‘Un monstruo viene a verme’, un acabado técnico excelso reconocido pero por menos de lo que parece

La película más premiada en la 31ª edición de los Premios Goya fue ‘Un monstruo viene a verme’. A nadie le puede extrañar que el tercer largometraje de J. A. Bayona se llevase todos los premios técnicos, excepto el de dirección artística, como tampoco es extraño que finalmente no se alzase con el premio a la mejor película, ha pasado muchas otras veces. La excelencia técnica y la taquilla a veces no son suficientes.

Juan Antonio Bayona.

‘Un monstruo viene a verme’ es una coproducción de Apaches Entertainment en asociación con Telecinco Cinema y Películas La Trini y con la participación de Mediaset España y Movistar+. La película también cuenta con la participación de Participant Media, RiverRoad Entertainment y Lionsgate. En España España ha recaudado más de 26,4 millones de euros y casi 4,6 millones de espectadores la han visto. A finales de 2016 llegó a otros 16 países y en unos pocos días de ese año sumó otros 534.663 euros. Su acumulado internacional es de más de 8,5 millones de euros en más de 30 territorios. Como contaba a Audiovisual451 la directora de producción Sandra Hermida, que recogió su tercer Goya de la categoría, todos ellos con los filmes de Bayona (‘El Orfanato’ y ‘Lo imposible’), se trata de una producción de unos 30 millones de euros pero que en pantalla ofrece una apariencia de costar mucho más. Y es cierto, el dinero está en cada plano.

“Era una historia preciosa basada en un libro precioso, pero era muy difícil de llevar a la pantalla por eso estoy tan orgulloso del reconocimiento que han tenido esta noche todo el equipo de ‘Un monstruo viene a verme’. Estoy feliz de que gente con la que empecé a trabajar hace ya más de 11 años hayan tenido su reconocimiento. Al final los premios quien más los disfruta es la gente que está cerca de ti, la familia. Le daré el Goya a mi madre y se pasará un año haciéndose fotos con las vecinas. El premio se lo he querido dedicar a mi padre porque se ha hablado mucho de las madres en mis películas, pero si de alguien hablo en esta película es de mi padre, que me enseñó a dibujar y del que aprendí el amor al cine, todo eso creo que está en la película”, explicaba el director, embarcado ya en un nuevo proyecto junto, nada más y nada menos que Steven Spielberg, ya que el barcelonés se encargará de dirigir una nueva entrega de ‘Jurassic World’, donde se ha llevado a varios integrantes de su equipo de producción de cabecera.

Además del merecido Goya a la mejor dirección para el propio Bayona, el filme basado en el relato de Patrick Ness (autor del guión) y protagonizado por Felicity Jones, Lewis MacDougall, Sigourney Weaver y Liam Neeson, fue distinguido por los académicos españoles por su dirección de fotografía, obra de Óscar Faura; la dirección artística de Eugenio Caballero; la dirección de producción de Sandra Hermida; la música original de Fernando Velázquez; los efectos especiales de Pau Costa y Félix Bergés, el sonido de Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts, donde ha participado el laboratorio Deluxe; el maquillaje y peluquería de David Martí y Marese Langan y el montaje de Bernat Vilaplana y Jaume Martí. Nueve premios en total de los 12 a los que optaba, en definitiva premiados que en muchos casos trabajaron en el proyecto durante dos años de sus vidas y no sin dificultades aunque, todos coinciden también en que ha merecido mucho la pena el esfuerzo.

Óscar Faura, Mejor Dirección de Fotografía

Precisamente el director de fotografía Óscar Faura es uno de los técnicos que acompañarán a Bayona en su aventura jurásica. Era sin duda uno se los grandes favoritos para alzarse con el Goya a la mejor fotografía, un trabajo repleto de obstáculos técnicos y creativos: “Hicimos pruebas para rodar en 35mm pero finalmente decidimos rodar en digital por varios motivos técnicos, sobre todo para poder tener durante el rodaje una simulación de lo que iba a ser el acting del monstruo y eso con la cámara de 35mm no se puede hacer con imágenes tan oscuras. Esto nos hizo investigar para buscar un look cinematográfico, utilizando lentes antiguas”, explica Faura.

“Una de las mayores dificultades fue rodar de noche y con el tiro hacia arriba por el monstruo, porque siempre encontrábamos oscuridad.”

Finalmente la cámara utilizada fue la Arri Alexa, complementada con unas lentes anamórficas muy especiales: “Utilizamos lentes de la casa Vantage denominadas Vintage, que están realizadas con los baños antirreflectantes que se utilizaban en los años 70, por lo que son más cremosas e imperfectas, lo que no deja de ser algo complejo al ser una película con tanta postproducción. Las ópticas imperfectas y la postproducción no se llevan demasiado bien. Esto ha sido una de las cosas más complicadas a nivel técnico”, apunta el director de fotografía.

Pero una historia como ésta tenía también todos los ingredientes para que su rodaje no fuera sencillo: “Una de las mayores dificultades fue rodar de noche y con el tiro hacia arriba por el monstruo, porque siempre encontrábamos oscuridad. Enfrentarse a eso fue un reto y más teniendo en cuenta que la luz suele venir de arriba y siempre nos encontrábamos con luces en el camino”, reconoce Faura y añade que integrar la atmósfera exterior en plató fue otro de los grandes retos: “Como casi todo se rodó en plato, para crear la atmósfera de la película intenté crear la atmósfera brumosa de Inglaterra, de los exteriores rodados en Manchester. Traté de exportar eso al plató”.

David Martí y Marese Langan, Mejor Maquillaje y Peluquería

Por su parte, el maquillador David Martí, que recogió la noche del 4 de febrero su cuarto Goya y posee también un Oscar de Hollywood, no se esperaba el premio por ‘Un monstruo viene a verme’: “Te aseguro que este Goya no me lo esperaba. Yo pensaba que ‘El hombre de las mil caras’ se lo iba a llevar. Es cierto que nosotros teníamos dos oportunidades con ‘Julieta’ y ‘Un monstruo viene a verme’, pero realmente no pensaba que fuéramos a ganar por el filme de Bayona”, reconoció a Audiovisual451.

“En esta película estábamos haciendo tanto el maquillaje de Felicity Jones como un monstruo gigantesco, dos trabajos totalmente diferentes.”

La clave de este galardón ha estado en el maquillaje sobre el deterioro físico del personaje de Felicity Jones, aunque no únicamente: “En esta película estábamos haciendo tanto el maquillaje de Felicity Jones como un monstruo gigantesco, dos trabajos totalmente diferentes. Por un lado, pistones neumáticos, hidráulica y un trabajo muy duro, mientras que el otro lado era como un trabajo de relojería, muy sutil. El trabajo con Felicity Jones no solo éramos Montse Ribé y yo aplicando el maquillaje, había mucha gente detrás por ejemplo picando pelo, uno a uno, a las prótesis de silicona con pelo injertado. Creo que hicimos 18 prótesis con diferentes tipos de pelo. También, prótesis de pómulos, de frente para ir dando una imagen más consumida del personaje. Lo bueno es que el trabajo no se vea, que simplemente funcione y consiga el efecto deseado”, declaró Martí.

Sandra Hermida, Mejor Dirección de Producción

Sandra Hermida tocó de nuevo la gloria gracias a su trabajo con Bayona. La directora de producción añade un nuevo cabezón a su palmarés después de triunfar por ‘El orfanato’ y ‘Lo imposible’. Sobre ‘Un monstruo viene a verme’ comenta recién recogido el premio: “Es una película súper ambiciosa, como todas las de Bayona, intenta recuperar el cine que ya no se hace, el cine de fantasía, de emoción, utilizando todos los medios a su alcance: actores, efectos visuales… Es un drama con una temática complicada.”

“Me siento muy agradecida a los técnicos españoles por haber convertido a España en un plató internacional, a pesar de jugar en desventaja con las desgravaciones fiscales”
Sandra Hermida recibe el Goya por la dirección de producción de ‘Un monstruo viene a verme’.

Preguntada por de qué tiene que saber un director de producción, Hermida respondió: “Un director de producción tiene que saber, sobre todo, de psicología humana. Hay que entender al otro, siempre te tienes que poner en lugar del otro y a partir de ahí hacerle parte de lo que tú necesitas para hacer posible la película.” Todos los premiados por la película de Bayona comentaron la importancia de trabajar en equipo. Sandra desgranó el detalle de su labor en ‘Un monstruo viene a verme’ en esta entrevista con Audiovisual451.

Hermida quiso ampliar su discurso de agradecimiento y hacer un comentario sobre la situación de la industria cinematográfica en España: “Me hubiera gustado decir cuando he recogido el premio que me siento muy agradecida a los técnicos españoles por haber convertido a España en un plató internacional, a pesar de jugar en desventaja con las desgravaciones fiscales, tenemos un porcentaje inferior al que ofrecen los demás países de Europa y de otros continentes, y creo que Ridley Scott no viene a España sólo porque haya montañas bonitas, viene porque el nivel de nuestros técnicos no es comparable al resto de países. Nos falta estar a la altura y que tanto los políticos como los propios profesionales de la industria vean que el cine es un negocio que puede traer mucho dinero y mucho bienestar para España.”

La premiada directora de producción está inmersa actualmente en la postproducción de ‘Marrowbone’, el debut en la dirección del guionista Sergio G. Sánchez, y tiene varios proyectos en desarrollo.

Pau Costa y Félix Bergés, Mejores Efectos Especiales

Unos auténticos expertos en recoger premios. Pau Costa, especialista en efectos mecánicos, recibió el pasado sábado su sexto Goya, mientras que Félix Bergés, de El Ranchito, acumula ocho. Ambos por su labor conjunta en ‘Un monstruo viene a verme’.

Félix Bergés: “A Bayona le encanta preproducir y me parece una idea maravillosa. De esa manera se aprovechar mejor los recursos y el resultado es mucho mejor.”
Félix Bergés y Pau Costa.

Pau Costa recordó a su padre, Pedro Costa, fallecido en 2016, a la hora de agradecer el premio: “Hace veinte años mi padre recogía el Goya a Mejor Película por ‘La buena estrella'” y después comentaba a Audiovisual451 que su padre le había introducido en el mundo del cine y le había enseñado todo. Costa estaba doblemente nominado, además de por ‘Un monstruo viene a verme’ optaba al galardón por su trabajo en ‘1898. Los últimos de Filipinas’. Semanas antes de la ceremonia, detallaba su trabajo en entrevista con este medio.

Por su parte, Félix Bergés, que asegura haber trabajado durante dos años en ‘Un monstruo viene a verme’, señaló que “a Bayona le encanta preproducir y me parece una idea maravillosa. De esa manera se aprovechan mejor los recursos y el resultado es mucho mejor.”

Bergés y Costa forman tándem habitualmente y eso permite un trabajo más fluido, “yo puedo hacer cosas más sencillas y después Félix puede borrarlo en digital” comenta Pau. “Los responsables de los efectos estamos continuamente en contacto con muchos otros departamentos de la película” asegura Bergés. Ambos se dedican a una parte de la producción audiovisual que ha evolucionado a pasos agigantados.

A los que quieran dedicarse a esto, Bergés advierte: “Se trabaja muchísimo, hay que tener mucho tesón, te tiene que gustar mucho esta profesión para dedicarte a ello, además, no esperes encontrar el glamour del cine”.

Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts, Mejor Sonido

Marc Orts atesora cinco Goya, Oriol, cuatro, y Peter, dos. Otros veteranos de los premios de la Academia.

Para Oriol Tarragó, “trabajar en ‘Un monstruo viene a verme’ ha sido maravilloso, hemos luchado por encontrar el sonido detrás de cada imagen, Bayona ha estado ahí, hemos contado con un equipo que sabe mucho, que lo da todo, que es capaz de reconstruir cada mundo con mucho cariño. Es verdad que se trata de un Goya técnico, pero el sonido es sensibilidad, el sonido es un barniz, la historia va a ser la misma pero no es lo mismo un barniz brillante que uno mate. Por eso el sonido es la capa que aporta ese matiz a las películas.”

Marc Orts comentó que “el trabajo de Oriol y equipo en el diseño de sonido ha sido alucinante. No esperaba encontrarme algo tan real y tan creíble a la vez. Ha sido un trabajo muy duro y muy intenso que requirió una gran concentración, pero el resultado ha sido muy efectivo.” Oriol y Marc también han trabajado anteriormente de manera conjunta, hasta el puno de que Oriol comenta que “he aprendido mucho de Marc, llevamos muchos años trabajando juntos, él es mi base. Convertir a Liam Neeson en un monstruo con forma de árbol de 50  metros que se mueve no ha sido nada fácil, pero esa es la magia del cine, ¡todo es mentira y en esto trabajamos!

Peter Glossop, que ha trabajado con profesionales españoles durante veinte años y acumula en ese período unas once películas, comenta que la diferencia con producciones de otros países es que “los equipos españoles son muy buenos, todos los que participan en una película trabajan juntos, si hay un problema, es cosa de todos.”

Los cuentos han sido el principal reto del equipo de sonido de ‘Un monstruo viene a verme’. Para Marc, “el sonido en estas escenas era muy complejo, había música, diálogo, todo tenía que sonar perfectamente, creo que nunca he sufrido tanto como en estas escenas. Teníamos la banda sonora, la voz de Liam Neeson como el monstruo, las intervenciones del niño…”

El trabajo de sonido de ‘Un monstruo viene a verme’ se realizó entre Deluxe y Coser y Cantar, el estudio de Oriol Tarragó.

Bernat Vilaplana y Jaume Martí, Mejor Montaje por ‘Un monstruo viene a verme’

Bernat Vilaplana llegaba al photocall de premiados diciendo: “Nos duelen las manos de tanto aplaudir a todos los compañeros que han ganado, estamos muy sorprendidos por los premios.”

Bernat Vilaplana: “El trabajo más duro para Jaume Martí y para mí ha sido contar la historia, porque es una historia muy emotiva, con poca acción, poca trama, hay que sentirla, requería un trabajo muy fino para hilvanar todo el relato.”

“Trabajar con Bayona es una maravilla, es estar excitado constantemente, trabajas muchas horas, es muy cansado porque es todo muy intenso pero es un regalo, es muy agradecido, sientes que estás haciendo algo muy especial” declaraba Vilaplana.

“En el equipo de montaje ha participado muchísima gente que ha estado muy pendiente de todos los procesos que había que tener en cuenta en el montaje. El trabajo más duro para Jaume Martí y para mí ha sido contar la historia, porque es una historia muy emotiva, con poca acción, poca trama, hay que sentirla, requería un trabajo muy fino para hilvanar todo el relato.”

Jaume Martí recordó cómo empezó el proceso: “El montaje comenzó en Oxford con la captura de movimiento, de ahí salió el material de la actuación del monstruo. Después comenzó el rodaje en Manchester, el montaje se fue realizando en paralelo al rodaje. Y los últimos cuatro meses de rodaje se celebraron en Tarrasa. Hemos trabajado con equipos Media Composer. Yo, personalmente, empecé a trabajar en el montaje nueve meses antes de que comenzara el rodaje, me basé en previsualizaciones y llegamos a montar 40 minutos de metraje de todas las escenas del niño con el monstruo. Ha sido un proceso de montaje de dos años.”

Ambos han trabajado con Bayona anteriormente y han puesto en marcha recientemente la empresa Tropical, con sede en Barcelona. Vilaplana comenzará, previsiblemente, en dos semanas el trabajo con Bayona en ‘Jurassic World 2’, que se desarrollará en Inglaterra. Por su parte, Martí está terminando su labor en la serie de Filmax y Telecinco ‘Sé quién eres’ y después colaborará en lo nuevo de Oriol Paulo, que está triunfando en la taquilla española con ‘Contratiempo’, y en lo nuevo de Santiago Zannou.

-Publicidad-

1 COMENTARIO