La guerra por las salas de estar: porqué sigue muy abierto el campo de batalla de la televisión

Por Luke Gaydon, vicepresidente de medios, EMEA, de Brightcove.

A lo largo de la última década, la industria de la televisión ha estado debatiendo acerca de la “batalla por las salas de estar”. Pero, ¿estamos hoy más cerca de una revolución en la casa, o del nacimiento de un dispositivo que tenga un poder de transformación equivalente al del iPad?

Television viendoSin duda, el rumbo de la televisión hoy es un lejano grito de lo que se hablaba que era hace diez años. La televisión a la carta ha llegado para quedarse, y los espectadores están acogiendo una mezcla de servicios y aplicaciones OTT en distintos dispositivos, con la variedad de formas de monetización que ello supone. A medida que nos alejamos de un mundo de emisiones lineales se vuelve más complicado determinar la propiedad de los espectadores.

El objetivo de hace diez años continúa siendo el mismo tanto para la electrónica de consumo como para los medios de comunicación: meterse en la sala de estar del usuario y conocer y controlar las audiencias de consumidores, con información sobre sus hábitos, sus experiencias y sus transacciones económicas. Pero el número de contrincantes que compiten por el control de la sala de estar es realmente increíble, aunque dichos participantes tienen estrategias heterogéneas. Además, la sala de estar de hoy en día aloja múltiples dispositivos, desde televisiones conectadas y consolas de videojuegos a dispositivos móviles, tabletas y ordenadores portátiles. Hasta ahora, está plétora de pantallas tiene cabida en la sala de estar. En efecto, en lugar de favorecer determinados dispositivos, los espectadores están utilizando múltiples dispositivos a la vez para complementar y aumentar sus experiencias televisivas.

Uno de los jugadores manifiestos en esta apuesta por dominar las salas de estar son los fabricantes de videoconsolas. Compañías como Microsoft y Sony han posicionado de forma muy intencionada sus consolas como centros de entretenimiento doméstico de pleno derecho, diseñados para el juego y el consumo de medios en igual medida.

La respuesta de otros jugadores ha sido probablemente más cautelosa. Siguen surgiendo nuevos rumores acerca del secreto hardware de la televisión de Apple continúan saliendo a la superficie, aunque podríamos tener que aguantar la respiración todavía durante algún tiempo. Sin embargo, los precios competitivos llevan a los fabricantes de videoconsolas a enfrentarse en una lucha por la difusión de contenidos mediante dispositivos como Roku boxes, Google’s Chromecast, y la ‘NOW TV’ de Sky (que tiene el apoyo de las principales cadenas de Reino Unido y que, por su precio actual, podría cambiar las reglas del juego).

Los movimientos hacia la sala de estar pueden ser cautelosos. Tomemos como ejemplo el anuncio de Sling Media que explica como los propietarios de televisiones Apple pueden emitir contenido televisivo en vivo a través de Slingbox. No es una novedad tecnológica, pero sí nos revela la convicción de Sling Madia de que las pantallas no son iguales, sino que cada una encaja para un objetivo distinto. Los móviles por ejemplo, están demostrando su valor para interacciones privadas y personales incluyendo la búsqueda y el descubrimiento de contenidos. Pero la televisión siempre estará mejor preparada para ver contenidos en vídeo gracias a su gran tamaño de pantalla y resolución.

La estrategia de Sling Media es una muestra la receptividad de la compañía hacia las diferentes maneras en las que los consumidores devoran el contenido televisivo en varias pantallas. Y hay que entender estos comportamientos para tener una posibilidad real de “captar” al espectador.

Entonces, ¿qué más necesita la industria para conquistar la sala de estar?

  • Primero, atrapa al consumidor. Los proveedores de contenidos ya están lanzando servicios de TV Everywhere que dan acceso directo al consumidor, en su búsqueda por capturar la lealtad que el consumidor ha depositado en los proveedores de servicios. Netflix está fomentando la lealtad de sus seguidores dejando a un lado las convenciones televisivas, en un enfoque que prima el contenido que les ha llevado a lanzar series completas de una sola vez para que puedan verse de corrido. El contenido sigue siendo un punto primario para capturar al consumidor.
  • Controlar la experiencia del usuario. Experiencias uniformes y convincentes a través de todos los dispositivos están demostrando ser una diferencia clave entre las distintas ofertas, y la manera más eficaz para los medios de aumentar sus ingresos y lograr seguir siendo importantes para la audiencia. La clave para ganarse al consumidor es la emisión de experiencias innovadoras a través de todas las pantallas conectadas.
  • Tener una estrategia para la protección de los contenidos.  El contenido premium separa a los proveedores “top” de la televisión, pero deben ser capaces de protegerlo y emitirlo de forma segura a todos los dispositivos. La gestión de derechos digitales (DRM) puede haber sido vista como un mal necesario, pero será todavía más importante con la adaptación de los derechos de los contenidos para cumplir los objetivos económicos de las nuevas formas de uso.
  • Medición, medición, medición.  Cualquier estrategia de monetización de las salas de estar pasará por la necesidad de medir, desde el comportamiento del usuario a través de diferentes dispositivos y sesiones hasta la reproducción de vídeos y la calidad del servicio. Cualquier estrategia debe ser considerada desde el punto de vista del ROI que pueda ofrecer.

Por ahora, la sala de estar sigue siendo la última frontera de la televisión. Pero aquellos que se centren en seguir al consumidor, en posicionar experiencias personalizadas y en programar contenidos únicos, serán los que se lleven los beneficios.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.