entonces en agosto no habrá actividades presenciales de industria en Málaga…

J.A.V: “No, no habrá actividades presenciales de industria. Tengo que reconocer el esfuerzo del equipo para adaptarse tan rápidamente a la situación para poder llevar a la práctica estas actividades online y además con gran éxito, como hemos podido comprobar”.

A451 ¿Cómo se va a ver afectada la Sección Oficial? porque hay películas que llegarán a las salas o ya se han estrenado en plataformas online antes de agosto ¿está previsto reestructurar las secciones competitivas?

J.A.V: “Nosotros vamos a mantener la condición de que las películas de la sección oficial sean premiers, eso no lo vamos a cambiar. Nuestra expectativa es que un gran porcentaje de las películas que conformaban la sección oficial en marzo estén también en agosto. Hay algunos casos que, por las propias estrategias de las distribuidoras, han elegido otras fechas de estreno y lo entendemos perfectamente, estamos viviendo un momento muy complicado y cada uno debe hacer aquello que piense que le va a dar mejores resultados”.

A451: ¿Cómo quedaría entonces la sección oficial?

J.A.V: “Insisto, en esencia mantendríamos todo lo que anunciamos en marzo, con la mayoría de las películas y vamos a incluir nuevos títulos, porque hay mucho interés por parte de muchas productoras de ofrecer alguna película más. No hay muchas bajas de películas, estamos hablando con sus responsables y siguen apostando por Málaga, saben lo que vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer. La voluntad mayoritaria es continuar en este momento”.

A451: ¿Y a nivel práctico?

J.A.V: “Hay que tener en cuenta una cosa, que si en el Teatro Cervantes antes podríamos tener entre tres y cuatro películas diarias, ahora estaremos probablemente con dos, tres con mucha suerte, porque entre sesión y sesión hay que desinfectar la sala y garantizar todas las condiciones higiénico-sanitarias, lo que lleva un tiempo añadido”.

A451: A pesar de los inconvenientes, Málaga vuelve a ser la fotografía del cine español actual…

J.A.V: “Nosotros hemos vuelto a trabajar con la máxima ilusión y humildad para ver lo que estaba disponible y ejercer la dosis de persuasión necesaria para que esas películas viniesen a Málaga. Nuestra particularidad es que somos un festival generalista y en ese sentido queremos buscar el justo equilibrio entre formatos, experiencia y hemos borrado, porque lo ha hecho el público, esa frontera difusa entre cine y series… En ese retrato buscamos tener lo mejor de lo que está terminado”.

A451: ¿Habrá también galas de inauguración y clausura con público?

J.A.V: “Sí, también celebraremos las galas de inauguración y clausura, pero no las fiestas posteriores. Hay cosas de nuestro modelo habitual que se pueden salvar y las galas son un ejemplo. Podremos hacerlas siguiendo los protocolos de seguridad que sean necesarios en el escenario y con el público. Queremos que esas galas tengan un fuerte componente audiovisual, que sean un espectáculo más visual que en otras ocasiones”.

Cine Albeniz
Cine Albeniz de Málaga, una de las sedes del certamen

A451: El sector cree en el Festival de Málaga, no hay duda…

J.A.V: “Sí, no solo desde el primer momento nos mostraron todo su apoyo de una manera emocionante, es que además el Festival se ha convertido en una necesidad para todos. Nos transmiten su deseo de que Málaga se celebre, hay una necesidad de ver la luz, de llegar a un momento de reencuentro, sentir que el sector camina… Hay un gran interés en que Málaga se celebre”.

A451: ¿Y los demás festivales del otoño?

J.A.V: “Cuando digo el sector hablo de todo el sector, hablo también de mis compañeros de otros festivales. Ellos consideran que cada festival que se celebre será una razón y un banco de experiencia más para que los que vienen detrás puedan celebrarse y en mejores condiciones. Si Málaga se celebra será bueno para San Sebastián y si se celebra San Sebastián será bueno para Sevilla, Gijón, Valladolid… Iniciar el camino será el signo de la recuperación que todos queremos”.

A451: Es decir, todo el mundo está pendiente de Málaga…

J.A.V: “Efectivamente, todo el sector está pendiente de nosotros ahora, saben que somos gente responsable que si damos el paso es porque se puede y si Málaga puede los demás podrán mucho mejor que Málaga porque podrán aprender de lo que hagamos nosotros y mejorar lo que hagan ellos. Lo ha dicho el propio José Luis Rebordinos (director del Festival de San Sebastián) públicamente, que si Málaga se hace será muy bueno para San Sebastián. De hecho, me ha dicho que viajará a Málaga para ver cómo lo hacemos”.

“Pensamos que al ser el Festival de Málaga el primer gran evento que se va a celebrar en España, este hecho va a despertar una enorme expectación. Creemos que todo lo que aquí suceda va a tener una enorme repercusión”.

A451: Lo que está claro es que o se hacía presencial o no se hacía…

J.A.V: “Para nosotros lo presencial resulta esencial. Festivales como el nuestro o como los que te he citado, tenemos una densidad de programación y un volumen de acción que no pueden convertirse en un formato online. Sería romper la imagen de un evento como éste. Otra cosa es que esa presencialidad la protejamos, porque tenemos que ser un festival amable pero además seguro. Ese es el lema con el que estamos trabajando, queremos que los hechos esenciales se mantengan pero con medidas de seguridad, distancia social… Todo lo que haya que aplicar lo haremos para que al final todos podamos sonreír y nos ilusionemos con el inicio de esta nueva etapa, con un festival que recuerde al de otros años”.

A451: El apoyo a nivel institucional a estas alturas ha sido crucial ¿no es así?

J.A.V: “Absolutamente, porque cuando se tomó la decisión de aplazar el festival, éramos conscientes de que íbamos a tener un quebranto económico importante, porque ya buena parte del gasto estaba hecho. El Alcalde de Málaga y su concejala de Cultura son muy conscientes de que el Festival es un momento muy importante para la ciudad cada año, porque también significa una dinamización económica relevante. También ahora hará que el sector servicios se reactive y desde el primer momento el Ayuntamiento nos ha mostrado todo su apoyo y su confianza para que podamos hacer el nuevo formato este año. Es de muy de agradecer”.

A451: El Gobierno de España también adelantó su ayuda anual, en definitiva es otro espaldarazo…

J.A.V: “Claro, también estamos en contacto constante con el equipo del ICAA y su directora general, Beatriz Navas. Nos sentimos también muy respaldados por ellos, están muy pendientes de nosotros. Siempre nos han mostrado su apoyo y su solidaridad, hemos consultado con ellos cada paso y hemos encontrado su comprensión. De nuevo, que este año haya decidido mantener la ayuda nominativa para el Festival de Málaga sin duda es una gran noticia. Me consta que les hubiera gustado incrementar esa cantidad, pero las circunstancias son las que son ahora y confiemos que eso suceda más adelante. Ahora mismo, el mantenimiento de la ayuda es una gran noticia, los festivales necesitamos sentir también ese apoyo en lo económico, no solo en lo moral”.

Teatro Cervantes
Teatro Cervantes

A451: Por cierto ¿cómo afectará el retraso de esta edición a la de 2021?

J.A.V: “Estamos evaluando la decisión, que está en una fase muy embrionaria, pero haciendo una reflexión, nos damos cuenta que los rodajes se han paralizado varios meses y muchos tardarán un poco en reactivarse. Ante esta situación, entendemos que a principios de 2021 no vamos a tener demasiado material para nutrir la sección oficial del año que viene. Por eso, estamos valorando la posibilidad de que la edición de 2021 también se adapte a la situación, lo que significa que retrasaríamos algunas semanas la celebración del Festival del año 2021. Estamos dialogando con el sector para ver si es viable, pero creo que sería lo lógico. Cuando esté decidido lo confirmaremos, pero lo estamos contemplando porque creo que sería bueno para todos”.

-Publicidad-