Pau Costa: Dos maneras diferentes de concebir los efectos especiales mecánicos

- Publicidad -

Nominado por los efectos de ‘1898. Los últimos de Filipinas’ y ‘Un monstruo viene a verme’

Para Pau Costa no sería una sorpresa ganar el Goya a los mejores efectos especiales de este año. De hecho, este jefe de equipo de efectos mecánicos ya ha subido hasta en cinco ocasiones al escenario de los premios de la Academia española para recoger el galardón de la categoría y en dos ocasiones también con una nominación en una película de J.A. Bayona. 

En la 31 edición de los Premios Goya cuenta con dos nominaciones a los mejores efectos especiales de las cuatro posibles. Una de las candidaturas de Costa es por su trabajo en los efectos mecánicos de ‘1898, los últimos de Filipinas’, dirigida por Salvador Calvo, nominación que comparte junto a Carlos Lozano que se ha ocupado de los efectos digitales. La segunda candidatura de Costa es por ‘Un monstruo viene a verme’, el filme de J.A. Bayona, gran favorito y que si sube a recoger el galardón lo hará nuevamente junto a Félix Bergés, responsable de los efectos digitales, como ya hicieran hace unos años con ‘El orfanato’ y ‘Lo imposible’, también de Bayona.

Set de ‘Un monstruo viene a verme’

El pleno con las películas de Bayona está muy cerca y eso que este año la categoría raya a gran altura. Los otros candidatos a los efectos especiales son David Heras y Raúl Romanillos por ‘Gernika’ de Koldo Serra,y Reyes Abades y Eduardo Díaz por ‘Julieta’, de Pedro Almodóvar. Pau Costa, que ha participado también en los efectos de superproducciones internacionales como ‘El renacido’, de Alejandro González Iñárritu; ‘Exodus: Dioses y Reyes’, de Ridley Scott o ‘Fast and Furious 6’, de Justin Lin, ha contado a Audiovisual451 los secretos de los efectos de sus dos últimas candidaturas a los Goya 2017.

Audiovisual451: Si ganas el Goya a los mejores efectos especiales no será una sensación nueva…

-Publicidad-

Pau Costa: “Si, ya he ganado el Goya en cinco ocasiones. Además, este año estamos nominados con dos títulos en los que hay muchos efectos”.

AV451: Son además dos nominaciones por títulos muy diferentes en su concepción de los efectos ¿no es así?

P.C: “En el caso de ‘1898. Los últimos de Filipinas’, se trata de una película con escenas bélicas y de más acción e hicimos más trabajo en el rodaje sobre la marcha. En el caso de ‘Un monstruo viene a verme’ había que probar mucho más todo lo que teníamos que hacer y la preparación y el trabajo previo fue mucho más largo. Por ejemplo, en la secuencia de la pesadilla hicimos una plataforma enorme para que todo se moviera hidráulicamente. Para ello estuvimos como dos meses de preparación”.

‘Un monstruo viene a verme’

AV451: Imagino que también la coordinación con el equipo de efectos digitales es muy diferente…

P.C: “Así es. En la película de ‘Los últimos de Filipinas’ apenas tuvimos contacto con ellos, mientras que en ‘Un monstruo viene a verme’ teníamos que estar trabajando prácticamente a la par con Félix Bergés, viendo qué teníamos que hacer y de qué manera. Por ejemplo, construíamos un dispositivo para simular que el monstruo rompía muebles o en la pesadilla recrear tumbas que se caen a través de cables, para facilitar luego el trabajo en postproducción”.

AV451: ¿Cuánto os ha llevado todo el proceso de los efectos en ambas películas?

P.C: “En ‘Un monstruo viene a verme’ estuvimos trabajando desde agosto hasta febrero del año siguiente. En ‘1898. Los últimos de Filipinas’ tuvimos unas dos semanas de preparación y luego en el rodaje. En ‘Los últimos…’, como te digo, se iban haciendo las cosas sobre la marcha porque eran efectos más convencionales para nosotros. A excepción del muro que volamos, no hubo que construir nada. En esta película la mayoría de los efectos los hicimos en Canarias, alguna cosa menor en Guinea, pero decidimos no hacer mucho allí porque era mucho más complicado y costoso llevar todo el material en el avión. Hicimos unas nieblas y el impacto de unas latas, poco más. El presupuesto de ‘Los últimos de Filipinas’ es menor que el de ‘Un monstruo…’ por lo que no se podían hacer muchas pruebas previas. Sin embargo, creo que el 70 por ciento de los efectos son mecánicos, mientras que en la película de Bayona la presencia de los efectos digitales es mucho más importante”.

‘Un monstruo viene a verme’

AV451: Pero eso no quiere decir que en el rodaje de ‘Un monstruo viene a verme’ no fuera significativa vuestra intervención

P.C: “Claro, además de lo mencionado, por ejemplo, levantamos dos grúas inmensas para levantar la mano y la cabeza animatrónica del monstruo realizada por DDT, con el fin de poder moverla en diferentes posiciones. Al final no se usó, porque a Félix (Bergés) no le servía de mucho, prefería crear desde cero el monstruo, ya que había movimientos muy bruscos que no quedaban bien de manera mecánica. Tampoco las conversaciones entre el niño y el monstruo quedaban bien con animatronics. Al director, sin embargo, le gustaba mucho usar la animatrónica en rodaje. Sí se usaron finalmente otras cosas para la película como la mano del monstruo que coge al niño”.

AV451: En todos estos años has podido comparar cómo se trabaja en España y en producciones extranjeras de grandes presupuestos ¿qué conclusiones has extraído de estas experiencias?

P.C: “La diferencia obvia es el presupuesto, porque los técnicos españoles son tan buenos como los de cualquier lugar del mundo, incluyendo Estados Unidos. Lo que ocurre es que allí se hacen las cosas más a lo grande, con planos en los que se necesitan muchas cosas y les da igual explotar 20 coches si es necesario. En España, con presupuestos más bajos, tienes solo dos coches y tienes que ver cómo solucionarlo. Si rodáramos más en inglés para un mercado más global igual podíamos hacer películas más grandes. El mercado es el que limita. Otra diferencia fundamental, también como consecuencia del presupuesto, es que en las producciones norteamericanas puedes probar todo muchas veces y aquí casi no podemos hacer pruebas. Cuando realizas pruebas ves los posibles errores del efecto y los puedes subsanar. Si no haces pruebas no puedes ver esos fallos y o queda mal o bien tienes que repetir”.

‘Lo imposible’, set de rodaje

AV451: Entonces muchas veces las pruebas pueden abaratar algunos costes…

P.C: “Sí, porque en ocasiones si no las haces, te arriesgas a que el efecto no quede del todo bien. En una película como ‘El renacido’, en una secuencia con agua, Leonardo DiCaprio no vino al rodaje hasta que todo estuvo preparado para rodar. Rodó y se marchó, imagino que para que no sea tan caro mantenerlo en el set durante mucho tiempo. Prefieren poner el dinero en otros sitios. Muchas veces en España se prueba sobre la marcha, cuando se está rodando y eso puede ser un problema. En las superproducciones hay muchos especialistas por lo que pueda pasar, muchas veces ves a 40 personas dando vueltas por si es necesario y aquí, en España, tienes un equipo de cinco personas trabajando a tope sin parar”. (Continúa)

AV451: ¿En qué proyectos veremos los efectos de Pau Costa próximamente?

P.C: “Uno de los rodajes internacionales en los que he participado últimamente en España es ‘The Promise’, de Terry George, con Angela Sarafyan, Christian Bale y Oscar Isaac; ‘La piel fría’, de Xavier Gens; también he rodado en Barcelona la próxima película de Rodrigo Cortés, ‘Down a Dark Hall’; también he participado en una serie norteamericana titulada ‘Still Star-Crossed’ y tengo varios proyectos para el año próximo”.

‘Un monstruo viene a verme’
-Publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Buenas tardes, somos un grupo de estudiantes del grado de comunicación audiovisual de la universidad de Burgos.
    Nos ponemos en contacto con usted para ver si nos podríais dar información sobre los efectos especiales de la película Lo Imposible, o algún contacto, Pau Montero, Félix Costa para ver si nos podrían ayudar en nuestro trabajo.
    El trabajo es de la asignatura de Documentación Informativa.
    Por favor nos sería de gran ayuda ya que nuestro trabajo se basa en contactar con ustedes y que nos puedan informar sobre como realizasteis el trabajo.
    Un saludo, Sheila Bullido
    GRacias