Raimundo Hollywood está Ready Player One

- Publicidad -

Como Raimundo Hollywood ya tiene sus añitos digamos que se lo pasó como un oso junto a su fiel compañero Ovedito (que también peina canas) en la premiere de ese festival nostálgico que es ‘Ready Player One’. A la peli de Spielberg le teníamos echado el ojo desde el festival de South by SouthWest cuando estuvimos en Austin, Texas, como parte del estreno mundial. Pero ahora nos apuntamos al fiestuqui de la premiere angelina. Y vaya fiestuqui.

Por allí estuvimos con todos, el abuelo Spielberg echando su discursito en el teatro Dolby donde se entregan los Oscar. Su reparto al completo (tampoco es tan grande) desde Tye Sheridan, Olivia Cooke y Lena Waithe, los protas, hasta Simon Pegg, el encanto. Pero nuestros ojitos estuvieron en El gigante de hierro, el protagonista de esa joya de la animación que dirigió Brad Bird en 1999 y de la que nos quedamos tan colgados (los que pudimos verla, que por desgracia no fueron tantos).

Porque para el que haya estado encerrado entre tanta nieve, lluvia y frío que nos ha caído por todos lados, ‘Ready Player One’ es la oda a la nostalgia que escribió Ernest Cline donde todo son referencias. En el libro las referencias son más a los 80. En la película, todo lo que es cultura popular tiene cabida. Desde el cíclope de Ray Harryhausen hasta las naves de ‘La guerra de los mundos’ pasando por ‘King Kong’, ‘Parque Jurásico’ o, por supuesto, ‘El resplandor’.

Pero en el centro de la party fue la reproducción a tamaño real del gigante de hierro. A su alrededor tuvimos todo tipo de comida setentera y ochentera recién hecha. Todo comida basura pero ¡qué rica! Hamburguesas, pizzas, pollo frito (y un montón de opciones vegetarianas que estamos al fin y al cabo en el nuevo milenio). También nos recibieron bandejas de TAB, la soda típica de entonces, con pajita aunque nosotros nos fuimos a por los cócteles del lugar. Y también probamos a recordar nuestra pericia en las consolas de entonces antes de sacarnos la foto en esa reproducción de la furgoneta de correos que es parte central de la peli adornada con pegatinas de las muñecas repollo. Nada, chicos, a verla porque te guste o la critiques, sabes que es otro de estos “must see” Spielbergiano.

Copyright de las fotos: R&R Communications.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.