La carrera por el Oscar de los largometrajes animados

ESPECIAL ANIMACIÓN Y VIDEOJUEGOS.

Por Raúl García.

Pongámonos serios. Este ha sido un gran año para la animación. La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood admitió en esta edición un número récord de filmes a competición en la categoría de mejor largometraje animado. En total, veinte filmes animados, una cantidad totalmente impensable hace una década cuando se estableció una nueva categoría para reconocer con el premio Oscar al mejor largometraje de animación. Entonces se habló de que la categoría era provisional y que el Oscar solo podría concederse en caso de que hubiera un mínimo de seis largometrajes. Esos tiempos son historia. El pasado año la Academia decidió que el Oscar al mejor largometraje animado es algo definitivo, aceptado formalmente como otra categoría más dentro de la ceremonia.

Boxtrolls h
‘Los Boxtrolls’.

También fue un año en el que Toy Story 3 (Pixar) fue destronado como el filme animado con mayor recaudación de la historia del cine, una corona que pasó a Frozen (Disney), cinta que este año recaudó 1.276, 6 millones dólares en la taquilla mundial. Además, la película dirigida por Chris Buck y Jennifer Lee se colocó quinta en ese ranking mundial de filmes más taquilleros de la historia donde 3 películas de animación y 14 de imagen real pero con amplio uso de la animación y de los efectos especiales animados en su producción (tipo Avatar o la trilogía de El señor de los anillos) ocupan los primeros 20 puestos. Queda claro que los filmes de animación, siempre que vengan acompañados de una buena campaña promocional, son un buen negocio. Por lo menos en Estados Unidos. Si comparamos el porcentaje de películas de imagen real que se realizan anualmente y el número de ellas que son un éxito mundial en taquilla con el porcentaje de filmes animados que se exhiben al año y su resultado en el mismo mercado, está claro que la animación se lleva la baza.

‘Frozen’ recaudó este año 1.276, 6 millones dólares en la taquilla mundial.

La preselección de la Academia en esta categoría también da motivos de alegría ante la gran variedad de estilos y técnicas dentro de la animación de largometrajes, una diversidad nunca antes vista. Es cierto que dentro de la industria estadounidense la técnica prevalente es el CGI. La animación por ordenador domina el campo comercial pero el 2D tradicional sigue vivo y coleando tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Las mejores muestras son películas como Song of the Sea, de Tom Moore, y The Tale of Princess Kaguya, de Isao Takahata, dos de los favoritos este año. También realizadas en animación tradicional participan este año a competición Giovanni’s Island y Henry and Me, dos filmes menores pero que han cumplido los requerimientos técnicos para llegar a la categoría. Además están Cheatin’, de Bill Plympton, o Rocks in my Pockets, de Signe Baumane, cintas que representan el lado independiente de la animación, dos obras muy personales producidas individualmente y realizadas con técnicas tradicionales.

Lego pelicula
‘La Lego Película’.

‘Los Boxtrolls, de los estudios Laika, es el único aspirante del año hecho con stop motion mientras que el resto de los largometrajes a competición están realizados en animación por ordenador, técnica que está presente casi en el cien por cien de la producción comercial norteamericana de los grandes estudios. Disney cuenta en esta edición con tres filmes animados a competición. Su plato fuerte es Big Hero 6 aunque también presenten a la pedrea esos dos productos comerciales y poco artísticos que son The Pirate Fairy y Planes: Fire and Rescue. Lo mismo ocurre con DreamWorks, con otras tres cintas en la misma categoría, ‘Los pingüinos de Madagascar, ‘Las aventuras de Peabody y Sherman y ‘Cómo entrenar a tu dragón 2, donde la que realmente puntúa para el Oscar es esta última. Big Hero 6 y ‘Cómo entrenar a tu dragón 2 lideran las listas de favoritos en un año de una producción inusitadamente fértil para los dos estudios mientras que Blue Sky presenta Rio 2, Warner participa con el favorito de la crítica y gran éxito en la taquilla, ‘La Lego Película, y Fox no se queda atrás con The Book of Life, película inusual donde se nota la mano de Guillermo del Toro en la producción. Al campo de los independientes hay que sumar The Hero of Color City, de Exodus Films, y Legends of Oz: Dorothy’s Return, de Summertime Entertainment. Y desde Francia llegan ‘Jack and the Cuckoo-Clock Heart’ y ‘Minuscule- Valley of the Lost Ants’.

En medio de tal competición en el mundo de la animación era de esperar un efecto colateral en la promoción de los filmes de cara al Oscar. De pronto premios menores que antes no tenían mucha repercusión en la industria como los Annie, que se autodefinen como “los Oscars de la animación” y que concede la Asociación Internacional del Film de Animación de Hollywood (ASIFA), son utilizados en las campañas promocionales para dar mayor visibilidad a los candidatos. De ahí que los estudios se apresuren a recordar que ‘Los Boxtrolls recibió 13 nominaciones al Annie en diferentes categorías, siendo el claro favorito de los animadores. Una película seguida muy de cerca de ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’, que se llevó 10 candidaturas y Song of the Sea y Big Hero 6, cada una con 7 nominaciones a unos premios que hasta la fecha no interesaban más que a aquellos dentro de la animación y cuya reputación a veces levanta dudas pero que ahora se ven publicitados en los medios generalistas.

La animación está viviendo uno de sus mejores momentos en Hollywood.

Por su parte, la Asociación de la Prensa Extranjera dio a conocer a sus candidatos en la categoría de mejor filme de animación. Una categoría que también creció de tres a cinco nominados dada la afluencia de proyectos presentados a concurso. Los cinco elegidos son ‘Big Hero 6’, ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’, ‘Los Boxtrolls’, ‘The Book of Life’ y ‘La Lego Película’. La apuesta es totalmente convencional, llevada por las enormes campañas promocionales de los grandes estudios que ahogan cualquier intento de producciones más modestas sin los medios para hacerse oír. Triste evolución para un grupo que en el mundo de la animación siempre había sorprendido con sus elecciones, el primero en galardonar películas como ‘La Bella y la Bestia y Toy Story 2 como mejor comedia o musical cuando todavía no existía una categoría de animación o en darle el premio al mejor filme en lengua extranjera a ‘Vals con Bashir.

Es probable que estas elecciones conservadoras se repitan una vez se hagan públicos los nombres de los cinco candidatos animados de este año al Oscar. Pero sea cual sea el resultado, la diversidad y número de aspirantes de este año es una buena muestra de que, en Hollywood, la animación está viviendo uno de sus mejores momentos. Una sed que parece no tener fin. El nuevo año promete superar el actual con Pixar presentando dos de sus filmes más esperados: The Good Dinosaur e Inside Out. El resto de los estudios no se quieren quedar atrás apostando en filmes de animación como pilares económicos de su producción, una tendencia que se aprecia en proyectos como ‘Los Minions (Universal) o ‘Los Pitufos 3 y Hotel Transilvania 2 (Sony).

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.