El sector español productor de videojuegos facturó el año pasado 713 millones de euros, un 15,6 por ciento más

DEV, la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento, ha presentado un avance de los principales datos del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos 2018, en el marco de Gamelab Barcelona 2018.

La industria española de desarrollo de videojuegos mantiene estable el número de estudios en activo. El sector se compone de 455 empresas legalmente constituidas. Sin embargo, sigue creciendo el número de proyectos a la espera de constituirse como entidad legal, habiéndose censado alrededor de 160. 

Cataluña, la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana, Andalucía y el País Vasco representan los principales polos de la industria del videojuego en España. El sector español productor de videojuegos facturó en 2017, un total de 713 millones de euros, un 15,6 por ciento más que 2016. De la misma manera, incrementó su plantilla en 2017 en un 16,5 por ciento, alcanzando los 6.337 profesionales.

Se trata de una industria altamente creativa y generadora de propiedad intelectual. El 81 por ciento de las empresas desarrolla IP propias. Por otro lado, el 42 por ciento desarrolla videojuegos por encargo, lo que, de media, ya representa un cuarto de los ingresos del sector.

Las empresas españolas de desarrollo de videojuegos siguen apostando por los modelos de negocio digitales, que representan el 62 por ciento de los ingresos del sector. Por otro lado, se trata de una industria altamente exportadora, ya que el 67 por ciento de los ingresos proviene de los mercados internacionales, un 10 por ciento más con respecto a 2016. El peso de los mercados norteamericanos y asiáticos creció en 2017 un 4 por ciento para ambas regiones.

Una de cada cuatro empresas desarrolla serious games, principalmente de tipo educativo. El videojuego español es una industria altamente transversal y las empresas realizan actividades en sectores relacionados como las apps, la animación, el editorial, el juguete y el juego online. El sector sigue apostando por las principales tendencias, como la Realidad Virtual, Aumentada y Mixta, y los eSports. En particular, la Realidad Mixta es la tendencia que más ha crecido en adopción entre las empresas españolas.

El principal reto de la industria española productora y desarrolladora de videojuegos es la atomización y tamaño de las empresas: el 91 por ciento de las empresas factura menos de 2 millones de euros y el 80 por ciento emplea a menos de 10 personas. El acceso a la financiación representa otro reto de la industria. El 87 por ciento de las empresas necesita financiación, sin embargo, hoy en día, esta proviene en el 80% de los casos de medios personales de los fundadores.

La presencia de la mujer en la industria sigue siendo un reto, ya que el empleo femenino solo alcanza el 16,5 por ciento. El dato, aunque mejorable, está en línea con los principales países productores de videojuegos, lo que confirma que el sector, también a nivel europeo, debe hacer una reflexión sobre la esta anomalía. Las empresas siguen teniendo dificultad a la hora de encontrar perfiles profesionales con formación adecuada en el mercado, a pesar de que en España existe una amplia oferta formativa de Grados, Másteres, Formación Profesional y cursos.

Son algunos de los datos que formarán parte de la quinta edición del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos, que ya se ha convertido en un referente nacional e internacional y cuyas cuatro ediciones ya superan las 60.000 descargas. El informe de 2018, que se publicará en otoño, está promovido por DEV, la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento, y cuenta con el apoyo de ICEX España Exportación e Inversiones. Su trabajo de campo se ha basado en una encuesta online desarrollada en el mes de junio de 2018.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.